Miércoles 17 Julio 2024

En el festival "Trame", el magistrado habla de la mafia calabresa actual y subraya la importancia de los descendientes de los jefes que huyen de la 'Ndrangheta

'La Ndrangheta, Cosa Nostra, la Camorra y la Sacra Corona Unita son "una sola cosa". Así lo dice el fiscal adjunto de Reggio Calabria, Giuseppe Lombardo. El magistrado, entrevistado por la periodista Paola Militano en el salón Trame de Lamezia Terme, recordó lo que dijo en diciembre de 1992 (después de la masacre de Via d'Amelio) a la Comisión Parlamentaria Antimafia en relación con la unidad de las históricas organizaciones mafiosas italianas. Los arrepentidos, recuerda Lombardo, hablaron incluso de una comisión nacional y mundial de Cosa Nostra. Una dimensión global de la mafia que hoy probablemente se haya expandido aún más. "Tenemos huellas de sus operaciones transnacionales, tenemos huellas de su dimensión internacional, que va mucho más allá de la dimensión interna", afirmó Lombardo. A este respecto, según el fiscal adjunto de Reggio Calabria, el hecho de que la 'Ndrangheta y otras mafias aparezcan menos que en la segunda mitad del siglo pasado no significa que estén debilitadas. Por el contrario, "significa que las grandes organizaciones criminales han alcanzado una estructura definitiva que no las obliga a revelar su reserva de violencia". Y ese, según el magistrado, "es el momento en el que debemos preocuparnos". De la 'Ndrangheta, de lo que nos han contado hasta ahora, queda muy poco, añadió Lombardo. "Para comprender hoy a la 'Ndrangheta, ya no es necesario observarla desde Calabria porque la 'Ndrangheta se ha vuelto mucho más grande, porque he tenido la oportunidad de comprobar en los últimos años que los sujetos no calabreses son mucho más capaces de hablar de la 'Ndrangheta que aquellos que, en cambio, vivieron la 'Ndrangheta desde dentro durante muchos años", dijo Lombardo sobre este punto. "Hoy hablamos de una enorme estructura criminal que opera sobre todo con el objetivo de mover enormes capitales. Se ha convertido en un sistema que ya no está ligado a la lógica depredadora del pasado, con pequeños o grandes actos de violencia", sino en un sistema "que es perfectamente consciente de su fuerza en un momento en el que continuamente lanza bombas financieras sobre nuestras vidas", subrayó el fiscal.giuseppe2

Por eso Giuseppe Lombardo dio la voz de alarma: "Incluso si uno tiene la sensación de que su forma de cometer delitos se ha convertido en silenciosa y, por tanto, no demasiado preocupante, ocurre exactamente lo contrario. La evolución que ha tenido la 'Ndrangheta en los últimos años la hace aún más temible y peligrosa". En conversación con la periodista, el magistrado de la DDA (Dirección Distrital Antimafia) de Reggio Calabria subrayó otro aspecto que no debe subestimarse y es el de no considerar importante la dimensión arcaica de los ritos y símbolos de la 'Ndrangheta y otras organizaciones mafiosas. El nivel arcaico de afiliación "es el nivel básico imprescindible para que todo lo demás funcione. Pero el mayor error que podemos cometer hoy -aclaró sobre este punto- es pensar que la 'Ndrangheta, Cosa Nostra, la Camorra o la Sacra Corona Unita se detienen en ese nivel'.giuseppe3

Hijos que rompen el pacto de sangre

También estuvo presente junto a Lombardo para discutir sobre la 'Ndrangheta Arcangelo Badolati, quien presentó su libro Hijos traidores. Los descendientes de los jefes que huyen de la 'Ndrangheta (Luigi Pellegrini Editore) sobre los hijos de los jefes de la 'Ndrangheta, también llamados "delfines", que deciden romper el pacto de sangre con sus padres, de ahí el título del libro, colaborando con justicia. "No más padrinos", es el nombre del panel. Se trata de un fenómeno casi reciente que está poniendo a las bandas en graves dificultades, ya que las confesiones de los jóvenes arrojan luz sobre crímenes brutales y describen los intereses y asuntos de la 'Ndrangheta presente en todo el mundo. "La 'Ndrangheta es una mafia basada en un vínculo familiar, en el pacto de sangre. Entonces, cuando el hijo designado por un jefe -explicó el autor- decide colaborar con la justicia, se derrumba ese núcleo fundador de la organización criminal que, respecto a los demás, se movía táctica y silenciosamente para conectarse con el poder a todos los niveles". Luego Arcangelo Badolati recordó algunos ejemplos sorprendentes de hijos que decidieron dejar de seguir los pasos de sus padres, como Emanuele Mancuso, hijo del muy poderoso Pantalone Mancuso, "el ingeniero", Giuseppe Giampà, hijo de Francesco Giampà conocido como "el profesor”, Francesco Farao, hijo de Giuseppe Farao y sobrino de Domenico Agresta. "Hay muchos hijos de los jefes de la 'Ndrangheta que colaboran con la justicia. Ya no es un caso aislado", señaló el autor. "Y significa que algo está cambiando. Entonces, significa que no están dispuestos a aceptar el encarcelamiento que alguna vez fue una cuestión de honor".giuseppe4

Mujeres valientes que huyen de los padres y maridos de la 'Ndrangheta

Giuseppe Lombardo también habló sobre este tema, respondiendo a las preguntas de Paola Militano.

"La reconstrucción de la 'Ndrangheta no se puede imaginar sin escuchar la voz de quienes vivieron ciertas dinámicas, de quienes frecuentaron ese mundo y generaron una profunda distorsión en comparación con la vida que se lleva en la difícil realidad de Calabria, donde el Estado es sustituido por el anti Estado".

A continuación, el magistrado recordó lo que llevó a cabo la fiscalía de Reggio Calabria desde hace unos quince años. "Entre finales del 2007 y principios del 2008 nos dimos cuenta de que algo estaba cambiando dentro de las grandes familias de la 'Ndrangheta". Fue el período en el que la fiscalía asestó duros golpes a la 'Ndrangheta con la detención de los últimos grandes jefes que quedaban en libertad en el distrito de Reggio Calabria. Jefes que hoy están todos en prisión. "Cuando trabajábamos en ese frente y por tanto intentábamos reconstruir la red nacional que había protegido a los prófugos durante muchos años, escuchábamos los discursos que pronunciaban los familiares", recordó Lombardo. "Y lo más impactante fue escuchar la voz de los niños y de las madres que, privadas de la figura paterna masculina, debían mantener en alto el apellido familiar y educar a los niños en una serie de reglas desviadas, propias del comportamiento mafioso". En aquella ocasión, en los primeros meses del 2008, a propuesta de la DDA de Reggio Calabria y de la Fiscalía de Menores de Reggio Calabria, la primera medida de suspensión de la patria potestad fue dictada contra una madre que se había convertido en vehículo de valores mafiosos hacia los hijos menores. Se trata de un hito histórico que asestó un duro golpe a la 'Ndrangheta.

"Recuerdo perfectamente las palabras del fiscal Salvo Boemi con quien hablamos de nuestra idea de proteger a los niños que crecían en las familias de la 'Ndrangheta", recordó Lombardo, contando una anécdota. "Boemi nos miró a mí y al colega que hablábamos con él sobre este proyecto que afortunadamente se implementó y nos dijo: 'miren, tuvieron en cuenta las cadenas perpetuas y las confiscaciones, pero no tuvieron en cuenta la pérdida de sus hijos. Esta vez realmente nos van a matar'". Palabras pesadas, pero tremendamente realistas. Para un jefe, perder un hijo significa perder poder. De hecho, hoy en día la labor del programa de apoyo a mujeres y niños "Libre de elegir" representa una gran amenaza para la organización mafiosa. Un programa en el que, además de los niños, también participan las madres, cuyo papel como mujeres casadas con jefes mafiosos es central, según explicó Badolati. Se trata de "mujeres extraordinarias, capaces de romper el equilibrio familiar", se hizo eco el magistrado Lombardo, "esposas, madres e hijas, por tanto, capaces, con valentía, de provocar efectos destructivos que son devastadores para la estructura criminal". Esto también es resultado del esfuerzo y la coherencia del poder judicial calabrés. "Entre finales del 2007 y principios del 2008, muchas mujeres de la 'Ndrangheta comprendieron que el frente policial había cambiado y que no se limitaban a realizar simplemente la tradicional operación de policía judicial -recordó Lombardo- sino que también había cambiado el poder judicial. los ojos que se necesitan para afrontar el fenómeno". "Los hijos traidores que Arcangelo describe en el libro no son en realidad hijos traidores", afirmó el fiscal adjunto. "Los traidores son los padres y madres que nunca han roto su vínculo con la lógica mafiosa y que lamentablemente hoy se han convertido en un enorme problema especialmente para sus hijos". Por eso la oración final a los periodistas y al público de Trame: "Hablen bien de este mundo, encontrando las palabras adecuadas, llegando a aquellos que nunca leerán una sentencia porque no tienen habilidades específicas para comprender la importancia de un proceso. Cuenten sin importar los gags". "Su tarea -concluyó- es más importante que la de alguien que hace mi trabajo, a menudo y con buena voluntad, entre mil dificultades".

*Foto de Portada: Antimafia Duemila

*Foto 3: Paola Militano

*Foto 4: Arcangelo Badolati