LOS DOCUMENTOS DE DON VITO Y LAS CAJA FUERTE DE MASSIMO CIANCIMINO.

cianciminoLas investigaciones sobre la negociación están en un momento crucial.

De Silvia Cordella

Se perfila un nuevo momento de efervescencia investigativa en cuanto a las investigaciones de la Fiscalía Antimafia, ocupadas en descubrir las tramas ocultas, todavía escondidas detrás de la muerte del Juez Paolo Borsellino. El camino tomado por los magistrados palermitanos, Nino Di Mateo y Antonio Ingroia, titulares del proceso al ex jefe de los servicios secretos Mario Mori, aparéntemente es el indicado. Pronto veremos los resultados, pero los óptimos presupuestos están ya a la vista de todos.

Las declaraciones del ultimogénito de casa Ciancimino, testigo directo de la “tratativa” que en 1992 involucró a parte del Estado y Cosa Nostra, han reabierto el debate sobre las responsabilidades políticas que probáblemente determinaron la aceleración de la muerte de Borsellino.

El nivel de las investigaciones es alto, así como altos han sido los intereses detrás del atentado de la calle D’Amelio, tanto que el mismo Massimino Ciancimino, presionado por los magistrados, ha exclamado “son cosas más grandes que yo”.

Tal vez por esto después de la muerte de su padre ocurrida el 19 de Noviembre de 2002, el joven Ciancimino se quedó eclipsado sin decir nunca una palabra en una Palermo que prestó mucha atención a sus locos gastos entre barcos y carteras de la Hermes. Una marca indeleble y un apellido pesado de llevar. Hasta Enero de 2008 cuando él, el heredero del patrimonio y de los secretos de don Vito, ha decidido romper el silencio con una entrevista a Gianluigi Nuzzi, periodista de Panorama. Desde entonces Massimino Ciancimino ha madurado la convicción creciente de decir la verdad sobre su padre y sobre aquel mundo que desde pequeño lo ha ligado a Cosa Nostra. Esto es lo que se ha dicho en los estudios televisivos de “Iceberg”, una transmisión de carácter político, conducida por David Parenza en Telelombardía, en ocasión de la presentación del libro “Vaticano Spa”, escrito por el mismo Nuzzi, con la presencia de Giacomo Galeazzi (Vaticanista del diario La Stampa), Luigi Li Gotti (abogado y Senador del partido Italia dei Valori en Comisión de Justicia), Giussepe Lo Bianco (cronista de Ansa de Palermo), Nando de la Chiesa (Senador Pd, sociólogo) y Gaetano Pecorella (abogado y senador del Pdl). “En el 2008 – ha dicho Ciancimino Jr – he sido llamado a responder las preguntas de los magistrados que llevan adelante la investigación sobre la tratativa”. “He respondido a los fiscales pero no porque busco impunidad” – ha precisado – “no soy un arrepentido y no aspiro a entrar en ningún programa de protección”, pero soy un “testigo”. Técnicamente un testigo de delito conexo, porque Ciancimino ha sido condenado a 5 años y 8 meses por lavado de dinero, por tener de manera ficticia bienes a su nombre y por intentada extorsión al haber gastado y reinvertido el dinero proveniente del patrimonio acumulado ilícitamente por su padre. “Una vez – ha continuado – mientras iba a encontrar al Dr. Falcone para hablar de la condición de mi padre, entonces detenido en Roma, me dijo que mis problemas terminarían cuando mi padre ya no estuviera más. Sucesívamente cuando se lo conté él comentó esta frase afirmando: Tus problemas comenzarán cuando yo ya no esté más”. Y efectivamente ha subrayado Ciancimino, por una extraña coincidencia, el mismo día de la muerte de don Vito, él ha sido inscripto en el registro de los indagados con la acusación de lavado de dinero con el agravante del artículo 7, por haber favorecido a Cosa Nostra. Agravante archivada en la sede de reenvío a juicio.
Massimino delante a las cámaras de televisión se ha sometido a las preguntas de los invitados en el estudio pero a Lo Bianco que le preguntó si hubiese entregado a la Fiscalía el trístemente famoso “papel” (la hoja que contiene las solicitudes que Riina presentó en el 92’ al Estado a cambio del final de los atentados) Ciancimino se ha atrincherado detrás del silencio: “no puedo responder – ha dicho – la magistratura tiene los papeles, tiene todo y tendrá todo”. Han pasado casi 20 años de aquel 1992 y aunque el mismo Vito Ciancimino hubiese pedido 7 veces hablar en la Comisión Parlamentaria Antimafia nunca nadie ha querido escucharlo. En realidad ha dicho Nando Dalla Chiesa, “Vito Ciancimino no ha sido convocado nunca, porque se temía que usase a la Comisión para enturbiar las aguas y lanzar mensajes difícilmente descifrables y para tornar más incomprensible los hechos”. Al contrario, el carácter de las revelaciones de su hijo no parece ser así. Pero es necesario entender cuál es el hilo que une a todos los más grandes misterios u homicidio de relieve de nuestro país. ¿Por ejemplo por qué don Vito se veía con Provenzano, que en esa época era prófugo, en su casa de Roma durante los años de prisión domiciliaria entre el 2000 y el 2002? ¿Por qué fue registrado con un retraso de dieciocho días la guarida de Riina? ¿Por qué no fueron los carabinieros a capturar a Provenzano en los campos de “mezzojuso”? Y todavía más, ¿quién ha tomado la agenda roja de Paolo Borsellino? ¿Quién y porque ha entrado en la casa del General Dalla Chiesa la noche que le mataron? ¿Por qué ha sido abierta su caja fuerte? El proceso ha aclarado que han sido hombres de las instituciones. “El hecho – ha explicado Nando Dalla Chiesa – es que existe una línea que parte de la Portella della Ginestra con distintos personajes que heredan las mismas relaciones. Que se transmiten por cultura, por mentalidad, por compromisos, enredos y entonces es verdad – como ha dicho incluso Nuzzi – que Ciancimino debería de haber sido vigilado en su detención domiciliaria” “No era el único mafioso político, pero era uno de los más cercanos a los corleoneses”. En fin incluso si “está mal generalizar” los puntos en claro-oscuro son verdaderamente muchos. La palabra de orden en éste momento es “verdad”, pero la institución de una nueva Comisión de atentados hoy es tardía “ya se están ocupando las Fiscalías” y ya han comenzado a interrogar a políticos actuales como el ex Presidente de la Cámara Luciano Violante, que en esa época era Presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia.
En fin al día siguiente de la conmemoración del 17º aniversario del atentado de la calle D’Amelio, las investigaciones están en un punto crucial. Las anticipaciones sobre los documentos de don Vito, cerrados en una caja fuerte nunca requisada y los manuscritos sobre los encuentros entre el ex Alcalde de Palermo y los militares del Ros (servicios secretos), están turbando, al punto de llamar la atención de Toto Riina que reclama una vez más, a través de su abogado, de haber sido vendido. Pero hay un hecho nuevo en todo este escenario, como afirma el abogado Li Gotti. “Existe la confirmación del vicepresidente del Cms (Consejo Superior de la Magistratura) Nicola Mancino, de la existencia de la negociación negada hasta ahora.” De hecho Mancino afirmando en el periódico “La República” del 20 de julio pasado “nosotros la hemos rechazado siempre” lo que hace presuponer por primera vez que “hubo un intento de Cosa Nostra de iniciar una negociación”. Pues ¿de qué contratación se trata? ¿Y donde se ubica este inicio?” “Ciancimino debe estar en grado – ha concluido Li Gotti – de proveer puntos de referencia ciertos, porque llegar a ubicar en el tiempo el inicio de la llamada negociación, nos ayudaría también a entender incluso el porque del atentado de la calle D’Amelio”.

23 de julio 2009