Minsk y Damasco son partidarios de la universalización del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear y de la inclusión en su seno de Israel, que también debería poner su arsenal nuclear bajo el control del OIEA.
El documento, emitido al término de la visita de Asad, defiende el derecho de todos los países, incluido Irán, a desarrollar un programa nuclear con fines pacíficos y apoya la solución diplomática del conflicto nuclear iraní.
A su vez, la dos partes piden la salida de las tropas israelíes de los Altos del Golán y de los otros territorios sirios ocupados desde junio de 1967.
Además, defienden la creación de un Estado independiente para los palestinos y critican la política israelí de ampliación de asentamientos en Jerusalén Este y otras zonas habitadas por árabes.
Ambos países se comprometieron a desarrollar la cooperación política y comercial durante la visita de Asad, que llegó el lunes acompañado de una delegación de más de cien empresarios.
Bielorrusia, la última economía planificada de Europa, ha reforzado en los últimos años las relaciones con países como Irán, Venezuela o Siria.EFE

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO