Martes 16 Abril 2024

"El problema de las mafias se ha globalizado. Hoy las mafias son más fuertes que antes, y son más fuertes que ayer en nuestro país, pero la imaginación de la gente se ha detenido en Capaci". Quien sí se expresa es don Luigi Ciotti, fundador y presidente de Libera, al hablar ayer en Castel Gandolfo con ocasión de la reunión de las presidencias diocesanas de la Acción Católica. "La misión de la iglesia es ser conciencia crítica y voz proponente de valores más elevados y vitales. Debemos ser la conciencia crítica de estos valores y una voz proactiva", afirmó. También atacó la indiferencia que prevalece en nuestro país. Incluso en el frente mafioso. "Hemos pasado del crimen organizado al crimen normalizado, porque en la mente de los italianos se ha convertido en uno de los muchos problemas, y es inquietante porque las mafias lucran con las drogas, que capturan a sectores jóvenes, con nuevas sustancias, cada vez más fuertes". Luego hizo una acusación a la clase dirigente: "Se están promulgando leyes inadecuadas, astutas y sesgadas, como las relativas al juego, que socava la vida de muchos. Sin embargo, el problema es real, concreto, urgente. Están en juego también los fondos del PNRR (Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia), que puede convertirse en un botín potencial para los clanes".

"Las mafias son fuertes en muchas formas -añadió- donde huelen que pueden invertir, ahí están. Son más fuertes porque ahora se mueven al nivel de las altas finanzas". Mafias que han invadido todas las regiones del país, arraigándose incluso en el norte donde "las formas tradicionales permanecen, los grandes jefes se han convertido en administradores, empresarios, hay una gran mezcla entre masonería, poderes políticos y mafia". Con este cambio de piel, las mafias han abandonado (aunque no del todo) el uso de las armas: "Se mata bloqueando una serie de políticas y servicios de oportunidad para la gente. Tiene que haber un tiro de todos, cada uno por su parte, que comienza con el deseo de conocimiento, de conciencia, de corresponsabilidad. Las personas más peligrosas son las neutrales -prosiguió-. Ciertas leyes que tenemos pisotean a la gente. Como la de los inmigrantes que están ante los ojos de todos. Como las ONG que son obligadas a llevarlos lejos. Algunos quieren tender puentes, pero la realidad es que se están construyendo muros, están empujando hacia atrás. Tenemos que decirlo, porque a nosotros también nos corresponde velar, alzar la voz". Por último, Don Ciotti señala la autonomía diferenciada, a la que considera "peligrosa". "El escándalo de la pobreza no se puede abordar promoviendo estrategias diferenciadas, no puede ser porque la libertad es un bien común, porque las libertades deben ser iguales para todos según nuestra Constitución. Debemos asegurarnos de que la política no se quede en ambiciones y poltronas. Hay personas que no son dignas de representar la sacralidad de las instituciones", concluyó.

Foto: Imagoeconomica

TAGS: