Jueves 23 Mayo 2024

Entre ellos también el fiscal Nino Di Matteo

Durante más de sesenta años, Gianni Minà fue uno de los principales corresponsales de la RAI. Periodista, escritor y presentador de televisión, narró en imágenes realidades sociales y costumbristas de Italia, Estados Unidos y América Latina. Un hombre de mundo que, con su carisma y bondad, se ganó el corazón de muchos grandes luchadores del mundo. De Mohamed Ali a Maradona, que le concedió una entrevista "exclusiva" en el Mundial de 1990, cuando se disputó la semifinal entre Argentina e Italia, con el público dividido entre la selección italiana y la pasión napolitana por el campeón argentino. "Sea como sea, solo ante tu micrófono haré mis comentarios", le dijo el Pibe de Oro. El resultado fue una entrevista que el propio Minà definió como "única e irrepetible". Luego están las entrevistas a Sergio Leone, Fidel Castro, Robert De Niro y Martin Scorsese.

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 2

Muchos recordarán el sketch con Massimo Troisi quien dijo que su mayor deseo era tener la agenda del periodista porque contenía los teléfonos de algunos de los personajes más famosos del siglo XX.

Todos estos grandes hombres y mujeres captaron la inteligencia, la perspicacia y la humanidad de Minà, fallecido el pasado 27 de marzo a los 84 años, y quedaron cautivados por su forma de preguntar y de hacer preguntas. "Siempre me han atraído las personas capaces de ir contra la corriente, incluso a costa del aislamiento, de la soledad", dijo.

Minà -escribe al final del libro la Fundación que lleva su nombre, nacida el pasado febrero- "siempre tuvo mucha prisa por descubrir y contar historias, no tanto por dar a conocer su trayectoria, la suya fue una actitud interiorizada, siempre buscando personas que conocer y hechos que escuchar que valieran la pena dar a conocer. Él siempre amó a la gente ubicada fuera del coro porque -sigue diciendo- 'Hay que tener cierto coraje para pensar de una manera no trivial, levantar la mano y decir: no estoy de acuerdo. El silencio es complicidad y muchas personas a las que entrevisté han pagado un precio, más o menos alto. Y considero mi deber al menos hacerlo saber a esta humanidad'. Y eso es, después de todo, la sal de la vida".

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 3

Y su vida, con los encuentros que la marcaron, quedó impresa en un libro fotográfico, Hambre de Historias (Fame di Storie. de la editorial napolitana Roberto Nicolucci). El volumen es una preciosa colección de imágenes que da vida al recorrido profesional y humano de Minà. Un periodista "contador de historias". "Conté todo -dijo- el terremoto de Friuli, la gente, el boxeo, la música, América Latina, los escritores, los artistas, los músicos de jazz, en fin, la vida".

Sus últimas energías las dedicó precisamente a recomponer, junto a su esposa Loredana Macchietti, cientos de fotografías y textos, que forman este libro que nos regala un recuerdo extraordinario.

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 4

El volumen se divide según los campos de las "incursiones con el micrófono en la mano" que lo han distinguido.

En 1968, en las Olimpiadas de la Ciudad de México, presenció la "masacre de Tlatelolco": estudiantes, asesinados por militares y llevados en camiones de basura, dos semanas antes de que las brasas de la "revuelta de las panteras negras" se encendieran en el podio olímpico: el puño levantado al cielo por los norteamericanos Tommie Smith y John Carlos con el solidario australiano, y disidente como ellos, Peter Norman.

Hablando de deporte, evidentemente no podía faltar el cine con aquella foto histórica, por no decir legendaria, junto a Robert De Niro, Sergio Leone, García Márquez y Muhammad Ali en un restaurante del Trastevere.

También hay espacio para la música, con Minà circulando en un Fiat 500 junto a los Beatles mientras recorrían las calles de Roma, Milán y Génova. Y luego la literatura. Si Gabriel García Márquez era un amigo, también habían dejado huella Jorge Amado, Eduardo Galeano y Luis Sepúlveda. En sus relatos no faltó la política, pero también la sociedad civil, pues su mirada muchas veces estaba dirigida hacia quienes no tenían voz.

A veces también incomodaba su voz: tuvo que huir de la Argentina del dictador Videla por atreverse a investigar la tragedia de los desaparecidos un año antes del Mundial de la ensangrentada copa del '78, donde luego no fue enviado.

Latinoamérica era precisamente uno de esos lugares que tenía en el corazón. Fue director de la serie "El continente desaparecido" para Sperling & Kupfer, en la que publicó autores y textos preciosos para profundizar en su realidad e historia, y también dirigió el festival cultural Carovane en Piacenza, acercando a muchos de esos escritores al público italiano. Luego fue el fundador de la revista Latinoamérica y todo el sur del mundo.

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 5

La entrevista con ANTIMAFIADuemila

En enero del 2002, en Roma, entrevistamos a "el entrevistador" Gianni Minà. El periodista nos contó su historia, sus vivencias, las amistades que todos le envidiaban con los líderes más famosos del planeta. Minà también nos dio su opinión sobre los temas de mayor actualidad del momento. Además del macro tema de ese año, la naciente guerra de la OTAN en Afganistán tras el atentado a las Torres Gemelas, también hablamos con Minà sobre la mafia.

De hecho, además de ser un antifascista acérrimo, Gianni también era un antimafia acérrimo. No fue casualidad que habláramos de la figura de Silvio Berlusconi, el entonces primer ministro, y de su imperio. El periodista no se anduvo con rodeos al describir la nefasta administración del país llevada a cabo por el Cavaliere.

"Considerando la forma en que se intenta impedir que la justicia siga su curso cuando están en juego los intereses del líder Berlusconi y muchos de sus seguidores, la forma en que se planea un ataque frontal a todas las protecciones sociales del país, el plan de trabajo en marcha para cimentar Italia como ni siquiera 50 años de gobierno socialdemócrata-cristiano han logrado hacer es claro -dijo Minà- que en Italia ya se ha instaurado un régimen. Y el líder de este régimen es dueño de las tres cadenas de televisión comerciales y controla las tres cadenas de televisión del Estado". Mina no se anduvo con rodeos. Desde luego, no formaba parte de esa categoría de colegas que prefieren decir una palabra menos para no enemistarse con los editores y así arruinar sus carreras. Minà era una voz independiente. No tenía miedo de expresarse.

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 6

"Dije mucho -declaró- pero también luché mucho por defender el valor, cada día más frágil, de la libertad de expresión y del derecho a la información".

Le importaba la verdad y afirmaba que lo único que debe guiar a un periodista es la curiosidad y, precisamente, el deber de informar a los lectores.

El suyo fue un periodismo de otros tiempos y contra la corriente, capaz de poner al hombre en el centro, incluso por delante de la personalidad representada por quien tenía delante.

En las últimas páginas del libro se dedica un espacio al encuentro con el fiscal nacional adjunto antimafia Nino Di Matteo. Hambre de historias finaliza con una fotografía que lo capta mientras entrevista al magistrado en Roma. El ex consejero del CSM (Consejo Superior de la Magistratura) es el único fiscal que aparece en el volumen, cuyas fotos, tanto por selección como por posicionamiento cronológico, fueron escogidas por el propio Minà. "Nino Di Matteo y yo nos queremos mucho", dice en el libro. "Fue cariño y estima a primera vista, como cuando te reconoces a primera vista. Con Loredana habíamos decidido llamarlo, mientras grabábamos las entrevistas para el documental sobre mi vida, para ayudarnos a describir Italia después del asesinato de los dos magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borsellino".

Los encuentros de Gianni Mina con los grandes luchadores del mundo 7

Un sincero aprecio, tanto que en 2015 estuvo presente en Roma con motivo de la presentación del libro "Collusi" (escrito por el fiscal Di Matteo y el periodista Salvo Palazzolo), para uno de esos magistrados que, como él, siguieron trabajando duro a pesar de las deslegitimaciones y la intimidación.

Volviendo a aquella entrevista que nos concedió Minà, habló del Estado-mafia en tiempos en que nadie lo hacía.

Cuando se le preguntó claramente si en su opinión había relaciones entre la mafia y los representantes del gobierno de la época, Minà respondió directamente: "Es inútil esconderse detrás de un dedo. Cuando 61 de los 61 colegios de Sicilia van al Polo, es obvio que solo puede ser una decisión nacida de una imposición de la mafia". Y añadió: "En Forza Italia hay mucha gente que ha tenido y que tiene olor a mafia, hay abogados que han defendido a mafiosos de una forma bastante inquietante, no con una búsqueda de la verdad sino con un intento engañoso. para salvarlos de una sentencia". Todavía no se habían dictado las sentencias de Dell'Utri, Cosentino, Matacena, D'Alì y tantos otros. Sin embargo, Minà ya había entendido el gran juego, como el periodista brillante y valiente que era.

Foto de portada: © Archivio Minà

Foto 2: Gianni Minà junto a Diego Armando Maradona

Foto 3: desde la izquierda: García Márquez, Sergio Leone, Muhammad Ali, Robert De Niro y Gianni Minà

Foto 4: Gianni Minà con Massimo Troisi y Pino Daniele

Foto 5: Gianni Minà junto a Eduardo Galeano

Foto 6: Gianni Minà con Luis Sepúlveda

Foto 7: Gianni Minà con Nino Di Matteo