Jueves 13 Junio 2024

Uno de los cuatro prófugos más importantes de Italia, fue capturado en la catedral de Génova, tras cinco años de huir de la justicia.  Se trata de Pasquale Bonavota, quien es uno de los jefes de la mafia calabresa ‘Ndrangheta, que lidera el tráfico internacional de drogas, y está acusado de varios asesinatos.

Tras la coordinación del fiscal de Catanzaro, Nicola Gratteri, que lideró la operación Rinascita-Scott, se logró dar con el paradero del capomafia, el último de los prófugos buscados dentro de esta causa. En el marco de dicho operativo se logró dar captura a otros jefes mafiosos, como sucedió en el caso del gran boss Matteo Messina Denaro, que se mantuvo oculto por 30 años.

Pasquale Bovanota escapó de la justicia en 2018 tras ser acusado de asesinato y asociación mafiosa. El pasado 27 de abril fue capturado en la catedral de la ciudad portuaria de Génova, por Carabineros, portando una identificación falsa. Así lo informó la policía italiana a través de un comunicado.

El Corriere della Sera, diario italiano, mencionó que Bonavota lideraba una facción de la ‘Ndrangheta, denominada la "Evolved Ndrangheta", que lavaría dinero invirtiendo en criptomonedas.

Según las informaciones, hay tres grandes mafiosos que aún siguen prófugos de la justicia: Giovanni Motisi, Attilio Cubeddu y Renato Cinquegranella.

Las acusaciones contra Bonavota se enmarcan en el proceso Rinascita-Scott, donde hay más de 300 personas acusadas de cometer delitos dentro de la mafia ‘Ndrangheta. Las grandes detenciones ocurrieron en 2019, en Italia, Suiza, Bulgaria y Alemania.

Foto: Ministerio del Interior de Italia