Con Lodato y Purgatori presentó en Roma el libro "Los enemigos de la justicia"

Por AMDuemila-19 de enero del 2022

Ética, independencia y coraje. Estas son las tres palabras que sin duda caracterizaron la presentación del libro "Los enemigos de la justicia" (Editorial Rizzoli), escrito por el consejero togado del Consejo Superior de la Magistratura (CSM), Nino Di Matteo y por el periodista y escritor Saverio Lodato. Acompañados de Andrea Purgatori, conocido presentador del programa Atlantide, los dos autores realizaron una dramática fotografía de cuál es la situación dentro del poder judicial, la política y la información. Al evento organizado en La Feltrinelli de la Galería Alberto Sordi asistió mucha gente, demostrando que ciertos temas son de sumo interés. Más aún hoy, a pocos días de la elección del nuevo jefe de Estado, el cual, como recordó Purgatori en su introducción, "sea quien sea, será también presidente del Consejo Superior de la Magistratura. Y no debemos separar estos dos roles, que son fundamentales porque el jefe de Estado como presidente del CSM -que es el órgano de autocontrol del Poder Judicial- es el garante de uno de los tres pilares de nuestro orden democrático, de nuestro Estado. Magistratura que vive una condición tormentosa desde hace tres años. Una condición muy difícil con una pérdida de credibilidad sobre la que todos debemos reflexionar".

Y es desde este punto de partida que Di Matteo comenzó su primera intervención: "Los enemigos de la justicia son muchos, están también dentro de la política, de las instituciones. Yo estoy, lo digo con mucho dolor, dentro de la magistratura. Debemos acercarnos a este momento particular que estamos viviendo con un espíritu de verdad y debemos reconocer que la magistratura está viviendo un momento muy especial de pérdida de credibilidad en todos los niveles".

Al mirar los escándalos que han tenido lugar dentro del cuerpo judicial (ver el caso Palamara, ndr), Di Matteo destacó que estos son "el epílogo casi obvio de la propagación en el cuerpo judicial de verdaderas metástasis que lo han deteriorado: las corrientes internas exasperadas, el arribismo, la burocratización del rol y la jerarquización de ciertos miembros de las fiscalías que constituyen el corazón palpitante de la actividad judicial. No podemos fingir sorpresa, especialmente en este momento en que no debemos caer en la tentación de minimizar o hacer creer que sancionando al doctor Palamara y algún otro protagonista de esos hechos por todos conocidos el problema está resuelto". Al fin y al cabo, siguió diciendo, "los que ya han sido juzgados eran solo peones, a veces importantes, pero solo peones de un sistema mucho más complejo".

Según Di Matteo en el mismo Consejo Superior de la Magistratura "hay un debate entre un impulso hacia el cambio y un contra impulso de quienes aún no logran liberarse de ciertos legados que han condicionado en el pasado, y durante mucho tiempo, al Consejo: el criterio de la pertenencia a las corrientes, el criterio de la proximidad a algunos consorcios, ajenos a las corrientes, el criterio de la lógica de la división del poder y de la división de cargos directivos y semidirectivos".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 2

En este momento de crisis de la magistratura, además, "hay quienes quieren utilizar, para iniciar un verdadero ajuste de cuentas contra el poder judicial, más aún contra esa parte del poder judicial que en el pasado demostró ser realmente capaz de alcanzar su propio rol a 360 ​​grados, de extender el control de legalidad también al ejercicio del poder por parte de otros". Un afán de ajuste de cuentas "dictado por la venganza contra aquellos magistrados que no hicieron favores a nadie; una voluntad generalizada, transversal a los distintos grupos políticos, de reconducir, o más bien de reducir, la autonomía e independencia del poder judicial. Hay un gran deseo de llevar a la magistratura, al orden judicial, a que se convierta en un orden colateral y de servicio con respecto a los demás poderes. Existe un gran deseo de aprovechar este momento para evitar que el poder judicial cumpla con su deber en el futuro. Hay un gran deseo de olvidar, de llevar la lucha contra el sistema mafioso a niveles inferiores, es decir a la represión sólo del nivel militar de las organizaciones y, a su vez, a una devaluación sustancial de las que fueron herramientas decisivas y fundamentales para elevar el nivel de la legislación antimafia".

Y no es casualidad que Di Matteo haya mencionado el instrumento de los arrepentidos, el de la cadena perpetua estricta, el del 41bis o el sistema de medidas de prevención patrimonial que también será objeto de reforma. "A veces -prosiguió el consejero togado- tengo el temor de que se puedan concretar algunos de los puntos del llamado 'papello' de Riina, es decir, de las peticiones que en ese momento las cabezas pensantes de Cosa Nostra ponían como fundamento de la estrategia de masacres".

Las reformas a adoptar

Di Matteo se refirió luego a la reforma Cartabia: "Hay algunos aspectos muy significativos que se mueven por una arista peligrosa: el primero es la previsión de un sistema que conduce al no proceder de la sentencia penal en apelación y en casación por la excesiva duración de dichas fases del juicio. Otro aspecto que me preocupa especialmente es el de la atribución al parlamento, y por tanto a las diversas mayorías parlamentarias que en cada momento tenga el parlamento, de la identificación de los criterios generales para el ejercicio de la acción penal, es decir, será el parlamento el que dictará, aunque sea a nivel general, la agenda a los fiscales y dirá qué procesos se deben realizar primero y cuáles se realizarán después, en el supuesto de que queden, en forma residual, fuerza y tiempo". También es grave el hecho de que "el anteproyecto de reforma de Cartabia no preveía excepciones, ni siquiera para los juicios de la mafia, al no proceder de las sentencias de apelación y casación".

Y destacó que "también esta vez fue necesario que algunos magistrados antimafia, esos que todavía tienen valor para hablar y quedan pocos, tomaran la palabra y hablaran directamente diciendo 'miren que de esta manera estarán en riesgo muchos juicios importantes por delitos mafiosos'".

A propósito de las reformas útiles, según Di Matteo, para evitar la influencia indebida de las corrientes internas, es necesaria "la previsión de un sistema electoral que prevea un sorteo moderado y público de candidatos, y dentro de esta audiencia de magistrados se podrán elegir a aquellos que consideren adecuados. El mecanismo rompería la incidencia de las corrientes desde el inicio".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 3

La mentalidad mafiosa de las corrientes internas

Respondiendo a la pregunta de Purgatori sobre el papel de las corrientes internas y los consorcios, el consejero destacó la forma en que se sigue desarrollando la "mentalidad de que si estás conmigo hago todo para sacarte adelante, si no estás conmigo no cuentas para nada. Peor aún, la mentalidad de que si alguien se da cuenta y denuncia a estos fenómenos hay que marginarlo, combatirlo, deslegitimarlo, es una mentalidad que en algunos aspectos es muy similar a la que siguen las organizaciones mafiosas. Es la antítesis del concepto de transparencia en el funcionamiento de los poderes públicos, y por esto hay que combatirla". Según el magistrado, "ninguna reforma podrá levantar a la magistratura si, como ha dicho varias veces el propio presidente Mattarella, no hay por parte de cada uno de los magistrados un fuerte despertar del sentido ético que debe pertenecer a cada magistrado. Ese sentido ético que siempre debe recordarnos que la belleza de nuestro trabajo no es la de poder hacer carrera, llegar a ser fiscal jefe, presidente del tribunal o presidente de la casación. Ese sentido radica en el trabajo cotidiano de quien investiga, de quien se esfuerza por esclarecer la verdad, de quien como juez se esfuerza en aplicar una ley igual para todos, sin escatimar esfuerzos en la búsqueda de la verdad, con plena garantía para todas las partes en el proceso".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 4

Por lo tanto, según Di Matteo, "las reformas por sí solas no serán suficientes. El Poder Judicial no debe caer en el error de minimizar u olvidar. Existe un gran deseo dentro de la magistratura de considerar a estos escándalos como momentos limitados que fueron el resultado del comportamiento de unos pocos. Es otro de los peligros que enfrenta la magistratura en este momento. Tenemos que decir cómo están las cosas internamente, dónde y quién quiere aprovechar este momento para disminuir la independencia del Poder Judicial".

En cuanto a las puertas giratorias entre la política y la magistratura, tanto Di Matteo como Saverio Lodato destacaron que actualmente solo hay 3 magistrados o exmagistrados en el parlamento frente a la presencia de 123 abogados en dicho cuerpo: "Es inaceptable pretender ignorar un potencial conflicto de intereses – dijo el consejero togado – el abogado que actúa como miembro del parlamento debe dejar de ejercer, al menos durante la duración de su mandato, para evitar contribuir a la formación de leyes que luego sean favorables a su asistido en los tribunales".

Las sentencias olvidadas

Durante la presentación también se recordaron importantes sentencias como la de Andreotti, o incluso la de Dell'Utri en la cual se afirma que el ex senador "fue el intermediario de un pacto respetado por ambas partes y en vigor desde 1974 y que se mantuvo hasta 1992, cuando se estipuló dicho pacto en Milán entre los jefes de las familias mafiosas de Palermo y Silvio Berlusconi, el cual se materializaba en el pago continuo y periódico de grandes sumas de dinero, cuando los muertos de Cosa Nostra quedaban tirados en el suelo y cientos de ellos pertenecían a las instituciones. Pero todo eso, en este momento, en este país no impide que un empresario de esa época, Silvio Berlusconi, pueda llegar a ser presidente de la República".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 5

Lucha contra la mafia sin distinciones políticas

Saverio Lodato, en su análisis, también profundizó en la relación que, a lo largo del tiempo, ha existido entre el crimen organizado, el poder político y el poder judicial.

El primer sujeto que chocó con la relación entre esas figuras grises y el poder criminal fue sin duda el juez Giovanni Falcone "quien en los breves años de carrera, pero intensos, difíciles y atormentados, que luego terminaron en su muerte, junto al pool antimafia de Palermo dirigido por Antonino Caponnetto, y junto a Paolo Borsellino, tuvo que tratar con dureza la cuestión entre las relaciones de los poderes criminales y la política de Sicilia en aquel momento -dijo- que durante cuarenta años padeció el excesivo poder de un partido denominado Democracia Cristiana" que "tenía excelentes relaciones, muy cercanas, con las organizaciones mafiosas". "Muchos de ustedes conocen la carrera de Giovanni Falcone, quien sufrió muchas derrotas institucionales, incluso dentro del Consejo Superior de la Magistratura, en la Fiscalía Nacional Antimafia, que aún no se había constituido, y dentro de sus propios colegas en el poder judicial, que hicieron la obra maestra de no votarlo".

Todo esto se hizo con la falsa acusación de que las investigaciones de Giovanni Falcone, que culminaron en el maxiproceso de Palermo, en realidad era un guiño a tal o cual poder político.

"Recuerdo -continuó Lodato- una salida de Giovanni Falcone, entonces yo era el corresponsal de l'Unità en Sicilia, cuando me dijo: 'Ya no aguanto más, un día me atacan porque dicen que soy comunista, otro día porque dicen que soy socialista, un día fascista, un día católico y un día ateo'. Le pregunté: ¿y cuál es su conclusión? Y respondió: 'Mi conclusión es que no quieren entender que, si el poder judicial de Italia quiere cumplir con su deber, debe luchar contra la mafia sin distinciones políticas de ningún tipo, independientemente de los obstáculos que tendrá que encontrar en su camino'".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 6

La contrarreforma de la justicia

"Encuentro enfermiza esta discusión actual sobre la reforma de la justicia basada en el hecho de que habría 'puertas giratorias' entre la política y la magistratura -dijo el periodista- con Di Matteo fuimos a ver cuántos de estos magistrados hay hoy en el parlamento, y allí descubrimos que hay tres, frente a 123 abogados entre la Cámara y el Senado, todos integrantes de la comisión de justicia, y resulta que los mismos delitos por los que sus clientes son imputados en la mañana, ellos por la tarde ven el modo de reformarlos. "Creo -añadió- que los italianos han entendido muy bien cuán hipócrita y retórica es esta discusión sobre la justicia italiana. Y que es hipócrita nos lo dicen dos hechos incontrovertibles y que nadie quiere escribir nunca en los periódicos ni decir en la televisión. Esto es, que somos el único país europeo que tiene 28 magistrados asesinados por diversos poderes criminales desde la posguerra, la mafia, la 'Ndrangheta, el terrorismo, etc. Que somos el país de Europa donde están representadas las mafias más organizadas, más poderosas, más feroces y multimillonarias que existen en toda Europa”.

“Pero eso no se dice. Como no se dice que nuestra clase política está más comprometida con los poderes criminales y con la corrupción que cualquier otro país europeo. ¿Y qué quiero decir con esto? Quiero decir que, una reforma de la justicia, si alguien realmente quisiera llevarla a cabo, debería partir de un solo principio inspirador, la reforma de la justicia en Italia debe apuntar a la derrota de los poderes criminales, la corrupción y la recuperación de la clase política italiana. Todo lo demás es pura cháchara. Y esta cháchara parte de un sueño que alguien ha tenido con los ojos abiertos en los últimos meses. ¿Y cuál es este sueño? -preguntó Lodato- Imaginemos que por un momento podamos borrar la existencia de las mafias y la corrupción de la clase política. Yo les pregunto: a esas alturas, la magistratura ¿para qué serviría?”.

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 7

“No serviría para nada. Solo serviría para castigar a alguien que no quiere pagar multas o por no usar la mascarilla. ¿Qué quiero decir con esto? Que en la imposibilidad, incapacidad y falta de voluntad de esta clase política para cimentarse realmente en lo que hace treinta años se llamó 'la cuestión moral', de la que hoy ya no se habla por ser un tema tabú (y porque deberíamos discutir de forma generalizada la inmoralidad), hay un intento desesperado de hacer desaparecer por arte de magia a la mafia, a la corrupción y a la complicidad política. Pero he aquí que se necesitaría un mago para hacer realidad este sueño. Alguien capaz de decir que a partir de hoy en Italia ya no existe la mafia ni la corrupción. Pero no han podido encontrar al mago. Quizás hayan encontrado a una hechicera que, con una varita mágica, quiere hacer desaparecer de Italia a los últimos baluartes conocidos de este frente. Un golpe de varita mágica y desaparece la cadena perpetua estricta para la mafia, un golpe de varita mágica y desaparecen los juicios demasiado largos y difíciles de hacer por la extensión de las investigaciones, otro golpe de varita mágica y los derechos de las víctimas en los juicios desaparecen. ¿Y al final qué queda? -preguntó para concluir- Solo quedan los acusados y los abogados. De todo el resto no se habla".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 8

Saverio Lodato también subrayó la preocupante 'pátina de silencio' que envuelve al tema de la reforma de la justicia. "Recientemente -dijo- una gran cadena de televisión que semanalmente ofrece a sus televidentes encuestas de todo tipo, hizo una búsqueda muy analítica para preguntar a los italianos una veintena de cosas", pero sin hacer una sola pregunta sobre la actual "propuesta de reforma de la justicia, que todos han entendido es un intento que pretende casi por arte de magia hacer desaparecer las heridas abiertas de nuestro país. Con la rarísima justificación de que Europa nos lo pide. No creo que Europa nos haya pedido esto. Yo no creo que haya protocolos secretos por los que le han dicho a la ministra Cartabia que haga una reforma de la justicia en la que desaparezca por arte de magia la lucha contra la mafia, la mafia y la corrupción. Y la prueba de ello está en que, si bien somos el país con las mafias organizadas más grandes, también somos el país que, inevitablemente, tiene magistrados de excelencia en este frente. Son justamente todos esos magistrados antimafia a los que Cartabia, desdeñosamente, no quiso recibir en estas semanas de intento de reforma de la justicia, aunque las críticas más duras a este proyecto de reforma hayan venido precisamente de esos magistrados. Y quiero agregar que nada ha cambiado desde la época de Giovanni Falcone, y tal vez tenga razón el Dr. Di Matteo cuando habla de un intento desesperado de esta clase política de dar un golpe definitivo a esta magistratura, porque una magistratura de estas características, en Italia, no le sirve a nadie".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 9

La sentencia de la Tratativa y la carrera por el Quirinal

Entre las preguntas de Purgatori no podía faltar una sobre la sentencia de apelación del proceso de Tratativa Estado-mafia cuando se produjeron las absoluciones de los imputados, a excepción de los mafiosos. "Esa sentencia -dijo dirigiendo la pregunta a Lodato- en lugar de ser evaluada por lo que fue, incluso reflexionando sobre lo que podía significar, fue valorada como la derrota de la magistratura. Se ha olvidado que Marcello Dell'Utri, absuelto en la apelación del juicio sobre la Tratativa, había sido, sin embargo, condenado con sentencia firme por concurso externo en asociación mafiosa. Es decir, una reducción a cero no solo de un trabajo que duró años, sino también una reducción a cero de aquellas responsabilidades ya establecidas y de las que aún están bajo investigación. Sin embargo, ese proceso está vinculado a otras investigaciones que siguen abiertas. Y entonces, esta es la mejor prueba de que la política no quiere otra cosa que utilizar, por ejemplo, una sentencia como esa para decir 'a los magistrados que hacen este tipo de investigaciones, no solo no deben hacerlas, sino que serán castigados'".

"En ese caso -dijo el periodista refiriéndose a la reacción mediática a la sentencia de segunda instancia de la Tratativa- no fue llevada a juicio la magistratura que fue derrotada por esa sentencia. Pero sí a aquellos magistrados antimafia que se contaban y se cuentan con los dedos de unas pocas manos y que se habían atrevido a apuntar a los altos niveles de complicidad mafiosa".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 10

Recordemos que a raíz de esa sentencia se había montado una verdadera campaña mediática para santificar a los que habían intervenido en el procedimiento. En primer lugar, el exsenador Marcello Dell’Utri, condenado en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa (condena cumplida). "Dell'Utri en estos días -dijo Lodato- está en su casa con el también condenado Verdini y le envían 'pizzini' (breves notas por escrito) a sus encargados y a sus seguidores políticos para decirles cómo votar a Silvio Berlusconi, para evitar que haya francotiradores y los periódicos italianos dedican fotos a Verdini y Dell'Utri juntos, como si fuera un grupo mixto del Senado formado por delincuentes, exdelincuentes y delincuentes de carrera que hacen sus propuestas para el Quirinal. Estamos más allá del suspiro de alivio que han dado algunos sepulcros blanqueados ante la sentencia de segunda instancia de la Tratativa Estado-mafia. Porque eso podría haber sido una cuestión de aficionados como en los partidos de fútbol. En el partido de ida ganaron aquellos uno a cero y, un conocido periodista de Il Foglio escribió 'habrá un partido de vuelta', que lo hubo y entonces alguien escribió que la copa la ganó el garantismo. Pero estamos mucho más allá de eso".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 11

Las culpas del periodismo

Al final de su intervención, Saverio Lodato señaló que la gravedad de la situación actual se debe también al trabajo de los periodistas, ya que "nos prestamos al cuento de hadas de que Cosa Nostra era una cosa y la política otra, y que luego, al crecer, la mafia estrecharía sus relaciones con la política". "Pensemos, por ejemplo, en los años 60, 70, 80, en los informes que las comisiones parlamentarias de investigación hacían sobre el tema de la mafia y la política. Creo que tenemos la 18ª comisión parlamentaria de investigación en Italia sobre el fenómeno mafioso. La primera se estableció a principios de la década del '60, es decir, hace sesenta años, coincidiendo o inmediatamente después de la masacre de Ciaculli en la que murieron siete carabineros y representantes del ejército en Palermo. No existe tal cosa en el mundo, ni ningún país que haya estudiado un fenómeno criminal durante sesenta años con 18 comisiones parlamentarias de investigación sin haber entendido que ya no hay nada más que entender. Solo hace falta actuar e intervenir. Pero nosotros -prosiguió- seguimos contando esta historia y quizás si hubiésemos partido del primer gran crimen que se cometió en Palermo en 1893, nos hubiéramos dado cuenta que la mafia ya estaba ahí. El homicidio de Emanuele Nottarbartolo, director del Banco de Sicilia, asesinado con 27 puñaladas por la mafia se debió a que quería (hace 120 años no existía aún la República italiana) limpiar el Banco de Sicilia de sus contactos con la mafia y los préstamos ruinosos que les hacía a los mafiosos. El considerado autor intelectual de ese crimen fue un senador del Real Senado de entonces, Palazzolo, pero para obtener su absolución tuvieron que tramitar catorce años de juicios hasta que Palazzolo fue finalmente absuelto y regresó a Palermo desde la cárcel de Florencia, con una enorme manifestación al grito de ¡Viva Florencia! ¡Viva la justicia! ¡Viva el Senador Palazzolo! Ya entonces, la mafia tenía en su ADN las relaciones con la política. En estas décadas también nosotros hemos caído, quizás toscamente en la trampa para llegar hoy a la consideración de que quizás se ha vuelto realmente difícil distinguir, por su naturaleza, dónde termina el mafioso y dónde comienza el político, dónde termina el político y dónde termina el mafioso, y no me lo digan porque sé perfectamente que hay políticos de bien, pero son los políticos que menos cuentan en Italia, porque los que más importan son los demás".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 12

Al concluir el evento, Di Matteo habló de otro problema, la jerarquización de las fiscalías: "He notado, en ciertos momentos, en los jóvenes colegas, la aceptación de un rol subordinado, cualquier cosa se adopta solo si le agrada al fiscal general o al adjunto. Esto también me preocupa mucho. Yo creo que los magistrados no deben callar, deben hablar, deben explicar sin violar nunca el secreto de las investigaciones, y deben explicar al público lo que hacen. Con la excusa de reforzar la presunción de inocencia, que nada tiene que ver con ello, se prohíbe a los magistrados hablar con los periodistas incluso sobre investigaciones y juicios que ya no estén cubiertos por el secreto, salvo con comunicado o rueda de prensa. Pero, ¿qué hubiéramos sabido de la temporada de masacres si los magistrados no hubieran contribuido a explicar su actividad? Hay una necesidad de transparencia que debe prevalecer sobre todo lo demás, y que en cambio se sacrifica porque Europa nos pide ciertas reformas". Y finalmente afirmó: "Europa es la que no conoce el delito de asociación mafiosa, Europa es la que ha creado los presupuestos para la derogación de la cadena perpetua estricta, la que ni siquiera alcanza a comprender la especificidad del fenómeno mafioso y debido a ello dicta sentencias en sus tribunales, como la del caso Contrada. Europa, mientras las mafias están destruyendo las economías de otros Estados, no hace nada por adoptar el sistema procesal italiano concebido en los años 80-90: sistema de medidas de prevención patrimonial, sistema del 416 bis, y la doble vía. Hubo un tiempo en que tratábamos de exportar las mejores experiencias en cuanto a la acción política en la lucha contra la mafia. Esto es lo que debemos denunciar. Ahora nos estamos acostumbrando a un sistema en el que un magistrado que expresa su opinión es inmediatamente denunciado para cualquier acción disciplinaria. Esta no es la libertad ni la democracia a las que aspiramos en este mundo".

Di Matteo ante ciertas reformas temo que se haga realidad el papello de Riina 13

----------------------

*Fotos, de portada y restantes: Paolo Bassani

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO