Domingo 23 Junio 2024

El país sudamericano formaliza la ruptura con el Estado judío por el genocidio en curso en Palestina

El presidente colombiano, Gustavo Petro, anunció hace días que quería romper todas las relaciones diplomáticas con Israel y calificó al primer ministro Benjamín Netanyahu de "genocida" por lo que está sucediendo en Gaza. "Mañana las relaciones diplomáticas con el Estado de Israel serán interrumpidas", dijo Petro, el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia, en un discurso ante sus seguidores en Bogotá que lo vitorearon. Una decisión aplaudida por toda la dirección palestina, tanto por la Autoridad Nacional Palestina como por Hamás.

"Colombia no puede ser cómplice ni guardar silencio manteniendo relaciones diplomáticas con un gobierno" que "enfrenta graves acusaciones como la comisión de genocidio, crímenes de guerra y violaciones al derecho internacional humanitario", dice una nota del Ministerio de Relaciones Exteriores tras las palabras del presidente de la República. La decisión tomada por Petro, efectiva a partir del 2 de mayo, "tiene como único objetivo romper relaciones diplomáticas y nunca contra el pueblo israelí ni contra las comunidades judías, con las que estamos unidos por vínculos históricos y amistades que permanecerán". A continuación, el ministerio anunció el regreso de los funcionarios diplomáticos a su patria, garantizando al mismo tiempo la continuidad de la asistencia a los compatriotas en Israel a través de la sección consular de la embajada en Tel Aviv.

Con este gesto valiente y sin precedentes, Petro demostró ser el único presidente occidental que adoptó una posición clara contra Israel frente a su pueblo. Aunque Colombia es una nación con inmensos problemas relacionados con la violencia de los cárteles y la corrupción de gran parte de la clase dominante, este es un acto de valentía que Italia y otros hipócritas países europeos no tienen la fuerza ni la voluntad de realizar.

*Foto de Portada: Antimafia Duemila