Domingo 23 Junio 2024

El fiscal Khan también solicitará el arresto del ministro de Defensa Gallant y de tres altos cargos de Hamás: "El derecho internacional se aplica a todos"

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional ha pedido oficialmente a la Cámara Preliminar del tribunal que emita órdenes de arresto contra el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y su ministro de Defensa, Yoav Gallant, por "crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad" en la Franja de Gaza a partir del 8 de octubre de 2023. Khan dejó claro que además de los mencionados, también solicitará la orden de arresto para otros tres altos cargos de Hamás: el jefe del movimiento en Gaza, Yahya Sinwar y el líder de las Brigadas Al-Qassem, Mohammed Diab Ibrahim al-Masri -más conocido como Mohammed Deif-, y el jefe del Buró Político de Hamás, Ismail Haniyeh. La solicitud de orden de arresto contra Netanyahu y Gallant formulada por el fiscal Khan se refiere a la violación de los artículos 7 y 8 del Estatuto de Roma y se fundamenta en los siguientes cargos: "Causar hambre a civiles como método de guerra y como crimen de guerra; causar intencionalmente grandes sufrimientos o lesiones graves a la integridad física o la salud; trato cruel como crimen de guerra; exterminio y/o homicidio intencional como crimen de guerra; ataques dirigidos intencionalmente contra una población civil como crimen de guerra; la persecución como crimen de lesa humanidad y otros actos inhumanos como crímenes de lesa humanidad". La noticia de una posible orden de arresto contra Netanyahu y algunos miembros de su gobierno llevaba semanas en el aire e Israel se había movido con gran agitación, de acuerdo con Estados Unidos, para presionar al Tribunal de La Haya y evitar este peligro. Si la medida solicitada por el fiscal Khan fuera aprobada por la sala preliminar del tribunal, supondría que el primer ministro, Netanyahu, su ministro y los tres líderes de Hamás tendrían que ser detenidos si acaban en el territorio de uno de los estados adheridos al Estatuto de Roma. Desde un punto de vista jurídico, Israel no reconoce a la CPI porque no firmó el Estatuto de Roma que la creó, pero la Autoridad Palestina sí lo hizo en el 2015 y, por tanto, la Corte tiene pleno derecho a juzgar sobre sospechas de crímenes ocurridos en territorios palestinos. La decisión del tribunal, compuesto por tres jueces, tardará aproximadamente dos meses.

"Mi oficina sostiene que los crímenes de guerra alegados en estas denuncias se cometieron en el contexto de un conflicto armado internacional entre Israel y Palestina y un conflicto armado no internacional entre Israel y Hamás (junto con otros grupos armados palestinos) que tiene lugar en paralelo. Creemos que los crímenes contra la humanidad mencionados se cometieron como parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil palestina en aplicación de la política estatal. Estos crímenes, en nuestra opinión, continúan hoy", dice la declaración de Khan.

"Hoy debemos ser claros en una cuestión fundamental: si no demostramos nuestra voluntad de aplicar la ley de manera justa, si se considera que se aplica de forma selectiva, crearemos las condiciones para su colapso", añadió el fiscal de la CPI. "Así -prosiguió- aflojaremos los lazos que todavía nos mantienen unidos, las conexiones estabilizadoras entre todas las comunidades y los individuos, la red de seguridad a la que recurren todas las víctimas en tiempos de sufrimiento. Éste es el riesgo real que corremos en este momento. Ahora más que nunca debemos demostrar colectivamente que el derecho internacional humanitario, base fundamental de la conducta humana durante los conflictos, se aplica a todas las personas y se aplica por igual en todas las situaciones abordadas por mi Oficina y la Corte. Así es como demostraremos, de manera tangible, que. la vida de todos los seres humanos tiene el mismo valor". Llevamos meses esperando la solicitud de una orden de arresto internacional contra Netanyahu por el genocidio que está cometiendo en Palestina (en la Franja de Gaza y en los territorios ocupados). Hay que reconocer que el fiscal de la CPI ha demostrado no ser indiferente ante las protestas de medio planeta. Tuvo la sensibilidad y la corrección moral para proceder como debía según el derecho internacional y como lo había pedido repetidamente el ex juez Carlo Palermo (hoy abogado), que había enviado una carta solicitando una acción judicial de este tipo desde La Haya. Ahora el tema pasa a la sala preliminar del tribunal que deberá pronunciarse sobre las órdenes de detención solicitadas y, en su caso, dictarlas oficialmente.

*Foto de Portada: Realización gráfica de Paolo Bassani