Martes 21 Mayo 2024

La pregunta que permanece abierta sobre el ataque al fiscal Di Matteo

Con gran atención leímos en las páginas de La Repubblica, en un artículo de Lirio Abbate, las últimas declaraciones hechas a los fiscales de Palermo (al fiscal adjunto Paolo Guido y a los fiscales Piero Padova y Gianluca De Leo) el pasado 7 de julio, por parte del jefe de Castelvetrano, Matteo Messina Denaro (hoy fallecido), en el que fue el último interrogatorio, antes de terminar hospitalizado y luego morir en el hospital.

No es un testamento, sino la enésima burla de un sujeto al que hemos definido como un asesino en serie al servicio del Estado-mafia, hacia todos aquellos que todavía hoy siguen comprometidos en la búsqueda de la verdad.

En cuatro interrogatorios a los que aceptó someterse, el jefe mafioso no dejó de enviar sus mensajes. Según lo que hemos leído, si bien deja claro que era poseedor de secretos inconfesables, no ofrece elementos de investigación verdaderamente relevantes y, de hecho, en algunos momentos, como fue el caso del memorial de Giuseppe Graviano depositado en el juicio 'Ndrangheta Stragista, uno tiene la sensación de que detrás de sus verdades también pueden esconderse sensacionales despistajes.

En esas declaraciones del 7 de julio parecería que Messina Denaro quiere provocar ("¿Están ustedes, magistrados, convencidos de que el juez Falcone fue asesinado porque había impuesto 15 cadenas perpetuas en el Maxi Proceso?") al definir la masacre de Falcone como "el hecho más importante, de donde nace... como mínimo de donde nace todo". Al fiscal adjunto Guido, que le pidió que fuese más claro, el jefe le respondió "las masacres, el impulso". Y luego, en otro pasaje. dijo: "Escuche, doctor Guido, y vea que lo que digo es la verdad... todos estos, llamémosles arrepentidos, que han dicho, sí, alguna parte de la verdad, se les han hecho varios procesos. Bueno, vale, pero cada uno ha llevado agua a su propio molino. Y para ello dicen cosas que pueden ser reales y coincidir con lo que ustedes buscan o con lo que les interesa, y está bien ¿de acuerdo? Pero hay cosas, sin embargo, que, por ejemplo, nunca entendió o percibió nadie, porque me parece un poco simplista decir que Falcone fue asesinado debido a las sentencias del Maxi Proceso. Si están contentos con eso, que así sea, es asunto suyo, pero el punto de partida no es ese... estoy hablando de grandes cambios".

Ciertamente la intención de los fiscales de Palermo era hacer que el jefe declarara lo que sabía sobre aquella terrible temporada. Fue protagonista absoluto de muchos acontecimientos que afectaron tanto a esos años como a los siguientes.

Las ultimas declaraciones de Messina Denaro 3

En nuestra opinión, hubiera sido importante, entre una pregunta y otra, dado que estamos hablando de masacres, que también se hicieran preguntas sobre temas más recientes, como el atentado al fiscal Nino Di Matteo.

Por supuesto, está claro que el tema podría haber sido competencia de la Fiscalía de Caltanissetta (actualmente no se sabe si los magistrados, que investigan las masacres de 1992, lograron o no formular sus preguntas al jefe de Trapani), pero también habría sido de gran importancia comprender las conexiones que el jefe de la mafia tuvo en el pasado reciente.

Lo explicamos de inmediato.

En el 2014, el colaborador de justicia Vito Galatolo denunció a los investigadores el proyecto de atentado al magistrado. Un atentado que, según se informa, fue solicitado oficialmente por Matteo Messina Denaro. En una reunión entre algunos jefes mafiosos (el propio Galatolo, Alessandro D'Ambrogio, jefe de Porta Nuova y Girolamo Biondino, jefe de San Lorenzo) en diciembre de 2012 se leyó una carta de Messina Denaro en la que también se explicaban los motivos para llevar a cabo el atentado ("Me dijeron que había ido demasiado lejos").

En esa reunión también participó Galatolo, quien luego hizo el mayor aporte económico, junto con los demás jefes mafiosos, para los explosivos comprados en Calabria.

Según Galatolo, de cuya fiabilidad actualmente no hay dudas, Messina Denaro también puso a disposición para el ataque un artificiero que "no era de Cosa Nostra". ¿Quién era este sujeto?

¿Es posible que nadie haya querido profundizar el tema con el interesado, detenido tras casi treinta años de fuga?

Las ultimas declaraciones de Messina Denaro 3

Otro tema. Unos meses después de la cumbre de la que habló Galatolo, el 26 de marzo de 2013, un anónimo llegado a la Fiscalía de Palermo denunció que "los amigos romanos de Matteo (Messina Denaro, ndr) han decidido eliminar al fiscal Nino Di Matteo en este momento de confusión institucional, para frenar esta deriva de ingobernabilidad". Afortunadamente, hasta la fecha el ataque no se ha llevado a cabo, pero, aunque se cerró la investigación sobre el asunto, los magistrados de la Fiscalía de Caltanissetta habían hablado de un "proyecto que aún está en curso". Estos graves hechos, cuyas discusiones se prolongaron al menos hasta 2014-2015, situaron a Matteo Messina Denaro en el centro, en particular en decisiones importantes que habrían afectado a los intereses de toda Cosa Nostra. Seguramente el jefe de Trapani, ante determinadas preguntas, podría haber fingido que no había sucedido nada, como hizo en los interrogatorios, o incluso podía no haber podido respondido. Pero también podría haber ofrecido algunas ideas para dejar claro quiénes eran las personas que le "pidieron" que organizara el atentado contra el fiscal nacional adjunto antimafia Di Matteo. Que Messina Denaro era poseedor de secretos inconfesables es un hecho conocido. Un colaborador de justicia como Nino Giuffrè declaró que le fueron entregados los documentos secretos de la caja fuerte de Riina. El jefe de la mafia de Trapani participó activamente en la estrategia de ataque al Estado implementada por la mafia para inducirlo a negociar. Era uno de los miembros de ese grupo de hombres de honor que Riina, ya a principios del '92, había enviado a Roma para estudiar las costumbres y movimientos de Giovanni Falcone para preparar su asesinato en la capital. Ese grupo de fuego fue llamado repentinamente a Sicilia y, dada la relación directa que tenía con Riina, es posible pensar que conocía el motivo de ese cambio de planes. También hemos recordado en otras ocasiones que en el período comprendido entre la masacre de Capaci y la de Via d'Amelio, Messina Denaro había pasado varios momentos en el norte de Italia con Giuseppe Graviano, ya entonces prófugo y luego implicado personalmente en la masacre de Via d'Amelio. Esto significa que Messina Denaro no podía dejar de saber si Graviano, durante el período de las masacres, había tenido relaciones con el entonces empresario Silvio Berlusconi. Ahora que está muerto, las respuestas a estos hechos, al menos para los creyentes, tendrán que ser dadas al Padre eterno. Mientras tanto, sin embargo, sigue habiendo amargura por otra oportunidad perdida para que los fiscales de Palermo den un nuevo paso hacia la verdad.

Foto de portada: reelaboración gráfica de Paolo Bassani

Foto 2: fiscal Nino Di Matteo / Deb Photo

Foto 3: el colaborador de justicia Vito Galatolo