Domingo 26 Mayo 2024

En un informe a la fiscalía de Florencia, el magistrado confirma la versión del experiodista de La7

Ante los fiscales florentinos, el fiscal nacional adjunto antimafia, Nino Di Matteo, confirmó la versión de Massimo Giletti según la cual Urbano Cairo invitó al presentador de Non è l'Arena a reunirse con el exprimer ministro Silvio Berlusconi. Así surge de un informe que salió a la luz ayer, durante la audiencia celebrada en el Tribunal de Revisión de Florencia, en el trámite del recurso del fiscal contra la desestimación por parte del juez de instrucción de la solicitud de detención de Salvatore Baiardo, el ex heladero de Omegna de origen siciliano que a principios de la década de 1990 protegió la fuga de los hermanos de las masacres Giuseppe y Filippo Graviano. Los fiscales pidieron presentar el informe del testimonio, pero fue retirado después que el tribunal señaló la necesidad de un aplazamiento.

Di Matteo les dijo a los fiscales de Florencia que se reunió con Massimo Giletti a principios de marzo del 2023, un mes antes de que Urbano Cairo cancelara su transmisión en La7. Giletti le dijo a Nino Di Matteo que tenía miedo de que lo siguieran. Y posteriormente le reveló que Cairo le habría propuesto reunirse con Berlusconi, pero le confió (de nuevo a Di Matteo) que no quería reunirse con él. Por este motivo, el pasado 27 de julio, el magistrado de Palermo declaró como persona informada de los hechos en el marco de la investigación contra Marcello Dell'Utri y Silvio Berlusconi (fallecido el 12 de junio), por la hipótesis -ya varias veces archivada- de concurso en masacre por los atentados de 1993 en Roma, Milán y Florencia.

Baiardo, sin embargo, está siendo investigado por la Dirección Distrital Antimafia (DDA) florentina por difamación contra el alcalde de Cerasa, Giancarlo Ricca, y el periodista Massimo Giletti, al acusarlo de haber hecho declaraciones falsas a los fiscales sobre la existencia de una fotografía que supuestamente retrata a Silvio Berlusconi en compañía del jefe de las masacres Giuseppe Graviano y el general de Carabineros (que también pasó por los Servicios Secretos) Francesco Delfino.

La fiscalía florentina también acusa al embajador de los Graviano de ser cómplice del ex Cavaliere y de Marcello Dell'Utri, su mano derecha y cofundador del partido Forza Italia. Tras la audiencia, también se supo que la DDA de Florencia investigó a Salvatore Baiardo por el delito de declaraciones falsas al fiscal: supuestamente les dijo a los magistrados florentinos que el 19 de julio de 1992, día de la masacre en Via d'Amelio en Palermo, Giuseppe Graviano estaba con él y había sido detenido por un miembro de la policía. Una reconstrucción desmentida por las pesquisas de los investigadores.

Por último, la fiscalía de la capital toscana también lo acusó de difundir información amparada por el secreto por haber informado del interrogatorio que tuvo el pasado 27 de marzo a los fiscales florentinos. En la mañana de ayer, el Ministerio Público presentó en revisión otra documentación que sustente el pedido de detención. Y los jueces se reservaron su decisión, prevista para un plazo de treinta días. Mientras tanto, la investigación continúa.

Foto de portada: © Paolo Bassani