Domingo 26 Mayo 2024

Mario Ridulfo desmiente la retórica de la hermana del juez: 

"El derecho a estar el 23 de mayo lo da la transparencia de la conducta"

La entrevista concedida por María Falcone, hermana del juez Giovanni, tras los hechos del pasado 23 de mayo, ha provocado diversas reacciones en Palermo. Y es una demostración más de que la Fundación que ella preside es el emblema de una antimafia hipócrita e institucional que ha perdido la confianza de una buena parte de la ciudad. En La Repubblica, la señora Falcone negó promover pasarelas en las conmemoraciones que organiza todos los años por el asesinato de su hermano, y con respecto a la presencia del alcalde Roberto Lagalla en el árbol de Falcone, quien durante la campaña electoral recibió el apoyo de personajes que fueron condenados por delitos mafiosos (Dell'Utri y Cuffaro), dijo que cuando "se elige a un candidato, hay que tener respeto por la institución que representa". Una respuesta que provocó la reacción de la CGIL (Confederación General Italiana del Trabajo), una de las impulsoras de la marcha a la que el martes la policía quiso impedir el acceso a la calle Notarbartolo precisamente para no "perturbar" (dice la ordenanza) la ceremonia y a los que, como Lagalla, fueron invitados al escenario. "Según el razonamiento de Maria Falcone, si Ciancimino hubiera sido alcalde de Palermo habría tenido derecho, el 23 de mayo, a pararse en ese escenario", dijo tajante el secretario provincial Mario Ridulfo. "Para mí, ese derecho no lo otorga el voto, ni la ley constitucional, sino la coherencia y la transparencia de la conducta, incluso en la relación con los más allegados y con los familiares". Y subrayó: "La lucha contra la mafia es un compromiso diario y una disciplina de comportamiento o, de lo contrario, no lo es".

A la profesora Falcone, Ridulfo le recordó que "la larga temporada de lucha contra la mafia no nació el 23 de mayo de 1992, sino que tiene sus raíces en un tiempo más lejano, en aquella temporada del fascismo siciliano (del que este año se cumple el 130º aniversario), y que representa el primer movimiento social y popular en la lucha contra la mafia y los amigos de la mafia". Y siguió diciendo: "Fue la primera forma de asociacionismo antimafia, hecha sin fondos y sin retórica", en referencia al financiamiento que recibe del Estado la Fundación Falcone, criticado ayer también por Vincenzo Agostino y otros. En la nota redactada por el secretario de la CGIL, se subraya que "las instituciones no son democráticas por naturaleza", "a menudo ante los mismos mafiosos, hacían fusilar a los campesinos (la primera masacre en 1893 en Caltavuturo y luego en Marineo, Giardinello, etc.)", o "condenaban a los explotados más que a los explotadores. Y en la historia de Italia –agregó– los ejemplos de instituciones que ordenaron fusilar a los pobres son largos y terribles, y van desde Bava Beccaris a Crispi, de Mussolini a Tambroni". "En las fábricas y en las obras, los trabajadores siempre nos dicen en siciliano: 'U respettu èmisuratu, cu lu porta l'havi purtato' (El respeto se mide, quien lo lleva lo recibe)", dijo Ridulfo, dándole el enésimo golpe a la Fundación Falcone: "El respeto a las instituciones ni siquiera se mide por los fondos que entregan, los cuales, aunque justos y necesarios para financiar proyectos legales, no pueden condicionar juicios ni conductas".

Foto: © Alessia Candito