Miércoles 17 Julio 2024

Tras largas horas de viaje y audiencias con la justicia norteamericana en las islas Marianas ya está con su familia

Las imágenes de Julián Assange bajando de un avión en el aeropuerto internacional de Camberra, Australia recorrieron el mundo. Con el puño en alto se fundió en un fuerte abrazo a su compañera Stella Moris frente a las puertas de la terminal. Hoy podemos decir que es un hombre libre, comenzando otra etapa y dejando a sus espaldas más de 12 años de hostigamientos de toda índole, y persecución judicial.

En las últimas horas se abrió una campaña de recaudación colectiva de fondos para una deuda de 520.000 dólares que tiene con el gobierno australiano por el vuelo privado en el que Assange pudo retornar a casa. Consecutivamente en la página de dicha campaña podía monitorearse en tiempo real por donde estaba transitando el jet que transportaba al periodista de wikileaks junto a uno de los miembros del equipo legal, la abogada Jen Robinson.

Aún no hay detalles de lo que hará de ahora en más Assange, quien sufrió ataques de depresión y un pequeño derrame cerebral durante su confinamiento en la prisión de máxima seguridad británica.

"Julian quiso que yo les agradeciera sinceramente a todos. Él quería estar aquí. Pero hay que entender por lo que ha pasado. Necesita tiempo, necesita recuperarse y esto es un proceso", dijo en una rueda de prensa Stella Moris tras la llegada de su esposo.

Al mismo tiempo a través de redes sociales la compañera de Assange agradecía a los miles de personas que alrededor del mundo estuvieron apoyando la campaña de liberación: “Las palabras no pueden expresar nuestra inmensa gratitud a ti- si a ti que te movilizaste por años y años para hacer esto realidad. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.”, escribió.

Repercusiones a nivel mundial

Por otro lado, el editor en jefe de WikiLeaks Kristinn Hrafnsson también publicó un agradecimiento al total apoyo del público: "Nunca debemos subestimar el poder de la gente para unirse para hacer historia. Mi gratitud es hacia ti. Puedes mover montañas.”, expresó.

Roger Waters, quien ha sido uno de los artistas más activos en la búsqueda de la libertad de Assange, se expresó con sentidas palabras: “Bien por vos Julián, bien por vos amigo, y gracias por el gran sacrificio que has hecho por el resto de nosotros”, dijo, en un video compartido en X junto al medio Double Down News.

Hace escasas horas el expresidente ecuatoriano Rafael Correa también se ha manifestado sobre la liberación del australiano: “Hoy estamos contentos porque ha sido liberado, pero nunca debió perder su libertad. Por el contrario, debió ser reconocido por su valentía y su capacidad periodística de decir la verdad”, dijo el exmandatario quien le brindó apoyo al periodista en los momentos más álgidos de su disputa con EEUU.

La recientemente electa a la presidencia mexicana, Claudia Sheinbaum, recordó que el pasado mes de febrero entregó las llaves de la Ciudad a la familia Assange:

"Para nosotros Julian representa la verdad, la libertad de expresión. Somos una ciudad progresista que siempre ha defendido las grandes libertades y el derecho al libre acceso a la información", manifestó.

"Felicito a Julián Assange por su libertad. La prisión eterna de Assange y su tortura era un atentado contra la libertad de prensa a escala global. Denunciar la masacre de civiles en Irak por parte de la acción bélica de EE.UU. fue su crimen, ahora la masacre se repite en Gaza", expresó el presidente colombiano Gustavo Petro.

Lula Da Silva hizo lo propio: "Hoy el mundo es un poco mejor y menos injusto; Julian Assange está libre después de 1.901 días preso. Su liberación y vuelta a casa, aunque tardía, representan una victoria democrática y de la lucha por la libertad de prensa", destacó el presidente brasileño en sus redes sociales.

El exdiplomático británico, Craig Murray, declaró a la agencia de noticias Sputnik que la liberación de Assange es un gesto estratégico de la Administración Biden: "La gente preocupada por Assange entenderá que el cinismo de Biden lo mantuviera encerrado hasta que pensó que podría obtener alguna ventaja liberándolo", afirmó.

Por otro lado, Andy Vermaut, jefe de redacción de Belgian Indegazette, dijo a Sputnik que la liberación del periodista se fundamenta sobre una base política.

"La Administración Biden podría estar utilizando este acuerdo como una estrategia para desviar la atención de otros asuntos políticos o para cortejar a ciertos votantes antes del debate presidencial", afirmó Vermaut.

Varias organizaciones internacionales de periodismo festejaron también el acuerdo alcanzado por la libración del periodista:

"Es una victoria para el periodismo y la libertad de prensa, por lo que RSF ha defendido desde el inicio. Hacía mucho que se debía haber liberado a Assange", dijeron en este sentido desde Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su cuenta de X.

Por otro lado, la presidenta de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), Dominique Pradalié, no pudo ocultar su felicidad al señalar : "Julian Assange está libre". "Victoria para el derecho a informar y ser informado. Victoria para los periodistas de todo el mundo".

Mas allá de toda opinión subjetiva y circunstancial, se puso de manifiesto una certeza en todos estos años de debate y pelea por un sistema de libertad de prensa más transparente. Esta certeza es la demostración de que se puede poner en aprietos a un sistema que se alimenta de una discreción parasitaria.

Hoy queda en evidencia que hubo un punto de quiebre en la historia contemporánea del periodismo.

*Foto de Portada: Antiamafia Duemila