En programa Atlantide
 
El magistrado fue invitado de La7 junto a Saverio Lodato,quien habló sobre la historia de la mafia
 
Por Giorgio Bongiovanni y Karim El Sadi-15 de noviembre del 2021

Pinocho le pregunta a un juez-mono cuál es su corriente. En otras palabras, el ingenio y la inocencia del títere de Collodi puesto ante la astucia de un juez con apariencia de simio, capaz de saltar con picardía de una corriente a otra según su propia conveniencia. Esta es la imagen que delineó el dibujante Mauro Biani en lo que, de alguna manera, podríamos definir como el imaginario de la justicia italiana a los ojos de la opinión pública. Para desenredar y analizar esta ruptura estuvo, una vez más, el programa Atlantide, transmitido anoche con un episodio totalmente centrado en los llamados enemigos de la justicia. Para profundizar en el tema, tocando todos los temas inherentes al mundo judicial, estuvieron Nino Di Matteo, en una larga entrevista "cara a cara" con Andrea Purgatori, presentador del programa, y Saverio Lodato, escritor y columnista de esta revista. Ambos invitados publicaron recientemente un libro de gran importancia titulado "Los enemigos de la justicia", el cual trata de temas como las corrientes internas de la magistratura, el desenfrenado arribismo en la carrera judicial, la jerarquización de las fiscalías y el accionar en forma colateral a la política. Todos estos temas fueron desarrollados durante la emisión televisiva.

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 2

Los enemigos de la justicia

El episodio de Atlantide arranca a partir del terremoto que hace dos años sacudió al Consejo Superior de la Magistratura (CSM), y con él a todo el mundo judicial: el sistema Palamara. Un sistema corrupto en el que las corrientes internas del CSM decidían todo acerca de nombramientos y reformas. Son algunos de los enemigos de la justicia de los que Di Matteo habló ante las cámaras de Atlantide. Los enemigos de la justicia son los que "anidan en los pliegues de las instituciones, en la política, en el poder judicial. Son los que, mientras proclaman que quieren una justicia más eficiente, en realidad la quieren con dos caras: eficiente, y en ocasiones incluso despiadada, con los pobres; y en cambio tímidos, temerosos y desarmados ante los poderosos", dijo el magistrado, hoy consejero togado del CSM. "Son esos magistrados que, tras los escándalos que han surgido en el último período, dicen que quieren cambiar mientras en realidad se comportan como los que quieren que las cosas sigan como hasta ahora. Son esos políticos, y son muchos y transversales a los distintos campos, que quieren aprovechar este particular momento de debilidad del poder judicial para hacer que el orden judicial se convierta en colateral y en servidor de los demás poderes del Estado. Son los que quieren vengarse de las investigaciones que la magistratura ha realizado al poder. Son los que quieren evitar que la magistratura continúe realizando investigaciones y juicios de ese tipo en el futuro". Los enemigos de la justicia, según Di Matteo, "son muchos, sobre todo en este momento".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 3

El sistema

Purgatori luego preguntó en que consiste el sistema del cual habla Luca Palamara, ex número uno de la Asociación Nacional de Magistrados (ANM).

"El sistema descripto por Palamara, que tiene raíces ancestrales y no es un fenómeno de los últimos años, es un formato en el que -respondió Di Matteo- como metástasis en un cuerpo originalmente sano, se desarrollaron diferentes sistemas de poder basados ​​en el accionar colateral a la política, en la degeneración de las corrientes internas de la magistratura, en la jerarquización de las fiscalías y en la burocratización del rol del magistrado. Un sistema de poder que, precisamente por ser diferente y chocar con los principios de la Constitución, no dudaría en definir como subversivo. Y contra el cual todos, no solo la magistratura, pero en primer lugar la magistratura, tenemos el deber de reaccionar con fuerza para erradicarlo. No se puede aceptar que junto a un sistema constitucional se consolide otro que, sustancialmente, es contrario a los principios constitucionales". Durante el programa se difundieron luego declaraciones de Palamara en las que habló de los magistrados Alfonso Sabella, Nicola Gratteri y Nino Di Matteo. Nombres de magistrados que están "fuera" del sistema, a los que se los ha obstaculizado y sancionado. Según Di Matteo, las declaraciones de Palamara no pueden dejarse de lado. "Palamara era un peón importante, pero era solo un peón del sistema -dijo el consejero togado- pensar que hoy, con la destitución de Palamara del cargo de magistrado el Poder Judicial ha resuelto los problemas, sería un error gravísimo. Palamara hoy, después de haber sido sometido a un proceso disciplinario tuvo, sin embargo, el valor de intentar explicar en qué consistía el sistema". Siguiendo con el tema, agregó el magistrado, "así como no debemos pensar que Palamara era el mal absoluto, ni el único mal absoluto, hoy sería un grave error pensar que todo lo que dice no es fidedigno. Y también sería un error pensar que, expulsado de la magistratura, la misma ha resuelto el problema".

"Ciertos males, ciertas degeneraciones, ciertos vicios están muy lejos de ser resueltos".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 4

Consorcios peligrosos

Estimulado por las preguntas de Purgatori, Di Matteo explicó el motivo por el cual, en el libro que escribió con Lodato, se le atribuye, una mayor peligrosidad a los consorcios que a las corrientes internas.

"Las corrientes de la magistratura nacen legítimamente, como grupos asociativos para aportar al debate cultural sobre temas de la justicia. Con el tiempo se va produciendo una degeneración que se las llevó a convertirse en verdaderos centros de poder que pretenden condicionar toda la vida del magistrado y, sobre todo, las actividades de autogobierno, los nombramientos, los ascensos y la designación de magistrados para cargos directivos, pero son reconocibles".

"Pero me temo que, sobre todo en los últimos años, también se han formado más allá de las corrientes internas, o en forma transversal a las distintas corrientes, grupos o uniones que suelen agruparse en torno a un fiscal o magistrado particularmente autorizado, los que también están integrados por oficiales de la policía judicial y otros exponentes ajenos a la magistratura y que, al igual que las corrientes, pretenden condicionar las actividades del CSM y de toda la magistratura".

Este fenómeno, según el consejero togado, no genera solo pequeños centros de poder, sino más bien un "peligroso centro de poder ligado al poder ejecutivo. Un peligro grave, porque este fenómeno conduce a una posible, si no probable, situación de colateralismo con la política". Tanto las corrientes como los consorcios, por tanto, tienen un único denominador común: la exaltación del criterio de pertenencia.

"Si alguien pertenece a una corriente o a un consorcio es protegido en los momentos de dificultad, su actividad es promovida y se apoyan sus ambiciones profesionales. Si se está fuera de las corrientes o consorcios nadie lo toma en cuenta. Si, además, como intentamos explicar en el libro, también se tiene la capacidad y la inteligencia para desenmascarar estas situaciones, ese magistrado se convierte en un objetivo a ser marginado, contenido y, si es posible, perjudicado".

Di Matteo luego reiteró el concepto por el cual "la lógica de pertenencia es muy parecida a la lógica de la mafia. Es la lógica por la cual si estás conmigo hago todo por ti y si estás en mi contra te margino. Es el método mafioso que ha contaminado a los poderes. No solo a la magistratura, sino también a los otros poderes institucionales. Es ese método mafioso que las instituciones, porque hay que seguir creyendo en las instituciones, debemos vencer con todas las fuerzas". Sobre este punto, el magistrado habló luego del "sentido de la ética". "Lo ha perdido una parte importante de la magistratura, pero hay otra parte que no lo ha perdido. Hay muchos colegas que hoy están indignados por lo que ha salido a la luz. No sorprendidos, pero sí indignados. Colegas que querrían hablar y reaccionar, pero no encuentran la fuerza para hacerlo. Este es también uno de los propósitos del libro. Creo que en este momento quien tenga las ganas, la fuerza y la posibilidad de hacerlo, debe dar fuerza a estos compañeros y hacer entender al exterior que la magistratura también es otra cosa. En la historia republicana de este país, la magistratura ha sido el eje de la implementación de los principios constitucionales. Ha sido el terraplén, el baluarte, contra la terrible ofensiva de las mafias y el terrorismo. Y ha pagado por ese papel con 28 magistrados asesinados".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 5

Aislamiento y deslegitimación, la historia se repite

Durante la entrevista, Andrea Purgatori también habló sobre Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, su historia, su aislamiento y su deslegitimación. Resulta asombroso comprobar cómo, solo después de muertos, los dos magistrados de Palermo fueron recordados y honrados por sus esfuerzos. Una hipocresía básica que indigna y se suma a la rabia que persiste por el hecho de que las amenazas de muerte en su contra eran serias y, muchas veces, no fueron creídas.

"Incluso hoy en día, cuando se difunden noticias de posibles ataques contra magistrados, la reacción de muchos, que no todos tienen el valor de manifestar abiertamente, es creer que fueron organizados para aumentar la notoriedad o la estima hacia el magistrado. Las cosas no han cambiado mucho", dijo Di Matteo. Siempre en este punto, agregó, "cuanto más veo y escucho estos importantes documentos, más pienso que la historia se repite siempre cíclicamente. Porque en esa ocasión Giovanni Falcone también fue víctima del sistema y del CSM, como recordó Paolo Borsellino aquel 25 de junio de 1992 en esa hermosa y dramática conferencia dada en Casa Professa, en Palermo, en la cual Saverio Lodato estuvo a su lado. Alguien no solo prefirió a un magistrado que hasta entonces se había dedicado al derecho civil para el puesto de consejero instructor en Palermo, sino que además fueron magistrados los que le pidieron a ese candidato, a ese civilista, que se postulara para bloquear a Falcone. Es una historia en la que siempre existió una parte del poder judicial que accionó en las sombras contra los magistrados más destacados, contra los magistrados que han progresado o se han adelantado mucho".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 6

Tratativa: sentencia de apelación, la opinión de Di Matteo

Otro aspecto abordado en el estudio fue el del proceso de la Tratativa Estado-Mafia que Di Matteo, junto a Vittorio Teresi, Roberto Tartaglia y Francesco Del Bene, llevaron a cabo en primera instancia pidiendo y obteniendo sentencias para jefes mafiosos, políticos y hombres del Arma de Carabineros. Sentencia que fue anulada casi por completo en la apelación, el pasado 21 de septiembre. Sobre esta sentencia, pronunciada por el juez Angelo Pellino, Di Matteo no quiso comentar en profundidad, puesto que hay que aguardar a conocer los motivos que llevaron a los jueces a ese veredicto "para entender por qué para algunos imputados se dijo que el hecho existió pero que no constituía delito". Sin embargo, el magistrado consideró que podía expresar algunas consideraciones al respecto, partiendo de la premisa de que hay que respetar todas las sentencias, incluida esta: "Respecto a la desinformación imperante, parece que el país ha dado un suspiro de alivio tras esta sentencia, como diciendo: 'Menos mal'. Sin embargo, conviene recordar algunos hechos: el primero -recordó el magistrado- es que hay sentencia definitiva en el llamado juicio 'Bagarella+25' (celebrado en Florencia por la masacre de via dei Georgofili) que describe esa Tratativa, esa conversación de los altos mandos de Carabineros con Riina a través de Ciancimino, con la definición de tratativa. Dice que hubo una tratativa, que fue iniciada por hombres del Estado. Y dice también que ese contacto produjo en Riina la convicción de que esa estrategia de atentados había dado sus frutos y eso lo llevó a cometer otras masacres. Es una sentencia definitiva, mal que les pese a los que dicen que el 'teorema de la tratativa' es un engaño. A menos que puedan demostrar que las sentencias definitivas no se deben tener en cuenta".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 7

El problema, según el consejero del CSM, "no es solo el de atribuir un delito a uno u otro de los imputados. Con toda sinceridad y serenidad puedo decir que yo, al igual que mis otros colegas, estamos orgullosos de haber sacado a relucir hechos históricos importantes gracias a nuestra humilde contribución. Hechos que la opinión pública tenía que conocer y que constituían -esto es indudable, al menos por parte de Cosa Nostra- uno de los motivos de las masacres. El diálogo a distancia fortaleció la creencia de la cúpula de la organización mafiosa de que la estrategia de las bombas era la correcta".

"Son hechos, al igual que las reticencias de muchos políticos, o muchos otros hechos surgidos durante el juicio de primera instancia que duró 5 años y terminó con una sentencia de 5252 páginas repletas de motivaciones. Esa sentencia también debe leerse. Son hechos históricos que ninguna absolución podrá cancelar".

"Esta -dijo Nino Di Matteo- es la primera vez que hablo después de la sentencia. Es preciso poner algunos puntos sobre las íes y recordar a quienes se sientan aliviados con esta sentencia absolutoria, que han salido a la luz muchos hechos e indiscutibles. Cuando las investigaciones y los juicios a la mafia elevan la mira, dejan el nivel militar y apuntan al nivel político o, peor aún, al más alto nivel institucional, se viene el fin del mundo. Siempre fue así. Comienza la deslegitimación de los jueces, de las investigaciones y de los juicios. Y comienza ese fenómeno típico que en el libro con Saverio Lodato es definido como la 'tragedia italiana': es decir, la deliberada confusión entre responsabilidad política y responsabilidad penal. Surgen algunos hechos que deberían desencadenar la responsabilidad política de muchos sujetos políticos e institucionales, pero esos políticos, mientras atacan a los magistrados, los utilizan como coartada. En otras palabras, dicen 'estamos a la espera de la sentencia definitiva del Poder Judicial'. Eso es una confusión", opinó el magistrado.

"Significa abdicar del rol de la política. Con respecto a ciertos hechos que han surgido objetivamente, constituyan o no un delito atribuible a uno u otro de los imputados, se deben activar las responsabilidades políticas. Pero estas responsabilidades políticas en Italia ni siquiera se han cumplido después de las sentencias definitivas. No se tomaron medidas contra el entonces senador Andreotti a pesar de un fallo definitivo que reconoció la intensidad y gravedad de las relaciones que había tenido, antes de 1980, con los jefes de Cosa Nostra. No se desencadenaron responsabilidades políticas ni siquiera después de la sentencia definitiva contra el senador Dell’Utri, condenado por concurso en asociación mafiosa. En consecuencia, la política siempre ignoró los hechos surgidos de los juicios. Siempre esperó las sentencias definitivas, sin actuar entes, y luego no actuó ni siquiera ante la sentencia definitiva condenatoria. Esta es la gran tragedia italiana", concluyó al respecto.

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 8

Las escuchas telefónicas a Napolitano y el enojo con la Fiscalía

Siempre hablando del tema del juicio sobre de la Tratativa, Di Matteo recordó la historia de las intercepciones a Nicola Mancino y sus diálogos con Giorgio Napolitano, tras lo cual, recordó Purgatori, "se abrió un avispero de acusaciones" contra la Fiscalía de Palermo.

"Ese -recordó Di Matteo- fue un momento clave en el que nos sentimos fuertes, conscientes de que habíamos actuado dentro de las reglas y que nadie podría decir jamás que hicimos algo ilegal, pero en ese momento nos atacaron todos: desde los altos cargos del Estado a los partidos de todas las orientaciones. Todos. En cambio, descuidaron un hecho: cumplimos con nuestro deber. Y esas conversaciones (cuatro de ellas) permanecieron en secreto. No se utilizaron para fines distintos porque somos servidores del Estado, pero ante todo caballeros. La destrucción nos fue impuesta por la sentencia de la Corte Constitucional y las escuchas telefónicas fueron destruidas. Pero esto deja un 'vulnus' y alguien podría un día levantarse y atribuir a esas conversaciones contenidos no verdaderos, inventados y ya no podríamos desmentirlos documentalmente". "Se nos acusó de haber actuado como subversivos, subversivos muy extraños ya que, sin embargo, no habíamos violado ninguna norma procesal. Cuando citamos al presidente Napolitano durante el proceso de la Tratativa Estado-Mafia para entender el significado de una carta que Loris d'Ambrosio (su asesor legal) le había enviado diciendo que tenía miedo de haber podido ser utilizado, entre 1989 y 1993, como instrumento de acuerdos indecibles (este asesor murió de un infarto y también nos atribuyeron la responsabilidad de la muerte) queríamos preguntarle al presidente Napolitano si Loris d'Ambrosio le había explicado el significado de esas palabras. Bueno, cuando citamos a Napolitano -quien dio un testimonio en algunos aspectos muy importantes- todos, desde los colegas, abogados y profesores universitarios, cuando me encontraban me decían: 'Bien hecho, lo hiciste bien, actuaste según el criterio de una lógica investigativa y procedimental rigurosa. Sin embargo, un jefe de Estado no lleva ante una Corte Penal por motivos de oportunidad".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 9

La pésima reforma Cartabia

En la entrevista se dio también un amplio espacio al tema discutido una y otra vez sobre la reforma judicial de la ministra Cartabia. Una reforma que, desde un principio, ha recibido críticas muy duras y objetivas por parte de magistrados, abogados, fiscales e incluso del propio CSM y por ello ha sido retocada. A pesar de esto, sin embargo, Nino Di Matteo "sigue creyendo que, a pesar de las correcciones, la reforma Cartabia es en general una reforma muy mala porque, en primer lugar, contempla el mecanismo del 'no proceder' que permitiría dejar en la nada a muchos juicios, algunos incluso por delitos graves, que están en apelación y casación, cuando estas instancias duran más de lo esperado y se demora en dictar sentencia. Y también porque introduce el principio de que el parlamento debe dictar anualmente los criterios de prioridad en el ejercicio de la acción penal, atentando contra el sacrosanto principio constitucional del enjuiciamiento obligatorio y abriendo una peligrosa brecha al confundir las funciones de los distintos poderes".

"Teóricamente -explicó Di Matteo- exponemos al poder judicial al riesgo de que la mayoría parlamentaria de una determinada orientación política, pueda decir que se deben perseguir los delitos 'callejeros' y, solo si sobra tiempo, ocuparse de la corrupción y la colusión del poder con la mafia. Significa abrir un camino a la afirmación de que la política dicta la agenda de la opinión pública".

"La reforma Cartabia -prosiguió el magistrado- ha sido modificada con respecto a su disposición original sobre delitos mafiosos. Y yo me pregunto con cierta preocupación ¿es realmente necesario que siempre sean los magistrados antimafia quienes deban dar la alarma para evitar que la política haga leyes que favorezcan a la mafia? ¿Es posible que la política no sienta esa urgencia? Porque somos siempre nosotros los que desempeñamos el rol de los que se quedan solos para luchar contra la mafia mientras la política no está interesada".

"El Ministerio Público de la República es el motor de toda la actividad judicial, a pesar que, tras la lamentable reforma del sistema judicial en el 2007, las fiscalías han sido fuertemente jerarquizadas. Los poderes del jefe de Fiscales han aumentado drásticamente en comparación con los de todos los demás fiscales. Está claro que controlar a una decena de fiscales de las fiscalías claves del país significa tener en la mano a toda la magistratura, lo cual es mucho más fácil que controlar a dos mil fiscales. Por eso, el sueño de la parte enferma de la política, el de controlar al poder judicial, corre el riesgo de hacerse realidad cuando, por un lado, se jerarquizan las fiscalías y, por otro, se controlan y digitan los nombramientos de los fiscales jefes de cada una de ellas". Andrea Purgatori le preguntó entonces a su invitado, "¿cómo sale la magistratura de esta tenaza de escándalos por un lado y de los intentos de socavar su independencia por el otro?".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 10

"Por un lado -respondió Di Matteo- se necesitan reformas que apunten solo a la aceleración de los juicios para llegar a condenas tempranas y absoluciones sobre el fondo, para que luego se puedan ejecutar las sentencias. Por otro lado, se deben tener como objetivo evitar que las actividades del CSM se vean influenciadas por las corrientes y los consorcios. Pero las reformas por sí solas no son suficientes, se necesita impulso, una recuperación de la ética por parte de todos los jueces. No debemos sofocar la indignación tras los escándalos ni debemos ocultar más la verdad y debemos tener el coraje de denunciar los males que están dentro de nuestra institución, para sancionar las conductas que deban ser sancionadas. Debemos recuperar un concepto básico: la belleza de nuestro oficio está solo en llevar adelante juicios, en juzgar, en intentar llegar siempre a la verdad. Y no en hacer carrera, en lograr méritos, asignaciones científicas, notoriedad y medallas. Debemos redescubrir la ética que nos impone un rol tan delicado". El magistrado concluyó su intervención respondiendo a una pregunta sobre su libro "Enemigos de la justicia" y si éste no es una especie de "himno a la utopía".

"No creo en la utopía", dijo Di Matteo. "Este es un libro que persigue un sueño que espero se pueda alcanzar porque sé que solo soñando podemos lograr metas y creo que el sueño de todos los ciudadanos decentes de este país es recuperar la confianza en el Poder Judicial. Espero que sea un sueño que se pueda realizar".

"En Italia, ningún gobierno asumió por completo la necesidad de actuar contra la mafia"

Para tomar el lugar de Nino Di Matteo en el cubo sobre el que se había sentado el magistrado, llegó Saverio Lodato, el cual comenzó afirmando que Di Matteo "ha reconstruido de manera precisa hasta qué punto la historia de la mafia es la de la magistratura, la historia de la magistratura es la de la política y cómo en este país, desde su nacimiento, la mafia tuvo una relación privilegiada con la política italiana". "Si no partimos de este nudo inicial -explicó Lodato al inicio de la entrevista- nunca entenderemos lo qué pasó hace 150 años ni lo que pasa ahora". Es un escenario enredado en sí mismo, con el que los dos autores del libro se toparon durante la realización del volumen: "Hablando del poder judicial nos topamos con la mafia, hablando de la mafia nos encontramos con la política y las conductas mafiosas de las clases dominantes, del poder político y de los gobiernos que se han sucedido en Italia". "Quizás -continuó- en Italia nunca ha habido un gobierno que haya asumido por completo la necesidad de luchar contra la mafia. Cuando alguno fue forzado por los acontecimientos, lo hizo, pero, como bien recordó el Dr. Di Matteo, nunca se debía ni se debe exceder de un cierto nivel, de lo contrario se desencadenan las contra actuaciones que en primer lugar golpean a la magistratura honesta".

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 11

El eje mafia-política: una historia de tratativas

Luego Lodato, intercalado con el documental sobre la historia secreta de las relaciones entre Cosa Nostra siciliana y estadounidense, repasó la historia de los lazos entre la mafia y la política a partir del eje Sicilia-Estados Unidos.

Desde Joe Petrosino hasta el desembarco de los estadounidenses en la isla. Y luego de nuevo la escalada del narcotráfico, la guerra de las mafias, el compromiso de Giovanni Falcone en Estados Unidos, las declaraciones de Buscetta, el maxi proceso, las condenas, hasta la muerte de Falcone y Borsellino.

Lodato, de hecho, también explicó la diferencia que existe entre la masacre de Capaci y la de vía D'Amelio. Aun cuando Cosa Nostra estadounidense no parecía apoyar la estrategia de masacres de Totò Riina, en la primera de ellas surgen conexiones entre la mafia italiana y la estadounidense. "Hay una serie de llamadas telefónicas que se han convertido en objeto de investigación, incluso procesales, en las inmediaciones de las masacres, que se hicieron desde Palermo hacia América, pero como todas las cosas que tienden a salir del nivel aceptado, han permanecido envueltas en nebulosas. Hoy no estamos en condiciones de decir a quién se llamaba desde el teatro de operaciones de Palermo". En la masacre de Via D'Amelio, en cambio, como se desprende de numerosos juicios y declaraciones de colaboradores de justicia, Cosa Nostra parece haber actuado como mero ejecutor de órdenes provenientes del exterior de la organización.

Entre consorcios y corrientes Nino Di Matteo denuncia a los enemigos de la justicia 12

La fuga de Matteo Messina Denaro

Para concluir, Lodato habló sobre el último super fugitivo corleonés: Matteo Messina Denaro. "Es fugitivo desde hace 29 años -dijo- y es impensable, hoy en día, que alguien pueda sostener semejante fuga sin la complicidad de los aparatos de las instituciones del Estado, de los altos mandos de la policía y de otros brazos armados de este país. Es el custodio de todos los secretos de la última temporada de masacres italianas, a caballo entre Capaci y via d'Amelio, y de las masacres de 1993 en Roma, Florencia y Milán". Y luego agregó: "Se dice que es el custodio de los documentos de Totò Riina que fueron sacados de la villa que no fue registrada. Pero a esos documentos jamás encontrados se agregaron muchos más. Porque la historia se prolongó durante treinta años y sigue siendo un fugitivo. Y esto nos devuelve a esa figura mencionada al principio, aunque con las diferencias del caso: Lucky Luciano. Siempre hay personajes que son capaces de llevar a la organización mafiosa a esas situaciones en las que todo parece perdido para siempre. ¿Cuántas veces se pensó que la derrota de la mafia estaba a la vuelta de la esquina? Pero siempre hay un fugitivo. Y cuando Messina Denaro sea capturado, habrá alguien que tome su lugar".

Por último, Lodato concluyó con una ulterior consideración sobre dónde se puede esconder hoy el jefe de Castelvetrano: "No creo que esté en Sicilia, aunque muchos dicen que no abandona su territorio en la zona de Trapani. Ha habido muchas operaciones, han hecho tierra arrasada, golpeando a familiares, amigos, camaradas. Tal vez goce de la protección de algún Estado extranjero poco propenso a colaborar con Italia, o con el que colaboren algunas de las piezas de Italia que siempre remaron en contra".

---------------------------

*Fotos de portada y restantes: antimafiaduemila.com / La7

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO