Además, la sentencia contra el ex juez incluyó el delito de encubrimiento cuyo último fin fue garantizar la impunidad de los autores del asesinato del comerciante Santiago Arredes y la tentativa de muerte de Margarita Martínez de Leal, según testigos del secuestro de Ragone el 11 de marzo de 1976. Y, por último, el fallo dictaminó que el ex juez incurrió en el delito de “prevaricato, todo ello en concurso real” lo cual está calificando como delitos de lesa humanidad.

La sentencia se pudo conocer alrededor de la hora 17 luego de algunas dificultades en el ingreso del público en general y de la prensa, que en su mayoría logró entrar a la sala cuando la lectura ya había empezado. Entre los presentes se encontraban representantes de organismos de Derechos Humanos, de diversas organizaciones políticas y sindicales, y un grupo de personas que acompañó a Lona, entre ellos el vicepresidente del PARLASUR y ex gobernador salteño Hernán Cornejo.

Al terminar la lectura de la sentencia y mientras Lona se demoraba atendiendo a sus parientes y amigos, familiares de víctimas del terrorismo de Estado e integrantes de organismos de derechos humanos lanzaron sus consignas a través del canto: “Cárcel común, perpetua y efectiva”. Mariana Gamboa, de la organización HIJOS, gritó la insignia del proceso: “¡Compañero Miguel Ragone, presente!”.

Alguien del grupo que acompañó al condenado tiró un “subversivos de mierda” y la sala estalló “¡Asesino, asesino!”, seguido por un canto reclamando que el ex juez “diga dónde está Ragone”. Este fue un momento de mucha tensión, en el que hubo forcejeos y empujones. El fotógrafo de El Tribuno Leandro Herrera, se vio obstaculizado en su trabajo, tanto por familiares del ex juez como por efectivos policiales quienes lo acusaron de “provocar”.

“Lo que menos hay es apoyo de la policía, es más me acaban de decir que no saque fotos, que deje de provocar, ¿provocar con esto? por favor estamos en el siglo XXI”, expresó.

Al mediodía, antes de conocerse sentencia, Lona pidió la palabra. “Estoy sentado con la frente en alto”, empezó diciendo, para luego referir que la acusación en su contra fue “sobre ideologizada”; también aseguró estar preparado “moralmente” para un fallo adverso y minimizando la importancia del caso agregó que el juicio no se trataba de uno “histórico”. Para finalizar su alocución dijo “No pido clemencia, sino Justicia“.

La sentencia se dictó el pasado 24 de septiembre, pero los fundamentos del fallo se conocieron recién el 8 de octubre.

Además de esta causa la cual hoy ya tiene una sentencia, el ex juez federal cuenta con otras dos acusaciones más por delitos de “lesa humanidad”. En la primera, la Causa Palomitas, está imputado como partícipe de los homicidios de once detenidos que estaban a su disposición y en la otra causa se le atribuyen delitos en perjuicio de unas 60 personas víctimas del plan sistemático de eliminación de personas aplicado por los dictadores del 76.

¿Quién fue Miguel Ragone?

Fue médico y el último gobernador electo de Salta previo al golpe cívico militar. Ragone fue interceptado el 11 de marzo de 1976, cerca de las 8.00 horas, cuando conducía su Peugeot 504 poco después de dejar su casa. Los captores abordaron su automóvil, lo inmovilizaron y luego, desvanecido, lo tiraron en la parte posterior del vehículo. Mientras todo ocurría, la empleada de comercio Margarita Martínez y el comerciante Santiago Arredes, propietario de un almacén, salieron a la calle para ver qué ocurría. Arredes, incluso, salió en defensa de Ragone. Los captores dispararon contra ambos: mataron a Arredes de un disparo en el pecho e hirieron a Martínez con una ráfaga de ametralladora. En octubre de 2011, el Tribunal Oral Federal de Salta condenó por este hecho a prisión perpetua a tres altos jefes policiales y del Ejército, penas que fueron ratificadas en 2014 por la Cámara Federal de Casación Penal.

-----------------

Foto de portada: Our Voice, Leandro Gómez

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO