Entrevista exclusiva de la periodista Amy Goodman al exprisionero Moazzam Begg
Extraído de LR21, Montevideo, Uruguay
 
Por Antimafia Dos Mil-14 de enero de 2022

La prisión de Guantánamo, abrió sus puertas al mundo un 11 de enero de 2002, exactamente hace 20 años. Este búnker presidio, estaba diseñado para “resguardar” la seguridad del suelo norteamericano, y por ese entonces empezaron a llegar los primeros reclusos, que ya a esas alturas habían padecido sus primeras vejaciones, y todavía no había arrancado lo peor. Los supuestos sospechosos de atentados fueron calificados como "criminales extraordinariamente peligrosos”, el entonces presidente, George W. Bush, había anunciado una "guerra contra el terrorismo"; en consecuencia, el gobierno yankee y sus operadores comenzaron a encarcelar a hombres musulmanes. Se calcula que hasta la fecha ya se han detenido a 779 personas.

La mayoría de los detenidos, nunca fueron acusados de algún delito. Y Si bien Joe Biden ha dicho que quiere cerrar la prisión, su gobierno parece ser que se está preparando en contrario: mantenerlo habilitado por varios años más. Las organizaciones de derechos humanos están reclamando la liberación de los presos, pero muchos allí siguen aún encerrados. En paralelo ha trascendido que Estados Unidos está gastando aproximadamente 540 millones de dólares al año para mantener abierto Guantánamo.

Moazzam Begg, es un ciudadano británico que nació y creció en Birmingham, Inglaterra. En febrero de 2002, la CIA lo capturó en Islamabad, Pakistán. Lo encapucharon, lo esposaron y lo trasladaron en avión al centro de detención en Kandahar, Afganistán, y luego a la base aérea de Bagram, donde estuvo preso durante un año antes de ser trasladado a la bahía de Guantánamo donde estuvo por tres años. El gobierno de Estados Unidos lo etiquetó como “combatiente enemigo”. Nunca fue acusado de ningún delito y fue puesto en libertad en 2005. Hoy gestiona como director en la organización CAGE, que lucha por las víctimas de la llamada guerra contra el terrorismo. Moazzam fue el autor de 'Enemy Combatant: My Prisonment at Guantánamo, Bagram, and Kandahar'. Hoy pide a la administración de Biden que cumpla sus promesas de cerrar la prisión militar y liberar a los 39 prisioneros restantes. En su segunda entrevista con la periodista Amy Goodman (publicada en (el diario La República de Uruguay) contó el horror que le tocó padecer.

-Hablamos contigo por primera vez en 2006, después de haber sido puesto en libertad.

¿Puede hablarnos de sus reflexiones de hoy sobre este 20 aniversario de la apertura de Guantánamo? Y si no le importaría volver, porque estoy seguro de que es doloroso cada vez que lo hace, si nos puede decir, qué le pasó allí y en el camino, cuando estuvo detenido en Afganistán.

“Gracias, Amy. Y sí recuerdo, muy claramente, hablar contigo por primera vez cuando regresé de Guantánamo. Antes de comenzar, es importante que diga esto, que su informe mencionaba a Abu Zubaydah, quien era [inaudible] Lituania mientras aún estaba en Guantánamo. Y por qué esto es importante es porque todo el programa de tortura, el programa de técnicas de interrogatorio mejoradas, fue desarrollado por los psicólogos para él. Y fue, por supuesto, justificado por los abogados, quienes dijeron que, si no es una falla orgánica o muerte o discapacidad física severa, no es tortura. Y eso es lo que abrió las puertas de la tortura para todos nosotros, de modo que cuando me pusieron bajo custodia estadounidense y me maltrataron tanto en Kandahar, donde me desnudaron físicamente, me golpearon, me dieron puñetazos, me escupieron y me sacaron fotografías en este [inaudible], interrogado desnudo y temblando en el desierto de Kandahar por el FBI y Los agentes de la CIA, como todos los demás prisioneros, era solo el comienzo. Fue la introducción. Fue mi introducción a la detención no estadounidense; fue mi introducción a los EE. UU. Y eso es importante porque la mayoría de los presos nunca habían estado en los EE. UU. A la mayoría de los presos los EE. UU. vinieron a ellos y les mostraron un lado de los EE. UU. que la mayoría de las personas en los EE. UU. no conocen, incluso saber o ni siquiera entender que existe. Y luego, después de Kandahar, me enviaron a Bagram. En Bagram, me retuvieron aproximadamente, durante un año. Entre las peores cosas que vi, estaba un prisionero llamado Dilawar. Era taxista. Le ataron las manos por encima de la cabeza, a la parte superior de una jaula y lo golpearon físicamente hasta que lo mataron. Y estaba sujeto a los sonidos de una mujer gritando en la celda de al lado, que me hicieron creer que mi esposa estaba siendo torturada, mientras el FBI y, nuevamente, los agentes de la CIA, y enfatizo al FBI porque siempre son los que salen, de ser acusado de estar involucrado, pero el FBI estuvieron involucrados desde el primer momento. Y agitaron fotos de mis hijos frente a mi cara mientras me torturaban, y escuché los gritos de la mujer. Me amenazaron con enviarme a Siria o a Egipto si no cooperaba, como habían hecho con otros.Entonces, cuando me enviaron a Guantánamo y pasé los siguientes dos años en confinamiento solitario en una celda sin ventanas sin ningún acceso, o ningún acceso significativo, a la familia, a las llamadas telefónicas, a las visitas, a cualquiera de las cosas que cualquier persona normal, ordinario, prisionero convicto decente obtiene, no teníamos acceso, a pesar de que nunca habíamos sido acusados. Y en ese estado, fue en 2005, finalmente, que me dijeron que me iría a casa. No hay cargos en mi contra, por lo que los últimos tres años de mi vida han sido arbitrarios. Y eventualmente, cuando regresé a casa, me uní a mi organización, CAGE, y han estado haciendo campaña contra Guantánamo desde entonces. Así que he estado haciendo esto durante 15 años. Guantánamo ha estado abierto durante 20 años. Y así, el legado de este lugar es el encarcelamiento sin juicio, la tortura, la ausencia del estado de derecho, la eliminación del derecho a la presunción de inocencia, todas esas cosas que la gente da por sentado. La gente sigue diciendo: “Bueno, podrías haber… no podrías haber estado en Guantánamo por nada. Debe haber habido una buena razón para ello. Dije: “Sí, la razón es exactamente lo que dijo Malcolm X, es que no soy parte de los EE. UU., soy una víctima de los EE. UU., como cientos de miles. Esa es la razón por la que me retuvieron”. Y estoy seguro de que la mayoría de los presos dirán exactamente lo mismo”.
-Bueno, Moazzam, Guantánamo se generó después de la invasión de Afganistán. Ahora Estados Unidos, 20 años después, se retiró de Afganistán, puso fin a la guerra, pero queda Guantánamo. ¿Podría hablar de los hombres restantes, los 39 hombres que están allí? Se encuentran esencialmente en tres categorías de detenidos. ¿Podría hablarnos de ellos, especialmente de los llamados “prisioneros para siempre”?

“Sí. Entonces, estas tres categorías de detenidos son realmente extrañas. Y es importante decir esto, porque usted dijo con razón que Afganistán, la guerra terminó, donde todo esto comenzó. La guerra en Irak ha terminado. Sin embargo, Guantánamo sigue abierto. De hecho, la razón por la cual Afganistán, la guerra terminó, es porque cinco talibanes, miembros importantes de los talibanes, negociaron la retirada de los Estados Unidos y establecieron la oficina política del Emirato Islámico en Qatar. Y esos exprisioneros de Guantánamo ahora son en realidad ministros del gobierno afgano. Pero volviendo a las tres categorías, una categoría, por supuesto, es absuelta de prisioneros. Entonces, hay alrededor de un tercio de los presos, un tercio de los 39 presos, que en realidad han sido autorizados para su liberación. Ahora, algunos han sido limpiados durante más de una década. ¿Qué significa ser absuelto cuando, para empezar, nunca ha sido acusado de un delito? Es una categoría extraña, pero no obstante han sido aprobados por numerosos departamentos de EE. UU., incluido el Departamento de Defensa".
"Pero también, tienes una categoría de prisioneros llamados «para siempre», demasiado inocentes para acusar (escucha esto mientras el mundo se queda atónito al escuchar esta terminología), demasiado inocentes para acusar, pero demasiado peligrosos para liberarlos. ¿Y eso que significa? Y hay personas, como mencionaste anteriormente, una que se consideraba valiosa ahora ya no lo es y ya no es un prisionero para siempre.Y luego tienes a los que están imputados en las comisiones militares. Y las comisiones militares, para quienes no lo sepan, nuevamente, han sido descritas por juristas de alto nivel en todo el mundo como, cito, un 'tribunal canguro', porque allí se pueden tener testimonios de oídas. No tiene derecho a apelar. Tus defensores ni siquiera son designados por ti. Son los militares. Así que los militares son su juez, jurado y, si se salen con la suya, su verdugo. Pero la ironía de las ironías es esta, que después de 20 años, ni una sola persona, ni siquiera los acusados de planear los ataques del 11 de septiembre, han sido condenados por ningún delito. Y tan malo como pudo haber sido el 11 de septiembre, no es tan malo en ningún lugar cercano, ni siquiera se acerca, a la Segunda Guerra Mundial, donde en los juicios de Núremberg que tuvieron lugar contra los nazis, que diseñaron toda la guerra, fueron procesados dentro de un año. Entonces, ¿Por qué esas personas no pueden ser procesadas? Es porque, para empezar, fueron torturados y las pruebas de tortura no pueden ser admitidas en los tribunales estadounidenses. Es por eso que han desarrollado el sistema legal de las comisiones militares, que está fuera de cualquier sistema que Estados Unidos haya usado antes”.

-Pero, aun así, incluso el sistema de comisiones militares, ¿qué ha pasado ahí, para los que no han estado siguiendo de cerca la situación de Guantánamo, en cuanto a juzgar a los detenidos?

“Entonces, todo está atrapado en los casos previos al juicio, las personas discuten de un lado a otro si, incluso la idea: ¿Se pueden usar pruebas de tortura? ¿Puede una persona dar testimonio por sí misma? ¿Se puede presentar? Debido a que las reglas y las regulaciones están en proceso de desarrollo, lo que sucede es que nadie lo sabe realmente. Hay fiscales que han renunciado. Hay jueces que han dicho que ni siquiera sabemos dónde está la ley al respecto. La gente ha dicho que “Yo nunca estudié esta ley. Cuando estudié, en el ejército de los EE. UU., el Código Uniforme de Justicia Militar, no estudié esto fuera de la ley”. Entonces, realmente lo que tienes es un agujero negro de interminables audiencias previas al juicio, con abogados yendo y viniendo, con algunas personas acusadas. Y la ironía nuevamente es esta: aquellos que han sido declarados culpables bajo este estándar tan bajo de lo que realmente es un crimen en las comisiones militares se han ido a casa. Uno o dos, más bien, se han declarado culpables, se han ido a casa y sus condenas han sido anuladas en sus países de origen. Y así, los que aún no han sido juzgados o aún no han sido acusados permanecen en este limbo, ya sea en las comisiones militares o fuera de ellas, como presos libres o presos para siempre”.

-Usted escribió una carta, junto con otro preso en Guantánamo, Mansoor Adayfi, y otras personas que estuvieron encarceladas en Guantánamo, al presidente Biden para cerrar Guantánamo. Y en esa carta hablabas de “algunos de nosotros tuvimos hijos que nacieron en nuestra ausencia y crecieron sin padres. Otros experimentaron el dolor de saber que nuestros parientes cercanos murieron en casa esperando en vano noticias de nuestro regreso. Esperar en vano la justicia”. ¿Puedes hablar sobre cómo esto afectó a las familias?

“Sí. Quiero decir, solo para decir que esa carta fue escrita por un grupo de nosotros, que todos tenemos publicaciones. Somos autores publicados. Y escribimos esta carta para que se publique en The New York Review of Books directamente y en un mensaje abierto a Obama, lo siento, a Biden, ofreciéndole y describiéndole un plan de ocho puntos que desarrollamos que lo ayudaría a cerrar Guantánamo.Pero los efectos en la vida de las personas, para volver a su pregunta, son realmente: uno de mis amigos más cercanos, Shaker Aamer, estuvo recluido en Guantánamo durante 14 años sin cargos ni juicio. Llegó a casa para ver a cuatro niños, el menor de los cuales tenía 14 años, que Shaker nunca había visto en su vida. Los otros eran tan jóvenes cuando lo dejó que apenas lo recordaban y eran adultos. Hablé recientemente con un joven llamado Jawad Rabbani, que está en Pakistán. Tiene 19 años. Su padre todavía está en Guantánamo. Está autorizado para ser liberado por la administración de EE.UU. Jawad nunca ha visto a su padre en su vida. Y el padre de Jawad nunca ha sido acusado de ningún delito.Esto no está sucediendo con algún tipo de país más profundo y oscuro en Asia o África que aún se está desarrollando. Esta es la nación más desarrollada del mundo que se lo ha hecho a esta gente. Y la gente nunca lo olvidará. Entonces, el efecto residual en la vida de las personas es que las personas crecen en la ausencia, algunos niños en la ausencia de sus padres, su padre. Otros, como Mohamedou, que también es uno de los autores de esa carta, su madre murió. Si ves la película El Mauritano, uno de los puntos más desgarradores de esa película es cuando mira hacia atrás para ver a su madre, y nunca la vuelve a ver. Nunca vuelve a ver a esa mujer, que trajo… que le dio la vida y que lo crio y que esperó en vano para verlo solo una vez. Ese tipo de historias desgarradoras, la crueldad de ni siquiera permitir visitas o llamadas telefónicas, es simplemente inimaginable, porque incluso los peores delincuentes del mundo no cometen este tipo de inhumanidad”.

--------------------

*Amy Goodman: Es periodista y escritora progresista norteamericana. Co-fundadora y productora ejecutiva en Democracy Now

--------------------
*Foto de portada: vientosur.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO