Miércoles 17 Julio 2024

Para obtener las tierras de la empresaria desaparecida, se recurrió al clan Pesce de Rosarno

El jefe de la 'Ndrangheta de Limbadi, Diego Mancuso, habría utilizado un teléfono móvil desde el interior de la prisión gracias al abogado Francesco Sabatino. Este dispositivo le habría permitido mantener contacto con el mundo exterior, logrando gestionar asuntos criminales a pesar de su detención. El teléfono no sólo le habría permitido gestionar los conflictos internos dentro del clan Mancuso, sino que también le habría permitido seguir los acontecimientos relacionados con las tierras de Maria Chindamo, la empresaria de Laureana di Borrello (RC) desaparecida en mayo de 2016 frente a la puerta de su finca en Limbadi, cuyo cuerpo nunca fue encontrado. Esta es la revelación que se encuentra en el centro de la declaración del colaborador de justicia, Andrea Mantella, en el marco del maxijuicio nacido de las operaciones antimafia Maestrale-Carthago, Olimpo e Imperium. Mantella informó que se enteró del uso de un teléfono celular por parte de Diego Mancuso en prisión durante un período común de detención en el penal de Viterbo. Durante ese período, Mancuso también hablaría de Salvatore Ascone, un importante narcotraficante. "Giuseppe Giampà de Lamezia Terme, hijo de Francesco Giampà, conocido como Il Professore, así como sobrino de mi cuñado Pasquale Giampà, también me habló de él -informó Mantella ante el Tribunal Colegiado de Vibo Valentia-. Giuseppe Giampà me dijo que Ascone participaba activamente en el tráfico de drogas entre Lamezia y Nicotera. También supe que Ascone traficaba drogas por cuenta de los Mancuso, en particular con Pantaleone Mancuso, conocido como el Ingeniero, con Cuturello, Mimmo Campisi, Giovanni Rizzo, conocido como Mezzodente, y con Giuseppe Raguseo, este último frecuentador de mi mano derecha Francesco Scrugli. Scrugli también era mi cuñado y fue asesinado en el 2012".

Según declaraciones del colaborador de justicia, Ascone estaba interesado en las tierras de María Chindamo tanto para pastar su ganado como para obtener aportes agrícolas. "Ascone estaba interesado en adquirir por la fuerza tierras cercanas a su propiedad en Limbadi para poder pastar su rebaño o recibir contribuciones para actividades agrícolas. Ascone estaba conectado a la facción de Peppe Mancuso, conocido como 'Mbrogghja, y sus hermanos Francesco Mancuso, conocido como Tabacco, Pantaleone Mancuso conocido como el Ingeniero, y Diego Mancuso. Fue el propio Diego Mancuso quien me habló de la profundidad criminal de Ascone -recordó el colaborador de justicia- durante un período común en la prisión de Viterbo donde estuvimos detenidos junto con Angelo Boccardelli, un Bellocco de Rosarno y un Giofrè de Seminara. Diego Mancuso, gracias al abogado Sabatino, tenía un teléfono móvil en prisión y todas las mañanas el propio Mancuso iba a los aseos de la prisión para llamar y estar al tanto de lo que pasaba fuera". Y añade: "Diego Mancuso me confió que la facción de Luigi y Pantaleone Mancuso quería apoderarse de las tierras de Chindamo, pero ella no quería cederlas. Diego Mancuso me dijo que el marido de Chindamo casi había cedido en la venta del terreno a la facción de Peppe Mancuso, ya que el propio Diego Mancuso había pedido la intervención de Francesco Pesce di Rosarno, conocido como Ciccio Testuni, que había logrado convencer al marido de Chindamo, pero no a la mujer".

Diego Mancuso le dijo a Mantella que sus tíos, Luigi y Pantaleone Mancuso (conocido como Vetrinetta), intervinieron en la cuestión de las tierras de María Chindamo. "Diego Mancuso, sin embargo, estaba enojado con sus tíos -concluyó Mantella- porque sostenía que en cualquier caso Salvatore Ascone debía estar con su facción y no con la de sus tíos. Era una tierra plantada de naranjas y kiwis a la que Chindamo no quería renunciar".

*Fuente: ilvibonese.it

*Foto de Portada: Antimafia Duemila/ Maria Chindamo y Salvatore Ascone