Por Mattia Fossati-19 de mayo de 2022

El homicidio de Marcelo Pecci conmocionó al mundo. Los principales diarios, desde Sudamérica hasta Asia, dieron cuenta de la noticia del asesinato en Colombia del magistrado paraguayo experto en la lucha contra el narcotráfico. A una semana de su muerte, conviene aclarar algunos aspectos que permanecen oscuros. Para ello contamos con la ayuda de Jorge Figueredo, exmagistrado paraguayo del Ministerio Público de Villa Hayes y colaborador de Antimafia Dos Mil.

"Hasta el momento hay dos investigaciones abiertas sobre el caso Pecci. La primera en Colombia y la segunda en Paraguay, porque las autoridades están revisando los celulares de personas vinculadas al narcotráfico que actualmente se encuentran detenidas en Asunción", dice Figueredo.

Además, al día siguiente del crimen, dos magistrados paraguayos fueron enviados a Colombia para obtener toda la información que poseen las autoridades locales. Sobre todo, en cuanto al perfil de los asesinos. De hecho, Pecci fue asesinado en la playa de la isla Barú, ubicada en la costa caribeña de Cartagena, por dos figuras aún no identificadas. De ellos, sólo se dispone de un fotograma de una cámara de vigilancia de la tienda donde alquilaron la moto de agua con la que atravesaron rápidamente el corto tramo de mar que separa la península de la isla elegida por el magistrado para pasar las vacaciones. La razón detrás de este asesinato parece haber sido la operación 'A Ultranza', la investigación sobre el narcotráfico más grande jamás realizada en Paraguay y que destapó el imperio del crimen creado por el clan Insfran.

"Pecci coordinó y asesoró a los magistrados que se ocuparon de esta investigación -explica el exmagistrado Figueredo- no hay que olvidar que en 'A Ultranza' no sólo intervinieron narcotraficantes sino también varios diputados del Partido Colorado". El partido, que gobierna el país desde 1954, ya se había visto implicado varias veces en escándalos de corrupción y en vínculos con narcos, sobre todo desde que la corriente de Horacio Cartes (oscuro empresario que llegó a la Presidencia de la República en el 2013) se convirtió en mayoritaria dentro de esta fuerza política.

Según Figueredo, sin embargo, hay otros episodios que deberían vincularse con el asesinato de Marcelo Pecci: "En el último período ha habido otros asesinatos muy raros en Asunción. Por ejemplo, fue asesinado un empresario conocido por todos con el apodo de 'Mauricio' quien presuntamente estaba vinculado a los grupos criminales de la investigación 'A Ultranza'. Además, también fue asesinado uno de los empleados de un destacado miembro del clan Insfran. Sabemos que Pecci estaba juntando todas estas pistas antes de que lo mataran. Estaba realizando muchas investigaciones sobre narcos y el lavado de dinero".

El lugar donde fue asesinado el magistrado tampoco es casual. Matar a un fiscal durante sus vacaciones en la playa caribeña más famosa de Colombia puede ser un mensaje directo. Algo así como: los podemos encontrar en cualquier lugar y eliminarlos incluso en lugares considerados seguros. Además, el clan Insfran tuvo varias relaciones con Colombia.

"Según una encuesta realizada en marzo de este año, se encontró que parte del dinero que este grupo de narcotraficantes lavaba en Paraguay procedía de Colombia. Es importante recordar que algunos de sus miembros estuvieron varias veces en ese país en los últimos años".

Otra hipótesis que fue reportada por varios medios es la posible implicación del terrorismo islámico. De hecho, Pecci hizo arrestar a dos miembros importantes de Hezbollah, una organización paramilitar libanesa que había utilizado a menudo América Latina como base operativa para la preparación de nuevos atentados.

"La cuestión es que las investigaciones son a 360 ​​grados y hay un gran riesgo de que aparezcan algunas manzanas envenenadas", dice Figueredo. Es decir, se teme que aparezcan pistas falsas que puedan distraer a los investigadores mientras los autores intelectuales reales tendrían así tiempo de anular cualquier prueba en su contra. Es por eso que los investigadores aún están considerando abrir una nueva línea de investigación sobre el Primer Comando Capital (PCC), la mafia de San Pablo que ejerce un control estricto del narcotráfico en la frontera entre Paraguay y Brasil.

Los principales sospechosos, por tanto, son todos del clan Insfran, una familia del departamento de Canindeyú capaz de reinvertir parte del dinero derivado del tráfico de cocaína en la política paraguaya. "La diputada Kattya González del Partido Encuentro Nacional denunció que el 80% de los parlamentarios responden al crimen organizado o a figuras que están detrás del asesinato de Marcelo Pecci", recuerda Figueredo. En el sentido de que hay muchas sombras sobre los posibles autores intelectuales de ese crimen.

"En la última entrevista que le hice al exministro del Interior Arnaldo Giuzzio -dice el exmagistrado – me dijo que en el 2018 se comenzaron a realizar una nueva serie de operativos contra el narcotráfico, en los que tenían como objetivo identificar a los funcionarios públicos que habrían aceptado dinero de los narcotraficantes". La figura que implementó el vínculo entre la política y el crimen organizado fue el expresidente Horacio Cartes, quien hace unos meses exigió la salida de Giuzzio del gobierno luego de que este último hubiera planteado fuertes dudas sobre el origen del capital del exjefe de Estado. "Desde este punto de vista creo que la muerte de Pecci fue un asesinato preventivo. Tenían miedo de que pudiera descubrir algo importante sobre los altos mandos de la mafia y sobre las relaciones con la política".

Esa es la sospecha de Jorge Figueredo, pero por la modalidad del asesinato y el enorme alcance de las investigaciones, es una hipótesis que todos deberíamos empezar a barajar.

--------------------

*Foto de portada: Nathalia Aguilar / El Espectador

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO