Domingo 26 Mayo 2024

Ha muerto Matteo Messina Denaro, detenido bajo el artículo 41 bis. La foto de portada es la imagen de su arresto, donde nos hubiera gustado verlo esposado en lugar de ser tratado con "guantes blancos" por lo que fue su historial criminal.

Cobarde, mentiroso, engañador, cínico, criminal, feroz y sanguinario asesino capaz de secuestrar y matar niños. Un asesino en serie que alardeaba ante sus seguidores de que "podría llenar un cementerio" con toda la gente que había matado.

Su "curriculum" certificado por las sentencias lo considera responsable de siete masacres y decenas y decenas de homicidios.

El pasado 20 de julio fue confirmada en apelación su condena a cadena perpetua por haber instigado las masacres de 1992 en las que murieron los jueces Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Paolo Borsellino y los agentes de su escolta.

Anteriormente había sido condenado a cadena perpetua por las masacres de 1993 en Florencia, Milán y Roma. Masacres que provocaron un total de diez muertos (entre ellos Nadia y Caterina Nencioni, de 9 años y 50 días respectivamente) y 106 heridos a los que hay que sumar los daños al patrimonio artístico.

Al contrario de lo que afirmó en el interrogatorio realizado ante los magistrados de Palermo tras su detención, fue uno de los responsables del secuestro y muerte del pequeño Giuseppe Di Matteo, hijo del colaborador de justicia Mario Santo, que estaba haciendo revelaciones sobre las masacres de '92. El niño, después de 779 días de cautiverio, fue estrangulado brutalmente y luego su cuerpo fue disuelto en ácido.

El asesino Matteo Messina Denaro, cuyas acciones harían palidecer a muchos "Hannibal Lecter", comenzó a matar desde muy joven.

Según las noticias y los resultados de los investigadores, fue su padre, "Don Ciccio", quien lo involucró en uno de sus primeros homicidios, durante la disputa entre los mafiosos leales a las familias corleonesas de Palermo y los clanes Accardo e Ingoglia de Trápani.

En 1989, los dos Messina Denaro fueron denunciados por asociación mafiosa y por el asesinato de cuatro hombres estrangulados y disueltos en ácido. En ese momento, obviamente, fueron absueltos de todos los cargos.

La sed de sangre no era sólo por poder. A menudo, detrás de ello, se escondía un simple delirio.

Matteo Messina el asesino en serie al servicio del Estado mafia 2

Cuando aún no era fugitivo, por ejemplo, fue asesinado Nicola Consales, subdirector del Paradise Beach de Selinunte, uno de los hoteles favoritos de Messina Denaro y su familia.

¿La razón? Se habría acercado demasiado a una mujer que en ese momento no era otra que la novia del jefe de Castelvetrano, Andrea Haslehner.

Entonces "u Siccu" (como lo llamaban), decidió intervenir. Y Consales, que también quería ahuyentar a los jóvenes mafiosos que iban al hotel, fue asesinado a tiros cuando regresaba a su casa desde Selinunte el 21 de febrero de 1991.

En 1992 estuvo entre los autores de un doble asesinato. El 14 de julio formó parte del escuadrón (junto con Gioacchino Calabrò, Giovanni Brusca, Giuseppe La Barbera y Antonino Gioè) que mató al jefe de la mafia de Alcamo, Vincenzo Milazzo. Uno de los pocos que en aquella temporada de sangre y bombas habría expresado muchas dudas sobre la necesidad de lanzar la estrategia de ataque al Estado.

Cuatro contra uno. ¿Y estos serían los valientes “hombres de honor”? Aquí también reside la mentira de Cosa Nostra, que mata cobardemente por la espalda.

Pero volvamos a Messina Denaro. Unos días después de Milazzo también fue asesinada su pareja, Antonella Bonomo, que estaba embarazada de tres meses. Según los jefes, había recibido información importante de Milazzo y entre sus familiares, se descubrió años después, también había un hombre cercano a los servicios de seguridad.

Fue estrangulada y Matteo Messina Denaro se encargó de esconder el cuerpo.

Ante este currículum "bestial", ¿cómo se debe considerar a Matteo Messina Denaro?

Nada más lejos de una figura carismática. Solo un mito. Ni 'u Diu' o 'Diabolik'.

Estaba loco y estaba privado de dignidad; era un "asesino en serie" que en otros países habría recibido la pena de muerte.

Sobre él se han escrito libros, artículos y se han realizado múltiples programas de televisión.

Ciertamente no caemos en la trampa de quienes afirman que con su muerte se acabó la mafia, y al mismo tiempo queremos ir más allá de la descripción que se hizo en los días que precedieron a su muerte o después de su captura.

Sus cuadros del Padrino, la buena vida, su fama de "mujeriego" y "latin lover", la ostentación de riqueza y su apariencia culta no son más que una "falsa imagen" para mostrar al exterior, para ocultar su verdadera naturaleza bestial.

No todos lo amaban. Y en los últimos años, en nombre de sus propios negocios, dejó de lado los intereses de Cosa Nostra, traicionando las expectativas de sus propios asociados.

Algunas escuchas registradas en el marco de la investigación sobre un asesinato mafioso cometido en el 2009 revelaron la intolerancia del jefe: "Pero también esto... ¿qué carajo hace? ¡Mierda! Él simplemente hace lo suyo... ¡y no tiene que estar allí! ¿Detienen a tus hermanos, a tus hermanas, a tus cuñados y no te mueves? ¡Pero eres un fracaso! ¡Joder, que se jodan todos… maldita sea… maldición… todos salgan, de lo contrario los haré volar!".

Incluso Totò Riina, interceptado en el 2013 en una de sus conversaciones con la "dama de compañía" Alberto Lorusso, en la prisión "Opera" de Milán, expresó signos muy claros de intolerancia hacia él: "Lamento decir esto... este Sr. Messina (Matteo Messina Denaro, ndr) este tipo que es un fugitivo que fabrica esos postes eólicos, los postes de luz, se los podría poner en su trasero, nos daría una mejor impresión si se metiera la luz en el culo y lo ilumina, pero para decir esto se siente el dueño, siente que está arrojando luz por todas partes, está brillando de luz, está haciendo apuestas para conseguir dinero, pero no le interesa...".

Matteo Messina el asesino en serie al servicio del Estado mafia 3

Fueron las mismas escuchas en las que "u Curtu" decretó la pena de muerte contra el magistrado Nino Di Matteo. Un plan de muerte que Messina Denaro, según cuenta el arrepentido Vito Galatolo de Acquasanta, habría asumido bajo impulsos externos a Cosa Nostra.

De Di Matteo "me han dicho que ha ido demasiado lejos", escribió Matteo Messina Denaro a los "hermanos" jefes de la mafia de Palermo, pidiendo su disponibilidad para llevar a cabo el atentado.

¿Quiénes eran los que dijeron eso? "Son los mismos instigadores que en el caso de Borsellino", aseguró el colaborador de justicia Vito Galatolo hablando con Di Matteo, describiendo los detalles del proyecto homicida del que el jefe de Acquasanta era coordinador organizativo, incluso para la compra de doscientos kilos de explosivos.

He aquí el verdadero papel del "asesino en serie" Matteo Messina Denaro: un "títere" en manos de ese Estado mafioso que le garantizó treinta años de evasión.

Es posible que además de la red de "leales" que se habían ocupado de él desde junio de 1993, existieran también aparatos institucionales, políticos y masónicos.

Ambientes que conocía bien.

Entre ellos, el exsenador de Forza Italia, Antonino D'Alì (subsecretario del Interior entre 2001 y 2006), condenado en forma definitiva a seis años por concurso externo en asociación mafiosa. El vínculo entre la familia D'Alì y la familia Messina Denaro es histórico. En Castelvetrano, de hecho, el padre de Matteo trabajaba como agricultor en las tierras de los D'Alì.

"D'Alì ciertamente ha asumido compromisos serios y concretos en favor de la asociación mafiosa y esto se deduce tanto de su voluntad ya estable, confiable, probada y de veinte años de disponibilidad en favor de Cosa Nostra", dice la sentencia dictada al final de un largo juicio, llevado a cabo en primera instancia con el procedimiento abreviado.

Además, junto con su "gemelo" Giuseppe Graviano, fue uno de los protagonistas de la campaña de masacre del '93 contra los monumentos. Fue él quien indicó los lugares a atacar. Pero ciertamente no fue su pasión por la pintura lo que lo impulsó a señalar los Uffizi o la Galería de Arte Moderno de Milán.

Ejecutó un plan que estaba mucho más allá de su inteligencia.

Las mafias, de hecho, están hetero dirigidas por otros poderosos, que tenían interés en que se llevara a cabo ese ataque al Estado. Forman parte de un sistema criminal que les permite ir más allá de las figuras de los Riina, los Provenzano y hoy incluso más allá de Matteo Messina Denaro.

Los mafiosos no son titiriteros sino, como decíamos, títeres utilizados para una "gran obra", más o menos conscientemente.

"Nunca me arrepentiré", les dijo el jefe de Trapani a los magistrados que lo interrogaron en los últimos meses. En definitiva, ni siquiera al final de su vida quiso liberar su conciencia de aquellos secretos de los que era, como dicen los arrepentidos, el último destinatario.

Desde los documentos que desaparecieron de la caja fuerte de Riina hasta la tratativa. Seguramente, colaborando, podría haber contado su versión de la supuesta relación entre el ex primer ministro Silvio Berlusconi y la mafia, de la que han hablado decenas de arrepentidos. En los últimos años, el colaborador de justicia Giovanni Brusca sacó a relucir personalmente al jefe de Castelvetrano, afirmando a los fiscales que éste, en una reunión que tuvo lugar en 1995, mientras hablaban de relojes, le había confiado que "Giuseppe Graviano vio uno en la muñeca de Berlusconi que costaba 500 millones (en liras, ndr)". En ese momento Brusca habría preguntado directamente si Graviano y Berlusconi estaban reunidos. Y la respuesta del capo de la mafia de Trapani habría sido afirmativa.

Matteo Messina el asesino en serie al servicio del Estado mafia 4

Ciertamente, la historia de relato puede ser válida hasta cierto punto. Pero si Messina Denaro conocía un detalle similar, es muy probable que lo hubiera sabido por mucho más que esas supuestas conversaciones entre Graviano y el exprimer ministro.

Él, como los hermanos Giuseppe y Filippo Graviano, Leoluca Bagarella, los Biondino y los Madonia, después de la muerte de Riina y Provenzano se había convertido en el máximo referente de esa mafia que hacía pactos y acuerdos indecibles con el Estado.

Tal vez precisamente porque era consciente de que había cómplices de Cosa Nostra dentro del Estado, tenía miedo de hablar.

Porque sabía perfectamente que, primero con su arresto y ahora con su muerte, la "pelota" pasa a manos de esos jefes que están en prisión, pero que no han perdido la esperanza de salir.

Por ahora se ha puesto un freno, pero la legislación antimafia está constantemente bajo ataque y todas las normas, desde el 41 bis hasta la cadena perpetua obstativa, pasando por la ley sobre los arrepentidos, se han convertido ahora casi en una broma.

Otra burla más de un Estado que, con razón, como exige la ley, cuidó de Messina Denaro hasta el último día de su vida.

Aunque uno sigue profundamente entristecido, si no enojado, al ver a tanta gente pobre, que no ha matado a nadie, tener que esperar meses y meses antes de poder recibir los mismos cuidados que recibió el jefe de la mafia.

Hoy que Messina Denaro ha fallecido, como todos, damos la noticia con la esperanza de que no se convierta en un mito y que pronto caiga en el olvido.

En este sentido, la hija del jefe mafioso, Lorenza, podría dar una señal contundente.

Las últimas noticias no sólo hablan de una reconciliación entre ambos, sino incluso de un reconocimiento real con el jefe que oficialmente le dio su apellido. Hasta donde sabemos, la mujer aceptó y ahora se llama Lorenza Messina Denaro. Una señal devastadora.

La elección también puede ser legítima, pero ciertamente no puedo estar de acuerdo con ella. Porque al hacerlo recoge, al menos en su apellido, no sólo el legado de un padre, sino también el de un asesino al servicio del Estado-mafia.

Foto de portada: diseño gráfico de Paolo Bassani

Foto 2: exsubsecretario del Interior Antonino D'Alì / Imagoeconomica

Foto 3: Marcello Dell'Utri y Silvio Berlusconi / Imagoeconomica

Foto 4: el jefe asesino de Brancaccio, Giuseppe Graviano