Miércoles 17 Julio 2024

Por Jesica Calcagno de La Izquierda Diario (*)

Con 36 votos de un lado y 36 del otro, hubo un empate y tuvo que definir la vicepresidenta Victoria Villarruel para que pueda aprobarse en general. En la votación en particular, los senadores de Santa Cruz (Carambia y Gadano) se retiraron facilitando las votaciones al oficialismo. Salió empatado el artículo de facultades delegadas y, nuevamente, fue la vicepresidenta la que desempató. Posteriormente se pasó al debate del paquete fiscal que se extendió hasta casi las 8h.

Se aprobó en general la ley bases pero con un resultado muy ajustado y rodeada de escándalos y cuestionamientos que aportan más debilidad para el gobierno. 36 de un lado y 36 del otro, y debió desempatar Victoria Villarruel. La presidenta del Senado quiso dar un discurso antes de desempatar, pero no puedo por los gritos que inundaron el recinto. Es que Villarruel no puede dar un discurso, su rol solo es "ordenar el debate".

A pesar de tener que ceder en nuevos cambios para intentar sumar más voluntades y evitar salir derrotado, en la votación en particular se esperan más cruces. Una vez finalizada la votación en particular, será una sanción en los hechos pero tendrá que volver a Diputados. Los cambios como el de quitar la eliminación de la moratoria previsional y sacar Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino y Radio y Televisión Argentina de las empresas a privatizar, todavía no están firmes. Tendrán que ser aceptados o rechazados por las y los diputados.

Hacia el final de la jornada el gobierno leyó otra tanda de cambios, esta vez en el RIGI (Regimen de Incentivo a las Grandes Inversiones). Acotaron el régimen a 5 actividades: agroforestal, infraestructura, minería, energía y tecnología. Incorporaron que al menos el 20% del total de la inversión destinado al pago de proveedores locales. Este era un reclamo de cámaras empresarias como la UIA.

Al gobierno de Milei le reclaman hace rato que muestre “acuerdo político” del Congreso, tanto el FMI como sectores empresariales. La sesión del Senado no fue una buena señal para esas exigencias.

La aprobación en general se dio con un empate y con una masiva movilización de rechazo afuera del Congreso, que fue reprimida por el operativo de Patricia Bullrich.

Además, el “acuerdo político” de los 36 votos que acompañaron al gobierno están cuestionados y flojos de papeles. El caso de la senadora Lucila Crexell de Neuquén fue el más resonante: su voto está asociado al cargo de embajadora de la UNESCO con sede en Paris. Otro caso es el del peronista Edgardo Kueider, de Entre Rios. Mientras transcurría la sesión, se conoció un decreto presidencial que le otorgaba dos cargos en el directorio de la Comisión Técnica Mixta de la represa hidroeléctrica Salto Grande. También los gobernadores de muchas de las provincias que lo acompañaron, desfilaron hasta un día antes de la sesión, por la Casa Rosada para cerrar convenios de obras públicas con el jefe de gabinete Guillermo Francos.

El PRO volvió a actuar casi como un interbloque con La Libertad Avanza, y la UCR aportó buena parte de los apoyos y colaboró para que salga la ley. En el caso de Martín Lousteau, aunque marcó sus diferencias y votó en contra, fue un aliado clave del gobierno para que pueda existir la sesión: sin él, no había quórum. En la votación también terminó ayudando al gobierno: para que sea válida una votación en el Senado se necesitan 37 votos emitidos de mínima por la positiva o la negativa. Si los opositores a la ley decidían abstenerse o retirarse del recinto podían hacer caer la sesión con sus 36 voluntades (33 de Unión por la Patria y los 2 santacruceños eran 35, si Lousteau se sumaba a esta estrategia se lograba).

Los dos santacruceños (Carambia y Gadano) estuvieron ausentes durante toda la sesión y recién bajaron al recinto para el momento de la votación. Habían anunciado el día anterior que no darían quórum. Otra de las irregularidades que sumó esta sesión fueron las denuncias de la senadora Gadano: publicó que recibió amenazas en sus redes de que iban a matar a sus hijos por oponerse a la ley.

Los votos afirmativos para la votación en general

12 de la UCR (Abad, Blanco, Fama, Galaretto, Juri, Kroneberger, Losada, Olalla, Suárez, Valenzuela, Vischi y Zimmermann)

7 de La Libertad Avanza (Abdala, Atauche, Arrascaeta, Bedia, Olivera Lucero, Pagotto y Paoltroni)

6 del PRO (Juez, Tagliaferri, Álvarez Rivero, De Angeli, Goerling Lara y Huala)

Lucila Crexell de Neuquén

La tucumana ex Juntos por el Cambio Beatriz Avila

Los 2 misioneros que responden al gobernador Passalaqua (Arece y Rojas Decut)

Los 3 peronistas de Unidad Federal: Edgardo Kueider, Carlos Espínola y la cordobesa Alejandra Vigo que responde al gobernador Llaryora.

La rionegrina Mónica Silva que responde al gobernador Weretilneck

Juan Carlos Romero y sus dos compañeras de bloque de Cambio Federal (Terenzi y Cristina)

Los votos en contra

33 de Unión por la Patria

2 de Santa Cruz (Carambia y Gadano)

Martín Lousteau de la UCR

Votación en particular

En la votación de la delegación de facultades, el resultado fue 35 a 35. Aquí se habían retirado los senadores de Santa Cruz. Desempató nuevamente Villarruel. En el caso de Reforma del Estado (privatizaciones e intervención o disolución de organismos públicos), el resultado fue nuevamente 35 a 35. En el caso de Contratos del Estado (donde están las obras públicas), el oficialismo se impuso 37 a 33. Aquí los radicales Lousteau y Abad votaron a a favor. En el título de Promoción del empleo registrado (que implica la eliminación de multas por trabajo NO registrado) primero se registró un empate (35-35), con Lousteau votando a favor y los radicales Abad y Blanco en contra. En una segunda votación estos dos últimos cambiaron su voto dándole el triunfo al oficialismo por 37 a 33.

En el título dedicado a la Reforma Laboral, se decidió separar un artículo de todo el título (que derogaba el Estatuto del Viajante) y finalmente salió 37 a 33, con el voto de todos el radicalismo, incluido Lousteau. En el título de Energía (se trata de cambios en la legislación que van a impactar en el aumentos de tarifas), salió 37 a 33, también con el aval de Lousteau y toda la UCR.

En el debatido título en relación al RIGI aparecieron más cambios de madrugada. En otro hecho escandaloso se agregaron a las actividades en las que se puede aplicar siderurgia, petróleo, gas y turismo. Un agregado que parece dictado directamente por Paolo Rocca y se justificó en un “error de tipeo”. Esta parte de la ley fue aprobada por 38 a 32 y aparecieron 3 votos a favor de Unión por la Patria: Guillermo Andrada (Catamarca), Carolina Moisés (Jujuy) y Sandra Mendoza (Tucuman).

Finalmente, se volvió a abordar el título alrededor del Tabaco. Allí hubo varias polémicas y se aprobó con 33 a favor, 10 en contra y 27 abstenciones. De Unión por la Patria hubo 6 votos en contra: Andrada, Manzur, Mendoza, Moisés, Uñac, Giménez. De La Libertad Avanza, 4 a favor y 3 en contra (Pagotto, Olivera, Arrascaeta). Martín Lousteau votó en contra.

Posteriormente, cerca de las 3 de la madrugada, continuó el debate acerca del paquete fiscal, que se extendió hasta casi las 8h de la mañana.

(*) Gentileza de La Izquierda Diario

*Foto de Portada: La Izquierda Diario