Miércoles 17 Abril 2024

"Desde el punto de vista tecnológico estamos un poco atrasados. Porque en los últimos diez años no hemos invertido en tecnología, no hemos invertido en contratación y no estoy pensando sólo en la policía, los carabineros o la guardia de finanzas, sino también en los expertos informáticos, en los hackers buenos, entre comillas, que sean capaces de superar a los ingenieros informáticos que las mafias ahora pueden pagar, reclutar o contratar". Así lo afirmó el jefe de la Fiscalía de Nápoles, Nicola Gratteri, anoche en Trani, donde presentó el libro Il grifone (El grifo) escrito con el historiador Antonio Nicosia. "Pienso, por ejemplo, en la 'Ndrangheta, que contrató a ingenieros informáticos alemanes y rumanos para extraer bitcoins y realizar un reciclaje sofisticado -continuó diciendo- pienso, por ejemplo, en la Camorra, que no sólo pudo extraer bitcoins sino también trabajar en la dark web, donde se puede comprar grandes cantidades de cocaína, encargar asesinatos y cometer toda una gama de posibles delitos, comunicándose en plataformas que sólo podemos perseguir. Y no veo reformas que sirvan para luchar contra las mafias o para acelerar los procesos. Se están haciendo reformas -afirmó- que no sirven para acelerar los procesos y que no sirven para dar respuestas a las necesidades de la gente. Además -prosiguió- deben ser realizadas por profesionales, por magistrados y abogados que están todos los días en los tribunales y no por personas que nunca han estado en una sala de audiencias". Quien las lleva a cabo "seguramente, desde un punto de vista doctrinal podría hablar durante una semana sobre cualquier figura jurídica -añadió- pero luego, cuando se deben aplicar esos conocimientos, cuando se los traduce al nivel sustancial, vemos que no tienen nada que ver con las necesidades de agilización del proceso ni con las garantías del mismo".

Foto: © Imagoeconomica