Por AMDuemila-18 de julio de 2021

"La masacre de vía D'Amelio todavía está entre nosotros, no ha terminado", dijo el fiscal general de Palermo, Roberto Scaprinato, en la conferencia de ANTIMAFIADuemila titulada "Masacre de vía D'Amelio, 29 años después continúa la búsqueda de los autores intelectuales externos", en Villa Trabia, Palermo. De hecho, todavía hoy, según el magistrado, hay ramificaciones de la dinámica que involucró ese ataque, así como las sombras de las personas que se cree están involucradas.

"Hay una cadena de hechos que comienza en 1992 y llega hasta hoy", agregó el magistrado, "con un intento de desvío muy actual como el de Maurizio Avola que después de muchos años dice que en la masacre no hay ningún misterio". Luego, recordó el fiscal general: "están los intentos de despistar de Giuseppe Graviano que, en Reggio Calabria, ha presentado un escrito en el que, en lugar de defenderse, se preocupa por defender al ex 007, Giovanni Aiello, diciendo que no participó en las masacres. ¿Y por qué se encarga de defenderlo? También dice que fue un magistrado y no los servicios secretos quienes se robaron la agenda roja de Paolo Borsellino".

"Por eso -reiteró Scarpinato- podemos sostener que la masacre de vía D'Amelio sigue con nosotros. Y esto es lo más inquietante. Ese poder que ordenó la masacre tiene miedo de que algo ceda y por eso interviene quirúrgicamente aquí y allá, a veces hasta matando. Los intentos de desviar la dirección de las investigaciones, por lo tanto, son contínuos. Hay intentos de desvío que la opinión pública conoce, pero hay otros que podrían suceder en el futuro".

"Lo que en mi opinión es grave -agregó- es que la muerte de Gioè en la cárcel y la de Luigi Ilardo fueron actos de intimidación, una lección magistral para cerrar las bocas" a quienes, insinuó el magistrado, les hubiera gustado hablar sobre ciertos temas delicados con los investigadores.

Roberto Scarpinato la masacre de vía DAmelio 3

"No debemos ceder a la desesperación porque en esto Paolo Borsellino nos ha dado una lección que no podemos olvidar y en la que debemos mantener la fe. Él ni siquiera retrocedió ante aquellas entidades tan fuertes como para hacerlo sentir desamparado, una especie de víctima sacrificada que tenía que bajar a la arena para enfrentar a los leones que lo iban a despedazar".

"Lo que podemos hacer es mucho menos, es decir, no resignarnos a pesar de todo. Hace poco -dijo- estaba en un país extranjero y en una callecita leí una inscripción que me hizo pensar: 'Si no nos dejas soñar, no te dejamos dormir'. Creo que puede ser un buen punto de partida", agregó el fiscal.

Sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH)

Si por un lado existe un poder oculto que es capaz de intimidar a la mafia en caso de que decida hablar, por el otro está la política para facilitar ese trabajo y hacer inconveniente la colaboración con la justicia, al dejar de considerarla la "conditio sine qua non" para acceder a los beneficios penitenciarios. Este es el sentido que el fiscal general de Palermo, Roberto Scarpinato, quiso dar a las recientes sentencias de la CEDH y de la Consulta sobre la cadena perpetua.

"Las sentencias de la Corte Europea de Justicia y de la Corte Constitucional han dado el golpe de gracia -dijo Scarpinato hablando en la conferencia organizada por ANTIMAFIADuemila- porque derogaron el decreto Falcone al establecer que los llamados jefes irreductibles pueden salir de la cárcel, aunque no hayan colaborado".

"Las consecuencias inmediatas de esta decisión son la total falta de incentivo para colaborar con la justicia. ¿Por qué debería cooperar un miembro de la mafia que ha estado en prisión durante treinta años cuando puede salir de la cárcel simplemente disociándose después de 21 años? Son 21 años y no 26 porque el beneficio de la libertad condicional se suma a otro beneficio por el que hay un descuento y así se llega a los 21 años".

Todo ello, subrayó,"teniendo en cuenta que la ley ya establece que los mafiosos que han tenido un rol secundario pueden salir de prisión, aunque no colaboren, porque no tienen nada que decir. Pero ahora también se aplica a los irreductibles ¿según qué derechos?".

La Corte Constitucional, a instancias del Tribunal Europeo, tuvo que poner mano a la ley vigente para proteger los derechos incluso de los jefes más acérrimos y para ello tuvo que adaptarse pasando el balón al Parlamento que, recordó Scarpinato, tiene un año para revisar la normativa. Pero en el Parlamento, precisó el magistrado "se jugará un juego totalmente político, porque si las fuerzas políticas que están involucradas en muchas otras cosas no encuentran el tiempo necesario para un estudio serio, significa que todo va a quedar en manos del magistrado de vigilancia sin ninguna orientación de la ley. O la batalla será en la Comisión de Justicia y el clima que existe y las relaciones de poder político no auguran nada bueno, si tenemos en cuenta lo que está pasando con la reforma del proceso penal, donde han establecido que el plazo de prescripción ya no cuenta para los delitos".

Sobre este punto, dijo Scarpinato:"hay delitos que según el código penal prescriben a los 30 años, como el desastre ambiental, o el desvío investigativo, que prescribe a los 20 años. Si la apelación dura más de dos años y un día finaliza el proceso ¿Qué pasa con las víctimas? ¿Qué pasa con los que han sufrido injusticias? ¿Cómo puede uno preocuparse sólo por Caín y olvidarse de Abel? Alguien debe proteger a Abel en este país".

Y hablando del clima político, agregó: "en los próximos meses estaremos ocupados con el referéndum de justicia que quiere introducir una pistola dirigida a la cabeza de los magistrados que no son obedientes, que no se dejan intimidar. Todo ciudadano con este referéndum podrá demandar directamente al magistrado que no le agrada, quien tendrá que lidiar solo contra los poderosos y con su multitud de abogados muy bien pagados. Tendremos que defendernos continuamente de decenas y decenas de citaciones", dijo el fiscal.

"Existe la voluntad -recordó- de derogar la ley Severino que impide la candidatura de los condenados por delitos graves".

La máquina desviadora y el caso Scarantino como el colmo del desvío investigativo de Italia

"La construcción del falso colaborador de justicia, Vincenzo Scarantino, es un paradigma, la suma de todos los desvíos investigativos cometidos desde la masacre de Bolonia hasta la fecha, que se revelan en la de vía D'Amelio. Da sentido a la continuidad de ese poder enfermo que comete asesinatos por motivos políticos".

Así habló el fiscal general de Palermo, Roberto Scarpinato, al referirse al desvío de la investigación en el atentado de vía D'Amelio considerado, según la sentencia Caltanissetta "el más grande de la historia" y, en particular, en lo que respecta al caso Scarantino. El magistrado, durante su discurso, se concentró, por tanto, en las diversas desviaciones que caracterizaron los últimos años de la Primera República.

"Lo que nos hace pensar es la continuidad en el tiempo de este poder enfermo y asesino, que primero utilizó las masacres de Capaci y vía d'Amelio para condicionar a las nuevas estructuras de poder tras el fin de la Primera República y, luego, intervino sistemáticamente para impedir que salieran a la luz en sede judicial las verdades desestabilizadoras para los nuevos sujetos políticos que se escondían detrás de la masacre de vía D'Amelio y de las demás masacres".

A decir de Scarpinato se trata de un poder "capaz de intervenir tempestiva, encubierta y quirúrgicamente toda vez que la malla de la impunidad corre el riesgo de romperse en alguna parte, abriendo una brecha a través de la cual la luz de la verdad podría iluminar el rostro de los autores intelectuales externos". La cirugía también se produjo cuando fue necesario silenciar voces peligrosas como la de Nino Gioè (exmiembro de los servicios y conocedor de los secretos de la masacre de Cosa Nostra) o Luigi Ilardo (jefe mafioso de Caltanissetta que se convirtió en un infiltrado de los carabineros). Todos providencialmente silenciados para siempre con asesinatos precisos o suicidios con contornos misteriosos, si no inexplicables. Suicidios que también se produjeron en el interior de las cárceles. Basta recordar, como lo ilustró Scarpinato, el caso de Gioè, que se suicidó en una celda en misteriosas condiciones antes de empezar a colaborar. Estas muertes son el signo de un "poder que logra ingresar al circuito más protegido, el de las cárceles", concluyó.

Roberto Scarpinato la masacre de vía DAmelio 2

"Borsellino fue asesinado para evitar daños a intereses superiores a la mafia"

"Era imprescindible llevarse la agenda roja de Paolo Borsellino porque si la agenda acababa en manos de los magistrados, saltaba todo".

Lo dijo Roberto Scarpinato, fiscal general de Palermo y uno de los máximos exponentes de la magistratura que se ocupó de la investigación de la masacre de vía D'Amelio. Un crimen, el de Borsellino, que según Scarpinato tenía que ocurrir en forma conjunta con el robo de la famosa agenda roja, porque si la misma hubiera sido leída por los magistrados, estos últimos "habrían tenido las claves para interpretar a los instigadores y directores externos de las masacres".

"Por eso -explicó el fiscal general de Palermo- no bastaba con matar a Paolo Borsellino, sino que también era necesario sacar la agenda roja". Al fin y al cabo, recordó el magistrado, "fue el propio Borsellino quien entendió, como le dijo a su esposa, que es 'la mafia la que me va a matar, pero cuando otros lo decidan' y a esos otros los identificó en entidades externas superiores a Cosa Nostra, que eran realmente los que querían su muerte".

Para Scarpinato a Borsellino lo mataron "para evitar que hiciera daño, no a los intereses de la mafia, sino a intereses superiores a ella"; "Había que evitar que fuera a Caltanissetta a contar todo lo que había entendido sobre los instigadores externos de las masacres, el plan de desestabilización política que estaba en la base de las masacres y el papel de los servicios secretos". Para ello, comentó Scarpinato a las numerosas personas presentes en Villa Trabia, hubo una "perfecta coordinación entre los mafiosos que detonaron la bomba y los servicios secretos que tomaron la agenda".

Un robo, sin duda, por parte de estos últimos ya que, precisó el fiscal "era demasiado arriesgado que un jefe mafioso se la llevara. Se necesitaba alguien que tuviera un rol institucional insospechado. Y ese alguien estuvo allí uno o dos minutos después de la explosión, como se atestiguó en los juicios".

"La masacre vía D'Amelio es un capítulo en la historia de la lucha por el poder en Italia"

"Según pasan los años, más evidente se hace que la masacre de vía D'Amellio no es solo un caso judicial, sino mucho más. Es un capítulo en la historia de la lucha por el poder en Italia, es una prueba de fuego del funcionamiento real del poder en Italia, es el secreto del retrato de Dorian Gray y el rostro feroz de algunos sectores de la clase dirigente que no lucharon por el poder solo con medios legales sino también con masacres y asesinatos". Según Scarpinato, estos hechos sangrientos, como la masacre de vía D'Amelio, ocurrieron "desde el inicio de la historia de la Primera República, cuyo nacimiento -enfatizó-,fue bautizado por la masacre político-mafiosa de Portella Della Ginestra cuyos protagonistas se desconocen. Después de esa masacre, no hay historia europea que haya estado sembrada de una secuencia ininterrumpida de masacres como la de Italia". Una secuencia, recordó, que va "desde la de Brescia hasta las de los años 1992-1993".

-------------------------

*Foto de portada y restantes: Paolo Bassani, de Antimafia Duemila / Fiscal de Palermo Roberto Scarpinato, Jefe de Redacción Aaron Petinari y Director Giorgio Bongiovanni

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO