Jueves 23 Mayo 2024

Nuevas pruebas

La Corte Penal de Apelaciones aceptó que declaren los arrepentidos Bruzzese y Fondacaro

Se agregó la declaración del arrepentido fallecido, Gerardo D'Urzo

Por Aaron Pettinari-4 de octubre de 2022

Reuniones directas entre Silvio Berlusconi, Bettino Craxi y los vértices de la 'Ndrangheta para impulsar el ascenso político del exCavaliere. Cumbres entre Cosa Nostra y el crimen organizado calabrés para definir la estrategia de masacres. De nuevo el rol de Giuseppe Graviano; la decepción con Marcello Dell'Utri porque no cumplió con los pactos; y el apoyo de la masonería oculta al recién nacido partido político Forza Italia. Estos son algunos de los temas sobre los que los colaboradores de justicia Marcello Fondacaro, Girolamo Bruzzese y Gerardo D'Urzo (fallecido en el 2014 en la cárcel de Pavía) hablaron con los magistrados.

Elementos que podrían reforzar la acusación de la fiscalía general en el trámite de la apelación del proceso 'Ndrangheta Stragista, que tiene entre los imputados ​​al jefe de Brancaccio, Giuseppe Graviano y al jefe de la mafia de Melicucco, Rocco Santo Filippone.

Ambos, en primera instancia, fueron condenados a cadena perpetua por las matanzas contra los carabineros ocurridas entre finales de 1993 y 1994 en las que murieron Antonino Fava y Vincenzo Garofalo.

La Corte Penal de Apelación, presidida por Bruno Muscolo, aceptó la solicitud del Fiscal Adjunto Giuseppe Lombardo para que declaren Fondacaro y Bruzzese, y para incorporar al proceso una declaración de Gerardo D'Urzo, hoy fallecido.

Lombardo, en poco más de una hora, expuso las razones por las que las declaraciones de los tres arrepentidos encajan a la perfección con las pruebas hasta ahora rendidas en primera instancia.

Las declaraciones de D'Urzo sobre Graviano y las masacres en el Continente

En particular, el magistrado se centró en el acta de declaraciones espontáneas del fallecido colaborador de justicia D'Urzo, de fecha 19 de diciembre del 2009, remitida por la fiscalía de Catanzaro. El arrepentido, en su momento, declaró ante los magistrados de Salerno, ya que también habló de magistrados de la misma Fiscalía de Catanzaro, por lo cual se solicitó la transmisión de cualquier otro documento a la DDA (Dirección Distrital Antimafia) de Salerno, incluido un memorial al que se hace referencia.

Uno de los primeros temas importantes abordados por el arrepentido se refiere a los contactos entre los máximos exponentes de la 'Ndrangheta calabresa y de Cosa Nostra en una fase inmediatamente anterior a las llamadas masacres continentales. "D'Urzo -explicó Lombardo- en una época anterior a las reconstrucciones de la DDA de Reggio Calabria, relata los contactos y encuentros que se dieron en las zonas de Nicotera en el pueblo de Sayonara (reuniones de las que también habló el arrepentido Nino Lo Giudice) en que el componente siciliano le pide al componente calabrés que colabore en las masacres. ¿Quién estuvo ahí? Sólo los hermanos Graviano. Y estas cosas las supo por Giuseppe Mancuso, un jefe de la familia Mancuso en esos años, que formaba parte de la familia Piromalli".

En concreto, consta en el acta, Mancuso "informó que había habido una reunión con los hermanos Giuseppe y Filippo Graviano, para saber si querían sumarse a las matanzas de Roma, Florencia y Milán".

Berlusconi Craxi Dell Utri 2

Berlusconi, Dell'Utri y las promesas

El arrepentido fallecido, sin embargo, en sus reconstrucciones fue más allá al hablar también de vínculos con la política y los nombres que dio en su momento fueron de primer orden: Silvio Berlusconi y Marcello Dell'Utri.

En las declaraciones espontáneas, contenidas en un informe de la DIA (Dirección de Investigaciones Antimafia), dijo: "Una persona me habló de un tal Valenzise que con otra persona de la 'Ndrangheta del Mar Jónico habían ido a Roma y se entrevistaron en el Palacio Grazioli con el honorable Silvio Berlusconi y este último le dijo a Valenzise que iba a cumplir con lo que había prometido y que tenían que estar tranquilos". Según la DIA, "los sujetos vinculados a la política de apellido Valenzise y con intereses en Calabria han sido identificados como Raffaele Valenzise (ex diputado del MSI y AN fallecido en 1999, ndr) y Michele Valenzise (diplomático y secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores de 2012 a 2016, ed.)".

"Tenemos un anticipo muchos años antes, de los temas que Graviano refiere en las notas de escuchas telefónicas con respecto a 'acuerdos no cumplidos' a pesar de las promesas dadas -le dijo Lombardo al tribunal-. Se les dice que tenían que estar tranquilos, y como se trataba de una serie de parlamentarios locales, literalmente, nos lleva 'al hecho de que ya le habían puesto una bomba a la honorable Angela Napoli, por orden del clan Pesce de Rosarno y el clan Bellocco del mismo lugar".

Pero D'Urzo también habla de otro episodio, que tuvo lugar en 1996, cuando estaba en la prisión de Asinara, donde conoció a Antonino Mangano, mozo de cuadra de Berlusconi en Arcore, o sucesor de Graviano en la cima del distrito de Brancaccio. "En el paseo estaba Antonino Marchese, cuñado de Leoluca Bagarella, a su vez cuñado de Totò Riina. Marchese quería saber de Mangano si Luchino (Bagarella) le había confiado si se sentía traicionado, junto con los hermanos Graviano, porque Marcello Dell'Utri no había cumplido los pactos (...) y a Bagarella se le había pasado por la cabeza volar el Duomo de Milán y consumar otras masacres en el continente". Y no solo eso. D'Urzo confirma indirectamente las declaraciones de Lo Giudice, cuando cuenta que entre las personas que llegaron a la prisión de Novara estaba Pietro Scotto, y que estuvo presente cuando estaban Marchese y Mangano y se hablaba de una serie de circunstancias, también en referencia al intento fallido en el Estadio Olímpico de Roma.

Fondacaro y esos elementos sobre la masonería

Otro aporte importante es el de Marcello Fondacaro quien confirma otras ideas abordadas durante el proceso, en particular sobre la existencia del componente reservado de la 'Ndrangheta y Cosa Nostra, capaz de interactuar con un componente desviado, irregular y oculto del gran sistema masónico nacional. "Existe evidencia -señaló Lombardo- de que, como dice Di Bernardo, que ciertamente no es un recién llegado, esos componentes masónicos jugaron un papel en el determinismo que generó la larga y dramática temporada de las masacres. Di Bernardo habla de logias controladas por la 'Ndrangheta. Dice que 28 de las 32 logias estaban completamente controladas por la 'Ndrangheta y que lo había aprendido del plenipotenciario calabrés Ettore Loizzo. Fondacaro también habla del ingeniero Loizzo y de una serie de dinámicas que no tienen que ver con la 'Ndrangheta territorial o militar, sino con las altas estrategias que unen a la 'Ndrangheta y a Cosa Nostra cuando las interlocuciones se trasladan al nivel de grandes estrategias políticas".

Estas grandes estrategias, agregó el fiscal general "en un territorio económicamente deprimido como este o como Sicilia, también son estrategias económicas. Porque la industria aquí es una industria pública, donde controlar ciertas dinámicas y flujos es llegar a lo que hace falta para que sobreviva".

Según el magistrado, por tanto, "las masacres en ese momento histórico no son un capricho, sino que se ubican en un escenario internacional en el que no se puede perder el contacto con el centro de poder efectivo que, en Italia, y no sólo en Italia, solo puede involucrar a políticas que se hacen a nivel central".

Fondacaro, por tanto, ante todo confirma el papel central de los Piromalli. Luego habla de las relaciones entre la 'Ndrangheta y Cosa Nostra según la lógica de un único sistema (al respecto basta recordar las palabras de otro arrepentido, Leonardo Messina) con sujetos que también tenían una doble afiliación.

Según el colaborador, Paolo De Stefano (fallecido en 1985) y Peppe Piromalli pertenecían a este organismo con doble afiliación. Piromalli quien, recordaba siempre Lombardo, estaba vinculado a Rocco Santo Filippone y a los Mancuso que albergaban las reuniones con Cosa Nostra antes de las masacres.

Recordando la declaración de Di Bernardo y el arrepentido Cosimo Virgiglio, Lombardo quiso reforzar las declaraciones de Fondacaro quien a su vez informó, en cuanto él mismo pertenecía a la masonería desviada, de una serie de temas en relación con familias centrales como los Molé-Piromalli, los Mancuso de Limbadi y los De Stefano.

Berlusconi Craxi Dell Utri 3

"Estamos hablando de sujetos que no parecen ser de la 'Ndrangheta -dijo Lombardo- pero que tienen un lugar muy alto dentro de la misma. Virgiglio se refiere a Nino Gangemi de Gioia Tauro, como Annunziatino Romeo se refirió a Francesco Delfino, ubicado dentro de un circuito al que pertenece el abogado Giorgio De Stefano, interesado en juicios específicos".

"Fondacaro -prosiguió el magistrado- dice que fue masón desde principios de los noventa. Él dice que la logia masónica que él apoyó tomó decisiones políticas al elegir brindar apoyo a diferentes candidatos dependiendo de lo que se decidiera en ciertas reuniones. Luego agrega que en las reuniones de la logia encubierta de la que formaba parte, por supuesto, había mafiosos de alto nivel. Y en relación a la temporada concreta en la que hay que decidir el apoyo electoral a Forza Italia, explica que además de entablar relaciones con el ingeniero Loizzo, de quien habla Di Bernardo, también tuvo la oportunidad de tener diversos contactos con máximos dirigentes del partido socialista italiano". Fondacaro también explica que "en una etapa en la que se había invertido en el partido socialista italiano nos encontramos con el tsunami 'Mani Pulite' (manos limpias). Y después de las vicisitudes del Mani Pulite y los sucesos imprevistos a las que se había enfrentado Bettino Craxi, en los ambientes masónicos de los que yo formaba parte, se abría camino la idea de que Berlusconi recogería la herencia del exsecretario".

Pero aún hay más. Porque el colaborador de justicia afirma haber oído hablar de Berlusconi ya en 1983-84, "porque en esos años Berlusconi tenía un proyecto en Calabria y Sicilia para todas las repetidoras (una referencia al llamado asunto Sorrenti) y dice que sabía que Berlusconi había en realidad venido a Calabria con estos fines (…). Pero para los calabreses y sicilianos de los contextos de los que hablo, masones y miembros de la mafia, la perspectiva de apoyar a Berlusconi estaba por encima de todo esto".

Bruzzese y el encuentro entre el jefe Craxi y el habitual B.

Finalmente, el magistrado explicó las razones por las cuales las declaraciones de Girolamo Bruzzese también son importantes. Este último, en un informe fechado el 10 de marzo del 2021, relató a los magistrados un episodio que "presenció personalmente" y que habría ocurrido "en 1978-1979, poco tiempo después del asesinato de Aldo Moro". Básicamente, Bruzzese habló de una cumbre en el lugar donde se escondía su padre, "en el campo de cítricos de un tal Peppe Piccolo". Entre los participantes de esa reunión de la 'Ndrangheta, además de Domenico Bruzzese, padre del colaborador de justicia, habrían estado: "Peppe Piromalli, Ciccio Albanese, Domenico Giovinazzo, un tal 'Ciccantonio Braghetta', Alvaro Domenico, Girolamo Mammoliti, Pasquale Sciotto, Peppe Raso llamado el 'abogado', Peppe Pesce y Vincenzo Rositano". "Mientras estaba allí -dejó constancia Girolamo Bruzzese- vi llegar al campo de cítricos a Bettino Craxi y a Silvio Berlusconi, a quienes reconocí por haberlos visto por televisión. A su llegada, mi padre me hizo salir a pedido de Peppe Piromalli, haciendo que un hombre de confianza me llevara a casa". Su padre, después de muchos años, "le dijo que Craxi y Berlusconi habían ido a la cumbre porque Craxi quería lanzar políticamente a Berlusconi y por tanto también pactar el apoyo de las bandas interesadas en el reparto del dinero que el Estado iba a repartir en el Sur".

Berlusconi Craxi Dell Utri 4

Y estos informes son seguidos luego por referencias al vínculo entre Piromalli y Licio Gelli.

Bruzzese, tal como lo reconstruye en el tribunal Lombardo, también ofrece elementos importantes para comprender las razones que llevaron a la 'Ndrangheta a apoyar el ascenso de los corleoneses, de alguna manera "abandonando" las relaciones con las familias históricas de Palermo, los Bontade y los Badalamenti.

"Fue una elección que se hizo tanto para proteger a sus prisioneros de posibles represalias, como también porque compartían la necesidad de un cambio en la política nacional inspirados por Licio Gelli y Peppe Piromalli, al cual Gelli estaba particularmente apegado. Y estos -dijo Lombardo- son datos que obtuvo de su padre y de Teodoro Crea, otro miembro de la 'Ndrangheta tirrena. Y cuenta también un episodio concreto de la traición de los palermitanos".

Bruzzese también habría explicado a los magistrados los motivos por los que no dijo muchas cosas al principio de su colaboración: "No las dije antes porque en los 180 días de mi colaboración fue asesinado mi suegro, Femia Giuseppe, y yo, temiendo por mis otros familiares, omití las referencias a estos temas, Forza Italia, Berlusconi y su participación en la cumbre que mencioné anteriormente, precisamente porque entendí que los acuerdos tomados muchos años antes todavía estaban vigentes entre la 'Ndrangheta y estos sujetos políticos".

Por eso, Bruzzese siempre afirmó estar "en condiciones de decir que cuando Silvio Berlusconi ingresó a la política en 1994, lo sé con certeza, porque me lo dijo Teodoro Crea, hubo reuniones entre Piromalli, Mancuso, Pesce y De Stefano, porque el apoyo del componente calabrés de la 'Ndrangheta estaba reservado exclusivamente para ese partido. Los votos los hemos recogido. Los sujetos que tuvieron acceso a estos temas fueron muy pocos. ¿Quiénes eran? Pino Piromalli conocido como 'Facciazza', uno de los sujetos más poderosos de la 'Ndrangheta junto a Luigi Mancuso, Nino Pesce y Pasquale Zagari".

Todos temas importantes que fueron profundizados por las investigaciones de la DIA. También por este motivo la Corte, a pedido de las partes, dijo sí a la citación del comisario jefe de la DIA de Reggio Calabria, Michelangelo Di Stefano, quien va a prestar declaración en la próxima audiencia del 10 de octubre.

---------------------------

*Foto de portada: Imagen de portada, reelaboración gráfica de Paolo Bassani

*Foto 2: Los jefes de Brancaccio, Filippo y Giuseppe Graviano

*Foto 3: El fiscal, Giuseppe Lombardo © Emanuele Di Stefano

 *Foto 4: La sala de audiencias de la Corte Penal de Apelación de Reggio Calabria