58 años después, aún quedan dudas sobre el magnicidio del 35º presidente de los EE. UU
 
Por Giorgio Bongiovanni-22 de noviembre de 2021

22 de noviembre de 1963, Dallas. El presidente John Fitzgerald Kennedy y su esposa, Jacqueline Bouvier, se desplazan en la limusina presidencial junto con el gobernador de Texas, John Connally y su esposa Nellie Connally. Una vez en Dealey Plaza, el desfile dobla la esquina hacia Elm Street. No muy lejos del convoy del presidente de Estados Unidos, el empleado de almacén Lee Harvey Oswald se encuentra en el sexto piso del depósito donde trabaja cuando a las 12:30, hora local, dispara varios tiros al convoy presidencial: hiere de muerte al 35° presidente de los Estados Unidos de América y gravemente al gobernador Connally, pasando así a la historia como el agitador castrista y ex marine que asesinó a John Fitzgerald Kennedy.

De acuerdo con la versión oficial, por lo tanto, y en pocas palabras, el asesino del presidente de los Estados Unidos habría sido un tonto sin arte ni parte. Un don nadie en busca de fama, antes desertor y luego autodenominado marxista (así como autor de un ataque fallido a un soldado de extrema derecha) que habría esperado a que el coche de Kennedy doblara la esquina hacia Elm Street y que ya nadie mirara en su dirección para abrir fuego.

Sin embargo, 58 años después, las circunstancias de su muerte nunca fueron aclaradas del todo y las pruebas e indicios adquiridos hasta ahora van en contra de la versión oficial, lo que sugiere un trasfondo muy diferente. Desde los albores de nuestra revista, siempre nos interesó este crimen: queríamos investigar y profundizar para saber qué había detrás de ese asesinato, seguido luego por el de su hermano Robert. Hubo numerosos documentos analizados y entrevistas realizadas. Entre estas una a Gianni Bisiach, el periodista italiano más cercano a los Kennedy (en particular a Ted), que tuvo acceso a los secretos de una de las familias estadounidenses más importantes, precisamente por esa amistad que entabló con los tres hermanos. El primero en decir, (como está escrito en su libro "El presidente" y en su película "Los dos Kennedy"), que John Kennedy fue asesinado por la mafia, en colaboración con algunos sectores de la CIA.

Y es precisamente esa combinación la que dio lugar a un asesinato real, que pasó a la historia como el mayor "magnicidio" de los Estados Unidos de América -junto al de Abraham Lincoln- y que marcó profundamente la historia de ese país. Y no solo eso. Por ello volvemos a proponer un artículo de investigación del 28 de octubre del 2017 junto con la entrevista realizada a Gianni Bisiach.

JFK: homicidio del Estado
 
La verdad puede ser obstaculizada pero nunca detenida
 
Por Giorgio Bongiovanni-28 de octubre del 2017

Dos mil ochocientos noventa y uno. Este es el número de documentos desclasificados de los Archivos Nacionales de Washington relativos al asesinato del presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy. Tanto se ha escrito en los últimos años. También nosotros en ANTIMAFIADuemila hemos publicado un dossier que detalla las implicaciones de la CIA, de la Mafia y de otros poderes económicos en el asesinato. Entre los entrevistados está Gianni Bisiach, de los periodistas italianos sin duda el más cercano a los Kennedy (especialmente a Ted), que tuvo acceso a los secretos de una de las más importantes familias estadounidenses, precisamente por esa relación de amistad establecida con los tres hermanos. Fue el primero de todos en decir (como está escrito en su libro "El Presidente", y en la película "Los dos Kennedy"), que John Kennedy fue asesinado por la mafia, con la colaboración de algunos sectores de la CIA. Una declaración que les recomendamos en su totalidad. Para avalar aquella tesis del reportaje como también la de la Comisión Stokes, está el Comité sobre el Asesinato de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que confirma lo que hasta 1979 solo podían parecer teorías. Y no solo eso. Incluso el ex director de la CIA William E. Colby, muerto en circunstancias misteriosas, admitió durante una presentación del libro de Gianni Bisiach, que la Agencia Central de Inteligencia había colaborado con la mafia, pero excluyó categóricamente la participación en el asesinato del presidente.

Los nuevos documentos, desclasificados por Donald Trump (lo cual es digno de elogio, aunque todavía creemos que no es apto para el papel de presidente por su política racista y de extrema derecha), proporcionan nuevos elementos que señalan cómo la verdad puede ser obstaculizada, pero tarde o temprano siempre sale a la luz. Y así resulta que quien asesinó al presidente de Estados Unidos no fue Lee Harvey Oswald, sino un oficial de policía, J. D. Tippit. Un sujeto, este último, asesinado el 22 de noviembre de 1963, con disparos, 45 minutos después del ataque a Kennedy en Dealy Plaza en Dallas. Hubo 12 testigos del crimen de Tippit. Ocho de ellos reconocieron o creyeron reconocer a Oswald como el asesino, tanto durante los enfrentamientos como después con la ayuda de fotografías.

El asesinato de JFK un homicidio de Estado entre la mafia y la CIA

Pero si esto se sabía, lo nuevo que surgió fue que Oswald y Tippit se habían conocido en el club nocturno de Jack Ruby, una semana antes del asesinato de Kennedy. Ruby, relacionado a la mafia local, habría después matado a Oswald en el subsuelo de la policía de Dallas. De modo que se convierte en algo más que una hipótesis el hecho de que Ruby intervino para taparle la boca a Oswald y evitar que el mismo dijera la verdad sobre lo que había sucedido.

Dichas actas se agregaron a la investigación conducida por el juez Jim Garrison, en la que resultó que la CIA había sido ayudada por "otros", como el propio FBI o, aunque marginalmente, la mafia. Teorías que también forman parte del guion de la película "JFK" del director Oliver Stone.

Se puede considerar suficientemente probado que le dispararon al presidente Kennedy de cuatro puntos diferentes, así como está suficientemente probado que la mafia ha hecho una gran contribución al "magnicidio", no solo respaldando el plan de muerte (los Kennedy le habían dado la espalda a la Cosa Nostra americana después de los votos recibidos en la campaña electoral), sino también interviniendo con sus hombres.

La verdad, entonces, surgirá siempre, incluso en un país como los Estados Unidos de América. Una nación de grandes contradicciones, capaz de dar nacimiento a grandes mentes e intelectuales, pero que aún hoy es gobernada por grupos de presión fascistas, autoritarios y racistas. Y quién sabe si tarde o temprano no surgirán nuevas verdades sobre el genocidio masivo del 11 de septiembre de 2001. Desde JFK hasta el ataque a las "Torres Gemelas". En el fondo son los signos de verdaderos crímenes del Estado.

Dossier Kennedy: entrevista a Gianni Bisiach
 
Por el orgullo de su mirada y sus palabras, comprendimos que este hombre nunca le había tenido miedo a la muerte...
 
Por Giorgio Bongiovanni

¿Cómo es posible vivir durante años con la idea de ser asesinado...? ¿¡Ir a lugares donde se sabe que hay posibles asesinos al acecho, con el propósito de demostrar que no se ha perdido la dignidad y que se está dispuesto a morir por lo que se cree…!? Probablemente no exista una respuesta racional, o tal vez la haya, pero no es fácil de entender... En un caluroso día de otoño conocimos a un hombre que se dio "esa" respuesta, aceptando todos los riesgos que tal actitud conllevaba, con gran determinación y humildad. Este hombre es Gianni Bisiach. Más allá de su conocida trayectoria en radio y televisión, Bisiach habló de su pasado "de riesgo" con gran claridad y sin retórica. Al final de la entrevista, se entretuvo más tiempo con Giorgio Bongiovanni, almorzando con él. Y precisamente en ese lapso de tiempo, con los micrófonos apagados, el periodista, el escritor y el corresponsal... dieron paso al hombre, sus batallas, sus derrotas... sus aspiraciones y sus miedos... El miedo vivido en su propia piel, respirando hondo... esa sensación de soledad que nunca muere y que acompaña a todo hombre que busca la verdad, desafiándose a sí mismo y a todas las adversidades. Y luego... la victoria sobre la muerte... su "desprendimiento" de este evento tan "natural" pero igualmente "contra natura" cuando ocurre en su manifestación más brutal que es el asesinato. Por el orgullo de su mirada y sus palabras, comprendimos que este hombre nunca le había tenido miedo a la muerte... Un sentimiento de "devoción" hacia el presidente Kennedy se hizo evidente incluso en las expresiones más simples que utilizó para comentar las fotos que retrataban a John Kennedy durante los mítines, con sus hijos, hasta la última, en la cámara mortuoria...

Mientras que contra la mafia y los sucios juegos políticos de la CIA y de toda la conspiración creada para eliminar al presidente, siempre mantuvo una actitud de desprecio, deplorando abiertamente la connivencia criminal y los desvíos investigativos deseados por los 'altos mandos'. Con el paso del tiempo, Bisiach nos hizo revivir su breve paréntesis en la 'trinchera' de la lucha contra la mafia. Su primer reportaje para la RAI en Corleone, en 1963, y las "señales codificadas" de los mafiosos, ese lenguaje hecho de silencios y guiños... El encuentro con el abogado del mafioso Luciano Liggio y su intimidación"... Dott. Bisiach... en su reportaje limítese a hablar de los muertos y deje en paz a los vivos...", el mismo abogado que lo haría conocer a Luciano Liggio (que en esa época era fugitivo y se escondía en una clínica psiquiátrica, ndr), con Totò Riina y con Bernardo Provenzano (encuentro histórico para el único periodista que logró conocer al actual fugitivo número uno). Recordando los muchos enemigos que tenía en la RAI y que luego de su reportaje sobre la mafia le impidieron hacer bien su trabajo, nunca se expresó con rencor, sino con la sonrisa de quien sabe que al final es la historia la que condena o absuelve. Al momento de despedirse, un abrazo espontáneo encerró la esencia del encuentro con un hombre sereno, que completó la tarea que se había propuesto, feliz de haber encontrado un amigo para continuar una batalla llena de trampas y aún no ganada.

El asesinato de JFK un homicidio de Estado entre la mafia y la CIA

P: Me gustaría comenzar preguntándole si hoy, en 1999, tiene miedo de ser asesinado como en 1969.

R: Nunca he tenido miedo de que me maten. Siempre he enfrentado a la muerte conscientemente y creo que eso me salvó, porque "ellos" sabían que no me importaba... No es que yo fuera a buscar la muerte, pero también he puesto en juego esta posibilidad... Probablemente hoy las cosas hayan cambiado, la situación mundial ha cambiado. En general, el único que conoce cierta realidad... que perturba el poder, corre el riesgo de ser asesinado. Durante un tiempo me ocupé del caso Kennedy y "ellos" tenían todo el interés en eliminarme, así como a decenas de personas que fueron eliminadas en ese período...

P: Usted fue, como periodista de la RAI, el primero en decir (como está escrito en su libro "El presidente", en su película "Los dos Kennedy") que John Kennedy fue asesinado por la mafia, en colaboración con algunos sectores de la CIA. Mencionó los nombres de Carlos Marcello, Santo Trafficante... En ese momento, cuando lo dijo, ¿cuáles fueron las reacciones de nuestro gobierno y de los estadounidenses? Se sabe que su libro fue presentado por el senador Andreotti quien luego lo leyó...

R: Usted me habla del libro, pero la película salió mucho antes, en 1969, y mencionaba el nombre de Carlos Marcello que era 'desconocido' en ese momento. Tuve mucho cuidado, al buscar las imágenes, de no dar nunca su nombre. Buscaba videos en los que Marcello estaba ahí con diferentes pretextos, pedí por ejemplo fotos de Nueva Orleans y otras cosas... Lo importante era que nadie lo supiera... Cualquiera que supiera que yo estaba buscando a Carlos Marcello, se habría asegurado de que me eliminaran al instante. Todo el procesamiento de la película se hizo de tal manera que quedó como un misterio hasta su estreno en los cines, por lo cual ya hubiera sido inútil eliminarme. No habrían atentado contra mi vida... algo que yo estaba dispuesto a sacrificar. En cualquier caso, lo importante fue que salió la película. Hice la investigación sobre la mafia 'Informe desde Corleone' que salió al aire en TV7, en la sección RT, el gran programa de televisión de Enzo Biagi. Fui el primero en hablar de la mafia de Corleone y los corleoneses, luego de Luciano Liggio, Totò Riina y Provenzano. En ese momento, hacer eso significaba ser el 'primero', era ser el que estaba 'consciente' de estos hechos, el que 'ellos' pensaban que sería útil eliminar.

P: ¿Por qué la CIA le pidió ayuda a la mafia para matar a Kennedy y por qué fue asesinado John Kennedy?

R: La CIA le había pedido ayuda a la mafia para matar a Fidel Castro. Cuando Fidel Castro tomó el poder en Cuba, Estados Unidos inicialmente lo apoyó, al igual que la CIA, que le proporcionó armas lanzadas en paracaídas. Esto se debe a que los estadounidenses ya no querían a Batista en el poder. Pero cuando Castro llegó al poder, lo primero que hizo fue nacionalizar empresas estadounidenses, la United Fruit en el rubro agricultura, empresas petroleras, etc. Los industriales estadounidenses estaban indignados por el comportamiento de Castro, que anteriormente se había beneficiado con su ayuda, y decidieron eliminarlo primero políticamente y después físicamente. Cuando Castro llegó al poder expulsó a la mafia de Cuba, cerró casas de juego, burdeles, el tráfico de drogas y de abortos (los estadounidenses iban a abortar a Cuba).

La mafia estaba furiosa con Castro porque había destruido su negocio y la CIA pensó en recurrir a la mafia que aún tenía algunos hombres en Cuba. Por ejemplo, Santo Trafficante, quien en ese momento se encontraba preso en Cuba y con quien la CIA tenía relaciones en nombre de Sam Giancana de Chicago, con Jack Rubi, quien luego mató a Oswald. Jack Rubi era un traficante de armas y de drogas y tenía varios clubes nocturnos en Dallas. Estaba en el círculo de Sam Giancana de Chicago (la mano derecha de Al Capone, que había pasado de ser chofer a ser su lugarteniente). Rubi fue a Cuba a llevarle naranjas a Trafficante que estaba en prisión. La CIA, al parecer con el apoyo de los Kennedy, decidió matar a Fidel Castro, de formas bastante ridículas... Kennedy tuvo un comportamiento contradictorio, en el sentido de que como presidente de los Estados Unidos (como todos los jefes de Estado), también tuvo que aceptar ciertas operaciones infames de los servicios secretos, manteniendo su propia moral. John siguió una cierta línea y luego con su hermano, el Ministro de Justicia (Robert Kennedy, ndr) luchó contra esos mismos mafiosos que ayudaron a la CIA. Ahora todo parece simple, pero los hechos eran muy complejos. Tras la crisis de los misiles en Cuba (cuando el mundo se salvó del riesgo de la Tercera Guerra Mundial), Kennedy decidió hacer las paces con Fidel Castro y con la Unión Soviética. Para ello abrió la 'línea roja', el teléfono con el Kremlin. Hizo que la mafia "terminara" el "trabajo" y cerró los campamentos de la CIA donde se entrenaba a los cubanos que se preparaban para el desembarco en Cuba. Entonces Robert Kennedy inició una investigación a fondo sobre Cosa Nostra en el Senado y en ese momento nadie sabía que se llamaba Cosa Nostra (Joe Valachi habló de ella en septiembre de 1963, dos meses antes del asesinato de Kennedy). Estos grandes mafiosos decidieron entonces matar a Kennedy. Ciertas secciones de la CIA claramente estaban en contra del presidente. En particular, Allen Dulles, a quien Kennedy había echado, junto con las personas (mencionadas en mi libro, con fotos) que participaron del escándalo de Watergate; los mismos que luego fueron detenidos en el Dealy Plaza tras el tiroteo contra Kennedy y que junto a Calogero Minacori (alias Carlos Marcello, ndr) decidieron eliminarlo. Fue un "cambio de objetivo": la mafia debía matar a Fidel Castro, cuando Kennedy cambió de opinión, la mafia decidió matarlo a él durante el viaje a Dallas... con una organización de tipo militar...

P: En ese momento, al igual que hoy, Cosa Nostra tenía una "comisión", una "cúpula". Cuando Carlos Marcello, Santo Trafficante y otros decidieron matar a Kennedy, Don Vito Genovese, el jefe de todos los jefes, debió saberlo. ¿Es, por tanto, sólo una hipótesis el hecho de que toda la mafia estadounidense estuvo de acuerdo con el asesinato de Kennedy?

R: No es una hipótesis, es una certeza. Vito Genovese venía siendo acusado por los hermanos Kennedy desde 1957, antes de que John asumiera la presidencia.

P: Recientemente, el director del FBI, Luis Fry, admitió oficialmente que la mafia estadounidense, por temor a la persecución policial, otorgó a la mafia siciliana el derecho exclusivo de vender heroína en todo el mundo a cambio de un buen porcentaje de las ganancias. En 1957 en el Hotel Delle Palme de Palermo, Lucky Luciano fue el "mediador" entre la mafia siciliana y la estadounidense. En esta reunión se decidió oficialmente el asunto. Pero ¿qué tan interesada estaba la mafia siciliana en el asesinato de Kennedy? ¿O fue completamente excluida?

R. La mafia siciliana no fue excluida y en particular Luciano Liggio y los corleoneses. Durante el juicio de Valachi en el Senado, Valachi primero contó que se llamaba "Cosa Nostra" y luego que los dos grupos hegemónicos eran los corleoneses y los castellamareses. Castellamare del Golfo fue vencido y el grupo que ganó, hasta el día de hoy es el de los corleoneses, que apoyaron a sus representantes en América. No sé si es cierto que Lucky Luciano tenía todo esto entre manos, creo que el mando mundial del tráfico de heroína, por lo que entiendo, era Santo Trafficante. El poder de Carlos Marcello y Santo Trafficante era inmenso. Santo Trafficante tenía todo el tráfico mundial de heroína en sus manos, estaba de acuerdo con la CIA en la época de Vietnam...

Recordemos que el jefe de todos los jefes era Vito Genovese, que le había "arrebatado" el poder a Lucky Luciano. Cuando se conocieron en Cuba, me parece que en 1948, en un hotel, Lucky Luciano entró en una habitación, se encontró con Vito Genovese y lo golpeó salvajemente, casi lo mata, diciéndole que había sido injusto con él en un momento en que estaba en "desgracia" en Italia. Posteriormente intentaron por todos los medios "comprometer" a Vito Genovese, que era muy hábil para ocultar su riqueza como resultado de las apuestas de caballos en Agnano. Precisamente a Agnano había llegado un personaje folclórico de la Camorra, Pascalone Nole, un hombre enorme. Lucky Luciano no era un hombre grande y usaba anteojos. Pascalone Nole acudió a Lucky Luciano pidiéndole "el honor" de jugar con él. Luciano se negó, respondiendo que nunca jugaba con otros, sino siempre solo. Pascalone insistió en que no podía negarse, mientras que Lucky Luciano fue inflexible en su negativa. Pascalone le dio entonces dos bofetadas, con su mano "gigante", tan fuerte que se le rompieron las gafas (Luciano tenía un grave problema de visión). Lucky Luciano, sin decir una palabra, se inclinó para recoger los vidrios, los metió en un pañuelo y se fue. Esa misma noche en la casa de Lucky Luciano, que vivía en el paseo marítimo de Nápoles, se presentaron los hombres de Pascalone Nole diciendo que le enviaba sus disculpas por lo que había hecho. Lucky Luciano respondió con mucha calma que Pascalone no tenía que disculparse por nada, ya que no había pasado nada... A la mañana siguiente, a las 10.30, en el mercado de frutas y verduras de Nápoles (como luego contó Francesco Rosi en su película "El desafío") Pascalone Nole fue asesinado de dos disparos. La esposa, que tomó su lugar, intentó por todos los medios encontrar al asesino, pero fue en vano. Las sospechas, por supuesto, recayeron sobre Lucky Luciano, quien en todo caso sabía que lo estaban marginando. Al principio escribió un libro (del cual no hay ni una copia, pero que he leído), de ese libro quería hacer una película sobre su vida. Fue al aeropuerto de Nápoles para encontrarse con dos productores estadounidenses. Mientras esperaba que llegara el avión, el mariscal de la Guardia de Finanzas que se hospedaba con él le ofreció una bebida, después de beberla murió súbitamente. No le hicieron autopsia, lo colocaron dentro de un cofre enorme, le dieron un funeral espectacular y lo enviaron a América. Por eso no sé si en ese momento tenía todo el control de la situación en sus manos, más bien creo que lo tenía Santo Trafficante...

P: Volviendo a John Kennedy, usted fue el primero en el mundo en decir que la mafia lo mató con la ayuda de la CIA o viceversa. El fiscal Jim Garrison llevó a cabo una investigación que fue en cierto modo asombrosa, y también mostró que la CIA había sido ayudada por "otros", como por ejemplo el FBI, nombrando sólo marginalmente a la mafia, a pesar de que sabía que el crimen organizado estaba involucrado en el asesinato del presidente.

R: Como Garrison era un fiscal "electivo", designado por elección, tenía necesidad de una "base electoral". La "base electoral" de Nueva Orleans estaba gobernada en gran parte por Carlos Marcello y, además, era amigo cercano de uno de los lugartenientes de Marcello. Cuando hubo ese notorio juicio en el que fui uno de los pocos periodistas admitidos, el abogado de Dallas, Alright, me pidió que escondiera a los testigos de Jim Garrison en mi habitación. Esa noche no dormí en mi habitación, dormí en la habitación de los testigos porque existía el riesgo de que los mataran. Los testigos fueron el taxista Raymond Camings y otra persona. Esa noche el abogado me invitó a cenar en el club Playboy de Dallas, también estaba Garrison que estaba muy bronceado por el sol. Le pregunté qué había pasado y me respondió que había estado en Las Vegas y que se había quedado dormido al sol, quemándose en un hotel que, "curiosamente", estaba a cargo del brazo derecho de Carlos Marcello. La revista "Life" publicó una serie de artículos, en parte relatados en mi libro, donde se decía que estaba en la nómina de Cosa Nostra...

P: Entonces, la figura del "héroe" que se describe en la película de Oliver Stone...

R: Quizás también fue un héroe, pero necesitaba la ayuda de alguien... y buscaba dinero donde pudiera encontrarlo... Garrison no podía ser tan íntegro, mencionó a la Mafia, pero sin dar nombres... La película de Oliver Stone es una película, en cierto modo importante porque hizo conocer la historia de este asesinato a los jóvenes de todo el mundo, pero falta el "equilibrio" de la participación en la conspiración de la Mafia y la CIA.

P: ¿Lindon Johnson, el 36º presidente de los Estados Unidos, fue parte del complot o dio un "consentimiento tácito" al asesinato de Kennedy?

R: Esto sigue siendo un misterio hasta hoy. Según algunos, Johnson no estuvo directamente involucrado, pero se dice que uno de sus colaboradores texanos (Johnson también era texano, se notaba en su forma de actuar, era grosero incluso con la viuda de Kennedy) había determinado la reubicación de la caravana de autos. El coche debía seguir derecho en Daily Plaza y en su lugar hizo un doble giro y en la segunda curva, que era muy estrecha, redujo la velocidad a 7/8 km por hora, favoreciendo así a los tiradores. Acertar a un objetivo en una "caravana" que va a 30/40 km por hora es muy difícil...

P: ¿Y el petrolero Hunt?

R: Ciertamente estuvo involucrado, tanto él como su hijo habían conocido en esos días a algunos jefes de la mafia de California e incluso a algunos asesinos. También hay algo muy extraño, muy misterioso. Nixon estaba en Dallas el día antes del asesinato de Kennedy, asistiendo a una gran reunión de Pepsi Cola, de la cual era portavoz. Nixon salió del aeropuerto de Dallas por la mañana entre las 8 y las 10 y Kennedy llegó a las 11.30 con su avión. Por supuesto que esto no significa nada... o significa mucho... extrañas coincidencias...

P: Bob Kennedy fue asesinado por más o menos la misma razón... Entonces ¿por qué cuando la familia Kennedy habló con usted no quisieron decir nada sobre el asesinato?

R: Incluso ahora no quieren hablar de eso. Creo que tienen miedo de que los maten. Ted Kennedy también sufrió tres atentados: luego de la muerte del presidente se cayó su avión, luego una mujer armada con un cuchillo fue detenida en el último momento, después lo llevaron a Chappaquiddick, nadie sabe cómo. Yo sospecho de los amigos que lo llevaron allí, que drogaron a las chicas, que lo emborracharon, fue víctima de algo que no está muy claro...

P: ¿Y la muerte de John John?

R: John John de alguna manera también quería llegar a la Casa Blanca. Cuando un entrevistador le preguntó por qué la revista "George" no abordó la muerte de su padre en Dallas, John John respondió que era inútil enfrentarse a otra investigación sobre la muerte de su padre. También podría haberle dedicado 40 números de "George", pero no habría conducido a nada... "Para poder hacer este tipo de investigación – dijo – hay que tener el poder". Poder significaba la Casa Blanca. Quería llegar a la Casa Blanca, dijo Salinger en un comunicado oficial, al igual que Schlesinger el día después de su muerte. John John no quería llegar allí en 4 o 6 años, sino alrededor del 2008. Creo que su muerte agradó a muchos, su avión se estrelló en el mismo lugar donde el avión de TWA se había estrellado tres años antes. Y se dice que el avión de TWA, al igual que el de Ustica, se estrelló porque le dispararon misiles militares por error. Muy cerca hay una base militar que dispara misiles. Todo esto también lo dijo Salinger, jefe de prensa de Kennedy; hay cientos de personas que vieron al misil partiendo desde abajo y golpeando al avión de TWA. En cuanto a John John, prevalece la hipótesis de la desgracia, de un accidente, ya que fue muy imprudente salir en esas condiciones climáticas. Es más difícil imaginar una conspiración...

P: Cuando William Colby, el director de la CIA, vino a Roma, dijo que la Agencia Central de Inteligencia había cometido el error de colaborar con la mafia, pero negó que hubiera una conexión directa de la CIA en el asesinato de Kennedy...

R: Siendo el director no podía hacer otra cosa que negarlo, pero su admisión fue muy importante. Había estado en Vietnam; más de 30.000 vietnamitas murieron durante el tiempo que estuvo allí, con los grupos de la CIA. Colby admitió esta "colaboración"... estaba Santo Trafficante... y desde Vietnam y Laos (las poblaciones del altiplano de Laos), se cargaban en los aviones de Air America, (una línea privada de la CIA), las bolsas con opio, con morfina, con la pasta base de la heroína...

P: Una organización criminal como Cosa Nostra logra matar al presidente de Estados Unidos. Cosa Nostra en Italia mata cuando quiere: Falcone, Borsellino, por no hablar de todos los magistrados y sus custodias... el hecho de que la CIA le pida ayuda a estas personas nos da mucho en que pensar... La mafia italoamericana que luego se convirtió en líder de las organizaciones criminales del mundo... Pero ¿por qué los gobiernos, o al menos los servicios secretos, la necesitan?

R: Porque esta organización tiene dos elementos que le dan ese gran poder: por un lado, el terror, porque "ellos" son despiadados y por lo tanto amenazan la vida de las personas y sus familias, un terrible poder de "persuasión", y luego porque tienen riquezas ilimitadas. El tráfico de drogas comienza con un producto que cuesta muy poco y que se vende a precios muy altos. Una dosis de heroína que puede valer 300 liras se vende por 100/150 mil liras. Hay una gran ganancia y, por lo tanto, tienen una gran cantidad de efectivo. Ninguna industria en el mundo, ningún gobierno del mundo puede tener una cantidad de dinero igual a la del crimen organizado. Lo llamo deliberadamente crimen organizado porque se dice que hoy se ha diferenciado de la mafia rusa... Creo que la mafia siciliana todavía predomina, porque está mejor organizada y se ramifica por todas partes... Luego está el poder del dinero... el hecho de que alguien tenga acceso a mucho dinero… es todo. Los industriales no tienen mucho dinero, los industriales tienen materias primas, los que venden autos pueden tener millones de autos, pero no tienen dinero efectivo... La mafia en cambio tiene el dinero para sobornar a la gente en varios ámbitos... "Ellos" generalmente corrompen a los que están en el poder, corrompen a los gobiernos. Obviamente, no necesariamente tienen que sobornar al Primer Ministro. En la maquinaria de un partido hay personas que pueden influir en las decisiones desde niveles cercanos a la cima, de una manera que no es explícita. En Estados Unidos se dice que John Kennedy obtuvo el voto que necesitaba de Illinois de la mafia de Chicago. No sé si esto es cierto, si es cierto quizás sucedió indirectamente. Frank Sinatra estaba "enamorado" de la figura de Sam Giancana, que para él era como un mito. En la película "El Padrino", el padrino sería Giancana y el cantante Fontane, Frank Sinatra. Puede ser que Sinatra, así como conectaba a las mujeres de Giancana con Kennedy, haya conectado a los mafiosos de Illinois que le dieron algunos votos a Kennedy. No es que Kennedy haya ido directamente a Illinois para estrechar la mano de los mafiosos... aunque debo decir que hay imágenes en mi película en las que se ve a Kennedy estrechando la mano de mafiosos de todo Estados Unidos, como Bonanno y otros (que, sin embargo, formaban parte de la comunidad italiana y quizás Kennedy no sabía quién era realmente).

P. ¿Por qué para los gobiernos es necesario que exista la mafia?

R: Porque la maquinaria política necesita dinero. Por ejemplo, ahora está el tema de la igualdad de condiciones, de los comerciales, etc., está claro que quien tiene más publicidad gana más fácilmente las elecciones. Quien tiene más publicidad no necesariamente va a ganar las elecciones, pero ciertamente es más probable que llegue directamente al público y, por lo tanto, se encuentra en ventaja. Masas de dinero tan enormes y la posibilidad de utilizarlas directa o indirectamente para corromper personajes pertenecientes a "ciertas maquinarias políticas" en realidad le dan a la mafia un gran poder... Creo que el mundo de hoy, con la circulación de información, de noticias, con Internet (que pone a disposición de los jóvenes, de todos los ciudadanos, una gran información sobre lo que está sucediendo) hará la vida más difícil para las organizaciones mafiosas. Cuanto más se hable de esto, mejor es... pero "ellos" van a transformar a la organización, habrá una mutación: se van a convertir en industriales, en jefes de Estado, llegarán adentro del poder... Mientras estaban afuera, tenían "referentes" (como se acusa a Andreotti y otros de haber sido referentes de la mafia), ahora "ellos" tendrán hombres que serán elegidos directamente para los niveles superiores y por tanto, con el dinero que tienen, podrán mantener estos cargos... También puede ser que, al entrar en posesión de muy grandes organizaciones industriales, puedan transformar en algo "honesto", "lícito", "legal" lo que antes era ilegal, aunque esto es solo una esperanza... creo que vencer a la mafia hoy requeriría "santidad" de parte de casi todos y los santos son muy pocos... las personas que viven según principios morales y religiosos absolutos son muy pocas. Generalmente el hombre es débil... Sin embargo, queda la esperanza de que exista una mutación positiva y que la mafia sea aplastada lentamente por las organizaciones políticas... Todos los que hemos atacado a la mafia, asumiendo los riesgos, obviamente lo hemos hecho con la esperanza de que pueda ser vencida y espero que esto pronto suceda...

P: En este momento ¿es más fuerte la mafia o los servicios secretos?

R: Son fuerzas distintas. El servicio secreto no tiene dinero, pero tiene el poder del Estado, la mafia no tiene el poder del Estado, tiene que sobornar, pero tiene el dinero. Quien tiene el poder obtiene el dinero con corrupción y quien tiene el dinero corrompe al que tiene el poder. En ambos casos se necesita la voluntad de delinquir, tanto por parte del poder político como por parte de la mafia y los servicios secretos...

P: Le agradezco en nombre de nuestra redacción por escribir su libro...

R: Cuando hice la película y luego el libro, simplemente esperaba hacer público lo que sabía, aunque me arriesgué un poco... Afortunadamente, el riesgo no se produjo, aunque lo hubo, me mantuve con vida... Ahora tengo la satisfacción de comprobar que la noticia circuló discretamente, no tanto como pensaba... Escribir un libro no es suficiente, hacer una película no es suficiente, a veces la gente lee el libro, ve la película y luego sigue hablando como antes...

P: ¿Qué opina del hecho de que los jóvenes editores hablen de la mafia para atacarla?

R: Deben explicar, especialmente a los jóvenes, que es mejor ser honesto, además de moral, y que también es más útil, no conviene cometer un delito. Tomemos por ejemplo a Totò Riina, que vive en una prisión ¿qué tipo de vida lleva? Aquel que era el "más grande", el "más poderoso", que podía matar a cualquiera, ahora vive como un miserable en una celda. Puede haber corrompido a alguien, pero vive mal de todos modos... Un joven que tiene una carrera limpia, que tiene metas limpias, que usa su vida para propósitos nobles, como quería hacer el joven Kennedy, tiene una vida más justa y más bella y la vivirá incluso mejor que los que viven mal, que los que cometen delitos… Es importante que el joven editor diga con valentía cosas explícitas. Es igualmente importante que quienes tienen grandes medios de comunicación digan también "pequeñas palabras", porque la palabra pequeña que se habla a una gran masa prepara el terreno para el conocimiento.

P: Gracias nuevamente por todo lo que ha hecho y por lo que sigue haciendo.

R: Buen trabajo…

----------------------

*Foto de portada y restantes: antimafiaduemila.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO