Ejército asesinó a dos niñas argentinas de 11 años y hay una desaparecida

Organismos de Derechos Humanos y su familia piden cuentas
 
Por Victoria Camboni-17 de enero de 2021

Dos sobrevivientes del ataque llevado a cabo por la FTC (Fuerza de Tareas Conjuntas) contra el EPP (Ejército del Pueblo Paraguayo) en el que dos niñas argentinas de 11 años fueron asesinadas, dieron testimonio de los hechos el pasado miércoles ante la ONU.

Ese mismo día manifestaciones de apoyo recorrieron varias capitales de América Latina y en Europa, en reclamo a la Justicia por la falta de actuación contra los culpables de la muerte de María y Lilian, torturadas y asesinadas en el marco de un operativo de la FTC, donde posteriormente encubrieron los hechos al disfrazar sus cadáveres para hacerlas pasar como guerrilleras. Organizaciones feministas, de derechos humanos y en defensa de las infancias resolvieron presentar los hechos ante el Parlasur y la ONU, además de mantener movilizaciones a lo largo del continente para presionar a la justicia a que tome acciones en un caso salvaje de violencia institucional contra menores de edad.

Por su parte, la Gremial de Abogados de Argentina solicitó al gobierno paraguayo que haga las gestiones necesarias para que aparezca la menor Carmen Oviedo, de 14 años, que fuera vista por ùltima vez con posterioridad al operativo de la FTC, y volvió a insistir en que se permita al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) pueda trabajar para aclarar las causas de muerte de las pequeñas. Hace pocos días, una delegación del gremio aterrizó en el “norte”, zona donde sucedieron los hechos, para rastrear el paradero de la joven desaparecida. Hasta el momento no se ha hecho ningún análisis en los cuerpos de las niñas.

Los cuerpos de María y Lilian fueron exhumados y retirados de la fosa común donde fueron desechados en principio, para ser enterrados finalmente en el cementerio de San Pedro, en Paraguay. La presión ejercida por el Consulado de Argentina, instituciones internacionales y la familia fue clave para lograr este resultado.

Oportunamente las jóvenes Tamara Anahí y Tania, de 14 y 19 años, lograron escapar de la violencia impartida por los integrantes de las Fuerzas Armadas de Paraguay en el operativo en el que también desapareció la adolescente de 14 años prima de las niñas asesinadas y melliza de Anahí.

Denuncia internacional contra Paraguay 2

En declaraciones ante la Relatoría de Ejecuciones Sumarias de la ONU, Tania y Anahí manifestaron haber visto cómo el grupo táctico atacó al campamento donde había civiles y menores de edad, y còmo se llevaron vivas a las niñas Lilian Mariana y María Carmen de 11 años. El pasado miércoles 13 Anahí presentó además su testimonio ante el Comité de Derechos del Niño en Ginebra.

Si bien el gobierno argentino, comandado por Alberto Fernández, presentó una queja ante su homólogo de Paraguay, varias organizaciones sociales le reclaman que no firme ningún trato comercial con el gobierno paraguayo, y protestan contra la impunidadque reina en torno al caso. Existe tensión en la relación entre ambos gobiernos por la actuación de las Fuerzas Armadas paraguayas en contra de los derechos humanos por el asesinato de las niñas argentinas, responsabilidad que compete al gobierno de Mario Abdo Benítez.

Las niñas se encontraban en Paraguay para conocer a sus padres, acompañadas de Laura Villalba, su tía. Myriam Villalba, madre de Lilian y tía de María, relató en una entrevista brindada a El Diario Ar que el gobierno paraguayo “comenzó a especular mucho con las informaciones. En principio dijo que las víctimas eran personas adultas, que eran militantes de la guerrilla y especularon hasta que al final el médico forense de la fiscalía dijo que se trataba de adolescentes de entre 15, 16 y 17 años”. Pero “al presentar los documentos de las criaturas, no tuvieron otra que reconocer que se trataba de dos niñitas de 11 y 12 años, que fueron ejecutadas, torturadas, tiradas en una fosa común, en una caja de cartón. Ni siquiera el certificado de defunción existe. Como animalitos las pusieron en una caja”, lamentó.

Para llegar a esa instancia, la versión oficial indicaba que el operativo significaba un golpe contundente al EPP. Los agentes llegaron a tomarles fotos a los cadáveres de las niñas vestidos con enormes uniformes y, justificando su accionar por el peligro de contagio del Covid, enterraron a las niñas en una fosa común y quemaron los uniformes. El propio mandatario, Mario Abdo Benítez, fue el vocero del supuesto éxito de la FTC. Pero lo que había sucedido en realidad no se comprobó hasta la exhumación, cuando se pudo constatar que se trataba de niñas, y que además fueron torturadas antes de ser asesinadas.

“Las niñas no murieron en medio del fuego cruzado, como en algún momento pensé, esperando que no hubieran sufrido torturas. No pasó eso. Las niñas que lograron sobrevivir a la cacería y Laura, mamá de María Carmen que las acompañaba, dijeron que ese día estaban terminando de desayunar cuando vieron que el lugar fue ocupado por los militares. Lilian estaba distraída jugando y fue llevada sin un rasguño. Empezaron los disparos y las personas comenzaron a dispersarse. María recibió un disparo, pero no fue mortal. Carmen Elizabeth recibió otro en su pantorrilla. Ella salió arrastrándose del lugar, pero a María la capturaron los militares. Llegaron a escuchar los gritos de Lilian y María Carmen pidiendo auxilio. Ya no hubo caso. También escucharon los gritos de los militares diciendo: ‘¡Regalo, regalo!’, ‘¡barrera, barrera!’”, expresó Myrian Villalba a Página 12.

La familia afirma que las menores fueron llevadas vivas por las fuerzas especiales, luego torturadas y finalmente ejecutadas.

En palabras de Myrian Villalba, Laura, la tía que viajó junto a las menores desde Argentina a Paraguay para conocer a sus padres, es descripta como una madre amable, “muy cariñosa”, siempre “preocupada por sus hijos” y “muy solidaria”.

“Es la única mujer civil que se encuentra en un cuartel militar. Ella está aislada, pese a que no tiene ningún antecedente penal. Hoy se encuentra procesada por terrorismo, asociación criminal, resistencia, transgresión a la ley de armas. Ella no tenía armas, no tenía uniforme, no opuso resistencia. Todo fue plantado. Así es la justicia paraguaya”, sentenció.

---------------

*Foto de Portada: www.antimafiadosmil.com / ninas fallecidas

*Foto 2 : www.lanuevamanana.com / desaparecida Carmen Elizabeth Oviedo Villalba

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO