Domingo 26 Mayo 2024

Comité Central Israelita del Uruguay amonesta con "profundo desagrado" a la Cancillería de ese país, por comunicado sobre ataque en Jerusalén

Una nueva escalada de violencia entre Palestina e Israel se disparó este jueves con una incursión militar de tropas israelíes en la ciudad de Yenín, en Cisjordania, que se cargó con la muerte de nueve palestinos. A ello le siguió el ataque por parte de un palestino el viernes por la noche en una sinagoga en una colonia israelí de Jerusalén Este, donde mató a siete israelíes. El sábado por la mañana también hubo otro ataque con arma de fuego por parte de un menor palestino de 13 años que hirió a dos colonos en la Ciudad Santa, a quien el día anterior tropas israelíes le mataron a su amigo de 16 años. Un escenario ya transformado en costumbre, una escalada de represalias y venganzas que conduciría a la enésima guerra.

Hasta ahí los hechos, pero desde este lado del mundo, la solidaridad protocolar del gobierno uruguayo, no cayó bien en la comunidad Israelita “hiriendo la sensibilidad” que fue manifestada en un comunicado por supuestamente representar un “falso paralelismo” entre las muertes de civiles contra la de “terroristas armados”.

De esta manera, el Comité Central Israelita del Uruguay expresó su "profundo desagrado" por un comunicado que emitió la Cancillería uruguaya al condenar el ataque de este viernes a la sinagoga. Desde la organización cuestionaron que el texto equiparara a las víctimas del ataque con las del operativo israelí en la ciudad de Yenín.

"Con profundo desagrado hemos leído el comunicado de Prensa Nº 2/23 de fecha 28 de enero en el que nuestra Cancillería condena un ataque terrorista a una sinagoga en Jerusalén, y en el siguiente párrafo equipara a las víctimas con las caídas en Jenín", dice el comunicado del Comité.

"Ante el falso paralelismo con un operativo en Jenín que se realizó para frustrar atentados terroristas, tal como los que fueron perpetrados hace pocas horas, consideramos importante puntualizar que el objetivo de las fuerzas de seguridad israelíes era salvar vidas inocentes y neutralizar a terroristas, que fueron muertos en los enfrentamientos mientras disparaban", afirmaron, además.

"Comparar terroristas armados y entrenados, y civiles inocentes que se encontraban rezando en una sinagoga, hiere nuestra sensibilidad. Establece una equivalencia que no se condice con la realidad ni con la postura que debiera tener nuestro prestigioso Ministerio de Relaciones Exteriores", agregaron.

"Declaraciones de este tenor no contribuyen a promover el acercamiento entre las partes y el regreso a las imprescindibles negociaciones que conduzcan a la tan ansiada paz", dijeron, además, como cierre de la declaración.

Lo que dice el comunicado

El Ministerio de Relaciones Exteriores condena el ataque ocurrido en la tarde de ayer en una sinagoga próxima a la ciudad de Jerusalén, que dejó un saldo de 8 personas muertas y varias heridas. Este hecho se suma al acaecido el jueves en un campamento de refugiados palestinos en la localidad de Jenín, en el que murieron 9 personas. El gobierno de Uruguay transmite sus condolencias a los familiares de las víctimas y condena toda acción terrorista y los excesos que hagan escalar la precaria situación de seguridad. Al mismo tiempo, reitera la necesidad de reanudar conversaciones que conduzcan a una solución negociada sobre la base de dos Estados, conviviendo en paz y seguridad, dentro de fronteras acordadas mutuamente y reconocidas internacionalmente.

Israel profundiza medidas contra las familias de los atacantes

Según informó la agencia EFE, la coalición de Netanyahu, que incluye a partidos de ultraderecha que exigen desde antaño mano dura y mayor contundencia ante el conflicto con los palestinos, pretende impulsar estas medidas para "fortalecer la disuasión perjudicando el entorno inmediato" de los atacantes.

El endurecimiento de medidas contra los palestinos es parte medular de la estrategia del Gobierno de Benjamín Netanyahu, tras el despliegue de dos compañías de infantería del Ejército israelí en ciudades cercanas a Cisjordania. Entre otras cuestiones piensan impulsar la expulsión de palestinos relacionados con incidentes dentro de Jerusalén a zonas de Cisjordania, además aplicará medidas para que se pueda despedir a trabajadores "que han apoyado el terrorismo" sin necesidad de que el despido se dirima por vía judicial. Por otro lado, el Gabinete de Seguridad anunció que Israel retiraría el derecho a la seguridad social "a los familiares de terroristas que apoyan el terrorismo", y avanzó en un plan para "legislar la revocación de sus documentos de identidad".

El gobierno, además, mandó a demoler la residencia familiar del atacante palestino que atentó el día viernes, y que falleció poco después a manos de la Policía.

Como parte de las estrategias de represalias contra los palestinos, las fuerzas israelíes también suelen demoler o precintar sus casas; acciones que fueron fuertemente criticadas por organismos de derechos humanos.

A su vez, las fuerzas policiales prosiguen su investigación del ataque mortal del viernes. Inicialmente arrestaron a más de 42 palestinos sospechados de estar involucrados en los hechos, comunicó un portavoz policial.

Del otro lado del muro

"Miedo, preocupación y rabia" expresan los habitantes de Yenín en Cisjordania, tras la muerte de nueve palestinos en la incursión del Ejército israelí. Luego de enterarse del ataque en represalia a la sinagoga, en las calles del campo de Yenín -foco de las redadas israelíes a diario desde 2022- se sintieron los disparos al aire y los cánticos de júbilo entre cientos de jóvenes. Esto se repitió en Gaza, Jerusalén Este y ciudades de Cisjordania como Ramala, Nablus o Hebrón, donde algunos ondeaban banderas palestinas y otros daban dulces a los transeúntes.

La incursión del jueves fue apuntada como una verdadera "masacre" por la Autoridad Nacional Palestina, que inmediatamente rompió el canal de cooperación en seguridad con Israel.

La ciudad y las aldeas del distrito de Yenín son de los puntos más castigados desde que en marzo del año pasado Israel intensificó sus incursiones y arrestos en localidades de Cisjordania, tras varios ataques mortales cometidos por palestinos en su territorio.

Esto desembocó en una interminable tensión en territorio palestino. De los 170 palestinos muertos por fuego israelí en 2022 en territorio cisjordano, 55 de ellos eran de Yenín, dijeron a la agencia EFE fuentes del Hospital Gubernamental de Yenín. "El Ejército israelí entra y se mete donde quiere en Yenín. Lo que pasó el jueves ya pasó antes, y podría suceder mañana", contó un camarero entrevistado.

Según afirma Mustafa Sheta, director del centro cultural Teatro de la Libertad en el campo de refugiados de Yenín, redadas como esa motivan "aumentar la indignación entre jóvenes de pauperizados sin perspectivas más allá de tomar un arma y unirse a las milicias. Tras una larga ocupación militar israelí sin vías de acabar y el fallido proyecto de creación de Estado independiente palestino, la juventud tiene como referencia" a palestinos muertos o presos en cárceles israelíes, a los que miran como héroes, señal de una población acostumbrada a convivir con la tragedia.

La guerra y los episodios de violencia son una tragedia, se mire por donde se mire, sea donde sea, y con la nacionalidad, la ideología y la creencia que se quiera. Pero existe una retórica, un discurso de odio y una relativización de la vida, que trasciende nacionalidades y se posa en boca de una colectividad foránea, pero con poderosas influencias, que chucea la mayor evidencia de letras corridas lejos de su discurso.

Su discurso se encuentra en las antípodas de lo que ellos consideran “correcto y humano” y que, fuera de construir y conciliar, transmiten miedo e imponen silencio.

La próxima vez que el Comité Central Israelita del Uruguay decida expresar públicamente su profundo desagrado, quizás también lo hagan con millares de incursiones a territorio palestino, que las fuerzas de seguridad israelíes hacen a diario, para llevarse a niños (no terroristas), a cientos de prácticas abusivas, largo tema para otros debates más extensos, que solo responde a una mentalidad colonialista y de desprecio por la vida. Quizás hasta ese entonces, dicha actitud verdaderamente contribuya a la “tan ansiada paz”.

Foto: Presidencia de Uruguay

.

Artículos relacionados