Once años de impunidad
 
Por Antimafia Dos Mil-22 de junio de 2021

Once años de impunidad lleva la Masacre de El Alto. Los familiares de las víctimas enviaron una carta al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina, Carlos Rosenkrantz, con copia para los restantes miembros del tribunal supremo: Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

En las últimas horas del 16 de junio de 2010, un patrullero persiguió a un grupo de jóvenes, en el barrio El Alto, la parte de Bariloche que no se ve en las propagandas de turismo. Los adolescentes, acostumbrados quizás al hostigamiento de la policía, intentaron alejarse del lugar. Los policías comenzaron una persecución; en ese momento el oficial de la policía de la provincia de Rio Negro, Sergio Colombi disparó contra los jóvenes, dándole un tiro en la nuca a Diego Bonefoi que tenía tan solo 15 años. Casi cuatro años llevó el proceso judicial que terminó condenando a Colombi, a cumplir 20 años de prisión, y pese a ser una condena de muchos años, el sistema judicial no consideró el agravante de que Colombi era policía, por lo que hubiera sido necesario considerar una pena de reclusión perpetua.

Durante la jornada del 17, simultaneas protestas se dieron en distintos barrios de Bariloche, la indignación por el asesinato a sangre fría del adolescente movilizó a cientos de personas, en especial a los jóvenes. Las autoridades democráticas, Marcelo Cascón, intendente de Bariloche, y el Gobernador de la Provincia Miguel Saiz echaron leña al fuego, y ante las múltiples protestas ordenaron simultáneos operativos de represión, entre los que participaron los miembros de la Brigada de Operaciones, Rescate y Antitumulto (BORA), y la Gendarmería Nacional.

Durante la represión fueron asesinados otros dos jóvenes, Nicolás Carrasco de 16 años y Sergio Cárdenas de 29. En las primeras horas se contaron otros 13 heridos de gravedad, pero las cifras finales estuvieron cerca del centenar, dejando en vista una actitud generalizada hacia el uso de la fuerza desproporcionada y desmedida, una constante de la violencia institucional, que hoy en la Argentina quedo titulada “Doctrina Chocobar”.

La carta enviada al máximo tribunal, está firmada por Carmen Curaquero y Ricardo Abel Carrasco, quienes son los padres de Nicolás; Juan Cárdenas y Cristina Massaro, padres de Sergio. Además, también firmó Karina Riquelme, la viuda de Cárdenas. En ella los familiares recuerdan que aceptaron el fallo que fue impuesto en las instancias preliminares, pero le parece “insuficiente y hasta vergonzoso dada la gravedad de los delitos cometidos”.

Cabe recordar que Víctor Cufré, ex secretario de Seguridad de la provincia de Rio Negro, y los ex jefes policiales Jorge Vilanova y Argentino Hermosa fueron condenados como coautores del delito de homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Por el homicidio material de Nicolás Carrasco fueron condenados los ex agentes de policía Víctor Pil, Marcos Epuñan y Víctor Sobarzo, que pudieron ser identificados gracias a una exhaustiva investigación realizada por el Equipo Técnico Interdisciplinario a cargo de Rodolfo Pregliasco, quien oficio como consultor técnico de la fiscalía. Pese a esto, no se pudo identificar cuál de los tres realizo el disparo mortal, lo que remarca el secreto de cofradía entre los agentes. Todos fueron condenados a cuatro años de prisión, que todavía no se hizo efectiva.

Los asesinos de Sergio Cárdenas nunca fueron identificados, su crimen fue contemplado dentro de la lógica de la represión generalizada, incluso la caratula de la causa estaba registrada como “homicidio en riña”.

-------------------

*Foto de portada: www.periodismolatinta.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO