Por Saverio Lodato-18 de setiembre de 2022

La lucha contra la mafia, y esto ya lo han subrayado muchos, es la Cenicienta de la política italiana.

Hay quienes la temen, la consideran un estorbo para sus negocios.

Hay quien la subestima en la creencia, muy equivocada, de que hace perder votos.

Hay quienes, simplemente teniendo a los mafiosos, más o menos camuflados, dentro, pueden darse todo menos este lujo.

El resultado de estos factores es que la palabra "mafia" es la menos popular de la empresa de viajes que está dando vida a una de las campañas electorales más destartaladas y menos creíbles a los ojos de los italianos desde la posguerra. Y eso significa algo.

Por otra parte, hace apenas unos días, hablamos de ese pescado maloliente – la negativa por parte del Estado a hacer pleno uso del instrumento del decomiso de bienes de origen delictivo – servido en la mesa italiana, por la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, firmado por Forza Italia, la Liga, el Partido Democrático y Action, con los Fratelli d’Italia que, al abstenerse, prefirieron mirar para otro lado.

En síntesis. Deberíamos haber entendido.

Ahora se da el caso, y que cada uno evalúe el hecho como mejor le parezca, que los Cinco Estrellas y los parlamentarios de Alternativa son los únicos que votaron en contra de ese decreto, el pescado maloliente mencionado anteriormente, que enviará al desván a la mayor parte de las confiscaciones en los juicios, que nunca llegarán a cumplirse.

Y también se da el caso, y aquí lo señalamos, que Giuseppe Conte, el líder de Cinco Estrellas, fue el único político italiano que tomó papel y pluma, y criticó el mérito de los fundamentos de la sentencia de segunda instancia en el juicio de la Tratativa Estado-mafia, muy benevolente con los que protegieron el archivo de Totò Riina primero, y con la fuga de Bernardo Provenzano después.

Finalmente, se da el caso de que Giuseppe Conte quiso poner a Roberto Scarpinato en lo más alto de sus listas para el Senado.

Es superfluo explicar quién es Scarpinato.

Todo el que quiere saber lo sabe.

Conocen su trayectoria de más de treinta años en la magistratura; siempre marcada por la asunción de valientes responsabilidades, claridad de juicio, denuncia constante de las complicidades, muchas veces nefastas, del Poder con las mafias en todas sus formas.

Magistrado eternamente incómodo. Que ha debido lidiar muchas veces, en su carrera, con el ostracismo asfixiante de todos aquellos a quienes se les sube la sangre a la cabeza cuando valiosos fiscales hacen ver a la opinión pública lo desnudo que está el Rey.

No queremos extendernos.

Si escribimos estas líneas no es para decir que en Sicilia es correcto votar por Roberto Scarpinato para el Senado. Sería como descubrir el agua caliente. Pero sí para decir, en cambio, que todo buen siciliano que aún recuerde la Sicilia de las masacres de Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, no puede dejar de votar hoy por Scarpinato.

Una manifestación de deber cívico respecto a los remolinos del actual pantano.

En caso contrario, no habría excusas para nadie.

En Sicilia, donde están regresando los viejos canallas para-mafiosos de antes, "voto a Scarpinato" simplemente significa decir que el juego aún no ha terminado.

-------------------

*Foto de portada: © ACFB

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director de redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras
Secretaria de redacción Sudamérica: Victoria Camboni

ver más...