Protegido por el tratado Estado-mafia
 
Mafia y poderes ocultos
 
Por Giorgio Bongiovanni-18 de abril de 2021
 
Los secretos de las masacres y la tratativa

Volviendo a Matteo Messina Denaro y su influencia dentro de Cosa Nostra, es innegable que al día de hoy es, entre los que siguen en libertad, el personaje con mayor peso de la organización

Es un jefe fugitivo que dirige estratégicamente a la organización criminal por cuanto es conocedor de secretos indecibles. Secretos que otorgan mucho poder.

Un colaborador de justicia como Nino Giuffrè, declaró que a él le fueron entregados los documentos secretos de la caja fuerte de Riina.

"Probablemente una parte de estos terminaron en manos de Matteo Messina Denaro -dijo el exjefe de Caccamo en varios juicios- puedo decir que es una intuición más que una fuente. Porque no lo doy por seguro, lo digo como que es probable que una parte de ellos, siempre a partir del razonamiento hecho sobre la cercanía de Salvatore Riina y Matteo Messina Denaro, desde la estatura, desde el peso mafioso de Matteo Messina Denaro y desde las indiscreciones, digamos, del propio Provenzano, quien siempre afirmó que Matteo Messina Denaro era uno de los sujetos más confiables y cercanos a Riina. La hipótesis viene dada por un conjunto de pequeñas cosas. Provenzano me dijo que en la casa de Riina había documentos, sobre este punto no tengo dudas, y por otro lado sé perfectamente que Riina le enviaba cartas a Provenzano".

Y es detrás de esas cartas tan confidenciales donde se esconde parte del inmenso poder del que disfruta el inaprensible padrino.

En el juicio contra Messina Denaro por las masacres de 1992, el arrepentido Brusca denunció lo que le dijo el jefe de jefes, Totò Riina: "Me dijo que, si lo arrestaban o le pasaba algo, los picciotti, Matteo Messina Denaro y Giuseppe Graviano, lo sabían todo. Me cuenta estas cosas a finales de 1992, entre noviembre y diciembre. Era el momento en que no teníamos más noticias y empezó a preocuparse de que pudieran detenerlo".

Y el mismo Brusca ha dejado constancia ante los magistrados de Palermo, que Messina Denaro le dijo que Graviano se encontraba con el empresario Silvio Berlusconi, incluso dando detalles sobre relojes que el mismo habría usado.

Después de todo, no es ningún misterio que en el período entre la masacre de Capaci y la de vía d'Amelio, Messina Denaro pasó varios momentos escondido junto con el jefe de Brancaccio.

He aquí la fuerza de Messina Denaro en el 2020: el conocimiento de secretos indecibles.

Como por qué la estrategia de las bombas fue exportada al continente con la adopción de métodos terroristas que nunca antes habían sido utilizados por Cosa Nostra, destruyendo monumentos y provocando víctimas inocentes, o por qué esas masacres se interrumpieron inmediatamente después del fallido atentado al Estadio Olímpico de Roma. No todo se puede explicar con la detención de los hermanos Graviano, el 27 de enero de 1994.

Messina Denaro conoce la verdad oculta detrás de los atentados de Pizzolungo, dalla Chiesa, Chinnici, Capaci y vía d'Amelio, porque él era parte activa de ese mundo.

Todos estos secretos siguen constituyendo una formidable arma de chantaje contra ese Estado que lo persigue para darle caza.

¿Qué pasaría si Messina Denaro terminara esposado? ¿Es concebible que, dada su edad y una vida vivida entre comodidades (siempre según lo informado por los arrepentidos), pudiera optar por colaborar con la justicia? Y si es así ¿qué pasaría? ¿Cuántas piezas del Estado de ayer y de hoy se caerían?

Matteo Messina Denaro el jefe de Cosa Nostra 3

En las cartas a "Suetonio", seudónimo del ex alcalde de Castelvetrano, Antonio Vaccarino, el jefe de Trapani dice que todavía se iba a oír hablar de él. Y así ha sido en los últimos años.

Messina Denaro ha estado ocupado, no solo organizando los atentados.

En el juicio de Caltanissetta también testificó el colaborador de justicia Rosario Naimo, durante mucho tiempo considerado como un "rey del narcotráfico" (durante décadas a partir de fines de los años '60, se ocupó desde Nueva Jersey del maxi tráfico de cocaína desde Sudamérica a Sicilia). El jefe de jefes, Totò Riina, lo calificó como un sujeto "más poderoso que el presidente de Estados Unidos". No fue casualidad que fuera señalado como garante del pacto entre los sicilianos de América y los sicilianos de Sicilia según el cual los "escapados" (los perdedores de la guerra de la mafia) salvarían la vida siempre que no pusieran un pie en Italia. Pero desde la Cúpula siciliana también era reconocido como una referencia para los contactos con los más altos círculos institucionales estadounidenses.

Y Messina Denaro también se dirigió a él para llevar a cabo los "planes políticos" tras la detención de Riina: "Messina Denaro -dijo Naimo- me dijo: 'Escucha Saruzzo, tengo un abrazo de Luchino (Leoluca Bagarella, ndr) que te saluda y dice que te diga algo en caso de que puedas echar una mano y ayudar'. Me explicó que en ese momento tenían conexiones políticas y otras cosas entre manos, que se podía crear algo bueno para todos. Un partido que podría convertir a la Sicilia autónoma, en una Sicilia separada. Dijo 'tenemos conexiones, pero necesitaríamos un poco de ayuda de Estados Unidos'".

Ese vínculo entre Trapani y los Estados Unidos no era nada nuevo. Nino Giuffrè les contó a los magistrados que en la época en que el padre de Diabolik estaba en la cúspide de la organización, era un elemento fundamental en la composición del sistema criminal.

La mafia de Trapani, dijo el arrepentido, "es la más intacta, la menos afectada por las fuerzas del orden, y es un punto de encuentro entre los países árabes, Estados Unidos y diversos componentes que giran en torno a la mafia, por ejemplo, la masonería y los servicios secretos desviados. Hoy a la cabeza de esta zona se encuentra el personaje más importante de Cosa Nostra: Matteo Messina Denaro. Es el protegido de Salvatore Riina".

Trapani, por tanto, es el eje de las relaciones con el exterior ("Puedo decir tranquilamente que hay relaciones entre la mafia y los terroristas. Cosa Nostra no cierra sus puertas a nadie: cuando los intereses convergen, hace alianzas").

Estos son los eslabones del Sistema Criminal Integrado que tiene en Cosa Nostra a un componente esencial.

En la mafia que se reorganiza, los viejos padrinos siguen siendo centrales precisamente por ese papel de protagonistas que jugaron en los años de las masacres de Estado y tratativas.

Y de los elementos recogidos en los últimos años se desprende en forma evidente que figuras como Messina Denaro, Giuseppe Graviano, Leoluca Bagarella, Salvatore Biondino, los Madonia de Palermo, flanqueados por los Inzerillos, que han vuelto a ponerse de moda tras el exilio impuesto por Riina, son los verdaderos puntos de referencia que comandan a la mafia siciliana.

Matteo Messina Denaro el jefe de Cosa Nostra 2

Fuga protegida

Hasta la fecha, sigue siendo difícil identificar el lugar donde se esconde el súper fugitivo.

Hay quienes afirman que Messina Denaro ha cambiado de rostro y de voz para escapar de la captura, hay quienes dicen que está en Sicilia, en su tierra natal,y hay quienes creen que se fue al extranjero, a Sudamérica. Calabria no está excluida de los posibles lugares donde podría esconderse el jefe de Castelvetrano.

El hecho es que, a pesar del precio de un millón y medio de euros fijado por los servicios de seguridad, hasta la fecha Messina Denaro sigue siendo un hombre buscado y las preguntas abiertas son contìnuas. Porque precisamente parte de esos servicios de seguridad del Estado, a nuestro juicio, es probable que sean los mismos que lo protegen.

¿Cómo es posible? ¿Por qué? ¿Y cuáles son los secretos que guarda el padrino de Trapani?

¿Es posible que el archivo secreto de Totò Riina, que desapareció del escondite de via Bernini y le fue entregado, sea una formidable herramienta de chantaje para garantizar la fuga?

¿Es posible que aún hoy exista un "do ut des", es decir un doy para que me des?

Esto podría explicar por qué el plan para eliminar al magistrado Nino Di Matteo habría tenido su origen afuera de Cosa Nostra.

Y de acuerdo con esta interpretación, ese atentado puede ser leído como la moneda de cambio útil para prolongar aún más la fuga. Por este motivo, nunca se puede bajar la guardia.

Lo que es evidente es que Messina Denaro disfruta de una protección muy grande.

En enero del 2017, la magistrada Teresa Principato, hoy en la Fiscalía Nacional Antimafia, y que cuando era fiscal adjunta en Palermo, persiguió durante mucho tiempo al jefe de Trapani, explicó a la Comisión Antimafia que "Messina Denaro está protegido por una red masónica".

Ante este panorama desolador ¿qué hace la política?

En estos años de gobierno del "no cambio" hemos registrado un cierto inmovilismo en la lucha contra la mafia. Más allá de las proclamas (en el programa elaborado por el Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Democrático, la lucha contra la mafia quedaba relegada a un miserable 13º lugar) poco o nada había. Y aún más grave es lo que sucedió después con la traición de Grillo, que llevó a los Cinco Estrellas a formar gobierno junto a Berlusconi. Y el hecho de que hoy se hable de un posible fin para el 41 bis y la cadena perpetua obstativa, es una prueba más del desastre.

Matteo Messina Denaro no puede ser otra cosa que feliz y exitoso porque Cosa Nostra obtiene así lo que siempre ha querido.

La política no habla de la búsqueda de la verdad sobre las masacres ni sobre el juicio de la Tratativa Estado-Mafia, de hecho, excluyendo el trabajo de la Comisión Parlamentaria Antimafia, presidida por el senador Nicola Morra, se ha hecho un oscuro silencio desde el día de la sentencia de primera instancia del 20 de abril de 2018.

En una intervención pública en Milán, Nino Di Matteo, hoy consejero togado del CSM, recordó que "para avanzar, se necesita de todo y de todos. Habría necesidad de una política que, no solo con la Comisión Parlamentaria Antimafia, sino también con las directivas que los ministros deben dar a las fuerzas policiales, empuje hacia la culminación de ese camino de la verdad. Pero cuando la magistratura trata de ir hacia adelante, es frenada en lugar de ser apoyada".

Matteo Messina Denaro el jefe de Cosa Nostra 4

Una inercia certificada por la larga serie de medidas fallidas, empezando por el aumento de los propios cuerpos policiales, necesarios para una búsqueda efectiva de prófugos, o de los que deben intervenir en materia penitenciaria para evitar, a pesar de las peticiones procedentes de Europa, el debilitamiento del 41 bis.

En ausencia de medidas similares ¿es posible plantear la hipótesis de que todavía hoy, después de la sangre derramada por mártires e inocentes, siga existiendo una tratativa entre la política y Cosa Nostra?

¿Es posible que la misma se base en esa "vida tranquila" que tiene sus raíces en el pacto Estado-mafia estipulado a golpe bombas entre el '92 y el '94?

Los datos hablan de una mafia que no ha sido derrotada y que consigue beneficios de alrededor de unos 150 mil millones de euros al año, que es capaz de invertir en la bolsa y de obtener un capital enorme gracias al narcotráfico internacional.

Ese narcotráfico que está en manos de la 'Ndrangheta (tiene el monopolio mundial con una facturación de 80.000 millones de euros al año) y que increíblemente entra en el cálculo del producto interno bruto (PIB), como pide la propia Unión Europea (UE).

Y es a partir de estos datos que podemos entender por qué, hasta la fecha, la lucha contra la mafia no es vista como una prioridad por una política que guarda un silencio culpable.

Es el espejo de lo que está sucediendo en nuestro país donde la magistratura, destrozada por los recientes escándalos judiciales que involucran a algunos de sus representantes, luego de haberse lamido sus heridas, logró encontrar el coraje para autocriticarse e iniciar una profunda renovación.

Basta con mirar las acciones recientes del Consejo Superior de la Magistratura. Un órgano que hemos criticado duramente en el pasado, definiéndolo como un Sanedrín, a partir de una serie de intervenciones imprudentes dirigidas contra los magistrados que trabajan en primera línea desde la época de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Hoy el CSM está demostrando que tiene un nuevo espíritu, tratando de abandonar la lógica actual y adoptando criterios meritocráticos en la asignación de roles directivos, iniciando prácticas para proteger a los magistrados comprometidos en investigaciones muy delicadas, o incluso abriendo trámites de traslado para otros colegas que se han convertido en protagonistas de un modus operandi cuanto menos cuestionable.

Por otro lado, la política, con el alma corrompida, parece ser alérgica a las reformas y a la rendición de cuentas. Y la demostración está en el debate que todavía hoy se manifiesta cada vez que se habla de reforma de la justicia, de prescripción, de escuchas telefónicas. O también en la ilógica elección de no colocar a la lucha contra la mafia en lo más alto de la agenda política.

En los últimos años hemos sido testigos de muchas promesas de cambio que se han mantenido en el aire. Hemos visto a políticos honestos, que no están en oscuras connivencias, ser, a pesar de ellos mismos, engullidos o privados de toda posibilidad de acción. Es la lógica perversa de los arreglos y tratativas que lleva a cabo el Estado-mafia en el Siglo XXI. Matteo Messina Denaro lo sabe bien y lo agradece. Mientras el sistema criminal que se infiltra en el Estado no sea derrocado ¡Su fuga está destinada a durar mucho tiempo!

--------------------

*Foto de portada: www.antimafiaduemila.com

*Foto 2: © Imagoeconomica /Silvio Berlusconi

*Foto 3: © Letizia Battaglia / La magistrada Teresa Principato

*Foto 4: www.antimafiaduemila.com / El colaborador de justicia, Nino Giuffrè

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO