Familiares de las víctimas de la mafia, abogados, fiscales y ANTIMAFIA Duemila
 
Debate sobre el 41bis y los jefes irreductibles
 
Por Karim El Sadi-10 de noviembre de 2021

Casi treinta años después de las masacres, Italia parece haber olvidado el olor acre del TNT, de la pólvora y de los cadáveres quemados por las llamas de los coches bomba. Casi tres décadas después de aquellos hechos y amenazas que nunca desaparecieron por completo, la política italiana cambia por primera vez la legislación especial antimafia: justo en estos días se aprobó un decreto que, por un lado, refuerza algunos aspectos de la presunción de inocencia y por el otro, impide que los fiscales hablen con la prensa, mientras que en los últimos dos años se han dictado sentencias que dan un vuelco en el tema de la cadena perpetua estricta. Y es sobre este tema tan delicado que en los últimos días se emitió el especial de TG1, "¿Fin de la pena?" de Maria Grazia Mazzola. La periodista reconstruyó hábilmente todas las vicisitudes que llevaron a la instauración de este extraordinario régimen carcelario y las que lo están llevando a su fin, con todas las consecuencias del caso. Un enfrentamiento abierto, variado, muy interesante, que tuvo como entrevistados a magistrados, profesionales, periodistas, familiares de las víctimas, abogados de los jefes mafiosos y diversas asociaciones garantes de los derechos de los detenidos. Estos últimos -que solicitaron y obtuvieron cambios en la normativa con la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), primero, y luego con la sentencia de la Consulta (el Parlamento tiene hasta mayo del 2022 para implementar los criterios establecidos por la Consulta según los cuales los presos condenados a cadena perpetua estricta podrán acceder a los beneficios) expresaron sus opiniones sobre el tema. Desde Antonella Mascia (abogada del jefe Marcello Viola, que recurrió por primera vez ante la Corte de Estrasburgo), hasta el presidente del grupo Garante de Detenidos, Mauro Palma, destacaron los principios aceptados por las dos sentencias al afirmar "un principio que también nuestra Constitución contiene, es decir, que la pena no puede ser inhumana". Por tanto, las asociaciones aplauden la sentencia de la Consulta y el hecho, aceptado por la misma, de que la colaboración con el Estado, para un jefe mafioso bajo el régimen del 41bis, no debe ser la "conditio sine qua non" para poder disfrutar de beneficios y permisos. Según ellos, puede ser suficiente que el detenido se disocie de la organización e inicie un proceso serio de cambio interior. "Hay personas que, durante su detención, hablamos de largas penas de prisión, cambian", dice la asociación "Nadie Toca a Caín", con Elisabetta Zamparutti. Y es precisamente en este terreno en el que se viene produciendo desde hace meses el enfrentamiento, todo en términos legales y mediáticos, entre jefes que apelan las sentencias y fiscales.

Lo cierto es que el tema de la cadena perpetua estricta es un "nervio" particularmente delicado. Ugo De Siervo, expresidente de la Corte Constitucional, destacó que hay "una lucha continua y furiosa en los últimos años para sacarla del camino". Y luego agregó: "Esta serie de recursos contra las diversas formas de manifestación de la cadena perpetua estricta también han sido promovidos por grandes criminales que demuestran cuánto padecen la cadena perpetua estricta". De Siervo también destacó que actualmente existen "grupos de presión" con "algunos despachos de abogados profesionales e incluso algunos diarios que apoyan de forma decisiva y continua la eliminación de la cadena perpetua estricta, como también el desmantelamiento de toda la legislación antimafia".

El fin de la pena el especial de TG1

La palabra de los magistrados

Entrevistados por Mazzola, familiares de las víctimas de la mafia y magistrados comprometidos en la primera línea de lucha contra el crimen organizado, explicaron hasta qué punto esta construcción no solo es falaz sino francamente peligrosa: "Cualquier hombre, incluso el peor de los asesinos en masa, puede desarrollar dentro de sí la voluntad de cambiar", dijo Nino Di Matteo, consejero togado del Consejo Superior de la Magistratura (CSM). "Pero si ese asociado no da una señal clara de cambio y no demuestra una voluntad efectiva de alejarse para siempre de la asociación, ese soldado seguirá siendo, a los ojos de Cosa Nostra, uno de sus miembros para siempre". El exfiscal adjunto de Palermo aprovechó entonces su dilatada experiencia como magistrado y sobre este punto reiteró que "como nos han explicado todos los arrepentidos más fiables, de Cosa Nostra sólo se puede salir con la muerte o colaborando con la justicia". "Creo -agregó- que, con el debido respeto al Tribunal Constitucional y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, quizás no se comprenda bien la particularidad de pertenecer a una organización criminal mafiosa como Cosa Nostra, ni el hecho de la perpetuidad de la pertenencia". Palabras similares fueron pronunciadas durante el programa por otro magistrado, Pietro Grasso (ex juez a latere del Maxi Proceso y hoy senador). "Creo que la Corte Constitucional también está influenciada por la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) y no tiene en cuenta las peculiaridades del fenómeno mafioso", dijo Grasso. "Perturba un poco al sistema pensar que el mafioso puede incluso no colaborar", dijo el fiscal nacional Federico Cafiero de Raho, en simbiosis con lo afirmado por los otros magistrados entrevistados en el especial de TG1. "El hecho de que casi se le haya reconocido al mafioso el derecho al silencio es incoherente con lo que se le pide a la víctima de un delito", añadió. Durante el episodio también hubo quienes hicieron propuestas, como la abogada de Libera, Vincenza Rando: "Un no colaborador que quisiera aprovechar los beneficios alternativos, tendría que decir, necesariamente, cuáles son sus bienes y ganancias provenientes de ilícitos. Poner en práctica la disociación con la organización delictiva". En estos meses el Parlamento se ocupó de discutir la ley con el fin de dar pautas precisas para no exponer a los jueces de los Tribunales de Vigilancia que se ven obligados a evaluar la trayectoria de cada detenido "formulando un juicio sobre la persona", como recordó Giovanna Di Rosa, presidenta del Tribunal de Supervisión de Milán. Lo cierto es que el tiempo pasa rápido y, en la actualidad, "incluso un jefe mafioso, no detenido en el 41 bis, puede solicitar y obtener un permiso premio".

El fin de la pena el especial de TG1

Volviendo a Di Matteo, según el fiscal de Palermo, "está desapareciendo una diferencia significativa que había en el trato penitenciario para con los colaboradores de justicia (los serios y confiables) y los irreductibles. Hoy puede ser cada vez más incómodo para un mafioso que quiera emprender una acción de colaboración con la justicia tomar esa decisión". Y es en este contexto en el que encaja la sentencia del Tribunal Constitucional, surgida a raíz de la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos.

"Lo que está en juego a partir de la sentencia europea y la Consulta es muy preciso y elevado. Hoy, de hecho, ya no existe la cadena perpetua, ya no existirá el automatismo que preveía la legislación inspirada en Giovanni Falcone por la que si no se colabora con la justicia no se puede acceder a los beneficios penitenciarios". Quien acompañó las palabras de Di Matteo, fue su colega del Palazzo Marescialli, Sebastiano Ardita, para quien hoy "sería mucho más fácil disociarse, fingir haber roto con el pasado para luego seguir cometiendo crímenes y gobernando el complejo mundo de Cosa Nostra". Para mayo del 2022, como recordó Mazzola durante el programa, la Cámara de Diputados y el Senado deberán legislar sobre la cadena perpetua estricta o sin beneficios, siguiendo los lineamientos de la Consulta. Ardita afirma que quien sea llamado a decidir deberá "tener en cuenta la especificidad de Cosa Nostra". "La pregunta es: ¿Cosa Nostra es una organización que disminuyó su poder? La respuesta solo puede ser una: ciertamente no".

"Los intereses que la mantienen unida -prosiguió el magistrado de Catania- son de carácter económico, financiero y político, y todos siguen existiendo. Es impensable que un jefe mafioso, por el solo hecho de que ya no cometa delitos o no tenga contactos formales con el mundo exterior, haya abandonado la realidad criminal. Cosa Nostra siempre tuvo interés en hacerle creer a la gente que la mafia ha sido superada, pero en realidad mantiene viva su organización".

El fin de la pena el especial de TG1 4

El 41bis, la pesadilla de los jefes mafiosos

Durante el Especial se resumieron los años de los ataques y las masacres de Cosa Nostra, así como la estrategia de esta última para doblegar al Estado a su voluntad. En ese momento, "siguiendo la iniciativa de algunos hombres del Estado de contactar a Salvatore Riina a través de Vito Ciancimino, para preguntarle qué quería para detener las masacres -recordó Di Matteo- este hizo una serie de pedidos. El propio jefe de jefes -subrayó el magistrado- se jugó todo para tratar de evitar que se impusiera el principio de la prisión dura, porque la cadena perpetua era la única sentencia que realmente le daba miedo, que realmente podía interrumpir la carrera delictiva". Los jefes mafiosos le temían muchísimo al 41 bis. Le temían hasta el punto, agregó Di Matteo, de que hubo quienes "intentaron intimidar o acercarse a los jueces togados o populares, para tratar de arreglar las sentencias en diversos niveles. Querían evitar las condenas por asesinato o masacre". Durante los años de las masacres, explicó el consejero togado, Riina le exigió al Estado algunas garantías para detener las bombas. "Usó el término 'papello' (papel)". Un documento de fundamental importancia en el que se hicieron pedidos concretos para ayudar a sellar el fin de la furia contra el Estado. Entre estos pedidos, muchos se referían al mundo de las cárceles, la pesadilla de los jefes mafiosos.

En el "papello", explicó Di Matteo, estaban incluidos "el cierre de las cárceles de Pianosa y Asinara, la abolición de la cadena perpetua y del 41bis, y beneficios para los disociados".

"Las sentencias de la CEDH y la Consulta van, desde un punto de vista objetivo, no de opinión -(precisó el magistrado, ndr)- en la dirección deseada por los jefes de las masacres".

El fin de la pena el especial de TG1

Capítulo Graviano ¿el jefe con un permiso premio?

Entre los diversos temas tocados, y hablando de jefes irreductibles, anoche también se habló de Giuseppe Graviano (alias "Madre Naturaleza"), "jefe de las masacres condenado, entre otras cosas, por las masacres de 1992 y sobre todo por las de 1993, por papeles protagónicos", recuerda Aaron Pettinari, jefe de redacción de ANTIMAFIADuemila. "Graviano y su hermano guardan muchos secretos de la organización criminal", agregó. Es uno de los dos "picciotti" (el otro es Matteo Messina Denaro, todavía prófugo) de los que Riina habló con Giovanni Brusca en diciembre de 1992 cuando le dijo, como siempre recuerda Pettinari, "si me pasa algo estén tranquilos porque los 'picciotti' lo saben todo".

Hace poco hablamos de Graviano en relación a la búsqueda en una habitación secreta en la casa de su compañera en Palermo. Graviano, que se encuentra recluido bajo el régimen de cárcel dura, parece estar "considerando", según confirmó el abogado Giuseppe Aloisio a Mazzola, solicitar la concesión de permisos premio. Tras el fallo de la Consulta "existe la posibilidad de solicitar permisos premio incluso para los reclusos condenados a prisión perpetua estricta después de que hayan superado los diez años de prisión", dijo el abogado, quien agregó que su cliente está cursando estudios universitarios de biología que están por terminar. "Ya he presentado algunas solicitudes y están siendo examinadas por el poder judicial de vigilancia". El hecho de que Graviano pretenda dejar el 41bis para acceder a ciertos beneficios, y de qué manera lo va a conseguir, es un misterio.

Durante algún tiempo, según los magistrados, ha estado siguiendo una estrategia sibilina para lograr este objetivo.

El 14 de febrero del 2020, recordó Pettinari, "en un momento determinado de la audiencia del proceso 'Ndrangheta Stragista, Graviano dice que no hizo negociaciones ni acuerdos: 'He presentado mis quejas sobre la prisión contra todos los políticos que no han cumplido sus compromisos con mi abuelo y han hecho leyes injustas'. Luego agrega: 'es normal que nos sintamos mal con el 41 bis, pero yo no lloro y no hago de víctima. Bajo el 41 bis, el 4 bis o la cadena perpetua, intento alinearme en mi condición con cualquiera, de izquierda o de derecha". Declaraciones que se ordenan estratégicamente con un deseo preciso de volver a la libertad a cualquier precio y sin distinciones.

El fin de la pena el especial de TG1

La firmeza de los familiares de las víctimas

En cuanto a los aspectos críticos de la sentencia de la Corte Constitucional, los familiares de las víctimas de la mafia, aquellos que son el testimonio directo e incansable de la brutalidad mafiosa, piensan igual que los magistrados. Salvatore Borsellino, hermano del juez Paolo, sobre la sentencia dijo sentirse "aterrorizado de que las leyes buscadas por Falcone y Borsellino vayan a ser aniquiladas, porque entonces significa que esta batalla nunca se podrá ganar". En el programa y para hablar del tema, también estuvo Maria Falcone. "Lo que más oprime a la mafia es la prisión dura y la cadena perpetua, abolir la cadena perpetua estricta significa dejar de tener colaboradores de justicia". Palabras que pesan como rocas, las de la hermana del juez, pero que dan la idea de lo necesario que es, en la lucha contra la mafia, el aporte de los arrepentidos y hasta que, punto las dos sentencias que nos ocupan representan un gran obstáculo en la consecución de esta lucha. "El razonamiento de la Corte es erróneo", dijo Roberto Saetta, abogado e hijo del juez Antonino asesinado por Cosa Nostra, que también fue entrevistado por Maria Grazia Mazzola. "No se puede pensar que una persona dejará a la mafia en forma amigable. Una persona sigue estando dentro de la mafia, aunque se disocie de palabra, a menos que traicione su juramento colaborando con el Estado". Los últimos minutos del especial fueron dedicados a los mensajes y a las palabras, llenas de emoción y significado, de Salvatore Borsellino. "La lucha contra la mafia hay que pelearla en las escuelas y en las cárceles porque es ahí donde el Estado debe demostrar su papel reeducativo", declaró. "La pena debe ser reeducativa. En la persona que tenía frente a él, Paolo nunca veía a un delincuente, sino a alguien que se había convertido en un delincuente porque la vida lo había llevado a eso", recuerda Borsellino con emoción. "Cuando yo hablo de mi hermano no puedo evitar hablar de amor, porque mi hermano murió por amor. También murió por amor a esos mafiosos con los que tuvo que luchar”.

------------------

*Foto de portada y restantes: antimafiaduemila.com

*Foto 4: El consejero togado del CSM, Sebastiano Ardita

*Foto 5: Salvatore Borsellino, hermano del juez Paolo y fundador del Movimiento Agendas Rojas

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO