Miércoles 17 Julio 2024

"Emoción por el recuerdo de Giovanna Maggiani Chelli y su sed de verdad y justicia"

"Acaba de cumplirse el enésimo aniversario de la masacre de Capaci. Cada vez vivo con mayor malestar las conmemoraciones oficiales que cada año se repiten con mayor pompa en Palermo. Me refiero a las institucionales. Y las vivo con malestar por una simple razón: creo que el sueño y el pensamiento de Giovanni Falcone han sido traicionados".

Quien así se expresa es el fiscal nacional adjunto antimafia, Nino Di Matteo, que intervino durante la conferencia "Memoria y búsqueda de la verdad más allá del 'golpe de olvido'", organizada ayer en Florencia por la revista ANTIMAFIADuemila. En el Salone dei Cinquecento (Palacio Vecchio), intervinieron Luigi Dainelli (presidente de la Asociación de Familiares de las Víctimas de via dei Georgofili), el abogado Danilo Ammannato, Salvatore Borsellino, Angelo Garavaglia Fragetta (cofundador de las Agendas Rojas) y el director de ANTIMAFIADuemila Giorgio Bongiovanni. El encuentro fue moderado por Giuseppe Galasso.

Una sala llena de personas atentas para escuchar las distintas intervenciones. Di Matteo es un río desbordado. Y tras conmoverse por el recuerdo de Giovanna Maggiani Chelli, presidenta de la Asociación de Familiares de las Víctimas de via dei Georgofili, y tras expresar su solidaridad con el magistrado Luca Tescaroli "por los vergonzosos y denigrantes ataques de los que fue objeto en los últimos días", Nino Di Matteo señaló con el dedo a los traidores de Falcone.

"No olvido que la historia de Falcone fue una historia de repetidas derrotas cuando estuvo en la magistratura. Una historia de aislamiento, deslegitimación y amargura. Le dijeron: juez con ansia de protagonismo, juez politizado, juez comunista, y más. Y no puedo aceptar que hoy esas mismas personas y sus herederos pretendan conmemorar a Giovanni Falcone contrastando su figura con la de magistrados vivos, diciendo: 'Falcone nunca lo habría hecho'; 'Falcone nunca habría aparecido en la televisión'; 'Falcone nunca habría hablado de investigaciones y juicios en curso'".

dima2

Hoy, el sueño de Giovanni Falcone "ha sido traicionado" porque "ya no existe una política que luche en primera línea contra la mafia". Ha retrocedido. Y ante cualquier investigación sobre las relaciones entre sus exponentes y la mafia siempre responde con el mismo cliché: una parte de ella denuncia una conspiración del poder judicial; la otra -y esta es la que más me preocupa- no toma posición porque está esperando la sentencia definitiva de la magistratura". Anulando así la responsabilidad política de determinados comportamientos que deberían juzgarse "antes y con independencia de la posible responsabilidad penal de los mismos", subrayó Di Matteo.

La intuición de Falcone

Falcone fue el primero en comprender que Cosa Nostra no era sólo una organización criminal que se movía de forma autónoma, "sino que siempre se había nutrido de la capacidad de relacionarse con el poder político, económico, empresarial y financiero -dijo Di Matteo durante la conferencia-Al comprender esto, Falcone era plenamente consciente de que la guerra sólo podría ganarse cuando la política demostrara finalmente la voluntad de rechazar y romper las relaciones con la mafia". La mafia se alimenta de las relaciones con el poder, a menudo también mediante métodos corruptores. "En un momento en que las mafias intentan hacer negocios y entrar en la economía, mafia y corrupción son dos caras de la misma moneda criminal -prosiguió Di Matteo-. Y no es posible decir que se quiere luchar contra la mafia y al mismo tiempo aprobar reformas que debiliten las herramientas que tienen los magistrados para investigar y probar hechos corruptos. Limitar las escuchas telefónicas o incluso abolir el abuso de poder. Así como es posible decir que se respeta la autonomía de la magistratura y al mismo tiempo realizar reformas constitucionales como la separación de carreras y la modificación del principio de acción penal obligatoria. O exigir pruebas de psico aptitud que sirvan para que en el acceso a la magistratura decida alguien que evalúe cosas distintas a la preparación del magistrado. Y que a través de este mecanismo se encuentre la forma de excluir a un aspirante a magistrado solo por sus ideas".

dima3

"Saverio Lodato en su libro 'Cincuenta años de mafia' recordó que un minuto después de las primeras comunicaciones judiciales que surgieron de las declaraciones de Buscetta -dijo el magistrado- Falcone y Borsellino convocaron una conferencia de prensa para explicar cuáles eran los significados esenciales de esa iniciativa. Para explicar que Tommaso Buscetta había informado a los jueces sobre la estructura de Cosa Nostra y los métodos de funcionamiento de la organización mafiosa".

"Creo que ante lo que está pasando -añadió- un magistrado que ha jurado sobre la Constitución no sólo tiene derecho de hablar, sino que también tiene el deber de hablar en caso de distorsión de la autonomía e independencia del poder judicial y de los principios fundamentales de la Constitución. Avanzamos hacia un sistema de justicia que se aleja de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Corremos el riesgo de avanzar hacia un sistema de justicia caracterizado por una doble vía: eficiente y rápida en la represión de los delitos propios de la criminalidad de los más desprotegidos, y una justicia con armas descargadas contra los funcionarios de cuello blanco. Debemos evitar esto y guiarnos, en nuestros compromisos diarios, por lo preceptos de la Constitución. A menudo, cuando voy a las escuelas, me encuentro hablando con los jóvenes y trato de hacerles entender mis sentimientos sin pretender enseñarles nada. Mi sensación es que la Constitución no debería modificarse sino aplicarse. Y hasta ahora no ha sido así", subrayó el magistrado de Palermo.

dima4

Italia no quiere seguir el camino de la verdad

Entre los temas abordados por Nino Di Matteo se encuentra el relativo al papel de la memoria. Y al mencionarlo el magistrado subraya la importancia de la "visión unitaria" de los contextos. De 1992 a 1994 se perpetraron en Italia siete masacres. "Es importante comprender y subrayar la necesidad de una perspectiva de análisis global que tenga en cuenta estas masacres y también el marco político nacional e internacional de ese período", destaca Di Matteo, quien señala sin embargo que en Italia ocurre exactamente lo contrario. Con la sentencia de la Corte de Casación en el proceso de la Tratativa Estado-mafia, los jueces, de un plumazo, absolvieron a todos los acusados institucionales y "salvaron" a los jefes de la mafia con la prescripción, y fustigaron a "los jueces de Palermo porque, según ellos, habrían adoptado un enfoque historiográfico, cuando en realidad se trataba sólo de un enfoque sistémico en una evaluación conjunta de los hechos y situaciones". Y no solo eso. En Italia, la Comisión Parlamentaria Antimafia, "en lugar de ocuparse de la larga cadena de masacres, centró su atención sólo en algunos aspectos y algunas pistas de la masacre de via D'Amelio. Desatendiendo el análisis de los vínculos que tiene esa masacre con la que la precedió y las que siguieron".

dima5

Está claro que, en Italia, en la política y en general entre quienes gestionan el poder, "no hay voluntad de continuar el camino de la verdad -continuó diciendo Di Matteo con un sentimiento de profunda amargura- De hecho, por parte de muchos existe el deseo declarado de archivar esa página de la historia para siempre. Dejar atrás definitivamente la página de las masacres de principios de los 90, con una narrativa aceptable y tranquilizadora para todos. Y es que aquellas masacres fueron sólo el epílogo de la guerra de los mafiosos malos contra el Estado bueno que los combatió incondicionalmente. Por eso es necesaria la memoria, la reflexión y llamar a las cosas por su nombre. Esta es la razón por la que, respecto de esta sentencia del Tribunal de Casación, he decidido aceptar, considerándola casi obligada, la invitación a reflexionar de Saverio Lodato (contenida en las páginas del libro Il colpo di spugna)".

dima6

Casación: un veredicto parteaguas

Finalmente, Di Matteo destacó el peligro que se esconde detrás del borrón y cuenta nueva de la Corte de Casaciçon. "Estoy bastante preocupado por esta sentencia porque temo que marque un antes y un después entre dos épocas -explicó- Una especie de señal para todos aquellos jueces o fiscales que ahora y en el futuro deban afrontar acontecimientos que no pueden considerarse de forma aislada, sino que requieren un contexto y hechos diferentes". Para el magistrado de Palermo, "quizás era previsible que terminara así. Sabíamos desde el principio lo delicado y riesgoso que era el asunto que tratábamos, pero sabíamos que el juicio debía llevarse a cabo como exige el principio de acción penal obligatoria. Por eso hoy no me siento derrotado en absoluto. Los fiscales cumplimos con nuestro deber -añadió- Por eso hemos dejado de lado todos los cálculos oportunistas y las ambiciones profesionales. Porque para hacer este tipo de procesos es preciso hacerlo. Pero, por otro lado, somos magistrados y tal vez deberíamos tener el coraje de enmendar nuestros errores, de decir que la autonomía y la independencia del poder judicial a menudo se ven limitadas por ataques violentos que vienen del exterior, pero muchas veces también de un exceso de ambición de los magistrados que, para aspirar a cargos de cierta naturaleza, a menudo quieren presentarse como confiables ante el poder".

dima7

*Foto © Paolo Bassani/Davide de Bari