Miércoles 24 Abril 2024

Otra vuelta a la calesita de la justicia con guía turístico de lujo

“A juicio de la Suprema Corte de Justicia corresponde declarar la inadmisibilidad del recurso en trámite”. Así de simple, rotundo, concreto y contundente fue el fallo del máximo tribunal de justicia de la República Oriental del Uruguay, respecto al recurso presentado por la defensa del prófugo Fabián Rodríguez Simón, quien desde hace dos años viene manoseando y abusando de la hospitalidad uruguaya, intentando dilatar al extremo los artilugios legales para evitar el proceso de extradición ante el pedido de captura internacional emitido por la justicia argentina.

Historiando brevemente, en mayo del 2021, la jueza María Romilda Servini declaró en rebeldía al diputado del Parlasur cuando este se negó a concurrir a prestar declaración indagatoria en el marco de la causa que investiga una red paraestatal dedicada a extorsionar a empresarios y opositores políticos del gobierno del entonces presidente Mauricio Macri. Desde entonces Pepín -como se lo conoce al lobista judicial-, permanece en calidad de prófugo en suelo uruguayo, donde, gracias a contactos y amigos, reside confortablemente, mientras dilata los tiempos procesales de su extradición bajo la fachada de un pedido de asilo político. Incluso se pasó el verano pululando en las costas de San Ignacio donde suelen reunirse ciertas lógicas del poder económico rioplatense.

Rápidamente la Comisión Nacional de Refugiados (CORE), había rechazado la condición de perseguido político que alegaba Pepín. Esta tendencia se repitió en el juzgado de la doctora Adriana Chamsarian, que luego fue refrendado por el tribunal de Apelaciones. En esta instancia, el exfiscal de Corte, Jorge Díaz –quien, hace ya algunos años, fue uno de los dos primeros magistrados -junto a la doctora Graciela Gatti- de los primeros juzgados de Crimen Organizado en el Uruguay, y hoy, ya a muy sobrada distancia de ese cargo y de la Fiscalía de Corte, representa legalmente a Rodríguez Simón-, antepuso un recurso alegando la centralidad que tiene el pedido de asilo político en la causa que atiende Chamsarian; recurso que ahora fue ninguneado por la SCJ.

El fallo del máximo tribunal, que consta de 23 páginas, fue firmado por los jueces Elena Martínez, Tabaré Sosa Aguirre y John Pérez Brignani, afirma que “a juicio de la Suprema Corte de Justicia, pese al gran esfuerzo argumentativo realizado por la Defensa (Jorge Díaz), no cabe duda alguna respecto a que lo resuelto (por el Tribunal de Apelaciones de 1er Turno) fue en el marco de un incidente y la providencia (sentencia) que lo resuelve tiene naturaleza de interlocutoria”. Y agrega que “la resolución recurrida no pone fin a la acción penal, ni hace imposible la continuación del proceso principal. En efecto, la resolución impugnada trae aparejada como consecuencia que se continúe con el proceso de extradición, y será allí, en el marco del contradictorio que se establezca, que se resuelva la situación de Rodríguez”, lo que representa que ahora la jueza Chamsarian deberá emitir fallo sobre la cuestión de fondo que es la extradición del prófugo, y su inmediata detención.

El profugo Pepin Rodriguez Simon se burla de los argentinos y de los uruguayos 2

Asimismo, el guía judicial de lujo del prófugo argentino, dijo al diario El País, “hay una segunda solicitud de refugio en trámite. El proceso penal queda detenido. Estamos igual que ayer”. Díaz sostiene que hay nuevas evidencias que sostienen la teoría de la persecución judicial, lo que significaría una nueva vuelta a la calesita de la burocracia judicial.

Mientras tanto, Pepín continúa burlándose de la República Argentina a la cual representa ante el Parlasur, y también del pueblo uruguayo -bueno, de aquellos que intiman o sus allegados, porque del resto, ni hablar, porque literalmente, ni lo conocen- que tan cálidamente lo ha alojado.

Foto de portada: Parlasur

Foto 2: Crónicas del Este / Dr. Jorge Díaz, exjuez de Crimen Organizado y exfiscal de Corte de Uruguay

.

Artículos relacionados