Por Victoria Camboni-8 de abril de 2021

Los reencuentros siempre son bienvenidos, dice un dicho. Los amigos, los funcionarios, los lacayos… y a veces la diferencia no es comprensible a simple vista, y para entender hay que mirar las situaciones en contexto y perspectiva. El pasado martes 6 de abril, el jefe del Comando Sur, de Estados Unidos, el Almirante Craig S. Faller, fue recibido por el ministro de Defensa Nacional en Uruguay, Javier García. En su primera visita al país, desde que asumiera su cargo en 2018 Faller mantuvo una reunión con el titular de Defensa en el despacho del Ministerio, donde acordaron que Estados Unidos donaría tres vehículos blindados –que necesitan una puesta a punto debido a su uso entrado en años-, embarcaciones –de unos 15 años de actividad, contra las uruguayas que superan los 60- y la futura adquisición de un helicóptero, para renovar la flota de las Fuerzas Armadas uruguayas, con equipamiento viejo de su par norteamericano.

En rueda de prensa, el Almirante destacó la cercanía con el ejército uruguayo, resaltando la participación de Uruguay en las fuerzas de paz de la ONU: “Los Estados Unidos se sienten muy orgullosos de apoyar a Uruguay en poder construir este cuerpo, reconocido internacionalmente de alto nivel, de profesionales de operaciones de paz”. Por su parte, Javier García se sumó a las palabras del militar, asegurando además que le transmitió a Faller la intención de Uruguay de seguir participando de las misiones de paz.

El jefe del Comando Sur destacó además que el interés militar de Estados Unidos hacia las fuerzas armadas uruguayas está basado en la relación de larga duración que los vincula a través del entrenamiento que imparte Estados Unidos cada año a militares uruguayos a través del International Military Education and Training.

¿Educación para qué? Educación, para obedecer, para seguir políticas orquestadas desde las cúpulas, que bajan línea a través del entrenamiento militar a los altos mandos de los ejércitos de la región. Cada año entre 30 y 40 militares toman clases con su “par” norteamericano; Faller afirma, de esta forma, que su país está muy comprometido en la educación militar a nuestros conciudadanos. Declaraciones sino peligrosas, por lo menos, sospechosas por lo que la historia nos ha enseñado. No hay que olvidar que el Comando Sur desplegó sus fuerzas militares en bases como la de Guantánamo, Soto Cano, Aruba, Curazao, El Salvador, o redes de radares instaladas en Perú, Colombia y países de la región del Caribe. Recordemos además el vínculo estrecho con la Escuela de las Américas, bajo el mando del ejército de Estados Unidos, que se dedicaba a capacitar y entrenar a altos mandos militares de los ejércitos de países latinoamericanos para combatir a los grupos “insurgentes”. Más de 80 mil militares fueron educados en esta escuela, e intervinieron al menos 40 veces a lo largo de los años en la soberanía de los gobiernos de países latinoamericanos, trabajando firmemente en la implantación de dictaduras y derrocamientos de gobiernos enteros.

Comando Sur en Uruguay 2

La reunión entre Craig S. Fallen y Javier García no fue el único encuentro entre el militar estadounidense y el Gobierno de Uruguay. Junto a una delegación integrada por la embajadora estadounidense Jean Elizabeth Manes, el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Dr. Juan Curbelo, y el vicepresidente, el coronel retirado Daniel Loureiro, el Almirante Fallen visitó el Puerto de Montevideo, donde recorrió la Terminal Cuenca del Plata (TCP) y sus instalaciones. De esta forma la delegación pudo apreciar las actividades y rubros de exportación de Uruguay.

El Comando Sur realizó la financiación de más de 20 proyectos, valuados en 4.8 millones de dólares. Este monto millonario fue destinado para comprar suministros y recursos de primera necesidad, principalmente para “ayudar al país en situación de pandemia”.

Esta doctrina militar, made in Estados Unidos, que educa, que dicta órdenes, que capacita, que dona, y que se despliega en todas las regiones posibles para poder controlar de cerca a sus “socios”, hace que declaraciones de “amistad”, “cooperación”, “compromiso con la democracia”, etc., sean palabras de relleno, palabras de marketing, donde las declaraciones públicas no son otra cosa que publicidad mediática, “branding”, que el país norteamericano realiza a través de la diplomacia y las conferencias de prensa brindadas a los grandes medios de comunicación. La visita a Uruguay es solo un ejemplo, de cómo nunca estuvo fuera de sus planes el mantener el control militar en regiones como América Latina, para asegurar su hegemonía en estas zonas y para estar alerta ante el avance de la economía y preponderancia de China a nivel internacional.

La visita del Comando Sur en Uruguay tuvo algunas repercusiones a nivel social. El Partido Comunista del Uruguay (PCU) recibió al militar con una declaración de repudio, aludiendo a la anterior visita de militares estadounidenses a Uruguay. En el documento, el PCU recordó, que en la Comisión de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos, el gobierno “atacó fuertemente a Cuba y Venezuela y la influencia de China y Rusia en la región, mostrándose preocupado por la influencia china en el Cono Sur, incluido Uruguay”, y dejó entrever que ese país considera que “América Latina debe convertirse en la ‘línea del frente’ en la lucha contra el desafío de China a la hegemonía global de Estados Unidos”.

El Comando Sur es uno de los diez comandos pertenecientes a Estados Unidos que opera en América Latina y el Caribe. Los restantes se encuentran desplegados en otras partes del mundo. También capacita y entrena a ejércitos de otros países, realizando además operaciones conjuntas. La función de estos comandos es ejercer control sobre los territorios para defender los intereses del país a nivel global, enfrentando directa o indirectamente lo que consideran como amenazas a Estados Unidos. Bajo su criterio, bajo sus intereses, bajo su propia óptica.

La óptica del patrón, el que aún, en el 2021 sigue convencido de ser el dueño del mundo.

--------------

*Foto de portada: www.ladiaria.com / Foto de Federico Gutiérrez

*Foto 2: www.maximaonline.com / Almirante Craig F. Faller y Ministro Javier García

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO