La diputada del Frente de Izquierda, del Partido de los trabajadores Socialistas, habla de temas sensibles

Caso CFK “Es un atentado que claramente proviene de la derecha”

DDHH:”En Uruguay te dan los archivos, pero no te dan justicia; en Argentina te dan justicia sin archivos”

Por Jean Georges Almendras, desde Buenos Aires-24 de noviembre de 2022

“Desalojaste en Villa Mascardi, una mujer va a parir presa, y todavía continúa el enorme operativo represivo en el lugar. No se arregla con una foto”, fue la respuesta categórica de la diputada argentina del Frente de Izquierda Myriam Bregman, a través de Twitter, al presidente de su país Alberto Fernández, a mediados del mes de octubre cuando éste se hubo reunido con las comunidades mapuches, quizás con la intención de calmar las aguas después de la represión en Bariloche, que entre otras cosas, dejó el saldo de seis mujeres de las comunidades detenidas, cuatro de las cuales fueron derivadas ilegítimamente a la capital, a la cárcel en Ezeiza, traslado que fue duramente criticado por las organizaciones de Derechos Humanos. Oportunamente, la legisladora Bregman, no tuvo pelos en la lengua para espetarle al presidente Fernández una dura crítica que rápidamente se replicó en los medios argentinos. Una de las apreciaciones, sobre temas sensibles, de las que Bregman ya está acostumbrada a decir, no solo ahora, sino desde joven, cuando como abogada participó como querellante en diferentes juicios relacionados con derechos humanos, quizás el más significativo, cuando se le tomó declaración al entonces Cardenal argentino Jorge María Bergoglio, hoy Papa Francisco, en un juicio en torno a dos sacerdotes que fueron privados de su libertad en la ex ESMA y respecto al grado de conocimiento que él tenía sobre su situación: un caso oportunamente polémico, y que con el correr de los años puso sobre la tapete público la eventualidad de que el hoy Pontífice, había actuado con negligencia y sin el compromiso debido, para asistirlos y ayudarlos en el difícil momento de ambos sacerdotes, como prisioneros en un centro de detención de la dictadura militar-eclesiástica y empresarial de la Argentina. Por aquellos días, la abogada Myriam Bregman, ya se vislumbraba como una activista combativa, cuyo sello fue la frontalidad. 

Y ese sello, esa su característica personal, como carta de presentación en sus argumentos a la hora de querellar, de defender derechos sociales y derechos humanos; y a la hora de representar -en el Congreso argentino, hoy como diputada- al Frente de Izquierda sigue siendo una de sus virtudes. De ahí las expresiones incisivas al presidente Fernández, en torno al encuentro con las comunidades mapuches, y de ahí otras de hace pocos días, de duras críticas a la jueza María Eugenia Capuchetti, quien en los últimos días fue recusada por la vicepresidenta Cristina Kirchner por su forma de llevar adelante la investigación del intento de magnicidio del pasado 1ero de setiembre. Si bien hoy en día la misma Jueza se hizo a un costado, las palabras de Bregman se hicieron sentir en el ámbito político y judicial, como un tsunami, extendiendo sus apreciaciones aún más: “Nosotros tenemos a Capuchetti en la causa por la deuda fraudulenta de Mauricio Macri con FMI y no hizo nada” y lo más grave, insistió, sobre el caso CFK, es “su intento (refiriéndose a la jueza Capuchetti, ndr) de elevar rápido la causa para que no se avance sobre ciertas pistas”. Pero hay más de Bregman, porque, en temas nacionales no tuvo reparo alguno en ser coherente con su perfil personal y con el de su partido político, al declararse abiertamente a favor de una reforma del Poder Judicial mediante la cual se establezca que los cargos sean elegidos por voto popular y revocables, coincidiendo parcialmente con los planteos de Cristina Kirchner, quien puntualizó: “Donde no hay jueces puestos a dedo, presionables, puestos en sus cargos, el sistema funciona”.

Myriam Bregman, conocida definitivamente en el contexto político argentino, como una líder y una experta en temas sensibles, que hacen a la sociedad civil y a la lucha social, y en armonía con el perfil del Frente de Izquierda, como integrante del Partido de los Trabajadores Socialistas, -con el plus inequívoco de que se trata de una mujer comprometida con las causas de la clase trabajadora, a las cuales defiende sin opacidades o paños tibios- recibió a Antimafia Dos Mil, en su despacho del edificio anexo del Congreso de la Nación, mismo cuando en sus alrededores, al finalizar el mes de octubre, se ven multitudes de trabajadores, gremios y ciudadanos, movilizados por diversidad de temas, entre ellos el del presupuesto.

En no pocas oportunidades la entrevistamos en las calles de Buenos Aires, en medio de marchas, como por ejemplo la del 24 de marzo, en ocasión del encuentro en Plaza de Mayo, a los 46 años del golpe de Estado, pero en esta oportunidad, finales del mes de octubre, tuvimos oportunidad de dialogar, profundamente, frente a frente, y no a las corridas. Un diálogo que nos permitió conocer no solo sus ideas sobre áridos temas de la vida nacional argentina, y de la región, sino las del Partido que representa, de la que es una de sus más mediáticas y reconocidas referentes, junto a otro dirigente, no menos emblemático, el diputado Nicolas del Caño. Ambos de muy sólidas convicciones socialistas.

En tono amable y distendida, escuchó nuestra primera inquietud: ¿Cuál es la visión que tienes de esta ciudad y de este país, ahora peleando por el presupuesto, entre otros planteos al gobierno? Hay convulsión social en torno al Congreso, lo cual es una constante. ¿Por qué?

Las palabras de Bregman, son honestas respuestas, retumbando en el iluminado despacho que le ha sido asignado en el piso 8 del anexo del Congreso, de la calle Rivadavia. En algunos casos, palabras muy críticas, y muy bien fundamentadas, sobre algunos temas puntuales. En otros casos son palabras en tonos de opinión y de reflexión. Pero en concreto, es su posición, sobre temas tales como la administración de Alberto Fernández (a la que hace duras críticas), el caso CFK, las constantes persecuciones a las comunidades mapuches, el  rebrote fascista en el mundo -que ella rotula “reverdecer de una derecha muy profunda” en Argentina y otros países- , el filme Argentina 1985, la renuncia de la Ministra Elisabeth Gómez Alcorta, las investigaciones sobre violaciones de derechos humanos en Argentina y Uruguay, el crimen organizado en Rosario y el mundo, y la guerra nuclear sobrevolando sobre el mundo. Palabras, definitivamente constructoras de ideas y para crear conciencia, oportunas y vigentes.

“Argentina es un país muy movilizado, pero contradictoriamente por el nivel de ataque a las condiciones de vida de la mayoría de la población, de jubilados, de trabajadores, el nivel de conflictividad es muy poco. El hecho de que el peronismo esté en el gobierno y que las centrales sindicales estén completamente alineadas y subordinadas al gobierno nacional hace que para el nivel de ataque que estamos sufriendo, de caída de salarios, de ajuste hasta en discapacidad, áreas totalmente sensibles, la reacción todavía es muy poca y creo que tiene que ver centralmente con el rol de las direcciones sindicales, estudiantiles, que hacen todo lo posible para que el gobierno pueda pasar el ajuste sin mayores conflictividades”.

-¿Hay respuesta del gobierno?

“No. Es un gobierno que el único lenguaje que entiende es el de la movilización. No es un gobierno que porque haya llegado presentándose como gobierno progresista haya actuado de tal modo, de ninguna manera. Es un gobierno que solamente con luchas muy duras como acaba de ser la del neumático, de más de cinco meses, con cinco meses de pelea se logró doblar el brazo al Ministerio de Trabajo, pero no es un gobierno que escuche porque sí o que tenga alguna vocación de escuchar cuáles son los reclamos sociales, ya que tiene una perspectiva muy clara. El presupuesto lo dice textualmente: todo tiene que cerrar con el acuerdo con el FMI. Es decir, la prioridad que definió el gobierno es pagarle al Fondo Monetario, y en ese marco todo lo demás se tiene que ajustar a eso. Yo siempre aclaro, esto ya no es lo que piensa la izquierda; lo dice por escrito, página 3 del mensaje con el cual nos envían el presupuesto al Congreso”.

-¿La herencia macrista?

“La herencia macrista. Eso hace que el gobierno del Frente de todos haya roto profundamente el contrato electoral con el cual asumió. Pensemos que su campaña electoral era al 2019 para enfrentar a Mauricio Macri –las elecciones fueron en el 2019-, y era ‘vamos a terminar con la herencia macrista, vamos a poder volver a llenar la heladera. El que no está con nosotros le hace el juego a la derecha’, y gobernando es un típico gobierno con políticas neoliberales de atadura al FMI”.

Atentado fallido a Cristina Fernández de Kirchner

“Eso es una discusión particular. Yo particularmente creo que fui una de las principales dirigentes políticas de este país en salir a repudiarlo. Es un atentado claramente que proviene de la derecha. Acá se habló mucho de la violencia política. Incluso algunos dirigentes de la ultraderecha decían, ‘bueno, estamos en contra de toda violencia, fue un hecho delictivo’. No, no: ni delictivo ni toda violencia. Acá hay una clara violencia del tipo fascista, fascistoide, que alimenta un clima en el cual se termina dando este atentado”.

-Conspiración pura…

“Si, está en plena investigación, o sea que para saber cuáles fueron los hilos profundos de este atentado todavía falta. La justicia no se caracteriza ni por su velocidad ni por su precisión. Han tenido serios problemas en algunas pruebas, por ejemplo, en las pericias de los celulares y demás, pero evidentemente ya los datos que hay de las personas que fueron detenidas, los diálogos que tenían en sus relaciones políticas, todo conduce a un atentado de ese tipo".

Las constantes persecuciones a los pueblos originarios

“Veo que se conjugan dos planos: uno, que es el que no se dice. Argentina tiene un grave problema habitacional de viviendas, de tierras. Se está produciendo en la provincia de Buenos Aires casi semanalmente un desalojo de comunidades, porque hay además en alguno de esos lugares negocios inmobiliarios muy grandes. Hay un nuevo intento de las clases dominantes, de las que poseen propiedad terrateniente, de los negocios inmobiliarios, de los negocios turísticos, de pegar un nuevo zarpazo para una nueva transferencia de tierras de los sectores populares a los sectores más concentrados. Esa es una situación general que se está viendo en la Argentina. Y lo señalo porque me parece que también Villa Mascardi se usa como un mensaje duro a todo aquel que reclame una tierra, a todo aquel que diga ‘no tengo vivienda’. Eso, por un lado, mucho más general”.

“El tema específico, hay un tema específico por supuesto en Villa Mascardi, con las comunidades originarias en nuestro país que han conseguido a través de la Constitución Nacional y leyes posteriores, un cierto reconocimiento, y no hay ningún señor burgués de la Argentina que esté dispuesto a cumplir eso, por más que estén las leyes. Y, el gobierno de Alberto Fernández, una vez más se vio en la disyuntiva de ceder al lobby inmobiliario, que en esa zona es enorme porque hay enormes proyectos turísticos, propiedades terratenientes en manos de Benneton, Lewis, Turner. 1 millón 900 mil, casi dos millones de hectáreas, radicadas en paraísos fiscales tiene nuestro país, muchas de ellas ubicadas en esa zona de la Patagonia. Es decir, hay un lobby, un negocio terrateniente inmobiliario gigantesco. Y esta gente, reclama sus tierras exactamente en ese lugar”.

“El gobierno tuvo que elegir entre cumplir los derechos consagrados en la Constitución y en leyes posteriores que les corresponden a las comunidades originarias, o cumplir los deseos del lobby inmobiliario. Aníbal Fernández fue claro; armaron, montaron una escena, fue un claro montaje. Apareció quemada una casilla de Gendarmería sin que ninguna de estas personas revindique ni se vincule con el hecho, ni tengan una prueba directa para decir ‘estas personas que detuve tienen algo que ver con eso’, o ‘estas personas que estoy buscando tiene que ver con eso’, más que el testimonio de quienes reclaman esas tierras para hacer negocio diciendo ‘fueron ellos, quemaron esta casilla. Esta es mi casa, apareció quemada’. Un claro montaje. Campañas que se instalaron con mucho acompañamiento a través de algunos medios de comunicación, desde estigmatizaciones, criminalización, hasta decir ‘son chilenos, ¿por qué tienen que estar en la Argentina reclamando esto?’ y el gobierno de Alberto Fernández claramente se ubicó de este lado. Claramente, contra las comunidades originarias, contra sus derechos, contra todo lo que indican las causas judiciales, porque todos estos temas están judicializados. No había un solo dato ni un solo elemento jurídico que habilitara un operativo como el que hizo, ni para la conformación de un comando unificado. La propia palabra, el operativo profundo que hicieron y que sigue actuando todavía allí tiene unas características espantosas, violatorias de todos los derechos humanos, violatorias de todos los derechos de pueblos originarios. Violatorias de cualquier derecho de género, como trataron a esas mujeres, les revisaron los pañales a las bebés buscando a ver si tenían armas en los pañales. Es una consideración profunda la que te lleva a revolver el pañal de un bebé, a revisarlo. Muy reaccionario” 

“A mí me hizo acordar eso, yo tengo una compañera, Alejandrina Barri, cuyos papás fueron asesinados en el año 77 en Uruguay. A ella la usaron para montar una escena diciendo ‘así tratan los montoneros a sus hijos, los abandonan’, porque ella quedó sola en Uruguay, en manos de las Fuerzas Conjuntas uruguayas, y la foto que se publicaba en la revista Para Ti y otras revistas argentinas, una foto de una cuna llena de armas, como que supuestamente la hacían dormir a Alejandrina ahí. ‘Así tratan los montoneros a sus hijos’, decían; ‘la hacen dormir en una cuna de armas’. Algo que era tan ridículo como que Alejandrina tenía casi 3 años, ningún chico de tres años duerme en una cunita.  Ese tipo de campañas estigmatizadoras profundas, reaccionarias, me hizo acordar mucho a esto de revisar los pañales de los bebés. Claro, porque esas madres son esas supuestas terroristas que seguro esconden armas en los pañales de sus bebés y no son mamás que van a estar cuidando la salud de su bebé".

El rebrote fascista en todo el sentido de la terminología, en el Cono Sur, en Italia

“No lo llamaría fascista, pero es el reverdecer de una derecha muy profunda, muy reaccionaria. Lo que sí es evidente, que es más profundo que eso, porque a eso no se le contrapone una defensa, no te digo yo que soy de izquierda, que peleo por el socialismo, pero ni siquiera desde otra fuerza en defensa de los derechos humanos, de las libertades básicas elementales, sino lo que se hace, es un corrimiento generalizado hacia la derecha. Fíjate el caso de Lula, para competir con Bolsonaro adopta muchos de sus dogmas. Por ejemplo, hizo todo este último período de campaña en contra al derecho al aborto, ‘yo soy muy religioso’, fue a no sé cuántas acciones religiosas para parecerse a eso. Eso te condiciona el gobierno anterior. Siempre lo vimos que parecerte mucho a la derecha te lleva a tener políticas de derecha, y ante todo te hace renunciar a cualquier perspectiva -lo estamos viendo en Argentina hoy- de cambio profundo o de mínimamente revertir la herencia que te dejó el gobierno de la derecha”.

Film “Argentina 1985” 

“Hay una derechización, claramente. Se radicalizan sectores de la derecha y se van a los extremos. Pero por el otro lado, aquellos partidos que se decían más de centroizquierda o progresistas, se corren a la derecha, produciendo un corrimiento a la derecha generalizado. Por eso los debates que hoy tenemos de izquierda en Argentina son durísimos. Porque se han naturalizado cosas que hace un tiempo decías, esto no lo puede sostener nadie. Y se nota mucho porque surgió estos días una película que se llama ‘Argentina 1985’, y fue como una bocanada de aire puro. Todos aquellos que estaban como en una situación diciendo, ¿Estos son los que gobiernan este país? ¿Estas discusiones? ¿Este es el ministerio de Seguridad del gobierno que se decía nacional y popular, el que va y detiene mujeres mapuches y las traslada como en General Roca, a 1.500 kilómetros de su territorio, y le pisotean su lugar sagrado y las tratan casi de brujas porque tienen un lugar sagrado, creo que lo que se está viendo con un millón de espectadores, alrededor de la película, es como una válvula de escape ante ese clima reaccionario? Pero ojo con culpar solo a la ultraderecha del clima reaccionario, porque la ultraderecha se basa también en desigualdades, resentimientos sociales, que producen las políticas de estos gobiernos que llegan con un discurso, pero después gobiernan con otro y sin tocar las condiciones estructurales en las cuales vivimos”.

La renuncia de la ministra Elizabeth Gómez Alcorta

“No tengo una consideración particular. Sé que ella había sido abogada de esa comunidad; conoce la realidad y es evidente que el gobierno desconoce la realidad de lo que pasa ahí, no porque no lo sepa; rechaza la realidad de lo que pasa y toma una clara actitud de defender al lobby inmobiliario”.

-El hecho de hacer una renuncia dentro del gabinete, de alguna forma, ¿no está marcando una señal interesante que se pueda ahondar?

“Es un gobierno que ya fracasó. Todos los días va a haber una denuncia de acá en adelante porque el gobierno está totalmente fracasado y están viendo cómo administran hasta el año que viene y buscando distintas trampas electorales, como sacar la ley de primarias abiertas y obligatorias, distintas trampitas a ver en qué condiciones pueden llegar al 2023. Yo trato de no sufrir por los funcionarios. Lo grave es lo que está pasando al pueblo trabajador que votó a ese gobierno, que está profundamente desilusionado por muchos sectores por lo que hizo un gobierno que votaron porque les dijo exactamente lo contrario. La clave hoy es construir una clara alternativa de izquierda que pueda enfrentar todas esas políticas y que enfrente también en serio la ultraderecha y no que se mimetice como derechistas para parecer que les podemos competir unos votitos”.

Derechos Humanos en Argentina y Uruguay, y el caso Alejandrina Barri

“Primero una comparación, porque he trabajado mucho el tema de Uruguay a partir del caso de Alejandrina Barri del cual soy abogada de su causa. Su causa se involucra con tres causas, que en su caso son: causa ESMA, etc. Alejandrina hoy es legisladora del Frente de Izquierda Unidad Nacional de Buenos Aires. Alejandrina estaba con sus papás. Su papá era el secretario político de Montoneros en el año 77; Juan Alejandro Barri, y su mamá Susana Mata. Estaban en Uruguay junto con otro grupo de exiliados argentinos y también personas que estaban clandestinas en Uruguay porque se habían tenido que ir en esa condición de Argentina. Allí estaba Jaime Dri, parte del grupo era Miguel Ángel Estrella, un pianista muy reconocido que vivió muchos años en Uruguay, que ya estaba radicado en Uruguay. Se hace un operativo de Fuerzas Conjuntas de Argentina y Uruguay, las Fuerzas Conjuntas uruguayas con la patota de la ESMA, y detienen a la mayoría de esas personas. A muchas las traen a la Escuela de Mecánica de la Armada, previo paso por el Castillo, ‘el castillito’ en Uruguay. Los detienen allá. Los papás de Alejandrina mueren en el operativo, son asesinados, y Alejandrina queda en manos de estas Fuerzas Conjuntas, hasta que luego de varios días se la devuelven a sus abuelos, tres años casi por cumplir –esto fue en diciembre, Alejandrina nació en marzo así que sí estaba próxima a cumplir los tres años-, se la devuelven a sus abuelos con el objetivo de montar una campaña. No es apropiada, como en ese momento eran muchos de los niños y niñas de este país, sino que la devuelvan, pero con el objetivo de montar una campaña que incluye lo que te comentaba antes, que como trataban a sus hijos y demás, y sale una campaña publicitaria muy grande en la Argentina”.

“Soy querellante con Alejandrina. La causa que trata esa responsabilidad, la causa Plan Cóndor y la causa ESMA. Son como tres causas en las cuales se involucra este caso.A partir de esta causa, lo que notamos, porque nosotros hicimos varios pedidos de información a Uruguay y nos mandaban documentación de dictadura, los archivos secretos como se dice acá. Entonces veíamos que en Uruguay te dan los archivos, pero no te dan justicia, en Argentina te dan justicia sin archivos. Lo que muestra también la película 1985 que sin la apertura de los archivos todo depende del testimonio de los sobrevivientes y de las sobrevivientes. Acá no hubo apertura de los archivos de represión ni siquiera mínima, más que algún documentito suelto, un tema que yo trabajo mucho porque hago todo el tiempo presentaciones con ese tema. No hubo apertura de los archivos. Entonces toda la carga del proceso de verdad y justicia sigue estando en manos de los querellantes. Eso se ve muy bien en la película, vuelve a poner el foco ahí, que para condenar a los genocidas se sigue necesitando del 85 a esta parte, de la película a esta parte, el testimonio de los sobrevivientes. Como consideración más general me parece que esa comparación con Uruguay va porque acá no hubo ningún tipo de apertura de archivos ni de entrega de archivos y todo sigue dependiendo”.

-Pero hubo procesos, a diferencia de Uruguay.

“Claro. Es lo invertido”.

-Pero no deja de ser muy nefasto este péndulo, porque coloca a dos países que han vivido la misma situación con realidades diferentes.

“Yo creo que en Argentina influyó mucho el movimiento de derechos humanos que se desarrolló muy poderoso, Fuerzas Armadas que salieron muy derrotadas después de la guerra de Malvinas, hubo una serie de factores que hicieron eso. Lo que no cambia en ningún país de la región es que las condiciones que dejó ese Plan Cóndor, ese plan genocida, esas ataduras al imperialismo, esas ataduras a Estados Unidos, siguen muy vigentes en Argentina, y en el resto de la región. Ese es un tema que todavía está pendiente, la tajada de ganancia que sacaron los grandes empresarios de las clases dominantes en la dictadura, que les sacaron a todas nuestras clases trabajadoras de la región y que esas condiciones estructurales que establecieron fueron la base para muchas otras conquistas, pero que eso profundamente no se revisó nunca”.

Mafias internacionales y narcotráfico

“De Italia conozco menos, pero de América Latina conozco, y claramente el narcotráfico es uno de los motores centrales en nuestra región, desde México para abajo, y ha sido una gran política para intervenir de Estados Unidos, lo cual con sus políticas intervencionistas prohibicionistas, ir cada vez a legislaciones más duras y aparatos represivos más pertrechados, más armados, más fortificados para combatir al narcotráfico, se va a escaladas represivas de los distintos países que ha estallado en México, ha estallado en Colombia, ha llevado a situaciones muy complejas y creo que en Argentina estamos muy atrás en esa discusión. Estuve en Rosario hace unos días; hay un problema muy serio, una escalada en Rosario, no es que está igual que el año pasado ni que el año anterior, hay una escalada realmente, tiroteos en la vía pública, tiroteos al palacio de Tribunales; cosas muy serias, pero me parece que todavía no hay una clara conciencia y que lo peor es que la receta que se está buscando es reforzar el aparato represivo. De hecho, uno de los artículos que se quería votar acá en el Congreso, en el presupuesto, era para reforzar la seguridad en Rosario. Se sigue teniendo la mirada en Estados Unidos seguritaria y de prohibición de las drogas, que son las dos combinaciones que ha hecho Estados Unidos para intervenir en nuestra región. No creo que a Estados Unidos le importe realmente, lo usa como excusa para intervenir pero que lleva a que esas situaciones se agraven y de ninguna manera se solucionen. Veo que se está discutiendo muy poco el tema”.

-¿Hay lagunas legales?

“No, hay demasiadas leyes me parece, al revés”.

-Porque no hay delito de asociación mafiosa en este país.

“No faltan tipos penales en este país. No es tipos penales lo que falta, lo que falta es investigar en serio porque tienen tanta relación las fuerzas represivas con el narcotráfico. Por qué no hay una sola detención de bandas narcotraficantes que no esté involucrada alguna fuerza de seguridad”.

-¿Y el sistema político…?

“Sí, pero menos conocido. Lo de las fuerzas de seguridad está totalmente probado y comprobado, como la trata de personas, todo lo que tiene que ver con el delito complejo. No puede funcionar sin algún grado de complicidad de las fuerzas represivas y del poder político.Me parece que tiene que ver eso, pero la preocupación mayor es que es un tema que como que se circunscribe a Rosario. Van a dejar entrar a la DEA. Bueno, prestemos atención porque estamos yendo por un camino peligrosísimo, gravísimo. Bueno, pero es lo que está pasando hoy. De ahí salen las escaladas represivas de asesinatos y situaciones incontrolables como hemos visto en otros países de América Latina”.

La guerra nuclear, presente en el mundo

“Es una situación compleja. En nuestro país creo que al principio se seguía más cotidianamente, ahora se ve como algo más lejano, pero eso no indica que evidentemente estamos en una situación crítica y que en esta etapa del capitalismo está inscripta esta situación de disputas Inter burguesas cada vez más serias, más agudas, más graves, que pueden tener hoy consecuencias de ese tipo”.

---------------------------

Artículos relacionados:

Bergoglio tibio con la dictadura, pero el papa se arrepiente de aquel error

Argentina: los grandes empresarios de hoy "son los mismos que organizaron el golpe de Estado"

-------------------

*Foto de portada: gentileza de Mariana Oliveri

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director de redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras
Secretaria de redacción Sudamérica: Victoria Camboni

ver más...