¿Criminalidad organizada de uniforme?
 
Segaron la vida de Lucas González, de 17 años, en un procedimiento de “gatillo fácil”
 
Por Andrés Volpe, desde Argentina-19 de noviembre de 2021

Mientras los carteles luminosos de las calles se llenaban de mensajes oficiales, para celebrar el quinto aniversario de la fuerza de seguridad porteña, el pasado miércoles, policías de civil disparaban a mansalva contra cuatro adolescentes en un auto. Lucas González, uno de los pibes presentes, de tan solo 17 años, llegó al hospital con muerte cerebral y falleció pocas horas después.

¿Qué pasó luego? Lo que acontece en la mayoría de los casos de gatillo fácil, decir que los pibes eran ladrones, que se negaron a parar, que no respondieron a la voz de alto, que hubo un enfrentamiento, y que, en esas idas y vueltas, pasó lo “inevitable”.

Con el asesinato de Lucas González, van 121 víctimas del gatillo fácil a manos de la policía de la ciudad de Buenos Aires. En la mayoría de los casos, la edad de las víctimas está por debajo de los 25 años. Los datos parten de las estadísticas de la Correpi (Coordinadora contra la represión policial e institucional) sobre el accionar de los primeros cinco años de la policía porteña.

Policias asesinaron vilmente a joven deportista 2

Mientras en una parte de Barracas, el asfalto recibía la sangre de un joven jugador de fútbol, en otro lugar de CABA, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta realizaba la entrega de premios a efectivos por su servicio, y manifestó sentir un “enorme honor por festejar el cumpleaños de la policía” y expresó “tener el orgullo de haber cumplido con el compromiso asumido”.

La madre de Lucas González denunció que lo ocurrido fue un caso de gatillo fácil: "Estamos destruidos, no tenían derecho a hacerle lo que le hicieron a mi hijo. El venía de entrenar nomás", dijo la mujer en declaraciones al canal IP.

Cinthia López, también apuntó contra el accionar de las fuerzas de seguridad. "La policía sabe muy bien lo que hizo. Yo no voy a parar hasta que esto salga a la luz", exclamó.

Y pidió ayuda a los medios para "viralizar" lo que pasó, para que los responsables "paguen lo que hicieron" con su hijo.

Los hechos en Barracas

Este miércoles, Lucas y tres amigos, fueron baleados por agentes de civil de la Policía de la Ciudad, que “intentaron” identificarlos cuando andaban en un auto por el barrio de Barracas.

Según la versión difundida por la policía, cuando quisieron identificarlos, los jóvenes se dieron a la fuga, por lo que se desató una persecución por el barrio, que terminó con Lucas herido en la cabeza y sus tres amigos detenidos.

Lucas fue internado en el hospital Penna, en gravísimo estado, para fallecer horas después. Mientras que los adolescentes fueron trasladados a un instituto de menores, y al día siguiente fueron liberados.

Los Familiares y amigos de los jóvenes, desmintieron la versión policial. Según les contaron los adolescentes, se asustaron porque pensaron que les iban a robar e intentaron escapar. Dos de los amigos salieron del auto (un Volkswagen Suran azul) y corrieron, otros dos quedaron en el vehículo y el que conducía aceleró. Y los policías balearon el auto desde atrás.

El testimonio del abogado de la familia González

Hasta acá podríamos inferir que estamos en presencia de un nuevo intento de una fuerza Policial, de tapar un caso de gatillo fácil, por lo que las versiones difundidas por ellos mismos, se van desmoronando rápidamente. El abogado de la familia Guillermo Poletti, declaró, que puede ser un "hecho confuso para el común de la gente, pero tenemos recontra claro lo que pasó: fue un hecho de gatillo fácil, de negligencia policial". El abogado graficó el hecho de cómo los efectivos abordaron a los jóvenes, les dispararon y luego detuvieron a dos amigos de Lucas, menores de edad, durante 24 horas, sin razón alguna.

Poletti marcó que está clara la "negligencia por parte de la Policía de la Ciudad" no solo en el momento del “operativo” (en el que los efectivos actuaron de civil), sino en lo que continuó luego de haber disparado contra los jóvenes, "ocultando cosas y diciendo que eran delincuentes". Al respecto, descartó la versión que filtró el gobierno porteño, sobre el hallazgo de un arma de plástico en el baúl del auto en el que viajaban los jóvenes.

"La realidad es que no había nada en el auto, lo que digan que apareció es mentira. Doy fe de la condición de los chicos, de sus padres, los conozco, y sé a qué se dedican", señaló el abogado, en diálogo con Radio con Vos.

Polleti confirmó que Lucas y sus cuatro amigos habían salido del entrenamiento en Barracas Central, donde jugaban en la sexta división, rumbo a sus casas en Florencio Varela y se detuvieron a comprar en un kiosco. En ese momento, fueron interceptados por un Fiat Siena con policías de la ciudad de civil, y uno de ellos les apuntó con el arma desde la ventana.

Poletti contó que lo que sucedió no fue una persecución, como indica la versión oficial, sino que los jóvenes en el escape buscaron ayuda y se detuvieron al encontrar a oficiales de la Policía de la ciudad.

"Le dispararon a mi amigo, me quieren robar", reprodujo el abogado sobre el pedido de auxilio de uno de los amigos de Lucas. Pero: "En ese momento, llega el Siena, bajan los efectivos y les ponen precintos a los chicos y los detienen". "¿Si hubiesen estado cometiendo un ilícito van a ir buscar a la policía?", se preguntó Poletti.

A propósito, Poletti señaló que "a los 20 minutos, los policías tenían dos abogados que los representaban. ¿Si obraron bien para qué los necesitan? Ya saben que se equivocaron".

El letrado, admitió su "rabia" por lo ocurrido, y cargó contra la detención irregular de los amigos de la joven víctima, al señalar que los mantuvieron detenidos durante un día sin ninguna justificación.

"Si vieran la cara de los otros tres chicos, son unos bebes de 17 años, que están aterrorizados y no paran de llorar. Son tres chiquitos hijos de padres trabajadores, que lo único que hacían era estudiar y jugar a la pelota, con un único anhelo llegar a jugar en primera", expresó.

Policias asesinaron vilmente a joven deportista 3

El Juzgado de Menores 4, a cargo del juez Alejandro Cilleruelo, separó a la policía de la ciudad de los peritajes y ordenó que todos los trabajos forenses sean hechos por peritos de la Policía Federal Argentina.

También ordenó el secuestro de las armas reglamentarias de los policías, que participaron en el hecho y que se practiquen estudios para comprobar quienes efectuaron los disparos, además de impedirles, al mismo tiempo, que puedan abandonar las fronteras argentinas.

Mientras tanto, a la espera de que le entreguen el cuerpo del joven a la familia, la mama de Lucas dijo que donó sus órganos: "Estoy muerta en vida. Me sacaron el corazón. Me sacaron todo, pero el corazón de mi hijo va a estar latiendo en algún lugar del mundo”.

-------------

*Foto de portada: marca.com / Lucas González; recuadro, su madre Cinthia

*Foto 2: noticiasdebariloche.com.ar

*Foto 3: pagina12.com.ar / Abogado Guillermo Poletti y Cinthia López, madre de Lucas y Mario González, su padre

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO