Domingo 23 Junio 2024

"Surgen responsabilidades en relación al delito de genocidio"

El exmagistrado Carlo Palermo ha vuelto a denunciar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya por el crimen de genocidio contra el pueblo palestino.

En concreto, se le pide al fiscal jefe Karim Khan que emita una "orden de detención contra el primer ministro de Israel y los oficiales y funcionarios subordinados a él cuyas responsabilidades en relación con el crimen de genocidio han surgido".

No es la primera vez que el ex magistrado avanza en esta dirección: ya en noviembre del año pasado presentó una acusación en la que reconstruía los vínculos de Hamás con la CIA.

La denuncia de hoy se integra con acontecimientos recientes como "la nueva invasión anunciada actualmente por el primer ministro en la ciudad de Rafah". Se afirma que esta decisión "es aún más maliciosa, arbitraria, ilegítima y destinada a la destrucción completa de la población de Palestina al destruir y hacer inhabitable su territorio, elemento objetivo que caracteriza a su "pueblo", debido a la magnitud de la reacción (legítima contra miembros específicos de la organización terrorista Hamas) hasta una agresión e invasión ilegítimas e ilegales de todo el territorio de la Franja de Gaza, con la consiguiente responsabilidad consciente y dolo por el asesinato indiscriminado de un número cada vez mayor de víctimas probadas y también de acuerdo con las intenciones públicamente reveladas por el propio Primer Ministro de Israel".

Según el ex magistrado, el ataque "parece inadmisible e injustificable contra la propia cultura de la población civil de Palestina, con la aniquilación y el asesinato malicioso de una gran parte de la población palestina, y con la violación de los principios de responsabilidad personal subjetiva y de derecho de los pueblos protegidos por la Convención de La Haya".

Las más altas personalidades judías confirman la intención genocida

Entre los documentos enviados a la Corte se destaca que las pruebas de la acusación hecha por Sudáfrica contra el Estado de Israel serían demostradas por las declaraciones "de las más altas personalidades judías que confirman la intención genocida: consistentes en las declaraciones del presidente Herzog, y de los ministros y representantes autorizados de las fuerzas armadas judías".

carlo2

De todas estas declaraciones -se sostiene- "se desprende la total equiparación de los palestinos con sujetos sin derechos ni personalidad jurídica y la deshumanización de la etnia palestina, típica de los casos de genocidio: en particular, en todas estas declaraciones se destaca la total adhesión de agentes del Estado, en sus más altos niveles, a la idea bíblica del exterminio de un pueblo, como el de Amalek, proclamada abiertamente por todos los líderes institucionales israelíes".

La evidencia de esta intención está ahí para que todos la vean: "Los bombardeos indiscriminados contra civiles y los episodios de destrucción de infraestructuras como iglesias, mezquitas y hospitales, constituyen pruebas inequívocas de un genocidio en curso, no legitimado y no proporcionado a ninguna respuesta defensiva clave contra los ataques sufridos por Hamás".

Las peticiones

"Ante estas premisas, en esta sede nos preguntamos cómo pudo suceder -dice el documento de denuncia- y la demostración de esta intención genocida, de hecho, ya fue realizada y documentada con los vídeos mostrados de la devastación y las declaraciones auto indicativas de políticos y soldados israelíes, empezando por el primer ministro", ya que el Tribunal Penal de La Haya aún no ha emitido "las consiguientes medidas dentro de su jurisdicción, como la emisión de la orden de arresto contra el primer ministro y sus oficiales directos y soldados procediendo a la ejecución física de las directivas de la masacre".

* Foto de portada © Imagoeconomica