Lunes 22 Abril 2024

Director de Antimafia Duemila, Giorgio Bongiovanni, sufrió la represión policial con otros ciudadanos

Autoritarismo, y prepotencia institucional e ideológica, de corte fascista, se ha visto hoy en las calles de Palermo. Ahora mismo las imágenes recorren toda Italia y el mundo entero. El fascismo reprimiendo al pueblo. Un pueblo de jóvenes y adultos y niños, y familias. Un fascismo vestido de cordero, que apela a la fuerza pública, para que, con bastones y forcejeos violentos, pueblo y periodismo, y activismo, fueran desalojados de las calles, al final del recorrido de una manifestación pacífica, convocada en homenaje a un héroe nacional, como Giovanni Falcone y sus escoltas (carabineros de la fuerza policial de Palermo asesinados por Cosa Nostra en el mes de mayo de 192) obedeciendo una ordenanza antidemocrática, que transcribimos líneas más abajo. Nuestros compañeros de la redacción de Antimafia Duemila , nuestros amigos, miles de estudiantes de movimientos que hacen parte de una antimafia popular en Palermo, en toda Sicilia, en toda Italia, y en el mundo, como es el caso de los jóvenes de Our Voice, liderados por Sonia Bongiovanni y nuestro director de Antimafia Duemila, todos ellos presentes en la lucha, en carne propia, vivieron la manifestación y fueron víctimas de la represión. Pero la multitud allí presente finalmente, contra palos y violencia institucional ciega de conciencia, y flagrante en acción antidemocrática, resistió tenazmente, y tres filas de cordones policiales fueron valerosamente derribados, hasta llegar a la entrada del edificio donde residía Giovanni Falcone.

La presencia de una antimafia popular fue demostrada con hechos. La resistencia no es solo expresada por escrito, es también y mucho, por acciones. La resistencia consiste en luchar por la libertad de expresarse, también en las calles, tal como ocurrió hoy, y en otras oportunidades. Hoy, a 31 años exactos de la masacre de Vía Capacci, en esta refriega sobre la avenida Notarbartolo, a escasa distancia de donde residía Falcone, se luchaba por la libertad y contra el terrorismo de Estado, que ya es un hecho en Palermo, ya solo por la emisión de la ordenanza del Prefecto, María Teresa Cucinotta. Una ordenanza antidemocrática por excelencia, que trajo sus consecuencias, y que visibilizó al lobo que hay detrás del cordero que se presenta, a la vista pública, en ese punto europeo del planeta, que se autodefine como país democrático. Una vergüenza, en todo sentido, porque esa democracia es falsa, por donde se la mire. Los bastonazos de hoy lo evidencian. Y lapso antes lo demostró la ordenanza en cuestión.

Represion policial fascista en Palermo 5

¡Fuera la Mafia del Estado!, fue el grito cerrado, furioso, clamoroso y pasional la única arma esgrimida por los cientos de manifestantes. Todos ellos, entonando ese cántico, con nuestro director de Antimafia Duemila, seguido por ciudadanos honestos rompieron tres cercos policiales hasta cumplirse el recorrido, libres. Libres de restricciones y de imposiciones fascistas, que tal parece ser, ahora, hoy por hoy, son funcionales al sistema mafioso, mejor dicho, a un Estado en connivencia con la mafia. Sin disimulos. Sin corta pizas. Así descaradamente, para el ojo interno y para el ojo internacional.

Un emblema de la Antimafia en Sicilia, Italia, es reprimido por la policía

El director de Antimafia Duemila, Giorgio Bongiovanni, fue víctima de la represión en la tarde de hoy, al querer romper junto a otros movimientos, sociales y estudiantiles, incluidos periodistas de su redacción, la barrera que impuso la gobernanza de la ciudad de Palermo, en Sicilia, donde se desarrollaba una marcha multitudinaria, y paralelamente un acto institucional en homenaje a los 31 años del atentado de via Capaci, donde la mafia -en connivencia con el Estado- asesinó al juez antimafia Giovanni Falcone, junto a su esposa, la juez Francesca Morvillo, los miembros de su escolta, el 23 de mayo de 1992. La situación de violencia policial sucedió cuando la caravana de miles de personas, quiso acercarse al árbol donde se conmemora y homenajea cada año a Falcone.

Represion policial fascista en Palermo

Distinto a los años anteriores, el gobierno del derechista Roberto Lagalla prohibió que la marcha -convocada por organizaciones sociales y estudiantiles-, se acercara al árbol para recordar a este hombre, emblema de la justicia en Italia y el mundo. Esta actitud provocó que los miles de manifestantes protestaran contra la medida e intentaran, literalmente romper los cordones policiales dispuestos, ya que se trató de una medida de corte fascista, contraria a la democracia.

Una clara muestra de autoritarismo ejercido por el gobierno ultraderechista de Giorgia Meloni, que utilizando su poder institucional violentó a las y los ciudadanos hartos de que la corrupción gobierne en su ciudad, su región y su país. Hartos del silencio y hartos de que el Estado en vez de combatir a la mafia, se una a ella y la ingrese al Estado, convirtiéndola en el verdadero líder del gobierno italiano.

Represion policial fascista en Palermo 3

En medio de la movilización, fuerzas de la Policía de la ciudad reprimieron con palos a los manifestantes, entre los que se encontraba el director y fundador de nuestra revista, el periodista Giorgio Bongiovanni, quien fue arrojado al suelo en dos ocasiones. Otras personas que también se encontraban en el lugar, fueron también reprimidas por los uniformados y personal policial de particular. Gente desarmada, con niñas, niños, familias, jóvenes, adultos mayores, que salieron a la calle como hacía mucho que no sucedía en una Palermo contaminada por la omertá, que se cansaron del autoritarismo y la corrupción, fueron groseramente violentados y echados fuera de un homenaje popular.

La violencia del pueblo fueron gritos, cantos, saltos, pancartas y fotografías. Y eso es lo que reprimió la policía, ejerciendo violencia institucional.

La ordenanza 'fascista' del Prefecto de Palermo, vía Notarbartolo no será para todos

Por Giorgio Bongiovanni

Represion policial fascista en Palermo 2

El prefecto de Palermo, María Teresa Cucinotta, hizo que la Questura (Jefatura de Policía a cargo de un funcionario del Ministerio de Interior italiano) emitiera una ordenanza fascista que limita los derechos de los ciudadanos en tiempos de democracia. Ocurre hoy en Italia, en Palermo.

Desde hace días en nuestro sitio promovemos la gran marcha "No han sido ustedes, pero fueron ustedes – Resistencia popular para una antimafia interseccional" para manifestar contra las pasarelas estatales que han caracterizado las conmemoraciones de la masacre de Capaci por más de treinta años. Un evento al que nos hemos sumado, que reúne a asociaciones, comités de estudiantes, sindicatos y muchas otras realidades sociales.

La procesión que partirá de la Facultad de Derecho a las 15:30 es el resultado de un largo recorrido, hecho de encuentros y confrontaciones entre todas las realidades.

Juntos queremos reivindicar la necesidad de colocar a la lucha contra la mafia en el primer lugar de la agenda política, en un contexto más amplio de luchas sociales, a partir del reclamo de la verdad sobre las masacres y sobre aquellos autores intelectuales externos entre los que se cuentan hombres del Estado.

¿Todo bien? Absolutamente no. Porque en el día en que se debe honrar la memoria y las enseñanzas de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, como destacó el exfiscal de Trapani, Alfredo Morvillo, hay quienes prefieren celebrar la memoria con quienes conviven con los coludidos.

Y así sucede que, en esta manifestación de protesta cívica y juvenil, que contará con la participación de muchos ciudadanos, se ordena, por hipotéticos "motivos de seguridad", no manifestar en la calle Notarbartolo, esquina calle Leopardi, donde desde hace semanas estaba prevista la celebración de la marcha alrededor de las 17:30.

Según las nuevas disposiciones de la Questura de Palermo, la manifestación no puede comenzar "antes de las 15.30 horas", en todo caso "después de la organizada por la Fundación Falcone". Por lo tanto, "debe concluir antes de las 17:30 en calle Duca della Verdura antes del cruce con calle Libertà, a la altura de plaza Alberico Gentili".

Y no solo eso. Se impone que "no se debe causar ningún disturbio o cualquier otro altercado en la ceremonia que tendrá lugar en calle Notarbartolo en Albero Falcone".

Esta ordenanza fascista (en cuanto invalida el derecho de los ciudadanos a manifestarse), a menos de veinticuatro horas después del hecho (lo que compromete cualquier tipo de recurso a las autoridades competentes), fue comunicada a los promotores recién hoy.

En nuestra opinión representa una limitación muy grave a las libertades y derechos constitucionales de los ciudadanos.

Evidentemente en esta época en que hay fascistas, anti constitucionalistas, belicistas y "amigos" de la mafia en el poder, el pensamiento libre provoca miedo.

Sin embargo, la Constitución, en el artículo 17, establece que "los ciudadanos tienen derecho a reunirse pacíficamente y sin armas". Y luego está el artículo 21, que no sólo establece que "la prensa no puede estar sujeta a autorización o censura", sino que "toda persona tiene derecho a expresar libremente su pensamiento de palabra, por escrito y por cualquier otro medio de difusión".

Es la libertad de manifestarse, de hecho. Evidentemente, es justo lo que se quiere evitar hoy. Pero a nosotros, ciudadanos libres, no se nos puede impedir llevar a cabo la desobediencia civil que, desde Peppino Impastato hasta Danilo Dolci, fue parte de nuestra historia.

Foto de portada y 2: Our Voice / Represión en Palermo, Sicilia, en las manifestaciones del 23 de mayo de 2023

Foto 3: Pietro Calligaris / Our Voice - Antimafia Duemila / El director Giorgio Bongiovanni, junto a la líder del movimiento Our Voice, Sonia Bongiovanni, durante la represión

Foto 4: Our Voice / Represión en Palermo, Sicilia, en las manifestaciones del 23 de mayo de 2023

Foto 5: Antimafia Duemila / Villa Whitaker, sede de la Prefectura de Palermo