Miércoles 17 Abril 2024

La denuncia del expresidente del tribunal de Palermo

"Las cosas han cambiado mucho en la lucha contra la mafia. Antes los familiares de las víctimas de la mafia ni siquiera se constituían como parte civil en los procesos, pero en los últimos años hemos asistido al regreso de la simpatía de algunas personas de Palermo por individuos cercanos a la mafia. Y una prueba de ello es el hecho de que, en las recientes elecciones municipales de Palermo, el año pasado, los votos les fueron dados a dos condenados por hechos mafiosos, que hicieron campaña electoral. Hablo de Salvatore Cuffaro y de Marcello Dell'Utri, este último fue condenado por el Tribunal presidido por mí". Esta fue la denuncia de Leonardo Guarnotta, expresidente del Tribunal de Palermo y exmiembro del pool antimafia junto a Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Guarnotta, hablando en la presentación del libro 'Quizás hubo un tiempo' de Massimo Caponnetto, hijo del jefe del pool antimafia Antonino Caponnetto, en el Palacio de Justicia de Palermo, en presencia del presidente del Tribunal Antonio Balsamo y la procuradora general Lia Sava, reiteró que "estamos en la Palermo de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, pero eso todavía se discute hoy", en referencia a las elecciones municipales de hace un año. "Más allá de quien resultó electo (Roberto Lagalla, ndr), que es una buena persona porque lo conozco personalmente, ellos todavía están a cargo, han creado una nueva DC". "Debemos tomar nota de esto -prosiguió-, las cosas deben cambiar para el futuro de nuestros hijos y de ustedes que no merecen vivir en una tierra donde todavía gobiernan los que han sido condenados por hechos mafiosos. No debemos quedarnos en el medio, en el vado, hay que elegir", dijo Guarnotta.

Un duro análisis que, recordemos, también expresó Nino Di Matteo, hoy magistrado de la Dirección Nacional Antimafia, durante un seminario de formación del 'Flc Cgil Camp': "En Sicilia -dijo el magistrado- mandan y mueven hoy las filas de la política, hombres que han pasado gran parte de su tiempo, en los últimos años, en los pasillos y salas de los juzgados defendiéndose de las acusaciones de cercanía con los mafiosos. Algunos de esos políticos fueron condenados, otros fueron absueltos y en otros casos se cerró la investigación. Pero -prosiguió- siempre han surgido relaciones significativas con políticos de alto nivel; sin embargo, estos sujetos continúan moviendo las filas de la política en Sicilia".

"Me gusta recordar, y siento el deber de hacerlo, más allá de la hipocresía, de la retórica, de las conmemoraciones, de las naves de la legalidad y de las banderas, lo que dijo Paolo Borsellino en 1989 en una conferencia con estudiantes de secundaria en Bassano del Grappa".

"El juez Borsellino dijo que el drama de este país radica en el hecho que, en lo que respecta a la relación entre mafia y política, si no se prueba un delito y por tanto no interviene la sentencia penal, no se exigen responsabilidades políticas en determinadas conductas conscientes. Si no es posible configurar un delito, o si no es posible probar ese delito, incluso aunque se prueben relaciones conscientes con mafiosos, en Italia (dijo desde entonces Paolo Borsellino) nunca se activa un mecanismo adjudique responsabilidades políticas".

"Los partidos -dijo- no excluyen de las listas de sus candidatos a estos sujetos, al contrario, los buscan con frecuencia".

Foto: S.F.

.

Artículos relacionados
Renzi, Dell'Utri, Cuffaro: nuevos pactos con sabor a Cosa Nostra
Fascistas, anticonstitucionales, belicistas y "amigos" de mafiosos. El análisis de dos meses de gobierno
Berlusconi, Craxi, Dell'Utri, masonería, masacres: pruebas en juicio 'Ndrangheta Stragista