Miércoles 17 Julio 2024

Hace un año moría Berlusconi, pero el berlusconismo sigue vivo y goza de plena salud. Hoy el homenaje en las redes unificadas en Mediaset

Hace trescientos sesenta y cinco días, a la edad de 86 años, Silvio Berlusconi fallecía en el hospital San Raffaele de Milán. Las reacciones de los italianos ante la noticia del fallecimiento del ex primer ministro fueron variadas, al igual que la opinión que tuvieron sobre toda su labor política. Amor, odio. Admiración, desprecio. Probablemente ningún otro primer ministro italiano haya causado tanta división como el "Caimano". Pero a pesar de las opiniones divergentes, el año pasado Berlusconi fue despedido con todos los honores. Recordaremos el vergonzoso funeral de Estado, en la Piazza Duomo de Milán, en presencia del presidente de la República (que reiteró su pésame esta mañana), del primer ministro, de los presidentes de la Cámara y del Senado y de los seguidores de Berlusconi. Un último adiós a un delincuente convicto, con banderas a media asta, y con la presencia de los más altos funcionarios del Estado. El mismo Estado que el ex primer ministro manchó y traicionó en veinte años de gobierno.

Hoy, un año después de su muerte, se le hace un nuevo homenaje: la emisión en horario de máxima audiencia y simultáneamente en todos los canales de Mediaset, creación televisiva de Berlusconi, del documental "Querido presidente, un año después". Un homenaje a las redes unidas que hace un guiño al icónico anuncio del '94 con el que el entonces empresario anunció su descenso a la política con Forza Italia. Este 12 de junio, primer aniversario de la muerte del "Caballero", el pueblo de Berlusconi, empezando por el gobierno, lo recuerda con lágrimas en el rostro y una intensa nostalgia. Casi una saudade berlusconiana (ese sentimiento, enteramente brasileño, de melancolía y gusto romántico por la soledad, acompañado de un fuerte deseo de algo ausente). "Dejó una huella indeleble en la historia política italiana", afirmó la primera ministra Giorgia Meloni. "Tenía la capacidad de hacer realidad los sueños", repitió Ignazio La Russa. "Berlusconi ha influido en toda mi vida", afirmó el viceprimer ministro Antonio Tajani. "Siempre antepuso el interés nacional a cualquier otra cosa", añadió el líder de Forza Italia (lo dijo, de verdad).

Bendito Silvio Berlusconi. Beatificado Silvio Berlusconi. En estos doce meses las palabras evangélicas pronunciadas por el Caballero en 1995 tendrán eco entre los miembros del ejecutivo, en el Palacio Chigi y entre las filas de Forza Italia. "Deben convertirse en misioneros, o más bien en apóstoles, les explicaré el Evangelio de Forza Italia, el Evangelio de Silvio". El actual gobierno Meloni ha asumido esta misión apostólica hasta el punto de haber aplicado, o al menos planificado, gran parte del programa político de Berlusconi: primeriato, amordazamiento de la prensa, ataque a la RAI, carreras judiciales separadas, a través del crimen de abuso de poder, reforma de las escuchas telefónicas, nuevo código de adquisiciones. La lista es larga y está en progreso.

Pero si Fratelli d'Italia, el partido mayoritario, se limitó a hacer realidad algunos de los deseos incumplidos de Berlusconi, Forza Italia fue mucho más lejos al rendir homenaje a su líder. Antonio Tajani y los demás, de hecho, deben creer tanto en la resurrección que consideraron oportuno resucitar a Berlusconi nombrándolo para el Parlamento Europeo. Cosas nunca vistas. Forza Italia no sólo mostró su sonrisa maliciosa en cada valla publicitaria o anuncio electoral del partido, sino que incluso dio a los votantes la oportunidad de votar por Berlusconi en las urnas el fin de semana pasado.

Una medida que juega con los sentimientos de la población, como enseñó el ex primer ministro ("El público italiano no está formado sólo por intelectuales, el promedio es un niño de séptimo grado que ni siquiera se sienta en el primer banco. Con ellos tengo que hablar", afirmó). Un movimiento nostálgico políticamente inútil de Forza Italia, pero que aun así tuvo éxito (con el 9,6% de los votos FI logró superar a la Liga y convertirse en el segundo partido de la coalición que apoya a Giorgia Meloni). Berlusconi será así recordado como el primer candidato que se presentó a las elecciones estando muerto. Otro de los récords del "Caballero", después de aquellos que lo encasillan en la historia como el primer premier italiano acusado de haber corrompido a ciudadanos, jueces, testigos, pagado a jefes de la mafia y ser el instigador de las masacres del '93. Y mucho, mucho más. Acusaciones todas de las que logró escapar con absoluciones o prescripciones. Signos de la providencia que acudieron en ayuda del "ungido del Señor" al menos treinta veces (tantos fueron sus procesos).

Pero dejemos a Berlusconi perseguido por las "togas rojas", como él mismo se definía, y volvamos a Silvio, el líder político.

"Silvio sigue en el campo, es como si estuviera más vivo entre nosotros que nunca", dijo hoy suspirando Sestino Giacomoni, que por aquí eso sí, durante treinta años fue la sombra del "Caballero". Es difícil culparlo. Más allá de la pintoresca elección de colocar la gran cara del "Caimán" en pancartas publicitarias en todo el país (especialmente en Sicilia, donde Forza Italia llegó a fin de mes) para captar los votos de los nostálgicos, Berlusconi realmente sigue entre nosotros. De hecho, una vez muerto el hombre, Berlusconi sobrevivió en sus ideas, en su manera gerencial y ultraliberal de hacer política. En esta mayoría ha sobrevivido esa forma de gobernar centrada en garantizar las ventajas de unos pocos en detrimento de muchos; el giro emprendedor de la democracia y el desmantelamiento de conquistas y derechos para favorecer al mercado. Y de nuevo la hostilidad hacia todos los sistemas de control: desde la ANAC hasta el Tribunal de Cuentas. Recuerden la furiosa guerra contra magistrados y sindicatos. La asociación "juez-comunista" sigue estando de moda en el gobierno Meloni, basta recordar el caso de la jueza Iolanda Apostolico. Por no hablar de los asientos para amigos y familiares. Las puertas giratorias, el lobby desenfrenado del Palacio, el evidente conflicto de intereses de algunos altos miembros del ejecutivo (Berlusconi, propietario de tres televisiones, nunca fue acusado a este respecto).

Y, paradójicamente, incluso los estallidos xenófobos, antisemitas y la vergüenza internacional que acompañaron durante mucho tiempo a la Italia de Berlusconi han permanecido en el gobierno actual ("No podemos ceder a la idea de la sustitución étnica", había dicho el ministro de Agricultura Lollobrigida. y luego se disculpó culpando a su ignorancia). La Italia de Giorgia Meloni no está amenazada por la amenaza fascista, sino por la berlusconiana que, parafraseando un discurso de Enrico Berlinguer (ayer se cumplieron 40 años de la muerte del líder del PCI), "todas las libertades destruyen y hacen vanas". En los últimos años de su vida, Berlusconi vivió uno de los pocos momentos de claridad política respecto al conflicto ruso-ucraniano. El ex primer ministro, como sabemos, contaba con grandes amistades a nivel internacional: desde Obama hasta Sarkozy, desde Gadafi (a quien usted luego traicionó enviando combatientes italianos a bombardearlo en la guerra civil de 2011) hasta Vladimir Putin. Con este último había formado un vínculo muy fuerte a lo largo de los años (hasta el punto de que el líder ruso le dedicó un minuto de silencio hace un año) y esta relación podría haber fomentado el diálogo entre rusos y ucranianos para el fin de la guerra, además de relanzar a Italia como país mediador de paz como lo fue alguna vez. Berlusconi fue muy claro sobre el desarrollo de los hechos en relación con la guerra en Ucrania.

Era consciente de las responsabilidades de Kiev, del incumplimiento de los acuerdos de Minsk, de la furia asesina de Vlodymyr Zelensky en el Donbass contra los rusoparlantes que pedían ayuda al presidente ruso. "Putin -dijo Berlusconi en secreto a los miembros de su partido- tenía que sustituir al gobierno de Zelensky por un gobierno de gente respetable". Sus posiciones bilaterales y completamente abiertas sobre el conflicto probablemente habrían sido convenientes para volver a las negociaciones. Pero el destino quiso algo más. Y en cuanto al conflicto en curso, mientras los ucranianos y los rusos siguen muriendo, el tono se vuelve cada día más acalorado. La OTAN teme una intervención "sobre el terreno" y Moscú, en cambio, amenaza con el uso de armas nucleares. Una figura como Berlusconi podría haber sido útil en este período. Quién sabe si el mismísimo gobierno cristiano de Meloni, consultando el más allá, no reciba algún consejo del "ungido del Señor".

*Foto de Portada: Reelaboración gráfica mediante edición con IA de Paolo Bassani