Viernes 12 Julio 2024

El 6 de junio de 1968, el hermano de JFK, candidato en las elecciones de Estados Unidos, murió en un atentado en Los Ángeles perpetrado por Sirhan Sirhan

Hotel Ambassador, Los Ángeles, 5 de junio de 1968. Es poco más de medianoche y Robert Francis Kennedy, candidato del Partido Demócrata y hermano de JFK, está emocionado tras haber ganado las primarias presidenciales en California con el 46% de los votos. Mientras esperaba en una habitación de hotel para anunciar a la prensa su éxito electoral, su sonrisa se apaga repentinamente al oír la explosión sorda de disparos de una pistola calibre 22 mientras camina por los pasillos adyacentes a las cocinas. Quien apretó el gatillo fue Sirhan Sirhan, un ciudadano jordano de origen palestino que se escondía entre los carritos de servicio de los camareros. Kennedy recibe balazos en el hombro, en el cuello y en la oreja. El ex ministro de Justicia, séptimo de los nueve hermanos del desafortunado clan irlandés Kennedy, muere al día siguiente en el Hospital del Buen Samaritano. Junto a él, otras cinco personas resultaron heridas, afortunadamente sólo heridas. En referencia a su "vida temprana", para usar un término anglosajón, Robert Kennedy había nacido el 20 de noviembre de 1925. También conocido como Bob o Bobby, se graduó en la Universidad de Harvard en 1948, después de una breve experiencia en la Marina. Se licenció en Derecho en la Universidad de Virginia en 1951 y lideró la campaña para las elecciones al Senado (1952) que tuvieron como candidato a su hermano mayor, John Fitzgerald Kennedy, que luego ganó. Bob Kennedy se hizo un nombre al convertirse en uno de los principales asesores legales del Senado que trabajó para las audiencias del "Comité Anti-Rackets" en 1956 y luego lo dejó todo en 1959 para liderar y apoyar la campaña presidencial de su hermano, quien permaneció en el cargo hasta el día de su misterioso asesinato, ocurrido en Dallas el 22 de noviembre de 1963. Durante su administración en Washington, se convertirá en ministro de Justicia, cargo que dejará tras el fatal atentado de John, ocupando un escaño en el Senado, representando a Nueva York. Fue elegido en noviembre de 1964 y cuatro años después anunció su candidatura a la presidencia. Antes de California, Bob había ganado en Indiana, Nebraska y Dakota del Sur. La victoria en las elecciones presidenciales estaba a un paso. Pero el sueño se rompió en la emboscada de hace 56 años. Como en el caso de John Fitzgerald Kennedy, el asesinato de su hermano Robert, que pretendía convertirse en presidente de Estados Unidos, está envuelto en un velo de misterio. Robert Kennedy, al igual que John, era un líder respetado por el pueblo y no querido por el establishment.

El compromiso político

Como ministro de Justicia llevó adelante una impresionante lucha contra la mafia y sus negocios en Estados Unidos. Después de liderar con éxito la campaña presidencial de su hermano, fue elegido fiscal general (el equivalente de Guardián de los Sellos en Italia, o ministro de Justicia) en el gobierno de Kennedy. Mientras estuvo en el cargo, se ganó el respeto por su administración eficaz e imparcial del Departamento de Justicia. Bob Kennedy, de hecho, fue el político que más que nadie infligió golpes muy duros a los jefes mafiosos en el extranjero. Como ministro lanzó una exitosa campaña contra el crimen organizado. Y durante su mandato las penas contra mafiosos aumentaron un 800%. La lucha contra la mafia, especialmente contra Cosa Nostra estadounidense, dirigida por don Vito Genovese, se convirtió en una pasión para Kennedy que ordenó que el FBI volviera al Ministerio de Justicia y aumentó el número de magistrados. Y en el 63 logró que el soldado de la familia Genovese, Joseph "Joe" Valachi, compareciera ante la Comisión McClellan, creada en el 57 para investigar las relaciones entre el crimen y los sindicatos. El propio Kennedy fue uno de los abogados que lo interrogó frente a 100.000 personas. Y ante millones de espectadores en directo, Valachi reveló todos los secretos de Cosa Nostra en Estados Unidos, convirtiéndose en el primer gran traidor de la mafia italoamericana. Al mismo tiempo, se opuso firmemente al creciente racismo que reinaba en el país en aquellos años. Es famoso el discurso pronunciado el día del asesinato de Martin Luther King, el 4 de abril de 1968, cuando Kennedy acababa de aterrizar en Indianápolis para realizar una manifestación contra el racismo en pleno corazón del gueto negro de Indianápolis y fue él quien comunicó la trágica noticia a la multitud, a pesar de los intentos de la policía por disuadirlo, preocupada por posibles represalias contra el líder político. "A aquellos de ustedes que son negros y hoy están llenos de odio y desconfianza contra todos los blancos por la injusticia sufrida, sólo les digo que yo también tengo el mismo sentimiento en mi corazón", dijo con la voz quebrada por la emoción. "Yo también tengo un familiar asesinado por un hombre blanco", añadió, recordando a Lee Harvey Oswald, el presunto asesino de su hermano (otro de los muchos misterios que rodean el crimen de JFK, y que se suma a todos los demás ensombrecen la dramática historia del clan Kennedy en general). La agenda política de Kennedy era densa: lucha contra la mafia, corrupción, intervenciones contra la pobreza y el desempleo, derechos e igualdad de oportunidades.

Geopolítica y apoyo a Israel, el presunto móvil del crimen

En el frente geopolítico, se desempeñó como asesor clave de JFK en las cuestiones cubanas de la invasión de Bahía de Cochinos de 1961 y en la crisis de los misiles 18 meses después. Fue partidario, aunque sólo inicialmente, de la invasión de Vietnam, y luego tuvo la honestidad intelectual de cambiar de opinión: "¿Somos como el Dios del Antiguo Testamento? ¿Podemos decidir en Washington qué ciudades, qué pueblos, qué chozas serán destruidas en Vietnam? ¿Tenemos autoridad para matar a decenas y decenas de miles de personas?". Sin embargo, la posición sobre la cuestión palestina es diferente. Es bien sabido que Bob Kennedy apoyó a Israel, política y militarmente, en su "Guerra de los Seis Días", que comenzó un año y un día antes del ataque, en la que el autodenominado Estado judío invadió por la fuerza el resto de la Palestina histórica (que todavía ocupa). Su postura sobre el tema habría sido uno de los motivos del ataque perpetrado por el palestino Sirhan Sirhan. Pero es plausible pensar que Sirhan Sirhan solo fue un brazo armado más de algunos grupos de poder ocultistas intolerantes con las políticas sociales de Kennedy, empezando por el compromiso antimafia que el candidato presidencial podría haber adoptado una vez ganadas las elecciones.

Desorientaciones y misterios

Y así llegamos al asesinato. La emboscada contra Robert Kennedy todavía presenta misterios que nunca fueron completamente disipados, al igual que el magnicidio de su hermano JFK por parte de la mafia y la CIA. La autopsia del cadáver del ex ministro de Justicia fue realizada por el médico forense Thomas Noguchi, la mañana del 6 de junio de 1968. En el informe, redactado también en presencia de los médicos forenses del ejército, se desprende que las balas disparadas por Sirhan contra Kennedy habían sido cuatro y no tres. El último habría rozado la ropa del senador. Considerando que el arma que disparó tenía ocho tiros y que hubo cinco heridos además de Kennedy, la hipótesis de que alguien más pudo haber disparado esa noche en el Hotel Ambassador es plausible.

El informe balístico también destacó que el disparo mortal había penetrado debajo de la oreja derecha después de haber sido disparado desde muy cerca (del orden de centímetros), mientras que Sirhan evidentemente había disparado frontalmente y a una distancia de más de 1 metro de la víctima. Además, pocos meses después de los hechos, el periódico Free Press tuvo posesión de algunas fotografías tomadas por los forenses que mostraban otros agujeros de bala en el marco de una puerta que se descubrió que había sido retirada el 28 de junio y posteriormente destruida. A lo largo de los años se habló de una mujer misteriosa "con un vestido de lunares" que fue vista en compañía de Sirhan antes del asesinato. Esto también lo habría visto la asistente de campaña de Kennedy, Sara Serrano, quien habría oído decir las palabras "lo matamos, matamos a Kennedy" mientras bajaba las escaleras hacia el vestíbulo del Ambassador. Incluso un oficial de la policía de Los Ángeles, el sargento Paul Sharaga, afirmó inicialmente haber encontrado a la "mujer con el vestido de lunares" justo afuera del Ambassador mientras su patrulla se apresuraba hacia el lugar del ataque. Todos los testimonios serían retractados con el tiempo y en ningún caso fueron considerados como prueba por los investigadores. Al llegar a Sirhan Sirhan, los jueces lo condenaron a la pena capital, que luego fue conmutada por cadena perpetua que aún cumple en la prisión de Corcoran, California.

El legado de Bob

Cincuenta y seis años después del asesinato de Bob en Los Ángeles y sesenta y un años después del asesinato de John en Dallas, un Kennedy podría, aunque con dificultades, volver a ocupar el cargo de presidente de los Estados Unidos en la Casa Blanca. Este es Bob Kennedy jr., hijo del ex ministro de Justicia y sobrino de JFK. Abogado de profesión, Bob Kennedy jr. tiene la impronta de su padre y su tío. Hoy, como candidato demócrata por primera vez, según la tradición familiar, y desde hace unos meses como independiente, desafía a Joe Biden y a Donald Trump (recientemente declarado culpable de pagar el silencio de una estrella del porno) con una agenda política que refleja la llevada adelante por Bob Sr. y JFK. También él es un enemigo jurado del complejo industrial militar estadounidense, que factura 1,3 billones de dólares (Estados Unidos tiene un gasto militar mayor que el de diez países juntos). "Necesitamos desmantelar la industria bélica, la máquina de guerra, que está llevando a nuestro país a la quiebra", dijo en una entrevista con CNBC. El candidato a la presidencia número 47 de Estados Unidos es un anti intervencionista, contrario al mantenimiento y al envío de contingentes militares al exterior en escenarios de guerra. Escenarios donde Estados Unidos juega un papel decisivo y que Kennedy hijo considera el primer problema de desestabilización global, así como del endeudamiento de su país.

Bob Kennedy Jr., al igual que su padre, también es sensible a las graves condiciones de pobreza y abandono en las que se encuentran muchos estadounidenses (alrededor del 12% vive en estado de necesidad). Y también en el frente de lucha contra la mafia, la corrupción y el narcotráfico, la agenda política del hijo del ex ministro de Justicia, el más importante de la historia de Estados Unidos, es muy clara. Por todos estos desafíos que Kennedy jr. promete ganar si es elegido, el candidato es atacado por el establishment estadounidense, desde los principales periódicos y televisiones. Exactamente lo mismo que pasó con su padre y su tío. El coraje da sus frutos y desde hace algunos años los principales periódicos y las cadenas de televisión lo acusan, por ejemplo, de ser un ávido antivacunas y antisemita. Acusaciones que ha devuelto al remitente, especialmente este último, dado su fuerte apoyo a Israel -al igual que su padre-, la única mancha, ni siquiera tan pequeña, en su agenda política. Pero no sólo están las deslegitimaciones. Kennedy también fue amenazado de muerte varias veces y sucedió que alguien intentó, afortunadamente sin éxito, matarlo. La inteligencia es consciente de los peligros, pero nadie ni nada se mueve. Durante meses ha estado pidiendo a la administración Biden poder tener una custodia, pero le fue negada sistemáticamente. El objetivo parece claro, intentar eliminarlo física y no sólo políticamente, antes del "día X", el 5 de noviembre del 2024. En Estados Unidos hay quienes quieren impedir que Robert Kennedy jr. siga los pasos de su padre y de su tío para construir un gran movimiento global por la paz y así salvar al país que actualmente se encuentra al borde de la autodestrucción.

*Foto de Portada: Diseño gráfico de Paolo Bassani