El filicidio materno de un niño, que deja un mensaje a la sociedad, nada alentador
 
Papá del niño: “Te tenían en silencio, tenias miedo y yo no me di cuenta”
 
Por Andrés Volpe desde Argentina-3 de diciembre de 2021

Es poco común, ver en la casuística policial, que sucedan casos que se destaquen por su grado de “extrema maldad”, y características de la pareja que perpetró semejante acto contra un menor de edad; una de estas personas era la madre del pequeño de cinco años que fue asesinado a los golpes. Es simplemente imposible separar el análisis de los hechos, sin llegar a considerar el ámbito psiquiátrico de sus perpetradoras. Y no debe de existir un crimen de comprensión más compleja que el asesinato de un menor por parte de alguno de sus progenitores y allegados.

El médico forense Juan Carlos Toulouse, que realizó la autopsia al cuerpo de Lucio Dupuy, asesinado el pasado sábado por la madrugada, en la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, aseguró que en sus 30 años de profesión “nunca vio algo así”, en referencia al maltrato sufrido por la víctima, que falleció tras ser llevado por la misma madre al hospital Evita, a raíz de convulsiones, por politraumatismos y una hemorragia interna. Se constató, además, que el niño presentaba evidencia de lesiones anteriores: "Tenía mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo”, dijo el forense.

Por la muerte de Lucio, fueron imputadas su madre, Magdalena Espósito Valenti, de 24 años, y su pareja, Abigail Pérez, de 27; la primera de ellas por homicidio calificado por el vínculo y la segunda por homicidio simple, en una audiencia en la que se determinó la permanencia de ambas en prisión, mientras dura el proceso.

Los hechos constatados, señalan que su madre llevó al pequeño a una sede policial en Santa Rosa. Allí le practicaron RCP, y lo trasladaron al Hospital Evita, donde se constató su muerte.

Ante la desgracia, se hicieron públicas las capturas de WhatsApp, donde una vecina ya venía alertando tal situación. En un chat del 25 de agosto, se observa, por ejemplo, cómo la vecina pide una ambulancia, mientras escuchaba los golpes que recibía el niño. Aparentemente, las golpizas, que sucedían a diario, se escuchaban desde la calle.

El último adios

Este lunes, familiares del niño le dieron el último adiós, en el cementerio Municipal de General Pico.

"Perdóname hijo, no llegué a tiempo. Perdóname por no poder hacer nada", se lamentó el padre de Lucio, Cristian Dupuy, en una expresiva carta de despedida, publicada en su perfil de Facebook, pocas horas después del entierro. El padre del niño, afirmó que las acusadas, mantenían al nene "preso" de su "infancia e inocencia".

"Me dejás con el alma rota buscando el porqué de tantas cosas y me doy cuenta ahora de lo que estabas sufriendo y yo sin saberlo y ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia", expresó.

Dupuy recordó que cuando se comunicaba por video llamada con su hijo, y le preguntaba algo, lo que hacía Lucio era "mirar para los costados para ver si alguna te estaba escuchando". "Por eso tardabas en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz. Te tenían en silencio, tenías miedo y yo no me di cuenta", se lamentó.

Ramón Dupuy, el abuelo de Lucio, aseguró que lo sucedido "no tiene explicación" para la familia y afirmó que habían realizado varias denuncias en la justicia contra la madre de la víctima. “Una vez me dijo ‘antes de dártelo a vos, lo mató’, y lo mató", expresó.

El abuelo, sostuvo que su madre y la pareja "lo tenían encerrado dos o tres días y luego lo desnudaban y sacaban afuera de la casa”. Visiblemente conmovido, recordó que cuando le entregaron el cuerpo, su nieto "tenía quemaduras de cigarrillos, pisaduras de zapatillas por todos lados y estaba todo desfigurado".

Mensajes del horror

Abigail Páez, en pareja desde hacía tres años con Magdalena Espósito, se mantenía muy activa en sus redes sociales y es ahí donde publicó una serie de mensajes mencionando a Lucio y, a su vez, exponía su mala relación con Cristian. 

En uno de estos mensajes aconsejaba: “No tengan hijos si realmente no lo desean o no lo planean como una gran meta o como lo más importante en sus vidas. No traigan pibes al mundo para sufrir la concha de su puta madre”, escribió Páez en su cuenta de Twitter, el 15 de octubre.

Este mensaje, no era el único que tenía que haber llamado la atención a la justicia, en su justo momento: Páez realizó algunas publicaciones que expresaban abiertamente el fastidio por convivir con el pequeño.

El 4 de octubre de 2021 hizo un pedido. "A veces quisiera tener unos días a solas con Maga, ¿tanto pido?"; En agosto, otro mensaje similar: "Un momento sola con maga, ya lo necesitamos", lanzó a las redes.

Increíblemente el 14 de octubre Tuiteó: “wwwdescartandoelpibeparaculiar.com”.

Manifestación por Lucio

El domingo por la tarde, un centenar de personas entre familiares y amigos se congregaron en la Plaza San Martín frente a la comisaría de la seccional sexta, en el centro de la ciudad de General Pico, para acompañar a la familia de Lucio en su pedido de justicia. El reclamo comenzó como una manifestación pacífica, pero casi al final de la congregación, un móvil policial fue prendido fuego.

Varios de los presentes tenían carteles con mensajes de “Justicia por Lucio”, “Los niños no se tocan”, “Magdalena Espósito – Abigail Páez Asesinas”, “Fuerza familia Dupuy”, y “Que las asesinas paguen”.

“Quiero agradecerles a todos los presentes. Es un momento muy duro para nosotros. Quiero agradecerles porque todo esto nos da un poco de fuerza a nosotros. El alma rota nos va a quedar por el resto de nuestras vidas”, dijo Cristian, tremendamente dolido, vistiendo una remera con una foto de su hijo sonriendo.

Con la voz afectada, el joven pidió que las dos responsables “se pudran en la cárcel” y además expresó que “no va a descansar hasta que se logre lo que se merecen”. “Y todos los que no se hicieron cargo, porque nosotros lo fuimos a buscar, me gustaría que estén acá, que den la cara”, en referencia a los responsables que le dieron la tenencia del menor a la madre.

La justicia la principal apuntada

Maximiliano, tío de Lucio, apuntó directamente a la Secretaría de la Niñez y a la Comisaría Cuarta: “Niñez apoyó sus mentiras (de la madre), nunca comprobó nada. La ley la apoyó y la justicia es la culpable de esto”. “La justicia la amparaba. Nos quedamos quietos como familia porque la justicia amparaba a la madre, si nos llevábamos al nene, íbamos presos”, denunció.

"La justicia nunca me escuchó, siempre favoreció a la madre por más abogados y mediaciones que realicé. Hoy pagó mi hijo, pero no solo escuchen a la madre, papá también sufre en silencio", sostuvo Dupuy padre en referencia a la disputa que mantenía por el menor.

"Pónganse las pilas, tienen que cambiar las leyes. No porque sea la madre es necesariamente una buena persona", dijo Ramón Dupuy, abuelo de Lucio. Y agregó en su testimonio los diversos hechos de maltrato hacia el menor por parte de su madre biológica.

El Poder Judicial de la Provincia de La Pampa confirmó que "hasta el momento" no hay evidencias de que hayan existido presentaciones judiciales por "presuntos maltratos" hacia el niño. El dato choca de frente a las acusaciones de la familia paterna, que acusó a la justicia como responsable del crimen por haber desoído en reiteradas oportunidades que el nene era maltratado.

"No hay denuncias, presentaciones ni informes en algún tipo de organismos, ya sea judicial o administrativo de primer, segundo o tercer nivel. No hay nada", comunicó la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes.

Pero por otro lado aclararon que "igualmente, se estaría iniciando una investigación sumaria para profundizar esa búsqueda". "Estas líneas son breves, y simplemente aclaratorias, a sabiendas del dolor y el sufrimiento por el que están pasando los familiares y amigos de la víctima", expresaron desde el organismo.

------------------

Cualquier análisis que podamos hacer de acá en más, va a resistir cualquier lógica humana. Es el odio ganándonos, es el retroceso incomprensible de una sociedad que presencia su ocaso y se funde en estos actos indignos y macabros, que lejos de pertenecer a algo parecido a una corriente civilizatoria, van en sentido contrario, coexistiendo con las consecuencias multisistémicas que estamos padeciendo.

Este redactor quiere dejar expresado, que, si una sociedad extermina a sus hijos, está condenada tarde o temprano, a la extinción.

-------------------

*Foto de portada: eluniversal.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO