Por Jean Georges Almendras-25 de enero de 2022

Ayelmiro Pereira, represor uruguayo de la dictadura cívico-militar en Uruguay, falleció en las últimas horas en el Hospital Policial de Montevideo, como consecuencia de un infarto intestinal. Y su muerte, no pasa inadvertida, porque (desafortunadamente para sus seres queridos) no podemos más que apelar a su memoria por lo que le tocó hacer en oportunidad de los hechos del terrorismo de Estado, en los cuales se vio involucrado, razón por la cual estaba recluido -procesado por la justicia penal ajustado a Derecho- en la prisión (para represores) de la calle Domingo Arena -en otrora un cuartel militar- en el barrio Piedras Blancas.

La prensa local dio a conocer que Pereira fue jefe de Policía del departamento de Cerro Largo de 2001 a 2005, es decir durante la gestión presidencial de Jorge Batlle, del Partido Colorado, en el marco de un muy bien definido distanciamiento de los tiempos de dictadura, o más particularmente de su papel de represor, por aquellos nefastos años.

En tal sentido, nos consta que el lector debe saber que Ayelmiro Pereira estaba procesado por privación de libertad y abuso de autoridad contra detenidos que pertenecían a la Unión de Jóvenes Comunistas.

Historiando su perfil de represor, debemos consignar que, en marzo de 2021, el juez penal Nelson dos Santos, dispuso su prisión por privación de libertad y abuso de autoridad contra detenidos que pertenecían a la Unión de Jóvenes Comunistas en 1974 en la sede de la Guardia Metropolitana, luego Guardia de Granaderos, unidad que se fusiona más después para crear la Guardia Republicana.

Se pudo saber que la denuncia en su contra fue presentada en 2012 por Gonzalo Fernández Gómez y Carina María Gobbi, quienes plantearon haber sido víctimas de un operativo represivo por su actividad política, denunciando además privación de libertad cometida por funcionario público encargado de una cárcel, abuso de autoridad contra los detenidos, pesquisa, violencia privada, amenazas y lesiones personales contra ellos y contra los ciudadanos Francisco Burguette , Lylian Frois y Hugo de los Santos Ciríaco. Oportunamente, ya en el 2019, el fiscal especializado en delitos de lesa humanidad Ricardo Perciballe, había pedido oficialmente su procesamiento.

Trascendió que los denunciantes puntualizaron en actas testimoniales “haber sido sometidos en su generalidad a las peores torturas, tanto físicas como psicológicas y a inhumanas condiciones de detención”, siendo además objeto de “submarinos, picanas, agresiones sexuales (violaciones, introducción de objetos, manoseos) simulacros de ejecución y de violación (propias, de amigos o familiares), colgadas, plantones, quemaduras, golpizas, suministro de sustancias alucinógenas, caballete, teléfono y privación del sueño”.

Debemos decir además que Ayelmiro Pereira participó de cursos de formación policial en el año 1973, en los Estados Unidos, siendo además reconocido y distinguido por hacer parte de la guardia de Augusto Pinochet durante su visita al Uruguay.

Toda una figura estelar del aparato represor, que hacía parte de la nómina de procesados que estarían en vías de beneficiados con la propuesta de prisión domiciliaria.

--------------------

*Foto de portada: Portal 25.7 Uy

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO