Por Dennis Pinzone-18 de junio de 2021

"Sentir profundamente todas las injusticias cometidas contra cualquier persona, en cualquier parte del mundo. Ésta es la cualidad más importante de un revolucionario". La frase pertenece a un pasaje de la carta que Ernesto Che Guevara, protagonista de la revolución cubana, dejó a sus hijos.

Entre ellos está Aleida Guevara March quien, desde la muerte de su padre, ha llevado su mensaje revolucionario a muchos países del mundo. Y el pasado lunes 14 de junio, día del 93º aniversario del nacimiento del Che Guevara, asistió a un encuentro organizado por la Asociación Nacional de Amistad Italia Cuba, en Palermo, cerca de las Canteras Culturales de Zisa.

Luego de una breve introducción de Ninni Cirincione, coordinador de la Asociación Sicilia de Anaic (Asociación Nacional de Amistad Italia-Cuba), sobre la conexión de amistad que une al Estado cubano con el italiano, inmediatamente se dio la palabra a la pediatra de La Habana, quien habló de numerosos temas.

Dirigiéndose a Italia, Aleida habló de las decenas de embarcaciones de migrantes que llegan, o que no llegan, a las costas mediterráneas, señalando que, lamentablemente, hay poca memoria histórica entre los diversos pueblos del llamado "primer mundo", cuya prosperidad es el resultado de la combinación de explotación y genocidio perpetrado durante siglos en todos los países que hoy son definidos como "en desarrollo".

"Si van a Brasil, Argentina, Uruguay, encontrarán muchos apellidos italianos, consecuencia de la emigración masiva ocurrida a fines del siglo XIX y principios del XX. Los italianos tuvieron que emigrar de su tierra por hambre. Luego tuvieron que huir de dos guerras mundiales. La inmigración actual ocurre en países donde la gente no puede vivir una vida digna, porque no hay trabajo ni comida para la población, donde hay guerras y donde la gente está huyendo de la guerra. Entonces ¿cómo se debe detener esta emigración? ¿Con violencia? ¿O intentando realizar proyectos de desarrollo social y económico para que ya no tengan que emigrar?".

Aleida, testimonio vivo del pensamiento revolucionario cubano, y de lo que significó la aplicación de este pensamiento para toda la isla, relató la situación que hoy, aun con el agravante de la pandemia, se vive en Cuba con el embargo. Este último, también conocido como "bloqueo", es un bloqueo comercial, económico y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra el Estado cubano, a raíz de la revolución castrista.

Antes de 1959, los estadounidenses controlaban las industrias petroleras, las centrales eléctricas, las minas, la telefonía y un tercio de la producción de azúcar de caña en Cuba. Ese año, Estados Unidos fue el primer socio comercial de Cuba, comprando el 74% de las exportaciones y abasteciendo el 65% de las importaciones de la isla.

Guevara March dio a entender que, en realidad, se trata de un embargo que va más allá de la relación económica entre Estados Unidos y Cuba: "Nuestro Estado quiere proteger a sus pacientes con las mejores drogas del mundo, pero si para comprar nos contactamos directamente con la multinacional que produce esa droga, el FBI le puede imponer una sanción a esa empresa. ¿Cómo lo hace? Si la empresa tiene capital en Estados Unidos, es fácil, le retiran el capital. Si no tienen, entonces el procedimiento es diferente, simplemente se les dice que, si hubo relaciones económicas con Cuba, la mencionada empresa ya podrá operar en Estados Unidos".

Nuevamente, en su opinión, la única forma de resistir a un enemigo tan poderoso como Estados Unidos es la unión del pueblo cubano. "Somos pocos y por eso debemos luchar juntos, olvidarnos del yo y trabajar con el nosotros. Podríamos tener muchas diferencias, pero tenemos que buscar objetivos comunes".

Han pasado 54 años desde el asesinato del comandante revolucionario Ernesto Che Guevara, ocurrido en La Higuera, Bolivia, durante una misión (destinada a repetir la hazaña realizada en Cuba) para derrocar al gobierno boliviano del dictador René Barrientos Ortuño. Hoy sabemos que en el operativo que luego desembocó en la captura y asesinato del argentino, además del ejército boliviano, también hubo miembros de los servicios secretos de Estados Unidos.

93 años después del nacimiento del Che, su personaje sigue siendo un ícono atemporal, y su sueño de libertad y unión es el objetivo de todos esos jóvenes revolucionarios que hoy son los portavoces del inmenso legado que dejó. El mensaje del comandante Guevara es universal, pero si lo analizamos y lo devolvemos a la realidad latinoamericana, no es más que la lucha pasada de siglo en siglo de todos esos líderes que han caminado las tierras de la Patria Grande y que sacrificaron sus vidas en nombre de la unión del pueblo sudamericano y en nombre del autogobierno de sus territorios ancestrales, violados, degradados y pisoteados durante más de 500 años por la mano de Occidente.

Hoy, la savia de esos pueblos fluye más viva que nunca, y pronto nacerán nuevos frutos del árbol de la revolución. Lo hemos visto en Chile, en Uruguay, en Colombia, donde en el último año cientos de jóvenes se han volcado a las plazas de sus ciudades, reviviendo de nuevo esas palabras pronunciadas por el "Che", que durante décadas han dado la vuelta a todo el mundo: "Hasta la victoria comandante. ¡Siempre, siempre, siempre!".

--------------------

*Foto de portada: Our Voice

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO