Domingo 26 Mayo 2024

Por José Guzman-20 de octubre de 2022

La Comisión de Defensa Nacional de la Cámara baja Argentina mantuvo un encuentro para tratar diversos proyectos de resolución y allí el diputado Ricardo López Murphy pidió declarar en la zona de operaciones de Villa Mascardi, el estado de sitio.

López Murphy apuntó que ya realizó una denuncia en sede penal para que la RAM sea declarada “una fuerza terrorista”, y en tal caso inhibir la provisión de recursos a esa entidad: “Esa fuerza está disputando la soberanía del Estado, y la está disputando no solo en términos de la Constitución que van a respetar, también al sistema de leyes de este mismo Congreso y a nuestra propia bandera. No estamos hablando de un conflicto menor, estamos hablando de gente que está dispuesta a desafiar el monopolio de la fuerza del Estado legítimo de derecho. En última instancia, las fuerzas armadas con nuestra constitución y nuestras leyes son la última garantía del monopolio del uso de la legitima violencia del Estado”.

Indicó además que fue uno de los legisladores que pidió declarar en la zona de operaciones el estado de sitio: “Justamente respetando nuestra configuración legal, que le da al Poder Ejecutivo Nacional las facultades para utilizar todos los medios del Estado según fuera la proporcionalidad de la reacción que hubiera tener”.

“En última instancia el Estado Argentino no puede estar inhibido de lo que hacen otros Estados, no es cierto que Chile puede actuar porque es un Estado unitario y nosotros somos federales, no. Nosotros tenemos que tener un continuo, la clave del continuo de la utilización de las fuerzas armadas es la declaración del estado de sitio. Por eso la denuncia terrorista y el pedido de Estado de Sitio tienen una lógica, esa lógica depende de la voluntad del Estado Nacional. Era darle un instrumento, que lo tiene que determinar el Congreso por nuestra Constitución”.

Avalando así el proyecto presentado por José Luis Espert, diputado de Avanza Libertad, quien presentó el 4 de octubre en la Cámara de Diputados el proyecto oficial para declarar el Estado de Sitio en Villa Mascardi (Río Negro) durante 60 días. El documento, apoyado por dirigentes de Juntos por el Cambio, justifica la medida de emergencia citando artículos de la Constitución Nacional. El objetivo es “consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover al bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad”.

El texto cuenta con la firma de otros dirigentes políticos de Juntos por el Cambio como Ricardo López Murphy, Martín Tetaz, Luciano Laspina, Alejandro Finocchiaro, Gerardo Milman, Alberto Asseff y Francisco Sánchez. El documento exige que el Poder Legislativo, al estar en el periodo de sesiones ordinarias, disponga de la facultad de imponer el Estado de sitio.

“Declárese el estado de sitio en Villa Mascardi y en toda la zona con jurisdicción nacional para el control de la seguridad y restablecer el orden, respetando los derechos y garantías constitucionales, en atención a los hechos que se producen dentro de un Parque Nacional (provincia de Río Negro) por el plazo de 60 días”, señala el texto presentado en el Congreso de la Nación.

El diputado neuquino del Frente de Todos Guillermo Carnaghi señaló: “Existe una visión política, que vienen expresando dirigentes importantes, entre ellos el expresidente de la República (Mauricio Macri), que, muy suelto de cuerpo, en un reportaje en su canal, planteaba que los pseudo mapuches son chilenos. Y esto lo repiten varios dirigentes importantes de la oposición que no responde hoy a la realidad histórica, a la realidad científica, y de última, a algunos no les debe gustar, pero hay un mandato de la Constitución nacional, en el artículo 75, inciso 17, en cuanto al reconocimiento de los pueblos de la cultura y la presencia de los pueblos prexistentes”.

Alberto Emilio Asseff tomó la palabra para aclarar que desde su presidencia y de la comisión se “respeta absolutamente la Constitución nacional y los derechos de los pueblos originarios que nuestra Carta Fundamental establece”, pero que, de ir al caso, “estamos hablando a un grupo, que, invocando su condición de pueblo originario, reniega del Estado nacional argentino, dice que no respeta a la bandera nacional, que no reconoce al Estado nacional, que no se considera ciudadano nacional, y que quiere otra nación que no es la nuestra. Si vamos al caso, esta es la situación, no estamos hablando de un pueblo originario que reivindica tierras para pastorear, sembrar o vivir, sino que está reivindicando una Nación nueva. Por lo tanto, no estamos en una cuestión menor, si vamos al caso de hablar de esta situación”.

Por esto, para el legislador “no se reduce a invocar la Constitución nacional, porque en todo caso yo también la invoco en cuanto a que algunos actos de esa naturaleza rondan con la traición a la patria. Y, por otro lado, tengo entendido que la propuesta de Estado de Sitio es para dar la oportunidad de que el Poder Ejecutivo Nacional tenga la posibilidad de resolver rápidamente la cuestión que tiene bajo zozobra y afecta la paz social en una comarca, que es la comarca andina. Por eso no es el estado de sitio que se propuso en la provincia de Río Negro, si no en un punto, como la Constitución dice, de la República Argentina, en Villa Mascardi y la comarca andina”.

“Agentes foráneos”, “organizaciones financiadas por el comunismo internacional”, “pensamientos que nada tienen que ver con los intereses nacionales” son frases conocidas. Estas eran algunas de las justificaciones comunes que se utilizaron en la década del 70 para estigmatizar a quiénes eran opositores. Los medios burgueses colaboraron siempre en la construcción de ese enemigo “subversivo y antinacional”, la implementación del estado de sitio a fines del año 1974 solo traen los recuerdos más funestos a la memoria de Latinoamérica y aun más de la República Argentina.

Los actos más crueles como guerras, ataques terroristas, sangrientas revoluciones y golpes de Estado siempre han sido convenientemente manipulados por las agencias internacionales de noticias y los medios de comunicación alineados al establishment. Generalmente generando explicaciones oficiales que no son más que fachadas para que sean tolerados impávidamente por poblaciones enteras a fin de que la élite financiera pueda conseguir sus objetivos de dominio económico y poder político, esto ocurre en el mundo actual. Tampoco se trata algo nuevo ese “enemigo interno” un enemigo sistemático internacional y que toma la forma más conveniente a los poderosos.

Hoy son las comunidades mapuches, la R.A.M. (Resistencia Ancestral Mapuche) y cualquiera que le levante la mirada al patrón de estancia extranjero, latifundistas que por unos cuantos dólares se adueñaron de la tierra, pero no de las conciencias de los pueblos ancestrales que aun resisten.

------------------

Foto de portada: visiondesarrollista.org