Domingo 23 Junio 2024

El prólogo del fiscal adjunto de Reggio Calabria al libro-diario póstumo del juez y político

"No hace falta preguntarse demasiado qué es la mafia hoy, no tiene mucho sentido preguntarse cómo se manifiestan las complejas dinámicas que caracterizan las formas más avanzadas del crimen organizado, que van mucho más allá de la referencia a la acción criminal única.

No tiene ningún sentido preguntarse si la 'Ndrangheta es hoy más rica y más poderosa que Cosa Nostra, o si la Camorra tiene características peculiares respecto a otras organizaciones criminales históricas.

De hecho, estamos llamados a hacer un esfuerzo diferente, que debe encontrar sus orígenes en el trabajo de quienes nos precedieron". Así se expresa Giuseppe Lombardo, fiscal adjunto de Reggio Calabria, en el prefacio del libro-diario póstumo del magistrado Ferdinando Imposimato, Las investigaciones de una vida (Edit. Koinè).

Un volumen lleno de revelaciones inéditas sobre las investigaciones más famosas dirigidas por el célebre juez Imposimato. Un dossier negro sobre la mafia, cuyos mecanismos finalmente se revelan y cuyos protagonistas son contados por el magistrado a través de una narración-reportaje que parte de los años '70 y llega hasta el año 2000. Además, los secretos de las investigaciones sobre el secuestro de Moro y las Brigadas Rojas, sobre la desaparición y muerte de Sindona, sobre los secuestros de los años 80, sobre la Banda della Magliana y la Camorra, sobre el ataque al Papa, Emanuela Orlandi y mucho más.

"Digámoslo sin rodeos -continúa Lombardo- es absolutamente engañoso hablar de fenómenos criminales particularmente insidiosos, limitándonos a observarlos en su dimensión aislada. Sin duda hay que subrayar que los componentes básicos de la mafia todavía operan en los distintos espacios territoriales, pero están compuestos principalmente por miembros del crimen organizado, ciertamente peligrosos, como todas las bandas criminales, pero sin grandes perspectivas ni proyectos significativos".

Según el fiscal adjunto, es urgente "cambiar el ángulo de visión, la perspectiva desde la cual se observa el fenómeno, en línea con el esfuerzo de Ferdinando Imposimato". El autor, escribe Lombardo, "comprendió, antes que muchos otros, que es necesario conocer en profundidad fenómenos complejos y que la investigación es la premisa esencial del largo camino del conocimiento, que debe realizarse sin miedos ni incertidumbres que puedan condicionar la actuación judicial". Reconstrucción de acontecimientos que han marcado nuestra historia.

Explica muy bien la particular complejidad de los acontecimientos judiciales que han desestabilizado a Italia, dejando muy claro que el problema criminal más grave afecta a la "sociedad honrada" y va mucho más allá. "La mafia está presente en todas partes, pero no trabaja sola" es una síntesis eficaz y tremendamente realista, que debe leerse evolutivamente en dirección a sistemas criminales integrados que se completan mediante continuas e inevitables adaptaciones estructurales y operativas.

"Parece claro -prosigue el magistrado- que el sistema mafioso evolucionado, aunque funcione desde hace mucho tiempo, con el paso de los años se ha vuelto profundamente diferente del que nació en la segunda mitad del siglo XX, inmediatamente después de la guerra. Hoy es un sistema criminal que vive y se alimenta de dinámicas refinadas, particularmente innovadoras y generalmente invisibles, fuertemente orientadas a la planificación y ejecución de operaciones sistémicas, capaces de generar profundas desviaciones -y aparentemente sin culpables inmediatos- en el ámbito político, económico y financiero".

"Los magistrados lo entendieron y fueron los primeros en decidir ir más allá de las apariencias y de las dinámicas criminales de los territorios referibles a los componentes básicos", recuerda Lombardo. "Lo que Imposimato vive durante su carrera como magistrado es el origen del sistema criminal de tipo mafioso del tercer milenio, que hoy estamos llamados a combatir con renovada determinación y visión de futuro".

"Un sistema que -explica el fiscal- funciona de manera unitaria e integrada, a nivel nacional e internacional, que se apoya en profesionales, en partes infieles de las instituciones, en operadores bancarios, financieros y profesionales esclavizados o corruptos, en ríos de dinero. suciedad que contamina los mercados e intenta influir, de esta manera, en la dinámica democrática y en las decisiones políticas".

"Al referirse a la obra de Giovanni Falcone, Imposimato impone profundas reflexiones sobre el método de búsqueda de la verdad procesal que debe utilizarse para evitar la desestabilización del sistema democrático generada por las dinámicas mafiosas. No nos preguntemos cuántos años han pasado: es inútil y no nos ayuda. Preguntémonos, en cambio, cuánto falta todavía para llegar a la meta, qué distancia nos separa de las respuestas que sirven para superar las zonas grises".

"Ya lo sabemos bien y el autor lo dice con gran eficacia: 'La mafia es un engranaje de poder, por lo tanto, el poder no puede destruirlo sin destruirse a sí mismo. Sería una especie de suicidio'.

Las masacres, los homicidios, las grandes operaciones de lavado de dinero, las cadenas de intermediarios, las operaciones comerciales sin nombre y sin rostro son funcionales a un objetivo ambicioso: la creación de un sistema paralelo capaz de sustituir al Estado de derecho". "Para alcanzar este objetivo -reflexiona Lombardo- los componentes criminales saben bien que deben ir más allá de la lógica criminal arcaica, evidentemente incompatible con la política de sumersión que caracteriza las acciones de la 'Ndrangheta y Cosa Nostra en las últimas décadas".

Luego el magistrado recordó que "en su larga experiencia profesional, Ferdinando Imposimato dirigió la atención precisamente en esa dirección: comprendió, antes y mejor que muchos otros, que los magistrados estamos llamados a golpear las cabezas pensantes de ese renovado sistema criminal unitario que rige la compleja dinámica del gran juego del poder mafioso".

Según el fiscal adjunto de Reggio Calabria, "es necesario identificar, perseguir y sancionar a los componentes principales, a menudo ocultos, que rigen las intervenciones en sectores estratégicos entre bastidores, que gestionan las dinámicas financieras importantes, porque ya es muy evidente de que el riesgo del uso de grandes capitales mafiosos no es sólo un problema a abordar desde el ámbito judicial, o con medidas de prevención patrimonial, sino que trae consigo enormes consecuencias político-económicas, generadas por atractivas operaciones de compra y gestión de títulos de deuda pública, nacionales e internacionales".

Y aún más. "Si hablamos de acciones efectivas para combatir esta forma evolucionada de sistema criminal, por ser una 'mafia de alto nivel', como bien dice Imposimato, el camino por recorrer es todavía largo y lleno de escollos: el inicio de investigaciones, como es fácil de imaginar, ya no puede suceder utilizando indicadores de anomalías tradicionales. Hay que rechazar las tesis de tantos observadores distraídos, que se hacen pasar por grandes expertos en el tema, encaminadas a sostener que no hay pruebas de que todo esto sea mafia, que no se puede descartar que las que acabamos de mencionar sean operaciones orgánicas y transitorias de criminalidad común o meras actividades de los lobbies". Sobre este punto, Lombardo concluye su reflexión afirmando que "una reconstrucción descendente de este tipo es muy peligrosa, precisamente porque niega la esencia de la verdadera mafia como sistema de poder. Hay que evitar con determinación caer en la trampa de quienes normalizan, de palabra y de hecho, los fenómenos criminales más avanzados y menos reconocibles".

Desde esta perspectiva, "el libro de Ferdinando Imposimato adquiere particular importancia: es una herramienta extraordinaria para evitar repetir el dramático error ya cometido en el período anterior a la temporada de masacres, cuando se llegó a considerar a Cosa Nostra como un grupo de criminales de carrera, muy temible, que jamás habría tenido el valor de golpear al Estado en sus componentes más expuestos".

"Desafortunadamente, el sistema mafioso integrado hace esto y mucho más. Y es capaz de hacerlo hoy, mañana y en un futuro próximo si no se encuentra la fuerza para oponerse hasta el final, con terquedad y sin reservas".

"Hoy ese sistema es capaz de matar sin generar clamor mediático, es capaz de corromper sin mover un solo euro, es capaz de dirigir exteriormente operaciones complejas, incluso a nivel internacional, sin proporcionar indicadores de reconocimiento exterior capaces de orientar inmediatamente la investigación".

"El método mafioso, hoy es indiscutible, obtiene su savia del mundo en el que opera: cuanto más se transforma el contexto condicionado, más difícil se vuelve reconocer el factor condicionante".

Según Lombardo, "no se debe pasar por alto el papel decisivo que desempeñan los instrumentos informativos, hoy fácilmente accesibles a todos, tanto criminales como observadores neutrales".

"Esto significa que observamos a la mafia y la mafia nos observa a nosotros, en una continua persecución de acción y reacción. El investigador adapta el método de lucha a las nuevas estrategias criminales, que, a su vez, se transforman continuamente para volverse inmunes a la acción investigadora".

Todo esto, "con una diferencia subyacente importante, a veces decisiva: nuestra acción antimafia presupone necesariamente la ocurrencia de un hecho penalmente relevante o, si es de carácter preventivo, la presencia de indicios de peligro, simples o cualificados. He ahí la gran ventaja a favor de las mafias que denunció Giovanni Falcone", resume el magistrado, que añade: "Es nuestra tarea, aprovechando también las herramientas avanzadas de la inteligencia artificial, reducir esa distancia e intentar hacerla irrelevante".

"Conocer en profundidad y catalogar los datos para planificar mejor la acción antimafia es la única respuesta posible: este es el mérito del libro de Imposimato, que se convierte en una herramienta indispensable de conciencia cívica. Explicar las manifestaciones más avanzadas del crimen organizado significa, de hecho, proporcionar claves de entendimiento al lector, que en su acción diaria se convierte así en protagonista de acciones personales capaces de desencadenar prácticas colectivas virtuosas, de firme y amplia oposición a la lógica mafiosa. Ya no es sólo la acción institucional que combate los fenómenos delictivos, ya no es el individuo que denuncia el mal específico sufrido, sino la acción civil y social disruptiva que se fortalece en la conciencia generalizada de los ciudadanos, primeros e ineludibles instrumentos de la legalidad".

Según el magistrado, "el esfuerzo extraordinario que se debe realizar debe, por tanto, ir más allá de las oficinas judiciales, más allá del aparato de investigación. La clase política debe imponerse, a sí misma y a los demás, el objetivo de eliminar definitivamente cualquier zona gris".

"De nada sirve hablar de futuro y legalidad a las nuevas generaciones, como lo hace muy claramente este libro, si no se es capaz de explicar del todo los aspectos menos conocidos de acontecimientos muy importantes".

"El Estado italiano debe encontrar, a pesar del tiempo transcurrido, los recursos humanos y materiales para aclarar las numerosas páginas oscuras que Ferdinando Imposimato reconstruye durante su apasionante relato".

En conclusión, dice Giuseppe Lombardo, "sin respuestas completas, esos acontecimientos criminales seguirán siendo un eterno presente para quienes cargan con las heridas, el peso, el dolor y el deseo de la verdad. Nunca podrán ser un tiempo pasado, definido, superado".

"Nuestro futuro debe quedar definitivamente liberado de una lógica criminal desviada y antidemocrática: ya no es momento de sufrir el condicionamiento del silencio, que anula y engaña la conciencia colectiva".

"Ha llegado el momento de la verdad, el coraje y el sentido del deber. Cueste lo que cueste".

Foto: diseño gráfico de Paolo Bassani

TAGS: