El periodista Marco Travaglio, autor de varios libros de denuncia contra il Cavaliere, anunció una abierta desobediencia civil contra la operación berlusconiana que, según los jueces, da una increíble cobertura a mafiosos y corruptos. Pero son muchos los grupos políticos y las asociaciones de todo tipo que se preparan a enfrentar las restricciones a las investigaciones judiciales y contra la prensa libre, para que no publique sus resultados, aprobando un castigo de fuertes multas y hasta la cárcel para editores y periodistas. Será como en los viejos tiempos. En la calle, en las plazas. Y, gran originalidad, utilizando la potencia ilimitada del nuevo medio: Internet.
La red servirá como en la Roma de hace cuatro siglos, cuando se echaba mano a una figura extraordinaria: la de las “estatuas parlantes”. La principal era la de Pasquino, que hasta hoy existe a una cuadra de la piazza Navona, siempre adornada con carteles, protestas y toda clase de papeles que representan en la historia la sagrada libertad de expresión.
El nombre despectivo de “pasquín” que se da a un medio de comunicación viene justamente de Pasquino. Cuando el Papa rey gobernante prohibía, condenaba o publicaba sus decisiones, amparándose en las oscuras noches romanas, los contestatarios colgaban de la estatua de Pasquino y de las otras estatuas parlantes sus proclamadas disidencias. Una buena parte de ellos perdieron la vida en los patíbulos pontificios.
En versión siglo XXI, la lucha se renueva en la batalla que le están preparando a Berlusconi. El primer ministro no desiste y ayer anunció que la “ley mordaza”, que necesita la media sanción final de la Cámara de Diputados, será pronto aprobada “para que los italianos puedan dormir tranquilos y dejen de temer ser espiados” por las escuchas telefónicas y ambientales de los magistrados.
En un ambiente general cada vez más pesado, con un clima político que preanuncia duros choques sociales y políticos, la batalla contra la “ley mordaza” promete pasar a la historia institucional de este país. Berlusconi perderá esta guerra que él mismo estimuló sin medir bien las consecuencias.
Marco Travaglio afirma que “haremos la desobediencia civil, violaremos la ley. Pero buscando alternativas. En vez de publicar noticias iremos a declamarlas en los teatros y en las plazas”. Los italianos son famosos por la originalidad escénica de sus protestas. Vestidos, música, carteles, danzas, acompañan muchas veces las marchas y los encuentros multitudinarios.
Michele Santoro, el periodista que dirige el programa “Año Cero” en la televisión, considerado un enemigo mortal de Berlusconi, se prepara para juntar a cientos de miles de personas en las plazas de Italia. Ya lo hizo hace unos meses cuando le prohibieron el programa en la red 2 de la RAI, un canal estatal. Es probable que en setiembre u octubre la magistratura obligue al histórico ente público de radio y TV a mandar otra vez en onda su audición. Sin Santoro y algunos otros sobrevivientes, el poder de control de la información televisiva de Berlusconi es casi total.
Otro tipo que resulta un fenómeno para movilizar a la opinión pública es Beppe Grillo. Este cómico protesta y protestará también contra la “ley mordaza” en las plazas de media Italia.
El arma de la Internet es el instrumento más poderoso de la batalla abierta que se avecina. Distintas asociaciones, sindicatos y grupos sociales, están ya contratando, con la ayuda de amigos de otros países, sitios Internet en el exterior, a los que no podrá poner mano y sofocar el poder berlusconiano. Desde esos sitios se bombardeará con información libre lo que está pasando en Italia. Desde los trascendidos de las investigaciones judiciales a pesquisas propias que llevarán a cabo grupos que se preparan para la tarea. Será imposible detener el “tsunami” de la contrainformación.
El premier italiano ofrece hoy flancos débiles muy amplios. Son continuos los escándalos que estallan después de que las investigaciones judiciales descubren a un ritmo semanal nuevos y enormes casos de corrupción. En dos meses han renunciado dos ministros y el subsecretario de Economía, Nicola Cosentino, no sólo porque formaba parte de un grupo secreto que condicionaba a la magistratura y orientaba negocios non sanctos, sino porque está acusado de ser un activo cómplice de la camorra napolitana. Pronto se agregarán a la lista de caídos en la batalla contra la “ley mordaza” otros personajes del poder, denunciados sobre todo por la plaza electrónica invencible de Internet.
¿Qué es la “ley mordaza”?
La “ley mordaza” es un proyecto de ley impulsado por el premier Silvio Berlusconi.
Busca restringir la labor judicial limitando las escuchas telefónicas y acortando plazos de investigación. También pone multas a medios que publiquen transcripciones de las escuchas.
Clarin 18/07/10 - 01:36

http://www.clarin.com/mundo/europa/mordaza-periodistas-pregonaran-noticias-calles_0_300570167.html

 

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO