Miércoles 17 Julio 2024

Desde los años 1990 hasta hoy, las asociaciones albanesas han cobrado protagonismo y han conquistado los puertos del norte de Europa.

Su peligrosidad es similar a la de otras mafias

La mafia albanesa, entre las mafias extranjeras presentes en Italia, es sin duda la más emergente, además de ser la que preocupa más que otras a los magistrados y a las fuerzas del orden. Drogas, armas, violencia, blanqueo de capitales, tráfico de migrantes y todo tipo de negocios. La lista de actividades criminales de esta organización es amplia y está en todos los sentidos incluida en el registro de las mafias más peligrosas del país y del continente europeo. En el último informe semestral (enero-junio de 2023) de la Dirección de Investigaciones Antimafia (DIA), la dimensión del peligro y la carrera hacia la cima de los jefes de Tirana es más que clara, además de alarmante. "Se trata de asociaciones bien estructuradas respaldadas por un fuerte componente solidario, ya que se fortalecen internamente por los vínculos parentales. Están técnicamente equipados y son capaces de organizar actividades delictivas en subgrupos, con gran movilidad en todo el territorio nacional, a los que se les confían tareas específicas que dependen de representantes en Italia y en el extranjero. Por todo ello, son muy peligrosos y agresivos", informan analistas de la DIA. Entre las diversas actividades ilícitas, la mafia albanesa se ha hecho un nombre en Europa y en todo el mundo gracias al tráfico de drogas.

"Las organizaciones albanesas -dice el informe- han demostrado estar particularmente organizadas también a nivel internacional, además de ser capaces de comunicarse directamente con los cárteles sudamericanos para la importación, desde países tradicionalmente productores, de grandes cantidades de cocaína, destinada al suministro de células de compatriotas que operan en los principales mercados italianos". Los magistrados también comprobaron varios episodios de sinergias operativas de los albaneses con los jefes de las históricas organizaciones mafiosas italianas, de la Camorra y, sobre todo, de la 'Ndrangheta. La DIA ha documentado, en particular, la dedicación de los grupos criminales albaneses al tráfico de drogas a través de las ciudades costeras del norte de Europa, asumiendo las mismas habilidades que la 'Ndrangheta, que en estos puertos consigue gestionar la venta de cocaína procedente, por vía marítima, de América del Sur. Se trata de una alarma que también viene lanzando desde hace años el fiscal de la República de Nápoles, Nicola Gratteri, uno de los principales expertos en la lucha contra la 'Ndrangheta y el tráfico de drogas. "Hoy vemos a la mafia albanesa presente en el Amazonas o en Colombia y puede comprar incluso 200 kg de cocaína al por mayor y sin la empresa conjunta Ndrangheta. No hablemos de la mafia que ataca las villas, esos son los que pasan hambre". Se trata de "una mafia en expansión, muy fuerte y muy rica", comentó Gratteri, añadiendo que, en los Países Bajos, donde se encuentra uno de los principales puertos de tránsito de estupefacientes (Rotterdam), la mafia albanesa sólo es superada por la 'Ndrangheta. Una valoración que el magistrado extendió recientemente a todo el continente europeo.

"Los grupos criminales albaneses -informa la DIA- se dedican tradicionalmente al tráfico de marihuana a través de la llamada "Ruta de los Balcanes", ahora también reinvierten en forma permanente los beneficios en el tráfico de cocaína que importan al territorio nacional por vía terrestre, a través de las principales rutas de distribución europeas, pudiendo contar con sujetos asentados en el norte de Europa cerca de los principales puertos comerciales ( Amberes, Rotterdam y Hamburgo) donde, con el tiempo, consiguieron infiltrarse eficazmente". La descripción es clara. Estos grupos "constituyen una auténtica realidad criminal, tanto como proveedores de materias primas como como mensajeros y traficantes, al haberse arraigado en varios países europeos y haber establecido relaciones estables con narcotraficantes en todos los rincones del planeta".

La mafia albanesa en Italia, el éxodo de los años 90 y los primeros acuerdos

Para contextualizar la llegada de esta nueva mafia a Italia es necesario desempolvar la historia y remontarnos a los años noventa. De hecho, la expansión del hampa albanesa en nuestro país se debe a la apertura de las fronteras debido a acontecimientos políticos bien conocidos, a partir de 1991, cuando comenzó un importante éxodo de ciudadanos albaneses hacia los países europeos. Después de la caída de la URSS y el colapso del Muro de Berlín, la ola de crisis económica en Albania debido a la abrupta transición política del comunismo a la democracia empujó a decenas de miles de albaneses a emigrar hacia el oeste, a países que no pertenecían al bloque soviético.

Tras la muerte de Hoxha en 1985, le sucedió Ramiz Alia y en 1990 se vio obligado a admitir el pluralismo político y convocar a las primeras elecciones libres, que sin embargo fueron ganadas por los excomunistas.

Al poco tiempo, luego de una crisis económica excepcional y continuas tensiones sociales, toda la nación se encontró en un estado de pobreza devastadora. Y esto empezó a provocar, a partir de mediados de los años 1980 y luego en mayor número a principios de los años 1990, frecuentes éxodos masivos hacia el Occidente capitalista e industrializado. Italia fue el primer destino, dada la proximidad geográfica. Recordaremos el desembarco, el 7 de marzo de 1991, en la costa de Apulia de 27.000 inmigrantes que huían de la pobreza. Ya en esa fase histórica, el vasto tráfico de personas representó un primer y atractivo negocio para las organizaciones mafiosas albanesas que se lucraban con las vidas de personas desesperadas. A partir de ese momento ha sido una carrera cuesta abajo y hoy la mafia albanesa es tratada por los investigadores y las fuerzas del orden al mismo nivel que Cosa Nostra, la 'Ndrangheta y la Camorra.

"La posición geográfica favorable de las costas albanesas en comparación con las de Apulia, así como la conformación geográfica del Gargano, proporcionan además una conexión directa con Italia", añade la DIA al respecto. "Por esta razón, el crimen organizado italiano comparte numerosos asuntos ilícitos con el albanés, ya que la ruta del Adriático se caracteriza por ser un centro de paso de drogas desde Albania no sólo hacia Italia, sino hacia el resto de Europa, y también porque es favorecida mediante conexiones aéreas con los países balcánicos que dominan el Adriático".

Según la Dirección de Investigaciones Antimafia, "las asociaciones albanesas son las que, más que otras, han sabido arraigarse en el territorio, expandirse en diferentes regiones e interactuar, más que cualquier otra organización, con las organizaciones nativas en el tráfico de drogas". Un peligro, el de la mafia albanesa, que ha puesto de relieve la necesidad de poner en práctica la colaboración ya existente entre Italia y Albania.

El papel "predominante" del crimen organizado albanés en el sector del narcotráfico se ha manifestado con el tiempo en numerosas operaciones policiales, algunas llevadas a cabo por la DIA.

"El modus operandi utilizado -continúa el informe semestral de la Dirección de Investigaciones Antimafia- consiste en que estas organizaciones criminales transnacionales transportan a numerosos inmigrantes de diversos grupos étnicos desde las costas albanesas hasta territorio italiano mediante potentes botes y veleros, a través del Canal de Otranto (principalmente iraníes, paquistaníes, iraquíes, egipcios, sirios y afganos). El lugar de desembarco más utilizado por los contrabandistas es la costa del bajo Salento, con desembarcos ocasionales en las costas jónicas".

"Otro sector de interés, prerrogativa de los grupos criminales albaneses, es el de la inmigración ilegal y la trata de seres humanos".

albanesa2

Ataques a fiscales

Volviendo a las similitudes entre la mafia italiana y la albanesa, esta última también ha adoptado de la primera la predisposición a eliminar, con violencia, a todos aquellos que se interponen en su negocio. Emblemático es el caso del jefe Elvis Demce, un mafioso albanés muy famoso en la escena criminal romana que pretendía asesinar a un fiscal que lo investigaba. Demce era descendiente de Fabrizio Piscitelli, alias "Diabolik", el líder de los Irreductibles del Lazio, asesinado el 7 de agosto de 2019 en el Parco degli Acquedotti. El fiscal a eliminar habría sido Francesco Cascini, de la fiscalía de Roma, que investigó el intento de asesinato del rival de Demce, Alessio Marzani, delincuente convicto de 45 años y herido de bala el 22 de octubre de 2020 en Acilia. Un intento de asesinato por el que Demce fue condenado recientemente a 18 años y 6 meses. Cascini, en el 2022, año en que la amenaza fue interceptada por los investigadores, había desmantelado el grupo criminal de Demce en el marco de la investigación "Aquila Azzurra". Y el albanés quería venganza. "El sábado es mi fiesta... ¿qué me regalas?", preguntó un afiliado a Demce, en alusión al plan para eliminar "al fiscal que me quiere muerto". Los chats interceptados por los carabineros, todos ellos desarrollados en el sistema de mensajería "Sky Ecc", mostraban también fotos de la pistola y de la metralleta que debían servir para tal fin: "¿Qué le pasa a un vehículo blindado? Lo cortaré en dos". El primero en lanzar la idea fue Alessandro Corvesi, exjugador de la Primavera de la Lazio, condenado junto a Demce en el juicio por el intento de asesinato de Marzani: "¿Alguna vez han matado a un fiscal? ¿Tienen custodia? Lo quiero muerto. Le dispararé afuera, en Piazzale Clodio". Y Demce, después de haber admitido que "intentan destruir nuestro círculo", pero al comprobar la dificultad de un ataque, propuso en cambio contratar a una prostituta para grabar un vídeo comprometedor con el que chantajearlo: "A esta gente les haces más daño si grabas algunos vídeos o tienes algo para sujetar sus pelotas". Giuseppe Cascini, hermano del magistrado y ex miembro del CSM, también habría acabado en el plan de atentado.

Más recientemente, el nombre de Demce surgió en el escándalo de Paolo Signorelli, el ahora ex portavoz del ministro Francesco Lollobrigida, que acabó en todos los periódicos porque elogió a los terroristas negros de la masacre de Bolonia e insultó a los judíos. En la investigación sobre el asesinato de "Diabolik" surgieron elogios e insultos. Los dos se conocían bien y en diciembre del 2018 el portavoz del ministro y el ultra comentaron la absolución de Demce en apelación por el asesinato de "Federichetto" De Meo, asesinado con cinco disparos entre la cabeza y el pecho el 24 de septiembre del 2013. "Pero ¿absolvieron a Elvis? Fantástico", preguntó Signorelli. Del otro lado, "Diabolik" respondió celebrando con un largo "Sííí".

*Foto de Portada: Antimafia Duemila

*Foto 2: Elvis Demce