Sábado 2 Marzo 2024

Encuentro convocado por la Coordinadora Contra la 3GM Nuclear

Tercera Guerra Mundial, el mal que nos amenaza

El pasado jueves 23 de marzo, la Coordinadora Contra la Tercera Guerra Mundial presentó su primera charla en el Espacio Cultural Our Voice, justamente, sobre los alcances e implicancias de la guerra. Un conflicto que, aunque aparente ser del hemisferio norte, nos acerca cuando tomamos en cuenta no solo la búsqueda de alianzas por parte de los implicados en nuestro continente (meses atrás Brasil y Argentina fueron invitados a colaborar con el envío de armas a Ucrania) sino que además, en el sur del sur -las Islas Malvinas- hay instalada una base norteamericana, declarada por líderes como la vicepresidenta argentina Cristina Fernández como una base nuclear, que controla todo lo que acontece en el Atlántico sur.

cuanto falta para que el boton nuclear sea accionado 2

“Estamos a 90 segundos del final”, dijo el grupo de científicos que conforman el Boletín de Científicos Atómicos respecto al tiempo que atraviesa la humanidad y que se ve reflejado en el famoso reloj del fin del mundo. Estas palabras y otras, que ilustraron y convocaron a informarse y tomar conciencia, fueron compartidas por los exponentes Andrés Volpe y Adriana Navarro, precedidos por la representante del equipo, Érika Pais, y el director de Antimafia Dos Mil Jean Georges Almendras -la cual forma parte también de la Coordinadora-, que vinculó a la guerra con las lógicas mafiosas, las cuales controlan el mundo a través del sistema criminal integrado, que vende armas, que vende drogas y que lava el dinero en los sistemas financieros mundiales.

cuanto falta para que el boton nuclear sea accionado 3

La guerra por los recursos, por el poderío económico y por la hegemonía de los imperios, no tiene ni buenos ni malos. En esto que no es locura sino mentes criminales que juegan al ajedrez con nuestras sociedades, el rehén es el pueblo. Está en él, en nosotros, manifestarse, informarse y rebelarse contra este mal que nos amenaza.

Fotos: Gonzalo Leal