Viernes 12 Julio 2024
En el proceso sobre el desvío de las investigaciones, el abogado de los hijos de Borsellino...
 
…sigue mistificando los hechos con un solo objetivo: golpear al magistrado
 
Por Giorgio Bongiovanni-30 de junio de 2022

Ayer, ante al Tribunal de Caltanissetta, fue el día de las réplicas en el juicio por el desvío de las investigaciones de la masacre de via d'Amelio, en el cual los imputados son los policías Mario Bo, Fabrizio Mattei y Michele Ribaudo, acusados de haber adoctrinado al falso arrepentido, Vincenzo Scarantino, para acusar a inocentes.

Primero fue el turno de la fiscalía, por la cual actúa el fiscal Stefano Luciani, y luego el de las partes civiles.

Y es aquí donde se produjo otra ola de mistificaciones y falsedades destinadas a golpear y demoler a un solo hombre: el magistrado Nino Di Matteo.

Un ataque directo que vino del abogado Fabio Trizzino, que representa a los hijos de Borsellino, que ayer actuó también por la parte civil de Gaetano Murana, o la abogada Rosalba Di Gregorio.

Si en el pasado, al comentar el alegato, sólo habíamos pensado en mala fe, hoy es claro y evidente que el odio acompaña a ciertas consideraciones del letrado.

En cincuenta y seis minutos de exposición el nombre de Nino Di Matteo fue repetido casi como un mantra.

Y no está muy claro por qué cuando las defensas de los policías, en sus alegatos, hablaban de "salpicaduras de barro" se referían en particular a los que hoy ya no están vivos, como el fiscal jefe de la época, Gianni Tinebra, y el exjefe de la Escuadra Móvil, Arnaldo La Barbera. Sobre ellos, con razón, no faltaron consideraciones, pero Di Matteo fue el "gran objetivo" a golpear.

Y de esta forma se retomaron las declaraciones de la audiencia del 22 de abril del 2009 ante la Dirección Nacional Antimafia, a la que se había convocado a los magistrados de las fiscalías de Florencia, Caltanissetta y Palermo para una evaluación inicial sobre esa colaboración y para dar una opinión sobre la inclusión de Spatuzza en el programa de protección.

Esta vez, sin embargo, se hicieron consideraciones más infames, que el Riformista, el diario del "comunista" Piero Sansonetti, utilizó a su antojo para también golpear al consejero togado.

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOb

"La verdad en este país se les ha dado a personas que en mi opinión están en conflicto de intereses. El fiscal Antonino Di Matteo en el 2009 hizo una declaración sobre el colaborador Spatuzza sin tener ninguna competencia -dijo Trizzino- Lo increíble es que en esos años Di Matteo, como fiscal de Palermo, no tenía competencia para participar en los juicios Borsellino uno y Borsellino bis, a menos que temiera que algo pudiera comprometer su carrera profesional. Hay que tener el coraje de decir estas cosas. ¿Debía dar su opinión sobre Spatuzza? ¿Qué le interesaba del Borsellino uno y bis? Esto no es tirarle barro al magistrado sino un análisis crítico y no podemos ignorarlo. ¿Solo porque alguien es un magistrado o un policía no se debe hablar? No me parece que sea así".

En la réplica se omitió nuevamente que en esa reunión Di Matteo solo intervino para dar una opinión momentánea y negativa al programa de protección, y solo porque se trataba de sentencias que en todo caso eran definitivas.

Y se ha pasado gravemente por alto que en el 2010 el propio Di Matteo expuso en varias sedes precisamente para defender y promover el programa de protección y la confiabilidad de Spatuzza, en el momento en que la Comisión Central del Ministerio del Interior para la definición y aplicación de especiales medidas de protección, entonces presidida por Alfredo Mantovano, no admitía a Spatuzza en el programa de protección definitivo.

Si él hubiera sido el responsable del desvío de las investigaciones, se habría opuesto a Spatuzza en cada sede.

Porque la historia hay que contarla entera y es obvio que para los detractores de Di Matteo resulta inconveniente hablar de ciertos temas.

El director de "Il Riformista", Piero Sansonetti, inmediatamente aprovechó la oportunidad para traer a colación el proceso de la Tratativa Estado-mafia y además pedir una intervención del CSM (Consejo Superior de la Magistratura). "Hay una parte de la magistratura que ha apostado toda su credibilidad y su carrera a la hipótesis de la Tratativa Estado-mafia, hipótesis en pugna con otras hipótesis, que eran las correctas, pero que fueron oscurecidas por el desvío". Y luego agregó en otro pasaje: "¿Puede el propio CSM pretender que las palabras de Trizzino nunca han sido pronunciadas? La lógica dice que o bien se demuestra que no es cierto que Di Matteo pidió que se levantara la protección a Spatuzza, y entonces Trizzino dijo cosas que son no son ciertas, o es necesario intervenir".

La historia, contada en su totalidad, ya respondió a este punto, demostrando que Trizzino dice mentiras.

Pero todo sirve para denigrar al magistrado y al incómodo proceso de la Tratativa, del cual todos esperamos leer las motivaciones de la sentencia.

Por el momento sólo sabemos que los hechos, es decir los de la Tratativa, se produjeron y que los únicos que cometieron el delito de atentado al cuerpo político del Estado habrían sido los mafiosos. De tal forma sabremos por qué la Corte de Apelaciones de Palermo absolvió, a diferencia de la primera instancia, a los representantes institucionales.

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOc

Pero volvamos a los dichos del abogado de los hijos de Borsellino. Porque, si bien por un lado, en el tema de la Agenda Roja de Borsellino golpeó correctamente a los defensores de los policías, que apelaron la sentencia de Casación del 2009, en la que se declara inadmisible el recurso de la fiscalía de Caltanissetta tras el "no ha lugar a proceder" contra el entonces capitán Arcangioli, que terminó siendo acusado del robo de la Agenda, y en el que se cuestiona la existencia del documento, por otro lado cayó en la habitual reconstrucción maliciosa de los hechos.

Y es siempre Di Matteo, de forma despectiva, quien termina en el punto de mira: "Las investigaciones sobre la desaparición de la agenda se llevan a cabo en el 2006. A pesar de que la señora Agnese habla de ello en marzo de 1995. El doctor Di Matteo dice que se ocuparon de la agenda roja cuando se reabrió el proceso contra Contrada. Eso no es cierto. Recuerda mal. Fue Canale quien insistió en ese punto. El proceso de Contrada se centró en la presencia de Contrada. Otro desvío fundamental sobre el cual se deben hacer las profundizaciones necesarias porque Contrada ha sido puesto allí, pero no estaba allí y puede probarlo. Pero no es cierto que se ocuparon de la agenda roja, la primera investigación la hizo el fiscal Liguori. Y no nos vengan a contar otra cosa".

Pero ¿qué explicó Di Matteo a la Corte cuando declaró en febrero del 2020?

El magistrado contó precisamente los motivos que llevaron a la reapertura de la investigación sobre Contrada.

"Se abrió una investigación muy exhaustiva sobre los Servicios Secretos – explicó Di Matteo – Fui yo quien reabrió la investigación sobre él en base a las declaraciones del arrepentido Elmo, que nos había dicho que lo había visto salir de la escena de la masacre con un maletín, o documentos en la mano. En ese momento leí todo el archivo antiguo, y lo agregué al expediente". "Al ver esos documentos me di cuenta de que había un oficial del Ros, Sinico, que había ido a la fiscalía de Palermo y les había dicho a ciertos magistrados que se había enterado de que el primer auto que llegó después de la explosión había constatado la presencia de Contrada. Y también habló de un informe del servicio que acreditaba la presencia de Contrada en via d'Amelio y que luego sería arrancado en la comisaría – explicó – Lo que me hizo estremecer es que cuando fue oído por la colega Boccassini, en 1992, hizo constar esa circunstancia diciendo que lo había sabido por un amigo muy querido, no un confidente, cuya identidad quería proteger. Fui a interrogarlo y repitió las mismas palabras. Cuando iba a pedir el reenvío a juicio del carabinero vino a la Fiscalía y presentó un memorándum del cual habría hablado con el coronel Mori, dando el nombre de su fuente: el policía Roberto Di Legami. Recuerdo también el momento de los enfrentamientos porque fue dramático. Legami lo negó todo, incluso lo acusaron porque teníamos dos soldados contra uno. Luego, cuando ya estaba en Palermo supe que el funcionario fue absuelto". Fue en el marco de esas investigaciones que, de hecho, se abrió el hilo de investigación sobre la agenda roja, incluso antes del descubrimiento de la fotografía del capitán Arcangioli: "Mi compromiso – explicó Di Matteo – estaba dirigido a comprender por mano de quien había desaparecido. Hicimos todo lo posible por comprobarlo, chocando incluso con enormes reticencias sobre la presencia de representantes de las instituciones en el lugar del atentado. De aquí me hubiera gustado volver a reiniciar la investigación de muchas otras cosas".

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOd

Alfa y Beta (Berlusconi y Dell'Utri)

Después de todo, Di Matteo, junto con Luca Tescaroli, se ocupó de las investigaciones sobre Alfa y Beta, o Silvio Berlusconi y Marcello Dell'Utri, investigados como autores intelectuales externos de las masacres. Una investigación que se originó a partir de las declaraciones de Cancemi y que encontró una oposición muy fuerte. "Con resistencia o no, mis compañeros y yo seguimos nuestro propio camino – informó Di Matteo en varias ocasiones – Nadie me habló nunca de las investigaciones a Contrada y la posible presencia de figuras de los servicios. Hicimos las investigaciones y nadie nos puso nunca un freno. En cuanto a los actores intelectuales externos en las masacres y la participación de Berlusconi y Dell'Utri el tema fue diferente: hubo una reunión de la DDA (Dirección Distrital Antimafia) y fue vergonzosa. Ya se sabía que la reunión había sido convocada para evaluar la posible inscripción de Berlusconi y Dell'Utri en el registro de sospechosos. El fiscal de la época, Giovanni Tinebra, después de una larga y animada discusión dio su aprobación, aunque no estaba de acuerdo, pero también dijo que había que proceder con nombres de fantasía y que no firmaría ningún documento. Ciertamente en las investigaciones sobre autores intelectuales externos no estuvo cerca. Esta es una forma de no apoyar y no participar, distanciándose dentro y fuera de la fiscalía. Cuando solicitamos investigaciones a la DIA (Dirección de Investigaciones Antimafia) de Roma y a los demás fiscales, se enviaban los documentos, pero las únicas firmas eran la mía y la de mi colega Tescaroli, o dos suplentes. Y esto ciertamente no presagiaba nada bueno para la investigación".

Se sabe que luego la investigación sobre Berlusconi y Dell'Utri fue cerrada. Lo cierto es que las investigaciones sobre los autores intelectuales externos han avanzado de alguna manera gracias al compromiso de varios fiscales italianos. Además, Di Matteo se ocupaba de estas investigaciones en la fiscalía nacional Antimafia, antes de ser ilógicamente destituido por el entonces fiscal jefe Federico Cafiero de Raho, hasta que fue reintegrado al grupo que investiga a los autores de las masacres el 23 de septiembre del 2020, con "efecto inmediato".

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOe

Precisamente a la luz de este compromiso constante en la búsqueda de la verdad y de los autores intelectuales externos que permanecen ocultos desde aquella terrible temporada de atentados, se hace evidente la diferencia entre quién puede ser responsable del desvío, que ciertamente se produjo, y quién no.

Pero Trizzino, con deshonestidad intelectual, nunca parece querer tomar en cuenta estos elementos. Así que primero habló de "inexperiencia" y de "incapacidad profesional" y luego aludió a algo mucho peor.

Así que una vez más se habló de la tardía presentación de las actas de los careos entre Vincenzo Scarantino y los colaboradores de justicia Mario Santo Di Matteo, Salvatore Cancemi y Gioacchino La Barbera que no fueron agregadas de inmediato al expediente.

Se habló de la serie de denuncias y contra denuncias entre los fiscales y los abogados Di Gregorio, Scozzola y Marasà a pesar de que el Gip de Catania, que archivó la investigación sobre los entonces fiscales adjuntos de Caltanissetta, denunciados por tres abogados, evaluó el trabajo de los fiscales como desprovisto de "comportamiento omisivo".

Ahora, la intención de los hijos de Borsellino, en particular de la Dra. Fiammetta Borsellino, y de Trizzino, claramente consiste en señalar con el dedo a priori al magistrado. Y también por esta razón se retoma la parte de la sentencia del Borsellino ter, donde se dice que Scarantino no puede, en absoluto, ser tenido en cuenta.

Pero no se dice que los fiscales Antonino Di Matteo y Anna Maria Palma decidieron no incluir en el juicio al "picciotto" de la Guadagna.

Carmelo Zuccaro, en ese momento presidente de la Corte Penal y hoy fiscal jefe en Catania, entrevistado por nosotros hace algunos años, dijo claramente que no creía que "Di Matteo pueda ser acusado de errores importantes en este asunto" y que "la construcción de la falsa colaboración de Scarantino" fue "una falta grave puesta en marcha por algunos investigadores para obtener resultados inmediatos por medios ilegales en la identificación de algunos de los autores de la masacre de Via d'Amelio".

Siempre sobre este punto, se omiten las consideraciones del Borsellino quater, que han destacado todos los puntos de contacto entre las declaraciones del falso arrepentido Scarantino y las del colaborador de justicia de Brancaccio, Gaspare Spatuzza.

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOf

Lo falso mezclado con un poco de verdad

La Corte penal del juicio Borsellino quater (presidida por Antonio Balsamo) en primera instancia dedicó gran parte de las motivaciones a aquellas declaraciones de Scarantino que, "aunque ciertamente poco fiables, contienen elementos de verdad". "Desde el primer interrogatorio realizado tras la manifestación de su deseo de 'colaborar' con la justicia, el 24 de junio de 1994 – dijeron los jueces – Scarantino afirmó que el auto había sido robado rompiendo el bloqueo de la dirección, y mencionó la sustitución de los frenos del vehículo. En el posterior interrogatorio del 29 de junio de 1994, precisó que, habiendo roto el bloqueo de la dirección del automóvil, se estableció el contacto conectando los cables de encendido entre sí. En las sucesivas deposiciones Scarantino afirmó que el Fiat 126 había sido empujado para entrar al taller (circunstancia que lógicamente presupone la presencia de problemas mecánicos como para determinar la necesidad de empujar el vehículo). También agregó que se había enterado de que al automóvil se le habían aplicado placas de matrícula de otro Fiat 126, tomadas del taller de carrocería del propio Orofino, y que este último había denunciado el robo el lunes siguiente a la masacre". Y bien, todas estas circunstancias corresponden "totalmente a la verdad y son ajenas al conocimiento personal de Scarantino, quien nunca estuvo involucrado en actividades relacionadas con el robo, transporte, custodia y preparación del automóvil utilizado para la masacre". Estas circunstancias, que también serán contadas luego por Gaspare Spatuzza (exjefe de Brancaccio que se acusó del robo del auto, ndr), ¿cómo pudieron ser conocidas por los llamados apuntadores? Según los jueces "Es totalmente lógico creer que estas circunstancias le fueron indicadas por otros sujetos, quienes, a su vez, las habían conocido por otras fuentes que permanecían ocultas".

Por esta razón, se puede llegar a la conclusión de que las declaraciones de Scarantino no eran totalmente desechables en su sustancia.

EL ABOGADO TRIZZINO Y LOS VENENOS Y FALSEDADES CONTRA NINO DI MATTEOg

Lo que no se dice

Pero volvamos al juicio sobre el desvío de las investigaciones y las falsas acusaciones vertidas contra los magistrados.

Casi nunca se dice que fueron los mismos fiscales de entonces, Nino Di Matteo y Anna Maria Palma, quienes pidieron y obtuvieron absoluciones por el delito de cncurso en masacre para algunos de los injustamente condenados. Hablamos de Giuseppe Calascibetta, Gaetano Murana y Antonino Gambino. Sujetos después condenados en grados posteriores de juicio. Preferimos solo señalar que la sentencia se solicitó contra Vernengo, La Mattina y Gaetano Scotto, así como contra Natale Gambino.

Y muchas veces se olvida que los juicios instruidos por Di Matteo sobre las masacres llevaron a la condena definitiva de decenas y decenas de jefes de la cúpula de Cosa Nostra entre ellos Riina, Provenzano, Santapaola, Biondino y otros. Con sentencias y condenas nunca cuestionadas y no afectadas por el proceso de revisión.

Trizzino, que acusa a los magistrados de haber "defendido obstinadamente el desvío", afirmó haberse limitado "a hechos absolutamente indiscutibles". Otros tantos hechos han sido sistemáticamente boicoteados o no considerados en sus reconstrucciones, demostrando su falta de buena fe.

Se menciona absurdamente a Di Matteo, aunque nunca haya sido investigado por la Fiscalía de Messina, que por razones de competencia realizó la investigación sobre los magistrados Anna Maria Palma y Carmelo Petralia. Una investigación archivada por el juez de instrucción por considerar que "no hay prueba cierta e inequívoca que permita sustentar en una posible audiencia futura la acusación de calumnia contra los imputados".

En los últimos años se ha aclarado ante varios despachos (Comisión Parlamentaria Antimafia, CSM, proceso Borsellino quater y también en este juicio), con documentos en la mano por el propio Di Matteo, cómo fue valorado el asunto Scarantino.

Pero el ataque al magistrado, la constante deslegitimación y denigración, continúa de manera constante.

En este punto es evidente que hay otro propósito que va más allá de la búsqueda de la verdad.

Mientras el resentimiento y la persistencia invaden la mente y el corazón del representante legal de los hijos de Borsellino, las mentes refinadísimas de siempre se divierten. Los mismos que no quieren que magistrados como Nino Di Matteo investiguen las masacres, los sistemas criminales y las Tratativas Estado-mafia.

Una búsqueda de la verdad sui generis por parte del abogado Trizzino, y de sus eventuales asesores, que nunca será posible y concreta si se está cegado por deseos muy personales de venganza por algo que nada tiene que ver con la masacre de via d'Amelio ni con el caso Scarantino.

Un gran filósofo y sabio dijo: "La venganza y el fanatismo es creer en lo que no existe".

------------

Foto de portada: un momento del juicio sobre el desvío de las investigaciones en la masacre de via d'Amelio (foto tomada de blogsicilia.it)

Foto 2: Fabio Trizzino, abogado de los hijos de Paolo Borsellino

Foto 3: El consejerotogado del CSM, Nino Di Matteo © Deb Photo

Foto 4: Marcello Dell'Utri y Silvio Berlusconi © Imagoeconomica

Foto 5: Vincenzo Scarantino en una foto de archivo

Foto 6: El exjefe de Brancaccio, ahora colaborador de la justicia, Gaspare Spatuzza

Foto 7: Entrada de Salvatore "Totò" Riina a la sala búnker de la prisión de Ucciardone © Shobha