Domingo 26 Mayo 2024

El exfiscal adjunto de Palermo:

"Con él se cierra una era, pero la mafia no ha terminado, solo ha cambiado de piel"

"Es el cierre de una época y de una temporada que estuvo entre las más terribles de nuestro país. La temporada de masacres, de la tratativa, de la compenetración entre mafias, asociaciones, servicios secretos desviados y otras complicidades".

Así comentó Antonio Ingroia, exfiscal adjunto de Palermo y actualmente abogado de numerosos familiares de víctimas de la mafia, la muerte del líder mafioso de Cosa Nostra de Castelvetrano, Matteo Messina Denaro. "Matteo Messina Denaro, más que cualquier otro fugitivo, incluso más que Riina y Provenzano, puede ser definido como un 'prófugo de Estado' por todo lo que ha surgido, por la cobertura de la que ha disfrutado", explicó Ingroia. "Así que con su muerte esa temporada ciertamente termina y se pierde una opción más de saber la verdad sobre esa terrible temporada", dijo el exfiscal a la agencia de prensa LaPresse.

"Creo que, en los últimos años, a causa de su enfermedad, Matteo Messina Denaro estuvo bastante alejado y marginado de las estructuras criminales de Cosa Nostra -prosiguió-. Creo que sobre todo fue el custodio de los secretos del pasado, más que el protagonista de las estrategias del poder". Luego el exmagistrado observó: "El mayor riesgo que se ha producido desde la detención de Matteo Messina Denaro, con el excesivo énfasis, en mi opinión, de situarlo en el lugar de jefe de Cosa Nostra, es que se podría pensar que, con su detención, y ahora con su muerte, la mafia se acabó. Este no es el caso".

Según Ingroia, en efecto, "la mafia ha cambiado, ha cambiado de piel. Es una mafia más oculta y más financiera". Según el exmagistrado, "la mafia asesina y militar de la que Matteo Messina Denaro fue uno de los principales exponentes en los años 90 hoy ya no existe, y este es el aspecto positivo. Pero él también se transformó, dedicándose más a una mafia financiera que a la mafia militar. La mafia actual tiene contornos menos claros, menos visibles -concluyó Antonio Ingroia-. La mafia está más camuflada y, por tanto, más esquiva".

Foto: Paolo Bassani

TAGS: